FAMILIA CON PROPÓSITO

Soy testigo de muchas familias desintegradas, y de los dolores que acompañan esta desintegración.  Hace unos días una mujer de 45 años me hablaba de su depresión, y cuando le pregunté que desde cuando sufría de esas desgarradores y aplastantes depresiones me contestó que desde los tres años, cuando su padre les abandonó.  Y esos casos con sus repercusiones colaterales no son casos de uno en un millón, hoy parece que es al contrario, una familia en millón es la que parece estar disfrutando el hecho de ser familia.

Una de las cosas que veo en esas familias que son como la aguja que se encuentra en el pajar es su sentido de propósito.

Es decir, no es que cada uno de los miembros siguen un camino independientemente del camino que como familia deben seguir.  Al contrario, parece que todos siguen el mismo camino, aunque estudien diferentes carreras, o tengan diferentes talentos, todo eso lo suman en un mismo propósito como familia.  Pero esa es la clave, tienen un mismo propósito, y todo lo diferente de cada uno no los separa, o los distancia cada vez más, sino lo contrario, sus diferentes dones, habilidades, conocimientos, contactos, experiencias, valores, principios, esfuerzos, pensamientos, ideas, los ponen en una misma canasta, y al final la familia se ve enriquecida y más capaz de lograr su propósito.

He oído de empresas familiares, y eso les une porque han determinado seguir la formación, mantenimiento, y expansión de esa equis empresa como el propósito de la familia.  Leí una vez en una revista que Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, que tenía por costumbre reunirse todos los lunes con su familia, y ahí tomaban decisiones claves de todo tipo.  Eso me gustó, y pensé, que bueno que yo hago lo mismo (en mi caso los miércoles).

Todas las familias debemos descubrir, implementar, mantener, y expandir nuestra “empresa” como el propósito de nuestra familia, y de esa manera disfrutar mucho más el ser familia.  De mi parte me rehúso a aceptar que las familias empiezan por un matrimonio que viven solos, luego tienen hijos, que luego crecen, se casan y se van, se distancian, y finalmente terminan otra vez solos como al principio.  Eso sería una familia sin propósito.  La mía NO lo es.  Y que la tuya tampoco.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Bendiciones mi amado apostol.... Aqui siempre aprendiendio de lo que Dios te da para compartir....hizo mucha falta en la reunion.. pero como tu dises es mas importante la familia y vale la pena sacar ese tiempo.. GOD BLES YUO.....

  • Francella

    Buenos dias Querido Apostol. Muchas gracias por este post. La verdad es que me confronta mucho esto de la familia, porque como el caso de la mujer que estuvo conversando con ud, en mi familia es igual. Ademas de que llevo mucho tiempo orando por un cambio en el pensamiento de mis padres que aun no lo veo. Pero me motiva en gran manera a seguir el ejemplo de tener un dia a la semana para que mi familia y yo nos reunamos. Voy a implementar este consejo. Le contaré mi testimonio de como evoluciona este nueva practica. Creo completamente en su palabra de que mi familia NO es una familia sin proposito, sino que guiados de la mano del espiritu santo, podemos hacer que esto cambie. Que Dios siga iluminando su mente para que sus consejos nos sigan edificando. Que tenga buen dia! Apostol Guido Luis.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *