Category: Espíritu Santo

ESTA SEMANA: TODO TE VA A SALIR BIEN

Hoy domingo, y como los últimos domingos de agosto y setiembre, he venido dando una palabra como lineamiento general, según el Espíritu Santo me da, en las reuniones de la iglesia, y quería compartirlas por este medio, para todos los que por alguna razón no pudieron llegar, y para todo el que la crea no importa donde esté.

Tanto en la primera reunión, como en la segunda hubo un mover del Espíritu diferente.  Esta vez no estuvo centrado en las sanidades, milagros y la operación de los dones, sino en adorar al Padre.  Hoy la iglesia se movió en esa dimensión de adoración donde ni siquiera se ocuparon los instrumentos de la banda, “a capella” (solo las voces) estuvimos un buen tiempo adorando declarando una y otra vez que Él es santo, santo, santo.  Fue maravilloso.  Aunque en la segunda reunión, con los instrumentos también fue poderoso.

Las mujeres cuando cantaron era extraordinario, la canción “a capella” les quedó muy bien para su tono de voz, y para los hombres daba un matiz de tono bajo que con el de las mujeres se combinaba impresionantemente.  Mientras esto pasaba, la presencia de Dios fluía, y literalmente yo percibí ángeles en la reunión.

Una palabra en esos momentos vino del Espíritu para ministrarnos, y era: “encomienda al Señor tu camino, confía en Él, y Él hará”.  Dos cosas nos tocan a nosotros y una al Señor, yo encomiendo mi camino, y confío en Él, y la parte del Señor es esta: ÉL HARÁ.  Eso mientras adorábamos, porque cuando haces que Él reciba adoración, Él hace que tu recibas tu milagro.  Es que cuando estás en su presencia como vivimos hoy, es natural su manifestación milagrosa en medio de nosotros.  Tu lo ministras a Él, y Él te ministra a ti.

Y la palabra específica para esta semana es: TODO TE SALDRÁ BIEN.  Eso me lo daba el Espíritu para la iglesia.  Créelo.  Recíbelo.  Confiésalo.  Disfrútalo.

LAS TRES COSAS QUE DICE REALMENTE JEREMÍAS 33:3

Todos los seres humanos estamos propensos a que nos ocurran diferentes vicisitudes en la vida que nos pueden afectar negativamente.  Nos podemos entristecer, deprimir, sentir desamparados, afectarnos por la soledad a cualquier edad, sentirnos fracasados, traicionados, no amados, rechazados, angustiados, afligidos, usados por otros, humillados, agobiados, acomplejados ante otros, orgullosos, prepotentes y a la vez insuficientes, aterrados, atemorizados, paralizados por desafíos de toda clase, en bancarrota de todo tipo, desvalidos, perseguidos, derrotados, tensos, descontrolados hasta la locura, en fin, nuestra fragilidad se evidencia por todo lado.

Definitivamente necesitamos “a alguien que nos consuele”, y hablo en estricto sentido etimológico de la palabra griega “consolador”.  Les cuento porqué.  Hace como ocho meses estoy hablando sobre la persona del Espíritu Santo a todo el ministerio Kingdomtakers.  Y hoy entré al tema: Nueve Verdades sobre el Espíritu Santo”, y vi la número uno: Él es nuestro consolador, que en griego, resumidamente, significa: Uno llamado al lado para que esté con nosotros y nos ayude a salir airosos de cualquier situación.  Y una de sus funciones “consoladoras” es ayudarnos cuando no sabemos ni como orar.  Práctica vital para vivir una vida victoriosa.  Así que de ahí pasé a enseñar, tomando uno de los versículos más famosos sobre el tema de la oración, Jer.33:3, las tres cosas que están implícitas y debemos hacerlas explícitas.  Jer.33:3 dice: “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.”.  Y estas son las tres cosas:

Clama a mi.
Tres cosas nos deben animar a clamar a Dios:

1. Si tu llamas a una persona por teléfono, y no responde, lo vuelves a intentar, pero si eso es así una y otra vez, que nunca contesta, entonces lo dejas de llamar, porque no contesta, pero si lees otra vez Jer.33:3 dice que “yo te responderé”.  Eso entonces debe animarnos a clamar a Dios.  En el Sal.91:15 se reafirma la verdad de que si clamo Él me responde: “Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré.”.

2. Lo segundo es que si nos fijamos antes del versículo 3, en Jer.33:2 dice: “Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre”.  Y para confirmar que significa esto, mira lo que dice en Jer.32:17: “¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti”.  Entonces, si algo nos debe motivar a clamar a Dios es que Él es capaz de responder a nuestro clamor.

3. Y lo tercero que debe animarnos a clamar a Dios son los testimonios de aquellos que clamaron y Dios les respondió, porque eso es lo que Él prometió.  Permítame recordar solo tres:

a. Ana clamó por un hijo, y Dios le respondió (1Sa.1:12,13).
b. La mujer que tenía una hija con un demonio clamó, y Dios le respondió (Mr.7:28,29).
c. Bartimeo, un hombre ciego, clamó, y Dios le respondió (Mr.10:51,52).

Lo que debemos analizar de los tres ejemplos anteriores es cómo clamaron, porque si clamamos Él prometió responder, así que cuando vemos que no hay respuesta, estoy seguro que el problema no es del que está en el cielo, sino de los que están en la tierra.

La próxima semana continúo (porque voy conforme comparto los domingos).

Comparte este post con tus amigos de facebook.  Haz click en “Share.
Y agrágate en mi nueva página de facebook:

http://www.facebook.com/pages/Guido-Luis-Nunez/125977424109308?ref=mf

NUEVE VERDADES SOBRE EL ESPÍRITU SANTO

Este es el tema con que continuamos hablando sobre LA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO.  Tenemos que hablar tanto como podamos acerca de Él, y eso es lo normal cuando amamos a alguien profundamente, y queremos conocerlo mucho mejor aún.

En Kingdomtakers somos de la Barra del Espíritu Santo.

NO EMOCIONA CRISTIANOS EMOCIONALES

No me emocionan los cristianos emocionales.  ¡Pero cómo me animan, me retan, me desafían, me enseñan, me impulsan, me levantan, y me súper inspiran los cristianos espirituales!  Hoy hablé con una esposa después de que su marido fue asesinado por alguien que hizo una ráfaga de balas contra viarias personas en un establecimiento.  Cuando hablé con ella me llené de entusiasmo, alabamos al Señor juntos, expresamos nuestra esperanza eterna, y podía percibir la fortaleza que da el Espíritu Santo derramando la abundante gracia del Señor.  ¡Qué mujer!  ¡Espiritual!  ¡No emocional!  ¡No almática!

Por supuesto, esto no significa que las emociones sean malas por sí mismas.  Pero estas no deben gobernar nuestra conducta.  Deben embellecerla, no malograrla.  Algunos dicen que básicamente se pueden catalogar las emociones en ocho categorías: Temor, sorpresa, tristeza, disgusto, ira, esperanza, alegría y aceptación.  Que luego al combinarse entre ellas resulta todo el abanico emocional, que se hace mayor cuando pensamos en que las emociones se pueden manifestar en diferentes intensidades, lo cual hace más grande la gama emocional, tanto como casi 5 elevado a la 21 potencia (cálculo mío).

Pero sea como sea, imagínese que nos comportáramos de acuerdo a lo que estemos sintiendo.  Algunos si lo hacen, pero el final no es bueno.  Sienten irse con una mujer que no es su esposa, y de ahí surge una familia destruida, con los dolores de un divorcio, y muy probablemente una relación nueva con fundamentos muy endebles para construir la “nueva relación”, por tanto, con un futuro predecible de un nuevo fracaso.

Si nos dejamos gobernar por lo que sentimos de seguro que no iríamos a trabajar el día que amanece lloviendo, con frío, obscuro, y pareciera que más calientitas que nunca las cobijas.  ¿Cuántos están en las cárceles porque se dejaron llevar por las emociones?  ¿Cuántos murieron porque se sentía muy bien ir a altísima velocidad en su automóvil?  ¿Cuántos dañaron relaciones importantes con otros porque en el calor de las emociones dijeron cosas que provocaron distanciamiento y consecuencias irreconciliables?

Una de las cosas que he visto a lo largo de los años de la experiencia tratando con gente es que podemos controlar y cambiar las emociones.  No siempre podremos cambiar las circunstancias, pero siempre podremos cambiar los sentimientos.  Cuando logramos dominar las emociones es un buen indicio de que estamos madurando, y lo contrario, dejarnos llevar por la corriente emocional es indicio de nuestra inmadurez.

Empecé hablando de cristianos emocionales como una objeción a la vida cristiana porque ser cristiano y ser gobernado por las emociones es como si hubiésemos logrado mezclar el agua y el aceite, lo cual en condiciones normales en violentar las leyes físico-químicas, y en la conducta cristiana es violentar leyes espirituales.  Al cristiano le guía el Espíritu Santo, no las circunstancias.

Para compartir este post en tu facebook dale click a “share”.

HOY ES JUEVES PARA LLENAR NUESTRO AUDITORIO

El mejor día entre semana es el Jueves de Kingdomtakers.  Noche de avivamiento y milagros.  Podemos ser profesionales, empresarios, comerciantes, trabajadores independientes, empleados, artistas, jugadores profesionales, o lo que sea, y eso no nos quita que le demos el primer lugar al Señor.  Todo lo contrario nacimos para primero darle lugar al Reino de Dios.  De hecho, si esto no se hace estamos poniendo las cosas al revés y por eso es que salen al revés muchas cosas que luego hacemos.

Démosle el primer lugar el Espíritu Santo, y todo caerá por su propio peso en el lugar correcto.

Llenemos nuestro auditorio.  Ven tu, y trae a otro.  Pasemos una buena noche con la expectativa al máximo de que el Espíritu Santo nos sorprenderá. Él es la persona más hermosa, gloriosa, extraordinaria y preciosa que está en la Tierra para ser nuestro mejor amigo.