Category: Positive Thinking

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA (3)

Vamos a ver los siguientes principios que se que funcionan por experiencia propia.  Los siguientes, 7, 8 y 9 de ayudarán a convertirte en un experto solucionador de problemas, y por consecuencia a vivir la vida de la forma más productiva posible.  Recuerda que los problemas son didácticos.  Los mejores marineros no se forman en las piscinas, se forman en las tormentas.

3d human with a red question mark7. Meditar sin alterarse.
En Costa Rica diríamos: meditar en el problema sin carbonearse.  Es decir, sin echar carbón al fuego.  Pensar en el problema en términos de venganza, represalía, odio, o desear el mal, no lleva a las soluciones verdaderas.  Cuando hablo de meditar, es meditar en el problema sin presión, de hecho, lo bueno es tomarse unos dos o tres días.  Solo meditando, sin forzar las soluciones, pero de pronto, un día al levantarte prácticamente sales de la cama como si un resorte de hubiera lanzado hacia arriba, y dices: ¡Lo tengo!  ¡Lo tengo!  Es que todos tenemos la capacidad de la creatividad, y surge espontáneamente después de meditar tranquilamente.  Este ejercicio hace que vislumbres el camino que lleva a la solución.  ¡Funciona!

8. Mirar desde otra perspectiva.
La Biblia dice: “Porque con ingenio harás la guerra, y en la multitud de consejeros está la victoria.” (Pr.24:6).  Debemos buscar el ingenio para resolver problemas, y si no lo encontramos en nosotros mismos, no hay nada de malo en buscar a buenos consejeros para asegurarnos la victoria.  Ese consejero puede ser el cónyuge, los padres, un consejero espiritual, un asesor financiero, y muy especialmente un mentor en nuestras vidas.  Nos darán una perspectiva que nos hará ver la luz al final del camino oscuro.  Una vez una joven estudiaba en otro país, y gastó el dinero que debió servirle hasta el final del mes.  Debía pedirle dinero a su padre, pero de seguro la reprendería.  Entonces le escribió un e-mail: “Papá, aquí lejos me he sentido sola, pero encontré unos amigos, me indujeron a la droga, gasté el dinero en eso.  Pero hay más, conocí a un muchacho que me gusta mucho, me pidió tener relaciones, yo accedí, y ahora van a ser abuelos”.  Papá, lo que te escribí no es cierto, solo se me acabó en dinero, ¿me puedes enviar más?  Lo que hizo la joven fue cambiarle la perspectiva al papá, para que viera el problema con otra perspectiva.

9. Asumir los intereses por encima de las posiciones.
No debemos aferrarnos a nuestras posiciones de tal forma que lo que importa es que gane yo.  Por encima de mi mismo deben estar los intereses.  Es aquello de ganar/ganar.  Dos hermanas tenían solo una naranja, cada una la quería para un propósito diferente, pero solo insistían en que una debía ceder a la demanda de la otra para tenerla.  En algún momento se le ocurrió a una de ellas preguntar a su hermana para qué quería la naranja.  Ahí descubrieron que una la quería para hacer jugo, y la otra para un pastel, y solo ocupaba las cáscaras.  Cuando se enfocaron en los intereses las posiciones desaparecen.  Por encima de las personas están la causa.

Mañana, el final.

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA (2)

No hay ser humano que no haya tenido un problema.  Prácticamente podemos poner a toda la humanidad un uno de tres grupos: primero, los que están en medio de un problema; segundo, los que están saliendo de un problema; y tercero, los que están a punto de entrar a un problema.  Entonces, resolver problemas es tarea de todos.  Y sobre los problemas en sí, hay de muchas clases, pero todos tienen solución.  Hay “rompecabezas” complicados y sencillos, depende de las piezas, hay de cuatro piezas, y hay de 4000 piezas (y más), pero todos se pueden “armar”.  Espero que te ayuden los siguientes tres principios que he usado para resolver problemas.

Problemas24. Evitar el ataque personal.
Si en algún ámbito se da el ataque personal sin llegar a solucionar nada es en el matrimonio.  Pero no están solos.  Lo mismo pasa desde los miembros de un equipo de trabajo, hasta los candidatos a la presidencia de un país.  Todos hemos cometido ese error.  Y por supuesto, eso agrava el problema original, tanto que podemos perder de vista el problema por el calor emocional en el que podemos enfrascarnos, tanto, que al final se desintegran las relaciones, pero el problema no se resolvió.  El principio es muy sencillo.  No nos ataquemos.  Ataquemos el problema.  No nos dividamos.  Unámonos para hacer frente común.

5. Pensador de posibilidades.
Hace dos días escribí algo que para mi se ha convertido muchas veces en un juego, y es encontrar tantas soluciones como sea posible, mínimo diez, a un mismo problema.  Y para ilustrarlo les conté que para atarse los cordones de los zapatos hay por lo menos 35 maneras correctas.  Eso es ser un pensador de posibilidades.  Si te acercas a un problema con la actitud de que eso no tiene solución, es muy difícil llegar a resolverlo.  Pero si te acercas con la actitud de que si se puede resolver, lo primero que pasa es que no vas a renunciar fácilmente, porque crees que si se puede desenmarañar la situación por más complicada que sea.  Y segundo, liberas tu mente, no la encarcelas detrás de los barrotes de las imposibilidades.  Entonces se despierta la creatividad, y de ahí las soluciones.

6. Paz mental.
Todos los que hemos tenido problemas (¿quién no?), sabemos que: una mente confusa no genera buenas ideas.  Y creo que este es el primer asalto que debemos ganar en el cuadrilátero cuando nos enfrentamos a un problema.  La mejor forma de tener paz mental es por medio de la oración.  La Biblia dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.​  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6,7).  Una vez que tengas paz mental, estás listo para el siguiente “round”.

Mañana seguimos.

TODO PROBLEMA TIENE MÍNINO DIEZ SOLUCIONES

Todo problema tiene mínimo diez soluciones es algo que he dicho por los últimos veinte años. Y cada vez me convenzo más de que tengo razón. Y puedo darles algunos ejemplos de cómo he visto que otros lo demuestran perfectamente frente a los retos que lograron vencer. O puedo compartir algunas experiencias personales de cómo eso quedó muy claro. Pero esta vez prefiero darte algo gráfico. Se dice que “una imagen vale por mil palabras”. Entonces lo que a continuación te doy vale como por 35 mil palabras.

Cuando niño tuviste un problema: atarte los cordones de tus zapatos. Eso quedó resuelto en tu crecimiento, seguramente con la ayuda de papá y mamá. Pero alguien pensó lo mismo, que todo problema tiene mínimo diez soluciones, y por ser un pensador de posibilidades, no de imposibilidades, resolvió el problema de atarse los zapatos buscando todas las maneras, y encontró que al menos hay 35 formas correctas de atarse los cordones de los zapatos. Mira “mínimo diez soluciones”.

sneakers1xk0sneakers8rz1sneakers9ql4sneakers10pi7sneakers12zp2sneakers2to9sneakers3gw1sneakers4fr5sneakers5ik4sneakers6zq9

En el próximo veremos DIEZ TIPS para solucionar problemas.

CONCEBIR, CREER, CONQUISTAR.

Concebir, creer y conquistar: Tres “C”.  Es solo para recordarlas.  La mejor frase con esos tres conceptos fue la que dijo Napoleón Hill: “Todo lo que la mente del hombre pueda concebir y creer, la mente del hombre lo puede lograr con una actitud mental positiva”.

Concieve1

Napoleón Hill, influenciado poderosamente por los conceptos bíblicos como el de Proverbios 23:7, que dice: “cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”.  Es decir, somos lo que pensamos.  Somos el resultado de nuestros pensamientos.  Nuestros pensamientos moldean nuestras actitudes, nuestras acciones, nuestros hábitos, nuestro carácter y nuestros logros.

El tipo de persona que somos es generado por la forma en que pensamos.  Si piensas que eres cobarde, no puedes comportarte como valiente.  Si piensas que estás marcado para nunca lograr nada importante en la vida, nunca te esforzarás por lograr grandes cosas.  Si piensas con derrota y desánimo nunca se encenderá permanentemente una pasión por algún objetivo en tu vida.

La mejor forma que tengo para decirlo es como lo dice la Biblia en Romanos 12:2, que dice: “cambien de manera de pensar para que así cambien su manera de vivir” (VDH).

Napoleón Hill lo expresó bien cuando escribió:

Si piensas que estás vencido, lo estás;
si piensas que no te atreverás, no lo harás;

si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograras.

Si piensas que vas a perder, ya has perdido;
porque en el mundo encontraras
que el éxito comienza con la voluntad;
todo esta en el estado mental.

Muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber su trabajo empezado.

Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedaras atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo esta en el estado mental.

Si piensas que estas aventajado, lo estas;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre mas fuerte o el más ligero,
porque tarde o temprano, el hombre que gana,
es aquel que cree poder hacerlo.

NOTA:
Algunos cuando hablan de estos temas destierran a Dios, olvidando que fue Él quién nos creó así.  Lo que pasa es que la “religión” nos ha quitado lo práctico de la Palabra de Dios.  Realmente nada nuevo dicen los más iluminados, solo están alineándose con la voluntad de Dios.