Category: Imaginación

¿EMPUJAS O TE EMPUJAN?

Me he encontrado en mi caminar por la vida con gente que hay que empujar para que hagan las cosas, y hay otros que más bien hasta lo empujan a uno.  Me refiero a la buenas cosas, comentar los que lo hacen para lo malo no vale la pena.  Y seguro que tu también puedes recordar a algunos con nombre y apellido a los que tenías que empujar, y también a los que te empujaron para ir a cosas mejores y más grandes.

En forma concisa esto es lo que pienso cuando digo ¿empujas o te empujan?:

1. A los que hay que empujar te restan las fuerzas, los que te empujan te las multiplican.
En mi caso, cuando hay gente que me empuja, me demanda que haga más, que de más, que logre más, y claro, según el potencial que uno tenga, así puede dar, pero cuando te “estimulan” entonces produces más, y al final se multiplicó lo que podías hacer.  Te pueden empujar a hacer un libro, a escribir una carta, a hacer unas llamadas, a visitar a alguna persona, a emprender una empresa, a desarrollar un negocio, a dar un seminario, a prepararte en algo más, ha pretender algo más grande… mil cosas.  Gracias a Dios por esos que te empujan.  En el caso de los que tienes que empujar para que hagan las cosas es como empujar un vehículo atorado en el lodo, no logran salir de ahí, giran y giran sus ruedas pero no llegan a ningún lado, más bien de ensucian, y todos tus esfuerzos se hacen en vano, al punto del agotamiento.  Si no ponen de su parte para salir de ahí, ahí se quedarán, y poco a poco se herrumbrarán hasta ser desechados.  Si por ahora eres de los que te empujan responde bien para que avances.  Y ojalá que aspires a volverte de los que empujan.

2. A los que hay que empujar no tienen visión, a los que empujan les sobra.
Los que empujan tienen sueños de grandeza, para ellos todo es posible, pero saben que solos no lo pueden hacer, así que empujan a otros a creer en sus sueños, y eso hace más grande la base para construir.  Los que empujan tienen sentido de dirección, quieren llegar a alguna parte, no están empujando al azar.  Ellos tienen un puerto donde quieren atracar, en cambio, a los que hay que empujar muchas veces están en medio del océano, y para ellos cualquier viento es bueno, pero para los que empujan no aceptan cualquier viento, solo si va en la dirección que apunta a su destino.

3. A los que hay que empujar nos pueden llegar a ayudar, a los que nos empujan de seguro nos ayudan.
En cierto sentido todos somos las dos cosas, empujamos y nos empujan.  No muy bueno es que solo respondas a cuando te empujan, y lo peor es que te empujen y ni siquiera respondas.  Los que responden solo cuando los empujan no es tan malo, indica que tienen ruedas por lo menos, porque de lo contrario sería arrastrarlos.  Pero los que empujan tienen motor.  Si respondes a que otros “te empujen”, es muy probable que descubras que también tienes motor, solo que faltaba que se estimulara un poquito.  ¡Enhorabuena!

ÉXITO ASEGURADO (2)

Reconocer cuál es tu habilidad es la punta del iceberg de tu potencial, y para que esa habilidad se manifieste en todo ese potencial que nos asegurará el éxito requiere de creatividad, que es nuestra segunda palabra de las siete que declaré ayer como fundamentales para el éxito personal y empresarial.  Así que vamos a la segunda palabra.

2. Creatividad.
La buena creatividad es la que resuelve algún problema, y la mejor creatividad es la que continuamente mejora la solución de ese problema o reto.

Hay mala creatividad, la que sirve para el mal.  O la que tiene características de  creatividad pero lo que se hace realmente no genera una solución, o genera algún beneficio para otros.  En lo personal me molesta la gente creativa para los chistes pero pobres cuando se trata de encontrar soluciones productivas.

La creatividad requiere tiempo para dejar volar la imaginación.  Cuando se trata del proceso creativo, no podemos cortarle las alas a la imaginación.  De hecho, la imaginación es la mejor herramienta de la creatividad.  Y no podemos encerrar la imaginación en una jaula, tenemos que más bien estimularla a que vuele.  No importa cuán estúpida pueda parecer una solución, hay que decirla.  Por supuesto, en un ambiente donde se trabaja con creatividad, ninguna idea es de menospreciar, porque una solución que nos parecía ilógica nos puede llevar a la que necesitábamos.

La creatividad requiere ideas.  Y de idea en idea llegamos a la IDEA GANADORA.  En mi staff creativo, lo vemos así.  Realmente es buscar la idea ganadora, y en el camino quedaron las demás, pero al final, el triunfo es de todos porque somos un equipo, y cuando la gente ve lo que hacemos, lo que ve es el resultado de todos como uno solo.  Y el que tuvo la idea ganadora un día, tiene la perdedora otro día.  Pero al final ganamos todos.

Algo que mata la creatividad es una reunión donde no se aportan ideas, o si no tomamos la actitud personal de generar ideas, porque para llegar a una buena idea se requieren muchas ideas.  Y si no nos proponemos dar tantas como podamos la tierra es infertil.  Dos cosas que ahogan la fuente de las ideas son la pereza mental y la indisciplina mental.  Pero una cosa que estimula la creatividad, y por tanto el fluir de las ideas es la fe.  Si tu no crees que hay soluciones, no piensas ninguna.  Debemos romper la pereza para pensar, y la indisciplina de pensar de todo pero no logra enfocarse.

Una cosa más sobre la creatividad para un éxito asegurado: Dar lugar a la divergencia, pero debe llegar a la convergencia.  Es decir, en la búsqueda de ideas, no debemos quedarnos anclados en un solo puerto, debemos navegar por todo lado, pero después debemos atracar en un puerto.  De lo contrario podemos tener ideas geniales pero nunca hacer una realidad.  O siguiendo la metáfora de dejar volar la imaginación, que vuele por los cuatro vientos, pero debemos aterrizar, debemos ir al trabajo.  Pero esa es la tercera palabra.

TODO PROBLEMA TIENE MÍNINO DIEZ SOLUCIONES

Todo problema tiene mínimo diez soluciones es algo que he dicho por los últimos veinte años. Y cada vez me convenzo más de que tengo razón. Y puedo darles algunos ejemplos de cómo he visto que otros lo demuestran perfectamente frente a los retos que lograron vencer. O puedo compartir algunas experiencias personales de cómo eso quedó muy claro. Pero esta vez prefiero darte algo gráfico. Se dice que “una imagen vale por mil palabras”. Entonces lo que a continuación te doy vale como por 35 mil palabras.

Cuando niño tuviste un problema: atarte los cordones de tus zapatos. Eso quedó resuelto en tu crecimiento, seguramente con la ayuda de papá y mamá. Pero alguien pensó lo mismo, que todo problema tiene mínimo diez soluciones, y por ser un pensador de posibilidades, no de imposibilidades, resolvió el problema de atarse los zapatos buscando todas las maneras, y encontró que al menos hay 35 formas correctas de atarse los cordones de los zapatos. Mira “mínimo diez soluciones”.

sneakers1xk0sneakers8rz1sneakers9ql4sneakers10pi7sneakers12zp2sneakers2to9sneakers3gw1sneakers4fr5sneakers5ik4sneakers6zq9

En el próximo veremos DIEZ TIPS para solucionar problemas.

Los “Rompe-Límites”

Sin esta clase de gente, los “rompe-límites”  ni siquiera habríamos salido de las cavernas.  Pero algún antepasado nuestro rompió los límites, se arriesgó y nos impulsó al siguiente paso.  Y así pasaron los años hasta que otro rompe-límites vino, tal vez fue el que trajo la iluminación en las calles de las primeras ciudades usando gas, y luego otro volvió a romper los límites y lo hizo iluminando con electricidad, y luego vino otro y perfeccionó lo anterior.  Luego vino otro rompe-límites y pensó en comunicación por voz directamente entre interlocutores, y ya no por frases cortas de telégrafo, y luego vino otro y pensó en teléfonos en todas las casas, luego vino otro y pensó en teléfonos portátiles para todas las personas, y luego viene otro y piensa es transmisión ya no de voz sino de video, y así vamos.  Esto es un resumen resumido solo de una cosa, pero cuántas más disfrutamos por esa gente rompe-límites.

Rompe-Límtes

Hay algunas características que son comunes en los “rompe-límites”:

  1. Ven con los ojos.  Parece tan sencillo, ver, pero la mayoría no lo hacen.  Prácticamente hacen las cosas automáticamente.  Ya no ven que algo se puede mejorar.  Ya no ven la suciedad.  Ya no ven otras posibles formas de hacer lo que hacen.
  2. Ven con el corazón.  Del punto donde están se levantan en la línea del tiempo para ver años, decenios y hasta centurias por delante, y hacen de su visión su futuro.
  3. Creen.  Están seguros que ellos pueden cambiar las cosas.  En su mente no hay muros infranqueables, hay túneles para atravesar las montañas de obstáculos.
  4. Son creativos.  Ponen los recursos de la imaginación a funcionar a toda máquina, y están persuadidos de que si se puede hacer aquello que imaginan.
  5. Son perseverantes.  Claro, porque creen en lo que hacen.  Sienten que han nacido marcados para cumplir con un destino superior a lo que ellos mismos pudieron escoger, así que se comprometen consigo mismos sin importar el precio que deban pagar.  Son gente que no se rinde, si fallan lo vuelven a intentar, y si fallan, lo vuelven a intentar, y si fallan… ya sabe.
  6. Trabajan en equipo.  Es tan grande lo que visualizan que hacerlo solos es un impedimento para el éxito, así que entienden la importancia de un equipo, y no de cualquier equipo, de un equipo de lujo.  Tal vez el más grande de los impedimentos prácticos para llegar a la meta sea un mal equipo.  Por eso se vuelven estrictos con su equipo solo para retarlos a sacar lo máximo.
  7. Piensan en grande a favor de los demás.  No son egoístas  motivados solo por el beneficio personal, son motivados por los beneficios que traerán a los demás.  Hay un deleite en eso, y esa es su mayor recompensa.

Vuélvete un “rompe-límites”.

El Lienzo de la Creatividad

Clásicamente el lienzo para la pintura es una tela tensada, el lienzo para la música el pentagrama, el lienzo del escultor una roca, el lienzo de un arquitecto una topografía, el lienzo de los padres sus hijos.  Pero, ¿cuál es el lienzo de la creatividad?  La imaginación.

Alguien dijo, “si lo puedes imaginar lo puedes crear”.  Nadie piense que esto significa que no hay límites, porque quienes imaginamos somos criaturas finitas.  Y sin embargo, wow, lo que podemos imaginar, pareciera que no hay límites.

Ahora, imagina una playa, van caminando dos enamorados tomados de la mano a la hora del ocaso, donde parece que el Sol es tragado por el Océano, y los colores del cielo son naranjas, violetas y azules, de fondo las olas rompen y producen un sonido que nos inspira paz, y a lo lejos unas aves que vuelan frente al Sol y solo vemos sus siluetas negras atravesándolo. Poco a poco el Sol desaparece del todo y las estrellas van apareciendo en la oscuridad del cielo; ahora el mar refleja la luna, y aunque no vemos donde termina el mar en el horizonte, sabemos que está ahí por el ir y venir de las olas que son como los matices de una obra musical.

¿Logras imaginarte algo?
imagination

Por supuesto, es que tenemos esa capacidad.  Entonces te tengo buenas noticias, tienes el lienzo de la creatividad.  La imaginación es la tela donde pintan los que usan la creatividad, es el pentagrama y la roca.

La imaginación, que se nota, es una palabra cuya raíz es imagen, es ver por adelantado “una imagen” de lo que todavía no es, de lo que todavía no se ve.  Ahora, nota esto: La fe es la convicción de lo que no se ve, la certeza de lo que se espera; pero para tener la convicción de lo que no se ve, y certeza de que lo que se espera viene, se ocupa imaginación.  Entonces: la fe usa la imaginación para confesar lo que todavía no vemos.

Creatividad y fe,  ¿qué tal si las pones juntas en el mismo lienzo de la imaginación?  Ahí si no hay límites, porque para el que cree todo es posible (Mr.9:23).

Se creativo.