Category: Humor

DISFRUTA LO QUE TIENES

Parece obvio, pero no es así, debemos ser conscientes de lo que tenemos y disfrutarlo.  Y cuando digo disfrutarlo pienso de inmediato en ser agradecidos por aquello que tenemos.  La forma en que yo lo hago es apreciar, contemplar, tocar, o apuntar hacia algo que tengo y decir: Dios es bueno.  Y eso lo hago con frecuencia, y de paso se los digo a mis hijos e hija.  Les digo: ¡Verdad que Dios es bueno por darnos esto!

Recuerdo a una madre que decía estar como loca por su niño de dos años.  El llanto, los pañales, los desvelos, el tiempo para cuidarlo, y tener que estar pendiente según ella como una esclava y le privaba de poder hacer lo que ella quisiera le había llevado a renegar por ese hijo que tenía.  Pero en el mismo tiempo conocí a una esposa que lloraba desconsoladamente por no poder tener a un hijo.  Esta joven señora daría un brazo por tener ese bebé que estaba, según la joven mamá, poniéndola como loca.  Estoy seguro que la joven esposa estaría feliz con cambiar el pañal asqueroso y mal oliente del bebé.  Una lamentaba lo que no tenía, y la otra lo que tenía.

Lo correcto era que la joven mamá debía disfrutar a su bebé, al fin y al cabo, los hijos crecen tan rápido que hay que disfrutar cada etapa, y esa es muy especial, es esa cuando uno dice: “me los como”.  Ya cuando crecen, y hay que atravesar otras etapas un poco tensas, uno dice: “¿por qué no me los comí?”  Ja ja ja.

La joven esposa debía disfrutar el tiempo que tenía para dedicarse a otras cosas, y en especial disfrutar a su marido, porque al fin y al cabo, la felicidad de un matrimonio no depende de los hijos, sino del amor de la pareja.

La Biblia misma nos dice: “…el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.” (1Ti.6:17).  No es malo disfrutar lo que Dios te ha dado, siempre y cuando no lo hagamos para sentirnos como superior a los demás, ni creamos que las cosas que tenemos define quienes somos, o que ya no necesitamos a Dios, cosa que sería insensato, pues si tenemos algo es por Él.

Conclusión: Hay tantas personas que pasan tanto quejándose por lo que no tienen que dejan de disfrutar lo que si tienen.

EL ARTE DEL HUMOR

Chistoso cualquiera lo puede ser.  Pero no es de eso de lo que se trata el post de hoy.  Me refiero al uso del humor como un arte, es decir, para usarlo con fines creativos y productivos.  Los chistosos, que a mi juicio son solo payasos que solo hacen reír momentáneamente, pero no colaboran para cambiar vidas, asumir retos, emprender proyectos, y mantenerse en la cumbre del éxito, son simples distracciones que usan los defectos de otros para que nos riamos, o relatos con doble sentido nacidos de su propia vulgaridad.  Ese no es el arte del humor.

Humor3

Necesitamos el arte del humor básicamente en tres círculos:

Mi propio círculo.
Debemos vivir con humor.  Humor no quiere decir que no tomamos la vida con seriedad, ya dije, no confundamos ser payaso con el arte del humor.  Pero viviendo con seriedad hay tantos momentos de humor privado, donde te ríes de tus estupideces, o te pones a bailar por tus éxitos, baile que si lo haces en público quedarás en ridículo, que con solo pensarlo de mueres de risa de ti mismo.  Es un humor sano, no la burla destructiva de ti mismo o lo demás.  Ríete cuando se te cae el jabón en el baño y tienes los ojos cerrados, es hora de ponerle la cola al burro en el baño.  Si te pones a llorar viendo una película con tu esposa, y tu esposa te ve las lágrimas, no lo ocultes tírate al cuello de ella y dile que te consuele, disfruta como un niño el momento.  Temo que la mayoría son demasiado “serios”.  Debemos tener más frecuentemente una sonrisa para los demás que el ceño fruncido.  Si me explico, por favor mueve la cabeza de abajo hacia arriba, varias veces, y deja escapar aunque sea una pequeña sonrisita… esa está bien… ja ja ja, por algo se empieza.

El círculo de mi familia.
Si hay un círculo donde se ha perdido el humor es el de la familia, empezando por los matrimonios.  Nunca dejes de jugar.  Y tu compañero de juego de por vida es tu cónyuge.  Se que tenemos muchas responsabilidades, pero el humor es como el aceite para el motor.  Y en lugar de fricciones que traban las cosas, usemos humor que hace que se deslicen las piezas para seguir caminando.  Cuéntense cosas que les hagan reír.  Una norma que con frecuencia yo mismo uso es decirle a mi familia o a mi esposa, NO HABLEMOS de lo que corresponde puramente a trabajo u ocupación personal.  Hablemos de cualquier otro tema.  Pero en general jueguen.  Persigue a tu esposa por la casa, por lo menos por el cuarto, al menos en la cama, uuuyyyyy.  Bueno, basta de charla, a la acción.

El círculo de mis colaboradores.
Quiero resaltar un punto aquí de entre muchos, y es el de las fallas de nuestros colaboradores.  Eso no parece ser motivo de humor, pero les cuento que hoy tuve que reprender a dos de mis colaboradores, específicamente a una mujer y a un hombre, y ellos pueden testificar, que aunque es grave, laboralmente hablando, porque creo que lo que hacen es sumamente importante para todos los miles que dependemos de ellos, pueden testificar por este mismo medio que la forma en que abordamos las soluciones fue con seriedad y humor, no con regaños, terror, y humillación.  El humor crea un buen ambiente para corregir, una vez más, como el aceite para el motor, como el unguento para las lesiones, como el aromatizante para el baño una vez que acabas…, como las caricias de una madre para su hijo cuando se ha caído.  Eso es el humor.  Le aseguro que así se corrige mejor y todo mundo se anima a trabajar mejor.  Es un arte.  Tengo una reunión dos veces por semana con mis colaboradores del Staff Creativo, y si algo pasa en mis reuniones es que nos reímos, tanto, que hemos tenido que tomar tiempo para descansar de reír.

Por supuesto, el humor es para aplicarlo a cualquier otro círculo, pero con solo empezar en estos primeros tres, tendremos un mejor día, mejores relaciones, mejores resultados y mejor vida.

Vive en serio, pero con humor.