Category: Conciencia

LAS SIETE CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE NO CAMBIAN DE MANTALIDAD (2)

Bueno, hoy completo lo que he llamado LAS SIETE CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE NO CAMBIAN DE MENTALIDAD, pensando en aquella máxima que nadie lo expresa como la Biblia: “cambien de manera de pensar para que así cambie su manera de vivir”.  Y pensando también en que este sea un tema que pueda conducir a un cambio de vida partiendo de una nueva mentalidad que se construye pensamiento tras pensamiento dentro de un marco diferente que espero estar contribuyendo a inducirlo, y así liberarnos de los barrotes de nuestras cárceles mentales.

Mentality3

Y aquí las siguientes cuatro de las siete características de los que no cambian de mentalidad:

4. Se aferran a su manera de pensar.
Probablemente la razón número uno de por qué alguien inteligente no cambie de manera de pensar sea por el orgullo.  Su orgullo lo hace aferrarse a un forma de pensar para no reconocer que estaba equivocado, pero lo correcto es que debemos estar abiertos a pensar que muy bien puede ser que la forma en que había creído algo no era cierto.  Sin embargo hay gente que dice que como ha creído así seguirá creyendo hasta que muera.  Los seres humanos maduros reconocen cuando están equivocados y abrazan la verdad, porque por encima de ellos está la verdad.  Los que por orgullo no cambian su mentalidad, además de la fealdad del orgullo, están decidiendo vivir su vida en base a la mentira.  Algo que he visto una y otra vez, los seres humanos más productivos y agradables al trato son los que reconocen que necesitan cambiar su forma de pensar.  Bienaventurados los que se niegan al ostracismo mental.

5. Se aferran a su ignorancia.
Siempre la ignorancia ha sido una herramienta para esclavizar o mantener la esclavitud.  En Estados Unidos se prohibió en las escuelas la matrícula de los negros, solo por una razón, para que no aprendieran a leer y desarrollar sus conocimientos.  Lo mismo practicó la Alemania de Hitler.  El conocimiento es el anticongelante de la mentalidad, y la fe es el nuevo molde para la nueva mentalidad.

6. Se aferran a alguna tradición.
Se casó un par de jóvenes, y luego de un tiempo hicieron una cena en la casa de la abuela de la recién casada.  Cuándo hacían la cena el joven esposo vio algo que ya le tenía intrigado.  Abuela, -dijo-, le pregunté a mi esposa que por qué le cortaba las puntas al lomo de carne, y me dijo que no sabía, que era algo que su madre lo hacía porque la abuela también lo hacía así.  Entonces, abuela, ¿por qué cortan la punta de la carne?  Ella contestó: verás hijo, antes los hornos eran muy pequeños y el lomo de carne no cabía entero, así que yo le cortaba las puntas.  Muchas personas por eso no cambian su metalidad, por una tradición, que en el caso de la anécdota no es grave, pero cuántos son matones porque esa fue la tradición en su casa, o agresores de sus esposas, o materialistas, o de los que humillaban a los demás por sus posiciones económicas, o adeptos de alguna religión o partido político; y pueden estar completamente equivocados, pero a pesado más la tradición que la gallardía de confrontar una mentalidad retrograda, dañina e inútil.

7. Se aferran a la inmutabilidad.
Esto es como auto-condenarse por una auto-sentencia.  Decidieron nunca cambiar, y aunque en muchos aspectos esto es bueno, como por ejemplo nunca cambiar en cuanto a lealtad y fidelidad, no lo es para nada en cuanto a otros aspectos, por ejemplo: somos pobres y ese es nuestro destino y el de nuestros hijos; somos empleados y así son las cosas, eso nunca cambiará; somos mal hablados y así seguiremos hablando hasta la tumba; somos tontos y ninguno alguna vez irá a la universidad para llegar a convertirse en profesional.  Pero yo te digo, cambia de manera de pensar, no hay límites, y tu vida cambiará, y no solo la tuya, indefectiblemente afectarás a otros positivamente.

Ahora, si quieres una revolución que supere todos los órdenes naturales, aliméntate con los pensamientos de Dios, estos son los mejores de todos, los encuentras en la Biblia, y mejor si tomas como Señor y Maestro a Jesús.

La Excelencia no Funciona en Piloto Automático

La Excelencia es una búsqueda que nunca termina.  Por eso, cuando haces algo excelente, la misma excelencia que empuja a superar lo excelente de antes, por lo cual, lo excelente de hoy es lo obsoleto de mañana, y siempre será así.

La gente que anda en el espíritu de la excelencia, no anda en piloto automático.  Andar en piloto automático es esfuerzo nulo, es cuando todo está tranquilo, cuando no hay ninguna turbulencia, es cuando no hay ninguna amenaza, es cuando  te puedes desligar de tu ocupación e irte a tomar una taza de café.

plane2

Cuando la gente anda en piloto automático no ve detalles que se deben arreglar, no se reta a una maniobra nueva, anda… tomando café.  Cuando la gente anda en piloto automático no tiene el desafío de dar más, ni siquiera preocuparse de que se le derrame algo de su taza de café.  Cuando la gente anda en piloto automático es entrar en un estado de pasividad donde se pierde el estado de alerta, estado donde no se ve todo lo que se puede aprender y mejorar.

La excelencia es un estado de conciencia más bien activo, donde los detalles que los demás pasan por alto, para el de espíritu de excelencia, son las claves de lo que hará la diferencia entre lo que fue excelente y la nueva medida de lo que será excelente.

Lamentablemente, parece que tantos andan en piloto automático, en estado de conciencia de pasividad, que simplemente las cosas siguen su curso, y nada más, aunque existen tantas cosas que mejorar, desde mi apariencia, mi relación con Dios, mi trabajo, mi familia y hasta mi nación.

Despierta.  Desactiva el piloto automático y retoma la excelencia.

Se excelente.