Tag: Dios

¿Dónde está Dios?

La pregunta es teológica y vivencial.  Para ambos aspectos la respuesta es dada en un tono de burla en el Salmo 115.

El mofarse es hecho abiertamente al confrontarse a los que dicen tener “dioses” con boca pero que no hablan, con manos pero que no hacen, con pies pero que no caminan.  La verdad es que está abiertamente diciendo que son un PURO RIDÍCULO los tales que confían en el producto de sus propias manos, que cómo les cabe en la cabeza llamarle “dioses” a lo que ellos mismos hacen. ¿No es al revés?  ¿Qué es Dios quien hace al hombre, y no el hombre quién hace a Dios?

Pero por ahora nos enfocamos en la pregunta incial:  ¿Dónde está Dios?  Primero lee el Salmo 115:

​ 1 ​No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,
Sino a tu nombre da gloria,
Por tu misericordia, por tu verdad.
​ 2 ​¿Por qué han de decir las gentes:
¿Dónde está ahora su Dios?
​ 3 ​Nuestro Dios está en los cielos;
Todo lo que quiso ha hecho.
​ 4 ​Los ídolos de ellos son plata y oro,
Obra de manos de hombres.
​ 5 ​Tienen boca, mas no hablan;
Tienen ojos, mas no ven;
​ 6 ​Orejas tienen, mas no oyen;
Tienen narices, mas no huelen;
​ 7 ​Manos tienen, mas no palpan;
Tienen pies, mas no andan;
No hablan con su garganta.
​ 8 ​Semejantes a ellos son los que los hacen,
Y cualquiera que confía en ellos.​a​
​ 9 ​Oh Israel, confía en Jehová;
El es tu ayuda y tu escudo.
​ 10 ​Casa de Aarón, confiad en Jehová;
El es vuestra ayuda y vuestro escudo.
​ 11 ​Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová;
El es vuestra ayuda y vuestro escudo.
​ 12 ​Jehová se acordó de nosotros; nos bendecirá;
Bendecirá a la casa de Israel;
Bendecirá a la casa de Aarón.
​ 13 ​Bendecirá a los que temen a Jehová,
A pequeños y a grandes.​b​
​ 14 ​Aumentará Jehová bendición sobre vosotros;
Sobre vosotros y sobre vuestros hijos.
​ 15 ​Benditos vosotros de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.
​ 16 ​Los cielos son los cielos de Jehová;
Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.
​ 17 ​No alabarán los muertos a JAH,
Ni cuantos descienden al silencio;
​ 18 ​Pero nosotros bendeciremos a JAH
Desde ahora y para siempre.
Aleluya.
El versículo 2 hace nuestra pregunta, y el 3 contesta: “Dios está en los cielos”.  Así mismo dijo Jesús cuando en el famoso Padre Nuestro oró diciendo: “Padre nuestro que estás en los cielos”.  Los cielos es donde está el trono de Dios, desde donde ejerce su autoridad.
A partir del versículo 9 y hasta el final del capítulo da la segunda parte de la pregunta que estudiamos: Dios está en medio de los que confían en Él.  Dios está en donde hay un ambiente de fe. Martín Lutero dijo que Dios había hecho que todo fuese dependiente de la fe, para que el que tuviera fe lo tuviera todo, y que el que no tuviera fe no tuviera nada.  Y empezando por la salvación, sin fe lo que hay es horrenda expectación de condenación.  Para el que no cree, Dios mismo puede estar sosteniéndole en su propia mano y no darse cuenta.

Tan solo cree y Dios entra en escena, o más bien, se corre el telón de las tinieblas para que entre la luz de la presencia de Dios.
Tan solo cree.

[contact-form 1 “Contact form 1”]

¡La Familia está Desangrándose!

La situación de la familias mundialmente no es la mejor.

Padres agresores de sus hijos, que violan a sus hijas, matrimonios que se divorcian cada vez más, hijos que levantan la mano contra su padre y madre, madres cuyas palabras “discapacitan” emocionalmente a sus hijos, violencia doméstica en aumento, infidelidades en porcentajes altísimos, y más, mucho más, es el panorama mundial respecto a la familia.

Todos sabemos que la familia es la base de la sociedad, y esto nos estremece, pues las bases están muy dañadas.  La familia está desangrándose, ¿qué entonces del futuro de la sociedad?  De hecho, la sociedad es el reflejo de lo que ha venido pasando con la familia.  La condición de la sociedad es directamente proporcional a la condición de la familia.

Necesitamos familias fuertes para tener una sociedad fuerte.  Los problemas son muchos y no quiero extenderme en esto, sino en las soluciones.  El Departamento de Desarrollo Humano y Familiar de la Universidad de Nebraska-Lincoln menciona algunas cosas que tienen las familias fuertes, que yo las adapté en cinco puntos:familia1

  1. Reconocimiento.  En estas familias hay aprecio mutuo, se dicen palabras de aprecio y estimulo de unos a otros.
  2. Respuesta positiva.  Las crisis las enfrentan unidos para encontrar juntos la salida.
  3. Tiempo para estar juntos.  Aprovechan cosas como el comer, trabajar y recrearse para reunirse en forma natural.
  4. Alto grado de compromiso.  No se disuelven, se respetan y promueven el bienestar mutuo.
  5. Alto grado de espiritualidad.  Me asombra que este es un factor que la renombrada universidad clasifica como uno de los pilares de las familias fuertes.  Las familias que viven por los principios de la Biblia son más fuertes que las demás.  Hay tantas familias locas cuya raíz está en la locura de haberse alejado de Dios y sus principios.  La familia debe volver a congregarse juntos, orar juntos, soñar juntos, servir al Señor juntos.

Empecemos, y yo me uno diciendo como dijo el famoso líder Josué discípulo de Moisés: “Yo y mi casa serviremos al Señor” (Jos.24:15).

¡Creatividad! ¡Se busca!

La primera característica que la Biblia menciona sobre Dios es su creatividad.  De hecho es en Gn.1:1 donde dice: “En el principio CREO Dios los cielos y la tierra”.  Imagina que creatividad, cada cosa en el cielo, cada cosa en el Tierra.  Desde lo micro a lo macro, desde lo vivo hasta lo inerte, desde lo visible hasta lo invisible, desde el interior de un ser diminuto hasta los movimientos de los astros en el grandioso espacio exterior.  Creativo, ¿verdad?

Ahora, somos la imagen y semejanza de Dios, entonces, ¿qué esperar de tal “Palo”?

Ayer teníamos un reto en la planificación de nuestra convención anual de Kingdomtakes que hemos llamado SOY ALIEN, cuyo concepto del griego no es algo así como “enanitos verdes”, sino, extranjeros, que son diferentes en muchas cosas, que bien pueden ser origen, naturaleza, destino, personalidad, etc. etc.  Y eso es lo que deseamos transmitir, como dijo Jesús: “no son del mundo”.

Pero volviendo al tema, teníamos un reto, ¿cómo hacer la convención, qué música, qué intro, qué concepto, qué participaciones, qué coreografía, qué tema gráfico, qué aquí qué allá…

Entonces, después de cinco horas mejor les dije: sigamos el viernes.  ¿Nos dimos por vencidos?  No.  Solo sigo algo que he aprendido con los años.  Crear produce agitación mental, emocional, espiritual y hasta física, por lo que se requiere un tiempo que yo llamo de “asentamiento”, donde las cosas caen por su propio peso y las cosas se pueden ver mejor.

Los científicos me dan la razón.  El concenso general es que la creatividad, generada de una buena idea, requiere cuatro pasos:

  1. Sumergimiento
  2. Incubación
  3. Ideación
  4. Revisión

Sumergimiento es sumergirse en el evento, ambiente, programa, reto, problema, situación, etc, para saborear, gustar, percibir, oler, tener datos, etc.

Incubación es dar tiempo a que todo lo anterior se interiorice, y eso algunas veces requiere tiempo, por lo que es bueno dejar de lado por un rato el tratar el asunto y dedicarnos a otra cosa.  Sin embargo, estamos hechos de tal manera que nuestro cerebro sigue trabajando aún mientras dormimos con todo aquel material en forma subconsciente.

Ideación es el momento en que emerge la idea que nos impacta, que nos “llega”, que nos hace “click”.  Viene no por casualidad, o de la nada, sino por todo lo anterior.

Y revisión es que sometemos la idea al examen de la viabilidad, de la posibilidad y de la efectividad con el deseo de confirmarla o hasta mejorarla.

No puedo terminar sin decir algo especial que distingue la creatividad: La mejores ideas son aquellas que comunican más con menos.  Son aquellas que generan más con costos bajos.

¡Se creativo!  En todo tiempo, en todo lugar, en toda ocupación.