CINCO CLAVES PARA DESARROLLAR UNA FORMA DE PENSAR POSITIVA (3)

Las cosas no siempre son como parecen.  Los que piensan en forma positiva logran apreciar las cosas desde otra perspectiva.  Como dije en uno de los post anteriores de esta serie de CINCO CLAVES PARA DESARROLLAR UNA FORMA DE PENSAR POSITIVA, en medio de toda circunstancia debemos aprender a sacar algo positivo.  Y si hay un ejercicio práctico y vital para lograr este desarrollo de la forma de pensar es el que tratamos hoy.

balance

4. Pesemos con justicia las bendiciones que si tenemos.
Llegó un hombre de unos 45 años a la oficina de un consejero porque estaba sumido en una profunda depresión al grado de estar pensando en el suicidio como salida a su situación.  Él decía que lo había perdido todo producto de negocios que no le salieron como bien.  El consejero le replicó: ¿lo perdió todo?  El hombre desesperado le insistía que sí.  Entonces, -preguntó el consejero-, ¿perdió a su esposa?  No. -Respondió”.  ¿Perdió a sus hijos?  No.  -Respondió-.  ¿Perdió su salud?  No. Gracias a Dios.  —Respondió—.  ¿Perdió su experiencia?  No.  Más bien, diría que ahora tengo más.  A cada pregunta del consejero el hombre abatido iba cambiando la expresión de su rostro, porque estaba entendiendo el mensaje del consejero.

Lo que pasa es que la mayoría de nosotros exageramos la realidad.  Él no lo había perdido todo.  Solo había perdido en unos negocios.  Al final llegó al acuerdo con el consejero de que el amor de su familia y la experiencia que ahora tenía le ponían en mejor posición que cuando empezó el negocio por primera vez.  Salió pesando con justicia las bendiciones que tenía y eso lo hizo retomar su camino, y llegó otra vez a tener éxito.

¿Cuánta gente se queja de su trabajo?  Seguro que no ha oído al que no ha conseguido trabajo por los últimos seis meses, y menos vivido lo que este otro ha vivido.  Sus quejas son injustas, y probablemente se avergonzaría ante el que no tiene trabajo.

¿Cuántas madres dicen que no aguantan ya a su hijito de dos años?  El llanto del bebé, cambiarle los pañales nauseabundos, las desveladas, el estar siempre pendientes que parece ser esclavitud, y el haber tenido que renunciar al trabajo o los estudios por ese bebé, le lleva a decir que no es justo, y que eso no es vida.  Pero por otro lado, conozco a mujeres que tienen años de intentar un embarazo, en unos casos lograron su embarazo para luego pasar por la terrible noticio de un aborto no deseado, y lloran no lograr tener un hijo.  Para estas madres los pañales nauseabundos serían el gozo más grande de sus vidas si fueran del bebé que ha anhelado tener.

Lo cierto es que tenemos muchas bendiciones, solo que nos las hemos pesado con justicia, no las hemos valorado como se debe.

Esta es la tarea del día: ¿Cuántas bendiciones tienes que realmente no las estabas apreciando con la debida justicia?  Este ejercio de seguro que nos llevará a pensar positivo, y de paso a darle gracias al que todo nos lo da.

Mañana la quinta clave.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *