VALE POR VEINTE Y HASTA POR CIEN

Cuando salí de trabajar de otro ministerio, hace como veinte años, descubrí después que tuvieron que sustituirme con cinco personas para que realizaran lo que yo solo hacía, y esto no es arrogancia, para nada, me enseñó un principio que luego supe no era original de mi parte, ya existía muchos años antes de mi nacimiento.  Sin embargo, sin saberlo, en aquel entonces ya valía por cinco.

Al avanzar los años y ocupar posiciones de liderazgo y dirección de personal me he encontrado con personas que cuando se van o se les despide no hay que sustituirlas por nadie, no valían ni siquiera lo suficiente como para buscar UN sustituto, pero también he vivido otros casos donde el que se fue, por tantas razones que pueden existir, nadie lo ha logrado sustituir, valía POR VARIOS.

Tenemos que reconocer nuestros límites, pero estoy seguro que todos podemos valer por más de uno.  Es decir, nunca te conformes con hacer lo que tu solo puedes hacer, apunta más arriba, que lo que hagas sea como por dos, o tres, o más.  Pero oigan esto, en la Biblia, en el Antiguo Testamento, específicamente en el libro de Levíticos capítulo 28, versículo 8 dice: “cinco de vosotros perseguirán a cien​​, y cien de vosotros perseguirán a diez mil”, eso es, en el primer caso VALER POR VEINTE (porque si cinco echan a ciento, entonces uno echa a viente), y el segundo caso es VALER POR CIEN (porque si ciento echan a diez mil, uno echa a cien).  Esto es VALER.

Creo que hay varias formas de llegar a valer por varios, cuyo mínimo lógico es dos, pero el mínimo bíblico es veinte.Multiply3

1. Actuar apasionadamente.
La pasión te multiplica, es un detonante de tu propio potencial.  Nunca hagas las cosas por la fuerza con que te las pidan, sino por la fuerza de tu pasión por hacerlas bien y en tiempo record.

2. Asumir más responsabilidad responsablemente.
Es decir, no tomes más cargos de los que puedas, pero estoy seguro que para empezar puedes con unas dos cosas más de las que tienes.  Si eres dirigente de un departamento, también puedes ser líder de un grupo pequeño, también puedes ser padre, además buen esposo, y empezar tu negocio.  Aquí vales por cinco, pero por cinco de verdad, no 0.2 que multiplicado por 5 el resultado es 1 (0.2 x 5 = 1).  Es decir, responsabilidad responsable.

3. Forma un equipo y delega supervisando de cerca.
Si eres líder, y formas veinte, el resultado es que partiendo de ti se hace el trabajo de veinte.  Si quieres valer por cien, ya sabes que hacer.

4. Recibe una gracia especial de Dios.
Lo que pasa es que, siendo ordinarios Dios nos hace extraordinarios, nos da una fuerza, una percepción, un entendimiento, una sabiduría, potenciada por su Espíritu para hacernos muy provechosos.  Un ejemplo lo dio el mismo Señor Jesús cuando dijo que unos darían fruto a treina POR UNO, otros a sesenta POR UNO, y otros a ciento POR UNO.

No puedes estar contento siendo solo UNO POR UNO.

Dr.GL

Dr. Guido Luis

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *