Tag: Trabajo en Equipo

MATERIA PRIMA PARA SATANÁS

Hace días vengo pensando en escribir este tema pequeño, sin embargo, importante, y de graves consecuencias si no se maneja bien, o por lo menos generador de conflictos interpersonales.  Todos hemos estado alguna vez en un conflicto entre personas que han caminado juntos, que han trabajado, y realizado cosas juntos, y de pronto se distancian, y algunas veces rompen sus relaciones para siempre.  Por eso veo lo nocivo de las consecuencias de darle materia prima a satanás.  No estoy hablando de relaciones esporádicas, sino de relaciones que se han dado por años, y que llegaron a un nivel de amor, cercanía e intimidad importante.

Les cuento que fue lo que me ocurrió que me hizo decidir escribir al respecto.

Le dije a uno de mis colaboradores que él en persona compartiera un tema específico en su grupo, y que fuera él, no ningún otro, porque sería my buena que él se posicionara como la punta de lanza en un tema tan importante, y que la persona que había asignado, lo hiciera después de que él ya estuviera lo suficientemente posicionado.  Eso fue todo.  En forma, totalmente inocente, mi colaborador le comunicó al asignado que él no estaría dando la charla, que sería él, por disposición mía.  Es verdad que fue mi disposición que no fuera el asignado, sino mi colaborador inmediato, pero por las razones que espuse antes, que él se posicionara y luego le diera lugar o otros.

Sin embargo, cuando se le mencionó el cambio al asignado, hubo una mala sensación, algo como que yo no confiaba en él, que no creía en él, que no le daba oportunidad para desarrollar sus dones, y cosas así por el estilo.  Y tengo que decir, que si a mi me hubieran dicho que ya no lo haría como se había asignado, sino otro, es altamente probable que hubiera reaccionado de la misma manera.  Esto es a lo que me refiero con materia prima para satanás.  Es decir, a gente que está cerca de nosotros debemos saberles decir las cosas, y algunas veces saber cómo decirles las cosas, solo para un propósito, no darle materia prima a satanás para que trabaje en la mente de ellos.  En mi ejemplo, lo que había que hacer era decirle al asignado que por la importancia de su posicionamiento como líder principal él tomaría el lugar, y que luego, abierta la puerta, introduciría a otros.  Eso era todo.  Mencionarme a mi dio lugar a dudas.  Eso no era necesario.  Eso fue darle materia prima a satanás para trabajar en la mente y emociones, y conducir finalmente la voluntad de otros.

Cuando uno tiene relación con otros, uno debe ser tan cuidadoso con los demás, uno debe pesar si lo que dice o escribe va a afectar a uno de sus colaboradores.  Una frase, una oración, puede ser usada en forma maliciosa y destructiva por satanás, y echar a perder una relación importante con la gente que uno valora.

MESSI Y CRISTIANO RONALDO NO SON NADA

No estoy desquitándome con alguien porque hoy en Montevideo nuestra “sele” no pudo contra Uruguay.  Sino que entre tantos comentarios me llamó la atención el análisis de unos expertos diciendo que Messi estuvo a punto de no participar en el mundial de Sudáfrica 2010, pues sabemos que le costó  a Argentina su clasificación, y hasta hoy Portugal quedó clasificado para ir también, así que igualmente Cristiano Ronaldo estuvo a punto de quedar fuera del mundial.

MessiRonaldo

Como conclusión, decían los expertos: “no son las individualidades, sino los equipos, los que hacen que se logren los resultados”.  Así que, Messi y Cristiano Ronaldo no son nada sin el equipo.

Leyendo el blog de Messi dice el de hoy: “Messi no es un jugador acostumbrado a bajar 50 metros, a pescar la pelota en la mitad de la cancha o a realizar un lateral en su propio campo, como pasó contra España. Mientras Messi siga sin recibir una pelota decente en la zona de ataque, seguirá sin poder ser el Messi del Barcelona”.  Esto confirma que cualquiera puede ser una estrella, pero sin compañeros del mismo nivel, nunca brillarán.

Y aunque el comentario puede ser puesto en tela de duda, de si son o no son compañeros como los que tiene en el Barcelona, si es incuestionable que por más bueno que sea alguien en el campo en que se desempeña, no podrá dar todo lo que puede si los que le acompañan no tienen una medida similar.  De ahí que una gran lección es que debes aspirar a un nivel tan alto como el que tenga el nivel más alto del equipo, que generalmente debe ser la cabeza del equipo.

Y por cierto, un gran beneficio de los equipos que tengan una cabeza de alto nivel, es que llegarán más alto, o simplemente quedarán asfixiados en la escalada a la cumbre, y por su falta de condición, tendrán que quedarse rezagados.

Tu decides: aportar para lograr buenos resultados siendo un buen apoyo, o estorbar tanto que ni los mejores pueden brillar.

GENTE PROBLEMÁTICA: SUS DÍAS ESTÁN CONTADOS

Hablaba con uno de los miembros de mi equipo, quien a su vez tiene su equipo de trabajo, y le daba un consejo producto de mi experiencia dirigiendo equipos de trabajo: tienes que deshacerte de la gente problemática de tu equipo.  Suena radical, pero esto NO significa en absoluto menospreciar a la gente, no, no es eso.  Todas las personas, especialmente las problemáticas necesitan ayuda, pero por eso mismo no pueden ser parte de un equipo de trabajo.

DifficultPeople

Estas son algunas de las razones:

1. No podemos desgastarnos en gente que se supone nos ayudan a desarrollar un proyecto o una visión, pero en lugar de trabajar por lograr exitosamente el proyecto, tenemos que dedicar demasiado tiempo a una persona que nos hace lentos e ineficaces.  Hay mucho que hacer DESDE un equipo de trabajo hacia los demás, por lo que no podemos desgastarnos en uno descuidando a los demás.

2. El equipo pierde cohesión porque la situación de uno de los miembros afecta a todos los demás.  Por supuesto, todos pasamos por situaciones familiares, emocionales, financieras, físicas y espirituales que nos pueden afectar en algún momento, pero no estamos hablando de estos casos, estamos hablando de personas problemáticas.  Para equipos que tienen un objetivo claro no será una carga ayudar a uno de los miembros que alguna vez necesitan ayuda, porque ayudar a ese miembro trae bienestar a todo el equipo.

3. Generalmente un equipo de trabajo requiere lealtad y fidelidad por el proyecto en sí que están manejando, por la información que se comparte, y definitivamente gente problemática puede ser la fuga por donde pone en riesgo el desempeño de todos y la misma privacidad de los miembros.

4. Una visión grande requiere un equipo de trabajo longevo, porque estar cambiando de gente es como estar volviendo a empezar a cada rato, y por eso es un problema grande tener gente problemática, porque una de sus características es la inestabilidad, y un día están contigo y otro no, eso da al traste con el deseo de lograr cosas a mediano y largo plazo.

5. La gente problemática se puede volver hasta en contra del equipo, y peor, en contra del líder del equipo, y empieza una lucha contra el chisme y la murmuración que resta tiempo y efectividad.  ¡Hasta Jesús tuvo un Judas!

6. En los equipos de trabajo necesitamos gente que aporte ideas, que aporte entusiasmo, que aporte fe, que aporte motivación, que aporte ganas de hacer las cosas, que aporte efectividad, que aporte fuerza, que enriquezca, pero las personas problemáticas no aportan, más bien atraen la atención hacia ellas, eso no es nada bueno para una causa superior a cualquiera de los miembros del equipo.

7. Los equipos de trabajo necesitamos facilitadores, y sobre esto déjenme poner un ejemplo personal que me alegró mucho el día.  Hoy estaba terminando de escribir un libro, mi quinto libro, y me he ausentado de las reuniones de mi Staff Creativo, sin embargo las cosas siguen funcionando, yo desde mi casa escribiendo, y de cuando en cuando en conferencia con ellos y ellas vía internet, y el equipo en la oficina creando, organizando, planeando, concretando, decidiendo, programando, definiendo, pensando, y finalmente asegurando que las cosas se hagan con excelencia.  Estos son facilitadores, cada uno con sus luchas y sus victorias, pero no problemáticos.

Moraleja 1: Los problemáticos deben decidir cambiar ya, o buscar ayuda, especialmente espiritual, o sus días están contados.

Moraleja 2: Debemos escoger muy bien a los miembros de nuestros equipos, mejor lentos escogiendo que lentos produciendo.

EL BUEN EJEMPLO DE ALLEN GUEVARA

Hoy perdimos los Ticos el ser la tercer mejor selección de fútbol del mundo en el campeonato mundial en Egipto a nivel de las Sub-20.  Y aunque es excelente estar en la semifinales, hazaña única de cualquier selección de fútbol costarricense que haya ido a un mundial, es inevitable que reflexione aquí en mi blog sobre lecciones para nuestro díario vivir, que en este caso, es sobre la idiosincrasia de nosotros los Ticos, y en general de la raza humana.

Egipto2

Permítanme contarles lo que sucedió.

Jugaban Costa Rica y Hungría.  Íbamos ganando 1 a 0.  Los húngaros empataron el encuentro a los 90 minutos con un gol de penal del capitán húngaro Vladimir Koman.  Todo producto de un contra ataque después de casi anotar lo que pudo ser perfectamente un gane de 2 a 0.  Pero eso no sucedió por esto:  cuatro ticos atacaron, dos húngaros defendieron, estaban a pocos metros de la portería, pero uno de ellos, Allen Guevara, no quiso pasar la bola a ninguno de sus compañeros mejor posicionados, trato de hacer él solo el gol, pero le quitaron el balón y Hungría contra atacó, y en el área pequeña un tico cometió una falta que el árbitro señaló como penal, así empataron en el último minuto.  Inmediatamente vino el tiempo de penales y fallamos escandalosamente.

¿Pero buen ejemplo de qué es Allen Guevara?

De nosotros.  Él es un magnífico ejemplo del ser tico.  Individualista, independiente, malo para trabajar en equipo, “fachento” (que quiere atraer la atención para si mismo ostentando superioridad), egoístas que nos cuesta compartir con otros.  Sé que es duro, pero al ser tico hablo con conocimiento.  Todo lo que tenía que hacer nuestro jugador era pasar la bola, era compartir la gloria, era repartir sin acaparar el momento sublime del gol entre sus compañeros, porque lo que importaba era Costa Rica, no un jugador en particular.  Pero no lo hizo, lo tico se le salió, y lo que pudo ser una de las mayores honras se convirtió en una de las más vergonzosas definiciones de un juego, donde de cinco penales no logramos meter uno.

Egypt2009_1

Solo conozco una forma efectiva de librarnos de este espíritu tico.

Y es dejar de ser tico.  Y es posible cuando uno recibe a Jesús en el corazón, ahí morimos al mundo y nacemos para entrar al Reino de Dios, y nos volvemos ciudadanos del cielo por encima de la ciudadanía terrenal incluyendo la tica, y de ahí en adelante mostraremos las virtudes de la nueva patria celestial.  Aleluya.  Ojalá todos los seleccionados, y todos los ticos, y todos los seres humanos abramos el corazón para nacer de nuevo.  Entonces la ciudadanía terrenal estará supeditada a la celestial.  ¡Qué bien nos haría!

MUCHOS HACIENDO POCO

Estábamos organizando en mi reunión de Staff Creativo, que componemos unas quince personas de diferentes departamentos, las diferentes responsabilidades que tienen algunos miembros de mi equipo porque detectamos algunas fallas por la simple razón de que no pueden hacer dos cosas a la vez, es imposible mientras estemos en este cuerpo, estar en dos lugares al mismo tiempo.

Esto nos llevó, como siempre, a buscar soluciones.  La primera solución fue delegar en personas que todos conocemos.  El problema era que esas personas ya estaban activas en algo y lo que haríamos sería recargarles, o nada más pasarles de un lado a otro, y lo que yo quería era que más personas, que ni siquiera supiéramos que estaban ahí, fueran descubiertas para delegarles esas funciones, y así unos quedaban más libres de hacer bien una cosa, y nuevas personas se sumarían haciendo más grande la fuerza activa de colaboradores.  Como las hormigas, muchas trabajando juntas, y logran cosas que solas jamás harían.

Ants4

Estas son las ventajas de muchos haciendo poco:

1. Más personas se vuelven activas.
Cuando pocos hacen todas las cosas están absorbiendo las oportunidades para que otros participen, y lo que tenemos es una gran cantidad de espectadores, no porque quieran, sino porque no tienen la oportunidad.  En nuestro caso no deseamos cerrar las puertas, sino abrirlas a más colaboradores.

2. Más personas se alegran al ser tomadas en cuenta.
Muchas personas desean servir, y cuando se les da oportunidad eso produce sentido de pertenencia y realización.

3. Se descentraliza el poder.
Si una persona hace muchas cosas su poder es proporcional a todas las funciones bajo su responsabilidad.  Y si por alguna razón falla las consecuencias son tan grandes como su responsabilidad.  A mayor responsabilidad mayor la consecuencia, y a menor responsabilidad menor impacto.  Por eso no es sano que una persona tenga, en una estructura, demasiado poder.

4. Sustituir es más fácil.
Si una persona debe ser sustituida de una posición resulta más sencillo si su área de poder era pequeña, y además, es más fácil encontrar a una persona con una habilidad, que una con muchas habilidades para sustituir a la que estaba en muchas cosas.

5. Nos volvemos más efectivos.
Es mejor que una persona haga solo una cosa dedicando el 100% de su potencial, que intentar dos, tres y hasta más cosas teniendo que dividir el 100% de sus capacidades entre todas sus ocupaciones.

6. Se descubren nuevos talentos.
Al incorporar a otros al equipo de colaboradores, tendremos la sorpresa de conocer a personas con talento que darán la talla para hacer tan bien y hasta mejor lo que otro estaba haciendo.  Y al final quien sale ganando somos todos.  La corporeidad sobre la individualidad.

7. Nadie colapsa.
Si una persona comienza con gozo a realizar sus tareas, pero poco a poco asume otras funciones, y por ello se le presiona a ser efectivo en todo, poco a poco lo que le alegraba se torna una pesada carga, y si por fallar se le reprende una y otra vez, terminará por renunciar afectando las relaciones personales.  Y como dije, el impacto, por su amplia responsabilidad, será muy negativo.

Es mejor muchos haciendo poco que pocos haciendo mucho.

La Sabiduría es una decisión

Cuando desperté decidí ser sabio.

Le pedí a Dios que me ayudara a actuar sabiamente.

Tenía una reunión importante y quería que esa reunión marchara bien y resultará igualmente bien.  Y cómo quería ser sabio actué sabiamente.  Escuché lo que los demás decían.  Tuve dominio propio para no reaccionar imprudentemente, sino para interactuar respetuosamente y hasta jocosamente para ayudar a tener un ambiente relajado.  Me dispuse a aprender y no hacer sentir que yo lo se todo.  Me propuse entender a los demás sin imponer mi posición para facilitar el acercamiento al punto de equilibrio entre los extremos.  Y además, me dispuse a disfrutar de la reunión.

Todo eso porque decidí ser sabio.

Al final de la reunión, por lo menos tres de los miembros del equipo, con los que nunca me había reunido para trabajar juntos me expresaron, dos públicamente, y uno en privado, que la forma en que participé les había hecho pensar cosas buenas sobre mi persona.

La verdad es que perfectamente me pude comportar de otra forma, la totalmente contraria a la que ya expuse.  Mi actuar fue una decisión.

Decidí ser sabio.