Los que Estorban.

Ayer fuí a una de nuestras iglesias MANA de Kingdomtakers, en la provincia de Limón.  Estuvo vibrante. Un ambiente de fe, de expectativa en Dios por lo que pasará en la Iglesia y en toda la provincia.

Mientras íbamos, casi llegando, había una fila de vehículos detrás de un camión grande, poco a poco todos iban rebasando y adelantando para no ir tan lentos, lo normal de esos camiones.  Delante mío uno aceleró para rebasar no solo al camión sino a otro carro que no rebasaba, simplemente iba detrás del camión.  Pero cuando mi vecino del frente quiso adelantar no le dio tiempo pasar al camión porque venía de frente otro vehículo, así que tuvo que ingresar otra vez al carril donde íbamos, pero delante del que no adelantaba, no obstante este no le dejaba, más bien intentó estorbarle, así que a la fuerza entró y el que no adelantaba tuvo que cuidarse para no colisionar; claro, se enojó.  A los minutos, el que quería adelantar, vio la carretera despejada, adelantó y se marchó feliz.  Ahora era mi turno.

El que no adelantaba, simplemente seguía ahí.  Ni picaba la leña, ni prestaba el hacha.  Yo vi mi oportunidad de adelantar, lo rebasé a él, pero igual que a mi amigo que ya se había ido feliz, vi venir un vehículo que no me daba tiempo de pasar al camión, entonces quise entrar de nuevo al carril, y otra vez… el estorbador apareció.

Por dicha pude acelerar y no permitirle que me estorbara, no se si se enojó pero era evidente su frustración al no lograr estorbar esta vez.  A los pocos minutos la carretera estaba despejada para adelantar y lo hice, y me fui feliz.  Llegué al centro de Limón antes de tiempo, entonces decidimos ir a tomar un café antes de la reunión.  Justo estaba estacionando a la orilla de la carretera cuando pasó el estorbador.  Me miró, hizo muecas, habló algo con sus acompañantes como refiriéndose a mi, y simplemente siguió. Y se fue infeliz.

Así hay gente en el ministerio.  No avanzan ni dejan avanzar.  Pero cuando alguien se les escapa de su status quo de conformismo se molestan.  Otros, como yo, sabemos que hay mucha gente buena que perfectamente puede adelantarnos, gente que Dios está levantando tremendo.  Lo que tenemos que hacer es facilitarles el camino, y más bien indicarles, como amigos y hasta padres espirituales, cuando avanzar con seguridad para que lleguen al destino que el Padre Celestial les ha preparado.  Pero en general, sea que nos adelanten o no, seamos facilitadores de los demás.  Pero tu decides: ¿ser de los que estorban, o de los que facilitan?

Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Christian

    Hola Apostol, que bien es aprender de las simples (en teoria) lecciones del diario vivir, esto me enseña y recuerda parte del modelo donde habla de ser facilitadores, yo decido serlo. para el Reino y para el Ministerio. que bueno tambien es saber que hay carros guia que van abriendo camino junto a nuestro lado, nuestra mirada puesta en Cristo nos ayuda a avanzar sin queja alguna.por eso, el oir y el oir, y por que no, el oir de nuevo nos da Fe, y el leer, y leer, y leer,,,nos aumenta la sabiduria. Te Bendigo Apostol. Gracias por todo. LIMON PARA CRISTO.

  • Isa

    Hola !! Apostol Guido Luis gracias por esta reflexiòn...fijo quiero ser de los que FACILITAN...AMEN Te amo mucho !! Isa

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *