Tag: Sabiduría

Decisiones Básicas = Sólidos Resultados

Estaba en una importante reunión, todos los presentes, unos treinta, dignos de admiración, cada uno con un haber de conocimiento y experiencias elevadísimo.  Todos con puntos de vista propios acrisolados por años de perseverancia en el buen desempeño de sus labores.  Escuchar a cada uno, solo acerca de un resumen de sus últimos éxitos, podría tomar muy bien una semana entera.

Lo complejo de la reunión era la diversidad de talentos, ocupaciones, puntos de vista, enfoques sobre los temas, pasión y visión de sus vidas, etc.  Íbamos a tratar un tema muy importante.  ¿Cómo abordarlo sin que la reunión se hiciera mil pedazos?

La Respuesta: Una decisión básica fue tomada por todos.  Estaríamos ahí, sin marcharnos, sin levantarnos para irnos, hasta que de alguna forma llegáramos a acercarnos al punto donde todos aceptáramos lo mejor de la comunidad que representamos, no a la individualidad.  Me maravilla como una decisión básica hizo que nos dispusiéramos a trabajar en busca de soluciones.

La moraleja se puede aplicar a mil asuntos.  Por ejemplo, a los matrimonios.  Si toman la decisión básica de seguir juntos sea lo que sea que pase, de seguro que arrglarán sus diferencias, y no optarán por divorciarse, todo por una decisión básica, cuyo resultado será una sólida familia.  Otro ejemplo bien puede ser tu equipo de trabajo, donde parte de la riqueza es que piensan muy diferente, pero eso no los divide, se mantienen juntos hasta encontrar sólidos resultados.

Ahora, hay muchas decisiones básicas en la vida que producen sólidos resultados.  En este momento se me ocurren unas veinte:

  1. Me acostaré temprano para levantarme temprano para ir a trabajar.
  2. No mentiré nunca.
  3. No seré infiel a nadie, empezando con mi cónyuge.
  4. No robaré.
  5. Seré de los que buscan soluciones a los problemas, no parte de los mismos.
  6. No me enredaré en asuntos financieros.
  7. Seré comprensivo con los demás.
  8. Veré a los demás como superiores a mi mismo, así tomaré lo bueno de ellos.
  9. Me concentraré en una cosa para hacerla bien y volverme experto.
  10. Evitaré enredarme en asuntos sexuales que dañen mi persona, mi matrimonio, mi familia y a otras personas.
  11. Siempre estaré dispuesto a perdonar y dar segundas oportunidades.
  12. Si caigo me volveré a levantar.
  13. Seré humilde reconociendo mis limitaciones.
  14. Seré humilde para pedir ayuda a quienes saben hacer bien las cosas.
  15. Aprovecharé al máximo el tiempo.
  16. En lo posible estaré en paz con todos, pues es mejor tener amigos que enemigos.
  17. Huiré de los vicios.
  18. Buscaré prosperar para poder ayudar mejor a los demás, y dejar un buen legado a mis hijos.
  19. Honraré a mi padre y a mi madre.
  20. Dios será lo número uno en mi vida.

Las decisiones básicas son como los ladrillos que se usan para edificar sólidos rascacielos.  Entonces, ¡qué importantes son!  Y además, por consecuencia, te harán disfrutar más de la vida.

Síguelas.

La Sabiduría es una decisión

Cuando desperté decidí ser sabio.

Le pedí a Dios que me ayudara a actuar sabiamente.

Tenía una reunión importante y quería que esa reunión marchara bien y resultará igualmente bien.  Y cómo quería ser sabio actué sabiamente.  Escuché lo que los demás decían.  Tuve dominio propio para no reaccionar imprudentemente, sino para interactuar respetuosamente y hasta jocosamente para ayudar a tener un ambiente relajado.  Me dispuse a aprender y no hacer sentir que yo lo se todo.  Me propuse entender a los demás sin imponer mi posición para facilitar el acercamiento al punto de equilibrio entre los extremos.  Y además, me dispuse a disfrutar de la reunión.

Todo eso porque decidí ser sabio.

Al final de la reunión, por lo menos tres de los miembros del equipo, con los que nunca me había reunido para trabajar juntos me expresaron, dos públicamente, y uno en privado, que la forma en que participé les había hecho pensar cosas buenas sobre mi persona.

La verdad es que perfectamente me pude comportar de otra forma, la totalmente contraria a la que ya expuse.  Mi actuar fue una decisión.

Decidí ser sabio.

Creatividad Creativa

Hay una petición que siempre hago a los que trabajan conmigo: NO ME TRAIGAN PROBLEMAS… TRAIGANME SOLUCIONES.

No es que debemos tenerle miedo a los problemas, sería una posición prácticamente suicida, pues siempre tendremos problemas.  Para no tenerlos solo muertos.  Pero mientras vivamos los tendremos, ya sea que estés en medio de uno, saliendo de uno o entrando a uno.  Siempre tendremos problemas.  El asunto son las soluciones.

Te doy una recomendación que a mi me ha ayudado: juega con los problemas.  No me refiero a que los menosprecies, sino a que a cada problema búscale por lo menos diez soluciones.  Saca la creatividad, no la entierres, vuélvete un pensador de posibilidades, no de imposibilidades, es que para el que tiene fe, todo es posible, entonces piensa que si hay solución, más aun, que hay varias soluciones y al final escogerás la mejor.

La creatividad es esencial para buscar soluciones.  De hecho, los más grandes problemas han sido las incubadoras por excelencia de las más brillantes manifestaciones de la creatividad.

Se creativo.

Nunca hacia abajo, siempre hacia arriba

Esta es una lección que los buenos líderes no pueden pasar por alto.

Un líder no puede ir a la gente bajo su liderazgo a compartirle sus necesidades, o sus luchas personales, o sus conflictos cualesquiera que sean.  Si el líder o la líder no puede salir adelante como modelo de su gente no debe ir en búsqueda de consejo a sus discípulos.  ¿Qué hacer entonces?  Debe ir siempre a sus superiores, ahí estará el oportuno consejo, la sabiduría, las instrucciones para que siga siendo un ejemplo para la gente que está bajo su cuidado.

El superior pude recomendar si la gente bajo su liderazgo puede ser instrumento de ayuda para él o no.  El superior ve diferente que los que están abajo.

Otro caso.  No puedes consultar a los que están bajo tu dirección sobre qué rumbo deben seguir.  Eso es como pedirle a los que están el valle que nos describan el horizonte.  Eso nos lo dirá mejor los que están arriba, pues de la cumbre se ve mejor el panorama global.  Moisés venía de la cumbre y sabía qué hacer, pero Aarón escuchó al pueblo y terminó haciendo lo que les agradaba a ellos, pero no la voluntad de Dios.

Ama a la gente bajo tu liderazgo, y honra a quienes estén arriba como cobertura para ti.