El Voto: Más allá de la Ley

He venido hablando acerca de los votos últimamente, aunque no es un tema nuevo ni en mi ni en la Biblia.  Los votos se mencionan desde el libro de Génesis.  Lo más cercano a una definición por la misma Biblia está en Números 30:2, que dice: “Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.” (Nm.30:2).

Tomemos nota de varias cosas en este pasaje:

  1. Un voto es ligar el alma con obligación.  Esta obligación es auto impuesta, no se trata de cumplir con un pastor, organización o medio de comunicación, es cumplir con uno mismo para Dios.  Es decir: “Yo me obligo, yo lo haré, es algo que he decidido hacer por mi mismo y nadie más”.
  2. Por supuesto, hay razones para hacer un voto, por lo menos yo he enlistado unas cinco, que van de necesidades que exponga ante Dios hasta una desbordante gratitud por todos los beneficios que he recibido de parte del Señor, y que si somos honestos, la lista de los beneficios recibidos es mucho más grande que la lista de las necesidades.
  3. Dar un voto no es como los diezmos, ofrendas y primicias, que fueron establecidos por Dios, incluyendo cantidad y periodicidad.  Los votos en cambio, nunca fueron un rito prescrito, se mencionan como algo que se derivaba de la pura voluntad del dador, por eso dice el pasaje: “cuando alguno hiciere voto”.  No dice: “cuando alguno haga voto”.  La opción quedaba abierta a hacerse conforme al deseo del que lo quisiera hacer.  Si das una ojeada a varios pasajes de la Biblia notarás que a veces implican profunda dependencia de Dios, otras veces profundo amor con profunda gratitud.  Lo más impresionante es que los hacían porque querían, nada los obligaba a hacerlo.  Los votos, en el Antiguo Testamento, son una de las expresiones que más se ajustan a la gracia.  Dios dio a su Hijo por nuestra salvación no porque estaba obligado por alguna ley, lo hizo por puro amor.  Es más, si fuera por ley, nunca debió dar a su Hijo.  Un voto refleja gracia por encima de todo.
  4. Nadie puede decir algo como: “Los votos son de la ley” por eso no deben darse.  Nunca fueron de la ley, siempre fueron encontrados donde había un corazón que ardía por Dios y su obra.
Si nunca haz dado uno,  déjate guiar por el Espíritu Santo y verás que surgirá el deseo.  Esto es solo la punta del iceberg sobre el tema de los votos, pero espero haber traído un poco de luz sobre este tema.
Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Samuel

    Hola soy parte d los takers d mana siquirres y creo en el proyecto d ciudad mana aunque talvez no tenga q ver con el tema pero afirmo q dios no se equivoco en colocar al dr guído luis cm apóstol y lo q digo no es cm 1 hablada sino q realmente dios tiene un propósito q va mas allá d lo q te pudes imaginar ya q cn dios la verdad es q nos esperamos lo inesperable y apóstol oro x ti xq vamos a otro nivel

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *