SALMO 91 (ACTUALIZADO AL V.4)

Este es el bosquejo del Salmo 91 actualizado hasta el versículo 4.  Cada semana, conforme lo voy enseñando en Kingdomtakers, iremos actualizando hasta tenerlo completo.  ¡Disfruta toda la revelación que hay en su maravilloso contenido!  La riqueza de la Palabra de Dios es para nuestra bendición, así que abre tus oídos para comerla.

Salmo91

SIETE MENTIRAS SOBRE EL MATRIMONIO

Este Miércoles y Jueves a las 7:oo pm en Kingdomtakers.  Para más información llama al Tel. 2222-0606.

 

Muchos matrimonios se han quedado en el camino tirados en las calurosas arenas del desierto de la amargura, el resentimiento, y hasta el divorcio.  O simplemente se quedan bajo el abrasador calor de una separación, ya sea bajo el mismo techo, o ya uno de los cónyuges ha dejado la casa.  Llevando las consecuencias de la ruptura en todas las áreas, financiera, emocional, familiar y espiritual.

Lo que debió ser un cielo en la Tierra, se volvió un infierno.  Lo que debió conducirlos a un mayor desarrollo, les afectó emocionalmente.  Tanto que muchos quedan heridos para siempre, y marcados con la impronta del fracaso.  A menos, claro, que nos dejemos sanar con el ungüento del mismo cielo, y poder rehacer de los pedazos, otra vez, una vida plena.

¿Y porqué pasó todo eso?  Porque los fundamentos en que se basaron para construir el matrimonio estaba falseado.  Y cualquier cosa que se construya sobre la arena, cuando es probado por las circunstancias de la vida, no tiene la capacidad para poder quedarse en pie.  A diferencia de aquel matrimonio que ha puesto la roca como fundamento.   Este no será derribado.  No uno más en las estadísticas alarmantes de divorcios, agresión doméstica, o simplemente, de los que viven juntos, pero ya no felices.

En “Siete Mentiras Sobre el Matrimonio” identificamos algunos de los fundamentos falseados, mentiras y casi mitos, que han sido usadas para establecer un matrimonio.  Y claro, las evidencias indican a todas luces que no funcionaron.  Desde ya esté listo para desechar esa mentira, y en su lugar establecer la verdad, y entonces sucederá que “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn.8:32).

En 1960 hubo en Costa Rica solo siete divorcios, pero en el 2011 fueron trece mil quinientos, o sea, en cincuenta años hubo un aumento de casi ciento noventa y tres mil por ciento.  Eso sin saber los que simplemente se separaron y ya no viven más juntos.

El Voto: Más allá de la Ley

He venido hablando acerca de los votos últimamente, aunque no es un tema nuevo ni en mi ni en la Biblia.  Los votos se mencionan desde el libro de Génesis.  Lo más cercano a una definición por la misma Biblia está en Números 30:2, que dice: “Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.” (Nm.30:2).

Tomemos nota de varias cosas en este pasaje:

  1. Un voto es ligar el alma con obligación.  Esta obligación es auto impuesta, no se trata de cumplir con un pastor, organización o medio de comunicación, es cumplir con uno mismo para Dios.  Es decir: “Yo me obligo, yo lo haré, es algo que he decidido hacer por mi mismo y nadie más”.
  2. Por supuesto, hay razones para hacer un voto, por lo menos yo he enlistado unas cinco, que van de necesidades que exponga ante Dios hasta una desbordante gratitud por todos los beneficios que he recibido de parte del Señor, y que si somos honestos, la lista de los beneficios recibidos es mucho más grande que la lista de las necesidades.
  3. Dar un voto no es como los diezmos, ofrendas y primicias, que fueron establecidos por Dios, incluyendo cantidad y periodicidad.  Los votos en cambio, nunca fueron un rito prescrito, se mencionan como algo que se derivaba de la pura voluntad del dador, por eso dice el pasaje: “cuando alguno hiciere voto”.  No dice: “cuando alguno haga voto”.  La opción quedaba abierta a hacerse conforme al deseo del que lo quisiera hacer.  Si das una ojeada a varios pasajes de la Biblia notarás que a veces implican profunda dependencia de Dios, otras veces profundo amor con profunda gratitud.  Lo más impresionante es que los hacían porque querían, nada los obligaba a hacerlo.  Los votos, en el Antiguo Testamento, son una de las expresiones que más se ajustan a la gracia.  Dios dio a su Hijo por nuestra salvación no porque estaba obligado por alguna ley, lo hizo por puro amor.  Es más, si fuera por ley, nunca debió dar a su Hijo.  Un voto refleja gracia por encima de todo.
  4. Nadie puede decir algo como: “Los votos son de la ley” por eso no deben darse.  Nunca fueron de la ley, siempre fueron encontrados donde había un corazón que ardía por Dios y su obra.
Si nunca haz dado uno,  déjate guiar por el Espíritu Santo y verás que surgirá el deseo.  Esto es solo la punta del iceberg sobre el tema de los votos, pero espero haber traído un poco de luz sobre este tema.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR (CUATRO TIPOS DE OYENTES)

La “Parábola del Sembrador” es la más famosa de las parábolas que compartió Jesús, y la importancia de esta se debe a dos cosas, uno, que esta es clave, según dijo Jesús mismo, para entender todas las demás, y dos, que esta es transcendental porque se refiere al oír que lleva a la fe para la salvación eterna. Y una cosa más antes de ir al bosquejo, las cuatro actitudes que se tienen al oír la Palabra no solo se presentan en los no creyentes, lamentablemente también en los creyentes, de ahí que también debemos tener oído abierto para recibir lecciones para nuestro provecho en la fe.

La Parábola del Sembrador

¡Nuestro anhelo es llegar a ser tan frutífero como el que dio más: ciento por uno!