Tag: Fe

El Poder de la Confesión

Somos el producto de nuestras confesiones.  Dicho personalmente: SOY LO QUE HABLO.

“Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre;
Se saciará del producto de sus labios.
La muerte y la vida están el poder de la lengua,
Y el que la ama comerá de sus frutos.”  (Pr.18:20,21).

Lo que dice Proverbios es que nos nutrimos de lo que decimos, y que es tan poderoso lo que decimos, que mejor cuidemos muy bien lo que confesamos, pues puede ser para bien o para mal, porque sea como sea comemos del fruto de nuestras palabras.

Generalmente la gente no se cuida de lo que dice, pero la ignorancia no inhabilita el poder de la confesión.  Deja de decir:

  1. “Yo nunca cambiaré”
  2. “Para mí no hay perdón, yo soy un caso perdido”
  3. “Yo no puedo hacerlo”
  4. “Ese es mi carácter y así soy yo”
  5. “Yo no soy bueno para… memorizar, cantar, leer, evangelizar, hablar en público…”
  6. “Yo no calzo en ningún lugar”
  7. “Nada me sale bien”
  8. “Esto no tiene solución”
  9. “Aquí pasándola, como cuando usted era pobre”
  10. “Dios se olvidó de mi” (Is.49:14.15).

Lo que más bien debemos hacer es seguir esta regla: “Creí, por lo cual hablé” (2Co.4:13).  Es decir: “lo que Dios dice tu lo dices”.  No lo que creemos nosotros inspirados en nuestras debilidades, incapacidades, o circunstancias, sino en lo que Dios dice, y para el que cree todo es posible.

Un pasaje de la Biblia que ilustra esto extraordinariamente es Nm.13:17-14:9.  Si no lo lees, por lo menos te doy una de las tremendas lecciones que nos da: DONDE UNOS VEN IMPEDIMENTOS, OTROS VEN RETOS.  DONDE UNOS VEN IMPOSIBILIDADES, OTROS VEN POSIBILIDADES.  Lo que crees, eso confiesas, y lo que confiesas te sobrevendrá.

Cuida tus confesiones.

El Lienzo de la Creatividad

Clásicamente el lienzo para la pintura es una tela tensada, el lienzo para la música el pentagrama, el lienzo del escultor una roca, el lienzo de un arquitecto una topografía, el lienzo de los padres sus hijos.  Pero, ¿cuál es el lienzo de la creatividad?  La imaginación.

Alguien dijo, “si lo puedes imaginar lo puedes crear”.  Nadie piense que esto significa que no hay límites, porque quienes imaginamos somos criaturas finitas.  Y sin embargo, wow, lo que podemos imaginar, pareciera que no hay límites.

Ahora, imagina una playa, van caminando dos enamorados tomados de la mano a la hora del ocaso, donde parece que el Sol es tragado por el Océano, y los colores del cielo son naranjas, violetas y azules, de fondo las olas rompen y producen un sonido que nos inspira paz, y a lo lejos unas aves que vuelan frente al Sol y solo vemos sus siluetas negras atravesándolo. Poco a poco el Sol desaparece del todo y las estrellas van apareciendo en la oscuridad del cielo; ahora el mar refleja la luna, y aunque no vemos donde termina el mar en el horizonte, sabemos que está ahí por el ir y venir de las olas que son como los matices de una obra musical.

¿Logras imaginarte algo?
imagination

Por supuesto, es que tenemos esa capacidad.  Entonces te tengo buenas noticias, tienes el lienzo de la creatividad.  La imaginación es la tela donde pintan los que usan la creatividad, es el pentagrama y la roca.

La imaginación, que se nota, es una palabra cuya raíz es imagen, es ver por adelantado “una imagen” de lo que todavía no es, de lo que todavía no se ve.  Ahora, nota esto: La fe es la convicción de lo que no se ve, la certeza de lo que se espera; pero para tener la convicción de lo que no se ve, y certeza de que lo que se espera viene, se ocupa imaginación.  Entonces: la fe usa la imaginación para confesar lo que todavía no vemos.

Creatividad y fe,  ¿qué tal si las pones juntas en el mismo lienzo de la imaginación?  Ahí si no hay límites, porque para el que cree todo es posible (Mr.9:23).

Se creativo.

La fe planifica

Cuando Moisés envió a los doce espías a la Tierra Prometida no fue por incredulidad, pensando que tal vez no existía.  La idea era más bien reconocerla, cómo era, quiénes sus habitantes, cuál la forma geográfica, etc.  Y con el reconocimiento el plan adecuado para conquistarla.

Si Dios te dio una promesa entonces la fe planifica como llegar allá.  Tienes que saber que la Tierra Prometida NO VIENE A TI, TU VAS A ELLA.  La Tierra Prometida no tiene “dos patas” para caminar hacia ti, pero tu si las tienes para dirigirte allá.  Y la forma de ir allá se llama planificar.  Por ejemplo, si Dios te ha prometido ser un pastor, entonces prepárate, ingresa a nuestra ruta de entrenamiento en Kingdomtakers, prepárate en tu carácter, adquiere los hábitos fundamentales de la oración y estudio de la Palabra, sujétate a tus autoridades y sobre todo, define quien es tu mentor espiritual (que no son muchos), que debe ser alguien con por lo menos 25 años de servicio exitoso cuyas obras hablan por si solas.  No te dejes engañar por el que dice palabras como “pico de lora”.

Pero bueno, la fe se planifica.  Si tu fe es tener una célula, ¿cuál es tu plan?  Si tu fe es llegar a ser doctor, ¿cuál es tu plan?

Creí, por lo cual Hablé.

¿Qué pasas hablando durante el día? La respuesta es: lo que crees.  Si tu crees que la crisis te va a afectar, eso hablarás.  Si tu crees que las cosas se ponen difíciles y tendrás tu parte, eso hablarás.  Si tu crees que no surgirás, que hay mucha competencia, que otros si lograrán sus metas, pero tu no, eso hablarás.  Si tu crees, no importa lo que sea, eso hablarás.

Lo importante aquí es en lo que crees.  Yo he decidido creer en la Palabra de Dios, en las palabras proféticas que me ha dado, en las promesas que me ha destacado especialmente, y en los sueños que ha plantado en mi corazón como semillas que luego brotarán con sus frutos, y en las palabras personales que habla a mi espíritu y abrazo con mi mente.

Y una vez que crees, debes hablarlo, debes decirlo, debes usar tus labios y declararlo, debes confesarlo, debes durante el día dejar salir por tu boca eso que crees.  Debes decirlo desde que amanece hasta que anochece.  Debes decirlo a uno y a varios.  Debes decirlo cada vez que tengas la oportunidad y cada vez que no la tengas, a tiempo y fuera de tiempo.  Debes decirlo aunque pienses que pensarán que estás loco, eso es normal para los soñadores.

El versículo que dice exactamente todo esto que escribo es este:  2Co.4:13.  ¡Creí, por lo cual hablé!  ¡Sencillamente claro y poderoso!  ¿Qué seguirás hablando durante todo el día?

CELEBRA POR ADELANTADO

Hoy me reuní con unos hermanos hablando de nuestro proyecto Ciudad MANA, y me asombré ver que a la mesa trajeron buenos vinos y quesos deliciosos. La pasamos muy bien… hablando de las cosas del Señor, pero para mi era realmente una celebración anticipada de lo que hemos creído.

La lección es esta: LA FE CELEBRA POR ANTICIPADO.

rejoice-in-the-lord_622_1024x768

No es fe celebrar cuando ya vemos. Es fe celebrar cuando todavía no vemos. Yo creí sin ver Ciudad MANA. ¿Crees tu? ¿Crees en lo que dices que crees? Entonces celebra, si no, tu fe es fingida.