“NO ES LA FLECHA, ES EL INDIO”

Una vez, en una clase de golf que me daba un profesor, le comenté que porqué no avanzaba como yo quería, pues llevaba ya varias de las clases, y se acercaba la última, y no miraba el progreso que me había imaginado.  Buscando en mi mente las posibles razones, pensé que de seguro era la clase de palos que yo usaba, que no eran como los de los profesionales, de materiales especiales, cortados a la medida, personalizados hasta los últimos detalles, que en comparación a los míos, genéricos, seguro que hacían la gran diferencia.  Por supuesto, la clase de palos son un factor, pero mi profesor me echó abajo mi argumento, cuando me dijo: “no es la flecha, es el indio”.

Paso seguido, mi profesor me lo quiso demostrar.  Me quitó los palos y me dijo lo que quería hacer.  Tomó una de las pelotas, que no eran nuevas, eran recicladas, no eran de las mejores marcas, eran de las que se recogían en el campo.  La colocó en el suelo, se posicionó, me dijo que haría que saliera hacia la izquierda, hiciera una curva de tanto hacia la derecha y llegara justo a tantas yardas, y todo a una altura de tantas yardas también.  La golpeó con mis palos, con aquella pelota, y justo hizo lo que me dijo.  Después me dijo, ahora al revés, saldrá a la derecha, la curva a la izquierda, la distancia recorrida tanto y caerá en tal punto.  Se posicionó, la golpeó, ¿y qué creen?  Hizo lo que me dijo que haría.  Me volvió a ver, me dio el palo, mi palo genérico, y me dijo: “no es la flecha, es el indio”.

Muchas veces en la vida andamos diciendo que las cosas no nos salen como queremos, las cosas no dibujan las curvas que queríamos, las cosas no llegan hasta habíamos pensado, y entonces decimos que es por aquella o por aquella otra razón.  Hacemos una lista de los factores que nos echaron a perder nuestros sueños, que desplomaron nuestras aspiraciones, que bloquearon nuestros anhelos, que entorpecieron nuestro camino, y la lista de razones se parece a nuestro manual de excusas que todo mundo debe leer para que nos comprenda, pero saben que… “no es la flecha, es el indio”.

Una vez alguien molesto me dijo: “es que usted no me da la oportunidad”, pensando que a otros les tenía cierto favoritismo.  Y recuerdo que ahí entendí algo muy importante, “las oportunidades no te llegan, se crean”.  Si por ejemplo, quieres un ascenso, pero llegas tarde, respondes irrespetuosamente a tus superiores, haces mal lo que se te pide, tratas mal a los demás, no trabajas bien en equipo, chismeas, eres tan lento para hacer las cosas que haces parecer a una tortuga como si fuera “Flash”, y tras de todo siempre andas pidiendo permisos, y tras de todo, aumentos al salario.  Te digo una cosa, no estás creando las oportunidades para un ascenso, sino para un despido “flash”.  No es que el mundo se ha confabulado contra ti, es que… “no es la flecha, es el indio” el responsable.

Te animo a que creas que con “palos y pelotas” de los comunes y corrientes puedes hacer cosas extraordinarias.  Y cambiando la metáfora, los pinceles pueden ser genéricos, hasta que llegan a las manos de un Pablo Picaso.  La bola de fútbol puede ser de aquellas de “gajos” de cuero hasta que llegan a los pies de un Messi.  Las canciones pueden ser corrientes hasta que llegan a la boca de un Andrea Bocelli.  Las oraciones pueden parecer imposibles hasta que llegan hombres como Elías.  Es que estoy convencido que… “no es la flecha, es el indio”.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Christian

    Hola Apóstol, gracias por esta gran lección, de fijo siempre somos cada uno de nosotros los únicos responsables de nuestro poco avance, al ser humildes y reconocer que aun con poco podemos hacer mucho para EL, AVANZAMOS, nos volvemos de esos indios concentrados en lo que hacen y lo hacen de tal manera que lo hacen ver muy fácil. Gracias y Bendiciones.

  • NORMA LARA (MEXICO DF)

    Amado Apóstol, de verdad que es de gran valor lo que nos enseña, una vez nos compartió en una convención que las cosas faciles el hombre las volvía difíciles, y es que yo creo que las queremos hacer a nuestra manera, y en realidad ya existe un manual, si la vida es bella cuando aprendemos a no usar excusas sino hacernos responsables de nuestros actos. Lo ama el clan Montes Lara. 1000 gracias por sus enseñanzas!

  • Kathy

    Wow, esta muy bueno. Esa frase me gusto, y es tan real y cierta que me llego. Gracias por dejarte usar. Los Amamos. Bendiciones

  • Oldemar (Takers, Believers)

    Como me gusto este post, me confronto mucho. A veces nos quejamos mucho; en el plano de liderazgo de nuestros discipulos o lideres; en los estudios, de los profesores; en el trabajo, de que no contamos con recursos necesarios,y asi podria seguir... Pero definitivamente no es la flecha, no son los discipulos, no son los profesores, no son los recursos. Ahora entiendo mas ampliamente Rom 12:2 cuando dice: Cambia tu manera de pensar para que cambie tu forma de vivir. "Los discipulos son como flechas en las manos de los lideres"

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *