SIETE MENTIRAS SOBRE EL MATRIMONIO

Este Miércoles y Jueves a las 7:oo pm en Kingdomtakers.  Para más información llama al Tel. 2222-0606.

 

Muchos matrimonios se han quedado en el camino tirados en las calurosas arenas del desierto de la amargura, el resentimiento, y hasta el divorcio.  O simplemente se quedan bajo el abrasador calor de una separación, ya sea bajo el mismo techo, o ya uno de los cónyuges ha dejado la casa.  Llevando las consecuencias de la ruptura en todas las áreas, financiera, emocional, familiar y espiritual.

Lo que debió ser un cielo en la Tierra, se volvió un infierno.  Lo que debió conducirlos a un mayor desarrollo, les afectó emocionalmente.  Tanto que muchos quedan heridos para siempre, y marcados con la impronta del fracaso.  A menos, claro, que nos dejemos sanar con el ungüento del mismo cielo, y poder rehacer de los pedazos, otra vez, una vida plena.

¿Y porqué pasó todo eso?  Porque los fundamentos en que se basaron para construir el matrimonio estaba falseado.  Y cualquier cosa que se construya sobre la arena, cuando es probado por las circunstancias de la vida, no tiene la capacidad para poder quedarse en pie.  A diferencia de aquel matrimonio que ha puesto la roca como fundamento.   Este no será derribado.  No uno más en las estadísticas alarmantes de divorcios, agresión doméstica, o simplemente, de los que viven juntos, pero ya no felices.

En “Siete Mentiras Sobre el Matrimonio” identificamos algunos de los fundamentos falseados, mentiras y casi mitos, que han sido usadas para establecer un matrimonio.  Y claro, las evidencias indican a todas luces que no funcionaron.  Desde ya esté listo para desechar esa mentira, y en su lugar establecer la verdad, y entonces sucederá que “conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn.8:32).

En 1960 hubo en Costa Rica solo siete divorcios, pero en el 2011 fueron trece mil quinientos, o sea, en cincuenta años hubo un aumento de casi ciento noventa y tres mil por ciento.  Eso sin saber los que simplemente se separaron y ya no viven más juntos.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *