Tag: Niños

Bebés Bailarines

Este video me lo envió una de mis bloggers frecuentes, y es solo para que vean que entre tantas cosas que comento, no dejo, para nada, ser como un niño.  ¿No es eso lo que dijo Jesús?

Ríete un rato.

Condición Esencial para Soñar

Soñar requiere ser libre de espíritu.

Si hay alguna atadura es imposible soñar.  Si en tu mente hay muros que la rodean, y no los logras vencer, no puedes soñar.  Si crees que nunca prosperarás, eso pasará, y soñar con libertad financiera no es una opción.  Si crees que no tienes talentos para algo, ese algo jamás dará a luz.  Si tus emociones te descalifican para progresar en tu carrera, sea la que sea, nunca llegarás a la meta, simplemente porque tu capacidad de soñar está atada.

Si alguien puede soñar es un niño, no conozco a nadie tan libre.  Mientras los adultos se están preocupando por la comida, ellos está mirando cuan azul es el cielo, o cuan alto es un árbol, o cuán rápido vuela un ave, o cuán brillante es el Sol.  Si llueve los adultos ven con preocupación la subida de las aguas, pero el niño está listo para zambullirse en ese nuevo río.  Sencillamente los niños ven las cosas de otra forma, para ellos nada es imposible.  Lo malo de cuando crecemos es que comenzamos a ver el porqué las cosas NO se pueden hacer.  Así que si quieres volver a soñar, sigue el consejo de Jesús: “volveos como niños”.

SueñosDeja salir el niño que está en ti.  Si algo te ha atado, vuelve a la alegría e inocencia poderosa donde pensabas que ir a la Luna era posible, y de pronto, si lo es.

Sueña.

Creatividad Innata

Perdón que insista, pero la gota de agua no horada la piedra por su violencia, sino por su frecuencia.  Desde que nacemos venimos equipados para la creatividad.  No obstante, en el periodo de nuestra infancia y niñez, la mayoría de nuestros padres fueron asesinos de la creatividad, no porque tuvieran un problema de doble personalidad, donde por un lado nos amaban y por otro se convertían en nuestros verdugos (espero).  Más bien era un asunto involuntario, era la repetición de los patrones con que ellos mismos fueron formados.  Seguro que alguna vez has visto o tu mismo experimentado, cómo alguna vez un niño llegó a sus padres con una idea y la respuesta de ellos fue algo así como: “no inventes”.  Justo ahí mataron a un futuro inventor.

Una cosa que los niños también tienen es que se divierten, cualquier cosa sirve para ese propósito, en mi caso, de una familia pobre, no teníamos para regalos caros, pero una lata de sardina servía, le poníamos cuatro chapas de botella de gaseosa con un chasis de dos pedazos de madera, un mecate, y listo, teníamos un sardina-ferrari, otro un sardina-camarro, y otro un sardina-porsche. Estábamos listos para una carrera. Nuestra imaginación nos hacía disfrutar carreras espectaculares donde competíamos por premios elevadísimos igualmente imaginarios.  Pero cuánto nos divertíamos, igual o más que si estuviéramos con controles inalámbricos de Play Station 3.

Estas dos cosas, divertirse y creatividad son innatas.  Las dos cosas van de la mano. No conozco amargados creativos.  Debemos volver, como dijo Jesús, a ser como niños para disfrutar del Reino de Dios.  Y lo mismo, para disfrutar de la vida.  Tienes que volver a divertirte, pero no por las cosas que te rodean, sino por la actitud misma, ya sea con una lata de sardina o con el Play Station 3, diviértete, y una cosa que nos lleva a eso es dejar salir esa creatividad.
creativity

Déjame darte un ejemplo sencillo de cómo veo que TODOS tenemos la creatividad innata.  ¿Cómo te vistes?  Me refiero a qué ropa te pones.  Seguro que piensas en cómo combinan todas las prendas, y hasta inventas alguna moda muy personal.  Sobre tu pelo también usas la creatividad, y usas aparatos para el look final.  ¿Accesorios? mmmmmm.  ¿Colores? mmmmmm. ¿Poses de modelo? mmmmmm. Ves, si somos tremendamente creativos, y en medio de todo esto nos divertimos.  Es innato. Úsala… en tu trabajo, liderazgo, tarea que se te delega, talento que tienes, relaciones con otros, etc. etc. etc.

Se creativo.