LA INÚTIL PSICOLOGÍA

Por supuesto, no estoy desechando a los psicólogos, sino la forma en que se puede hacer psicología.  Hay una psicología inútil, y una que puede de verdad ayudar.  Todo depende del enfoque con que se practique.  Recuerdo que hubo una época muy marcada hace unos quince o veinte años atrás en que muchos colegas míos decidieron ellos mismos estudiar la carrera de psicología, o bien promocionarla entre la gente sobre la cual tienen alguna influencia, sin saber que teniendo una herramienta mejor, la cambiaban por una que solo era “la moda”.  Era algo así como cambiar una sierra eléctrica de acero por una lima de uñas de cartón.

Voy a ilustrar mi punto.

Cuando se habla de que muchas personas lo que atraviesan es un problema de identidad, entonces la psicología, y los que se meten a jugar de psicólogos, como los “motivadores”, o los que escogen un nombre más sofisticado como los “coaching” conferencistas, vienen y les dan una solución que parece maravillosa.

Les dicen cosas como así: tu eres un ganador desde que naciste, porque de entre millones de espermatozoides, tu eres el resultado del espermatozoide que llegó primero.  Tu eres un campeón, eres un ganador, eres un conquistador, eres el que llegó primero, eres maravilloso, venciste a los demás, los demás quedaron atrás pero tu perseveraste y rompiste los obstáculos, por eso estás aquí campeón.  Y claro, dicho con impetu, con emoción, y toda la fuerza del “coaching”, eso hace que saltes de la silla, te pongas de pie, alces los brazos, y digas: Si, ese soy yo, un campeón.  Además te ponen la música de Rocky cuando llega a la cumbre, y te sientes un campeón.

Parece que ahí todo se arregló.  Pero la verdad tu la sabes.  Termina la euforia de la historia del espermatozoide triunfador, y sigues deprimido, te hundes en la angustia, sigue la derrota que solo tu sabes hasta donde te aflige, las fuerzas te faltan y la fuerza que se te ve es simple apariencia, en tu cuarto a solas tu sabes la verdad sobre ti mismo.

¿Es que está mala la historia del espermatozoide que llegó primero?  No.  Es verdad.  ¿Entonces?  El problema, vuelvo a decirlo, es el enfoque.

Si despegas un árbol del la tierra, y lo abonas, lo riegas, lo proteges contra plagas y enfermedades, ¿Sobrevivirá?  No.  ¿Qué deberíamos hacer para que crezca, y llegue a dar fruto?  Devolverlo a la tierra, para que ahí eche raíces y de fruto.  Es decir, volver al origen, a la tierra, ahí está todo lo que necesita.  Pero la psicología le dice: tu eres un árbol.  Di conmigo “yo soy un árbol, y mi destino es dar fruto”.  Si ese árbol no vuelve a la tierra, porque más de diga que es un árbol, eso de nada le va ayudar, porque su problema no es de identidad, es de origen.

Hasta que volvamos a Dios experimentaremos que ahí está todo lo que necesitamos.  Mientras la psicología no nos conduzca a nuestro origen, seguirá siendo inútil.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

  • Karla

    Qué sabio este comentario! Hoy en día están muy de moda las conferencias, seminarios, libros, etc. de auto-superación. Hasta hijos de Dios son parte de eso. Pero ningún tema de auto-superación nos lleva a la fuente real de poder que nos ayuda no a una superación superficial, sino a ir de gloria en gloria y de victoria en victoria. Esto porque nos sana desde adentro. Gracias Apóstol por siempre enseñarnos a depender al 100% de esa fuente real de poder: el Espíritu Santo.

  • Ronny Bolaños

    Hay como siempre buenísimo y aleccionador tu pos apóstol, gracias por tu dedicación. Este tema me recuerda una mata de rosas que daba unas rosas preciosas que perfumaban todo el patio de la casa de mi mama, pero de repente empezó a perder su precioso fruto, la fumigo, la abonó y la chineó como nunca pero fue inútil termino secándose. Al desarraigarla de la tierra nos dimos cuenta que en sus raíces venían pegados unos gusanos, ahí estaba el problema, en las raíces.

  • Christian

    Hola Apóstol, Lo bueno de todo esto, es que es una verdad que ahora nosotros conocemos, ahora como Embajadores de Cristo aquí en la tierra debemos revelarla esa verdad a muchos que no la conocen, llevarlos a la Fuente, reconciliandolos con el Padre a través de Jesucristo. Mi fuente es Dios, mi tierra es Dios, Mi esperanza de Vida es Dios. Que Dios nos bendiga a Todos.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *