Category: Fidelity

TALENTO SIN FIDELIDAD ES COMO CUERPO SIN ALMA

La fidelidad es uno de los atributos más elevados del carácter, de hecho, es requerida por Dios mismo, y si Dios la requiere, eso la pone en la cúspide de las virtudes del carácter.  Por ejemplo, Dios dice que al que es fiel en lo poco, lo pone sobre lo mucho.  Es decir, pretender escalar tiene como fundamento la fidelidad.  También Dios dice que para escoger a hombres que enseñen los principios de Dios deben ser fieles, y lo expresó muy bien el apóstol Pablo a Timoteo.  Y hablando de Pablo, él mismo fue que dijo que Dios lo puso en el ministerio porque lo halló fiel.

He conocido tanta gente talentosa pero con el gran defecto de la infidelidad, y eso me ha hecho lamentar cómo por falta de fidelidad sus talentos son opacados.  La gente infiel no muestra quienes son realmente, te sirven, te ríen, te ayudan, te dan sus talentos, pero siempre con reserva, siempre tienen algo guardado, y te usan hasta que ya no te necesitan.

No se si es el primer caso que vi, pero por lo menos es el primero que recuerdo.  Había un muchacho en la universidad que tocaba tan extraordinariamente la guitarra, que yo que tocaba también la guitarra, me hacía admirarlo, y algunas veces le pedí algunos “tips”.  No recuerdo a nadie que tocara como él.  Pero su talento no sirvió para nada, lo echó a perder su inconstancia, su rebeldía, su independencia, su insujeción, su orgullo, y todo eso es en el fondo mucho de lo que se encuentra en las personas infieles.

Después de ese caso he conocido otros, y es la misma historia.  Gente que uno pensaba que llegarían tan lejos y tan alto, quedaron tan cortos y tan bajo.  De ahí aprendí que el talento no es la clave, es la fidelidad.  Si tu crees que estás escaso en talento compénsalo con fidelidad.  Es más probable que llegues muy alto con poco talento y mucha fidelidad, que con mucho talento y poca fidelidad.  El reto sería entonces que lo que te falte de talento lo suplas con fidelidad.

La gente infiel da algunas señales en el camino, y por eso debemos estar alertas para reconocerlas para que luego no vengan a ser dañinos.  Por ejemplo, judas, antes de ser infiel a Jesús, ya había dado algunas señales como tomar del dinero de la bolsa del mantenimiento del equipo de trabajo, y había expresado que “no le parecían” algunas cosas que Jesús hizo.  Esa gente que dice a tus espaldas, que no está de acuerdo contigo en algunas cosas (por supuesto, operativas, no morales) son gente que debes poner en la lista de los de “mucho cuidado”, y de ninguna forma darles poder o presencia, te lo digo por experiencia.

Si algo debemos valorar en la gente es su fidelidad, por encima de su talento.  Hay gente que prácticamente se ha prostituido, se dan al mejor postor, porque el infiel no piensa en respetar a su autoridad o los demás, o una visión, él piensa en su bienestar.  El bienestar de la empresa o del ministerio está por debajo de sus intereses.  Gente así no puede estar a tu lado, tarde o temprano deciden dejarte.

Cuando encuentres una persona fiel a ti, y lo que haces, has encontrado a alguien digno de invertirte, y muy bien prepararlo para heredar mientras vivas, y para cuando mueras.  Gente así son diamantes que te hacen brillar cuando están contigo.  Los infieles te opacan.

El talento sin fidelidad es muerte, lo mismo que el cuerpo sin alma.