MUERE A TU VISIÓN

Hace unos 14 años estaba en los inicios del ministerio que hemos desarrollado, y desde el principio los jóvenes han sido muy importantes, de ahí que, dirigiendo personalmente la reunión de los jóvenes (en ese entonces unos ochenta en total que no llegaban siempre cada sábado), me alegré cuando llegó prácticamente toda una banda.  Acababan de ganar el primer lugar en un evento llamado “La Guerra de las Bandas”.  Siendo una banda cristiana, era todo un logro lo que ellos celebraban.  Dieciocho años después ya no existe la banda, y algunos de sus miembros no terminaron bien, todo por una sencilla razón: no murieron a su visión.

Les pregunté, teniendo el premio en la mano, que cuánta gente estuvo en el evento realizado una vez al año, me contestaron que la tremenda cantidad de unos quinientos, y en mi caso, eso era grande en comparación a mis inestables ochenta cada sábado.  Sin embargo, con firmeza les dije: “ayúdenme, vuélvanse la banda de los jóvenes, y un día tocarán todos los sábados frente a quinientos jóvenes llenos de la vida de Dios”.  Ellos no lo pensaron dos veces, la repuesta fue rápida y directa: ¡No!

Excepto uno, Oldman, que hoy es el director musical de una de las bandas, y el director asistente de todas las bandas que tenemos.  Está al lado mío.  Aquella banda analizó: ¿quinientos cada año y tocar en otros lugares todas las semanas, o estar aquí cada sábado, sin salir a ningún otro lugar, con un grupito de jóvenes que máximo llegan a ochenta, con alguien que nos promete algo grande y tiene esto pequeño?  Decidieron por lo que parecía más grande.  Yo les hablé claro con estas palabras: “mueran a su visión, únanse a la mía, y juntos la hacemos más grande”.  Esto suena mal para algunos, pero esto es lo que algunos hoy llaman “fusiones estratégicas”.  Y de las más actuales y famosas son las de las aerolíneas, donde una queda absorbida por la otra, al punto de que desaparece hasta su nombre, su logo, su publicidad, y por supuesto, algunos puestos importantes, pero decidieron morir a su visión para construir una más grande “fusionándose” con otro.  En algunos casos estas fusiones han sido la salvación de las partes o la parte más pequeña, y sus decisiones el futuro testificó que fueron las más acertadas.

He visto varios casos de personas que no decidieron morir a su visión, y que en lugar de hacer algo grande juntos, deciden independizarse sin discernir lo grande corporal desequilibrándose por la grandeza individual, sin discernir que el equipo puede lograr más que las individualidades.  De hecho, sin un buen equipo, las individualidades no brillan, que lo diga Messi en la recién pasada copa mundial de fútbol en Sudáfrica.  Acabo de ser testigo de una de esas malas decisiones de una persona, que hasta lamento haber apoyado financieramente.  En ese caso, a mi fue el que me faltó discernimiento.  Puedo recordar a otros que “no murieron a su visión”, que al final, no lograron mucho o nada.

Pero volviendo al principio.  Como les conté, han pasado unos 14 años, y aquel grupo de jóvenes creció, y hace unos cinco años ya eran aquellos quinientos jóvenes que había declarado, pero aquella banda ya no existía, y seguro que alguien los recordaba si les preguntaban, pero la banda que ahora estaba todos los sábados era otra.  Y hoy, aquel grupito jóvenes ha llegado a ser la reunión de jóvenes más grande del país, y cada sábado, la banda que si murió a su visión para tomar una más grande, toca frente a cinco mil jóvenes vibrantes en el Espíritu con sueños de grandeza adquiriendo un carácter brillante para mostrar al mundo una nueva generación.  Mis respetos para la banda Overflow, y mi admiración para los Takers, que tuve el privilegio de verles nacer desde aquellos primeros pasos en que les di la mano para que empezaran a caminar con la visión que Dios me dio.

¡Únete a esta visión!  ¡Vamos para cosas grandes, cada vez más grandes!

Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Oldman

    Es un honor servir a Dios, a usted y a toda su familia... Lo amo Apos...

  • Jacky Solano

    Que buen post!!! Gracias Apóstol... yo tengo 10 años de estar en su ministerio y le doy gracias a Dios por ponerme aqui y sé que si vale la pena morir a nuestros sueños y visión porque Dios siempre da algo mayor!!! Te amo !!!

  • Oldemar (Takers, Believers)

    Conozco el testimonio vivo de gente que experimenta el morir a su vision por formar parte de una Vision aun mayor y respalda por Dios, se que ha sido de mucho provecho, con resultados mayores de los que ellos mismos podrian haber imaginado. Tambien conozco aquellos que decidieron quedarse con su propia vision a los cuales no les fue muy bien. Conociendo esto y poniendolo sobre una balanza es evidente que morir a mi vision por abrazar una mayor tiene mejores beneficios. Las palabras sobran, con el tiempo se veran los hechos....

  • NORMA LARA (MEXICO DF)

    Wuau Bendiciones Amado Apóstol, Admiro su sencillez y humildad que son unas de sus cualidades, No importando su nivel,usted reconoce talentos y les extiende la invitación a compartir sus sueños.Saludos a su bonita familia. Paz!

  • Christian

    Hola Apóstol, las palabras claves aquí, en mi opinión es DISCERNIR BIEN. entiendo muy bien el morir a sueños pequeños, o fusionar los sueños, y hacerlo uno mas grande para beneficio Del Reino de Dios.Siempre le he dicho a mis hijos naturales y Espirituales cuando toman una decisión, YA LE CONSULTASTE A JESUS......casi siempre la respuesta es ...Aun No!!! de esa manera no se pueden tomar decisiones que nos lleven al Éxito.

  • Manuel Ureña

    Tengo ese mismo tiempo de estar en la iglesia, empece con los Jovenes de aquel tiempo ahora estoy con Elite pero puedo dar testimonio de la que dices y de el Pastor Oldman y se que Dios tiene aun cosas mas grandes

  • PAMELA ( MANA MEXICO)

    HOLA AMADO APOSTOL ME DA GUSTO QUE YA MERO LO VAMOS A TENER POR TIERRAS MEXICANAS Y LO BENDIGO MUCHO AUSTED Y ASU FAMILIA, PERO AL MISMO TIEMPO LE DOY GRACIAS POR LAS PALABRAS Q NOS DA POR MEDIO DE SU BLOG SON GENIALE!!!!!

  • fherrera

    Si el grano de trigo no cae... ¡Gracias, apóstol! Esos cien mil son un buen sueño por el que vale la pena dejar morir los mios...

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *