Category: Futuro

LA TIERRA DE LOS “SI HUBIERA” NO EXISTE

Las discusiones han sido acaloradas, la temperatura en algunos casos ha llegado en algunos casos al rojo vivo en aquellos que comentan y analizan el desempeño de los árbitros en la Copa Mundial 2010 en Sudáfrica.  Y lo que oí como muy interesante fue que ya se dejara de estar excusando apelando a que si el árbitro no “hubiera” afectado a Inglaterra, si no “hubiera” afectado a México, las cosas “hubieran” sido muy distintas.

Abandona por amor a Dios los “si hubiera” de tu vida porque:

1. Encienden el sentimiento de culpabilidad.
Lo que pasó pasó.  No te tortures con lo que no puedes cambiar.  Eso de si “hubiera” estudiado no estaría aquí.  “Si me hubiera” casado mejor con Ana y no con Juana no estaría oprimido por esta mujer de mala gana.  “Si hubiera” comido menos.  “Si hubiera” hecho caso.  “Si hubiera” aceptado lo que me ofrecieron en aquella ocasión.  “Si hubiera” tomado mejor aquella decisión.  “Si hubiera”…

2. Te dejan estancado en el pasado.
Estar en esa dinámica diabólica de recordar los “si hubiera” son además de dañinos para el alma, son como un ancla que no te deja zarpar a nuevos puertos.  Y el mar es muy grande, tanto como todas las oportunidades que hay en la vida, y todas las posibilidades para desarrollarte.  Conocí a un hombre que decía: “Si no hubiera firmado ese cheque nunca me habrían involucrado en ese desfalco”.  Eso lo dijo mientras pasaron los años, su cabello negro llegó a volverse blanco, sus años mozos se acabaron, pero su pasado seguía tan fresco como el mismo día en que ocurrieron los hechos años atrás.

3. Es mal invertir el tiempo.
Nada de lo que pasó lo puedes cambiar aunque confieses un millón de veces “si hubiera esto o aquello”.  No te martirices con los “si hubiera”.  Usa el tiempo para el presente y el futuro.  El pasado no lo podemos cambiar, pero el presente aprovechar para un futuro mejorar.

4. No nos dejan aprender.
Cuando nos concentramos en los “si hubiera” cerramos las puertas del aprendizaje.  Solo veo el pasado para aprender.  El pasado le da anemia a tu presente, pero el futuro lo nutre.  Sin embargo, si lo ves desde la perspectiva del aprendizaje, el pasado le da seguridad a tu futuro si tomas las lecciones en el presente.

5. Nos conducen a la conformidad.
Es como si nos cruzáramos de brazos diciendo: “bueno, eso es lo que pasó, y por eso es que vivimos así y así, que le vamos a hacer”.  Si mi papá hubiera sido buen padre yo no sería un maleante.  Ningún “si hubiera” tiene que determinar una correcta forma de vida hoy.  No podemos seguir viviendo fruto de los “si hubiera”, tenemos que volvernos responsables de nuestras decisiones, y usar la brújula que se orienta con el norte magnético del cielo.

UNA VERDAD EXTRAORDINARIA: LA GENTE SI PUEDE CAMBIAR

Voy al grano.  Me resisto a marcar a la gente de tal forma que pareciera que nunca van a cambiar.  Yo soy un ejemplo de eso, y creo que cada uno de ustedes mis lectores, también.  Yo no soy el mismo de hace diez años, sin embargo, gente que me conoció hace diez años puede comentar con otros que yo soy de esta y de aquella manera, pero lo que está diciendo no es verdad, eso que dice es lo que yo fui, pero cambie.  En sus mentes yo sigo siendo el mismo, pero en la vida real soy otro.  Exactamente eso le pasa a todos los que han cambiado pero siguen siendo los mismos en la opinión de los que les conocieron tiempo atrás.

De mi parte, yo creo que las personas cambian.  Y aunque fueron de cierta manera, o cometieron errores de diferentes clases, me resisto a marcarlos así para el resto de sus vidas, me resisto a creer que llegarán de la misma forma hasta la tumba.  En el camino cambiarán para bien.  Eso es lo que yo prefiero creer.

Ahora, si no cambian, ellos fueron los que no aprovecharon mi forma de tratarlos.  Porque cuando tu no marcas a alguna persona le darás oportunidades que si no creyeras que cambian no se las darías.  Siempre he dicho que soy un hombre de oportunidades para los demás, y el fundamento de mi proceder es que creo que la gente cambia.

Puedes cometer errores, y hasta graves, pero eso no me autoriza a seguir llamándote de alguna manera por tus fallos.  Hay algunos que les encanta poner apodos según los errores de los demás, como si ellos no los cometieran, pero mejor sigamos llamándoles por sus nombres, y con la esperanza de que si cambiarán.

Yo creo que una de las virtudes de la naturaleza humana es cambiar para mejorar.  Tenemos la llave del cambio.  Desde que nacemos empieza el camino del continuo cambio, pasamos de infantes a niños, luego a jóvenes, y de ahí a la adultez.  Cambiamos de la inmadurez a la madurez.  Y aunque parece que algunos lo hacen a menor velocidad, y otros lo hacen a pasos agigantados, la verdad es que todos cambiamos.  Oigo que alguien dice: “es que fulano es un…” por algo que pasó hace tiempo.  No lo marques, como a ti tampoco te gustaría que te condenen a una forma de ser que ya no tienes porque cambiaste.

Lo peor, de verdad, lo peor, es cuando uno se marca así mismo y dice: “es que yo soy así, y nunca cambiaré”.  Desecha esas palabras.  No es verdad.  No nos condenemos a nosotros mismos. Hasta Dios cree que tu puedes cambiar.  Y si Dios lo cree, ¿quién soy yo para marcarme o marcarte?

LOS MEJORES TRABAJAN CON LOS MEJORES

Cuando violamos este principio, tenemos problemas, perdemos demasiado tiempo, tanto que a veces tenemos que empezar de nuevo, desde cero, para volver a edificar lo que fue destruido.  Este principio lo han descubierto los que se han vuelto mejores, y saben que si no se rodean de gente como ellos, es decir, los mejores, nunca llegarán a explotar a los niveles que desean, porque los mejores te harán flotar y elevarse, pero los peores te harán bajar y hundirse.

Los mejores necesitan a los mejores, porque los mejores:

  1. Los mejores tienen motivación propia.
    No hay que perder tiempo tratando de motivarlos, y menos frustrándose uno mismo tratando de hacer que ellos hagan las cosas.  Todo lo contrario, ellos hasta se vuelven como combustible para el “mejor” con quien trabajan.
  2. Los mejores ven adelante.
    Los mejores no ven atrás, ven adelante.  Están desarrollando la función en su lugar actual, de la manera actual, pero ya están viendo lo que se necesita para hacer las cosas cuando sean más grandes, para cuando se expandan.  Es como si ellos estuvieran siempre subiendo gradas, ven la que siguen.  No están conformes donde están, siempre ven como mejorar las cosas.
  3. Los mejores hacen de la excelencia su marca.
    Los mejores hacen lo que hacen con la marca de la excelencia bien sellada en la superficie de todo lo que tocan.  Lo que tocan brilla.  Lo que tocan se vuelve hermoso.  Lo que tocan huele a buena calidad.  Hay gente que lo que toca lo destruye, lo echa a perder, lo ensucia, lo degrada, lo mancha, lo aniquila, lo afea.
  4. Los mejores conocen.
    Cuando “el mejor” trabaja con “los mejores”, lo mejores saben de lo que está hablando su líder, porque ellos conocen, y no solo conocen la materia que domina “el mejor”, hasta aportan par que las cosas sigan creciendo.
  5. Los mejores tienen el mismo espíritu.
    Es decir, tienen una conexión especial con la cabeza de la organización, de la oficina, o del proyecto.  Han llegado a pensar de la misma forma, de soñar los mismos sueños, de aspirar a lo mismo, a hablar de la misma manera un lenguaje que para otros hay que traducirles para que entiendan.

Este principio es un principio bíblico.  Una cosa es que Dios escoge hasta lo vil para usarlo, y otra es que Dios usa a lo mejor.  Es verdad que Él escoge lo vil, pero no usa lo vil, lo santifica, lo llena de su sabiduría, lo capacita, lo bendice, lo fortalece, y lo unge, es decir, lo vuelve “lo mejor” a partir de lo vil.  Ya Saulo había dado muestras de un ímpetu fuera de lo común cuando el Señor lo tomó y lo convirtió en el apóstol Pablo.  No usó a Saulo, lo hizo un Pablo.  Y el Señor, “el mejor” trabajó con “los mejores”, y producto de eso tenemos esos escritos extraordinarios de Pablo.

¡Vuélvete de “los mejores”!

CINCO CLAVES PARA DESARROLLAR UNA FORMA DE PENSAR POSITIVA (4)

Hoy termino esta serie de CINCO CLAVES PARA DESARROLLAR UNA FORMA DE PENSAR POSITIVA, que más que ideas, pensamientos en el aire, hipótesis y tesis, han sido ejercicios para el alma para el bien personal y de los demás.  Y claro, como el mejor resultado, lo que he estimulado es que cosechemos una forma de pensar positiva.  El fundamento ha sido que si “cambiamos de manera de pensar, cambia nuestra manera de vivir”.  Por tanto, si nuestra forma de pensar es positiva, así será nuestra forma de vivir.  Y como he dicho, es una de las verdades más extraordinarias para el género humano que aprendí de la Biblia (Ro.12:2).  Ahora la quinta clave.

FutureIsBest

5. Adoptemos la actitud de que el futuro será mejor.

Sueña.  A Robert Kennedy le gustaba decir: “Ciertos hombres ven las cosas tal como son, y se preguntan, ¿por qué?.  Yo sueño con cosas que nunca ocurrieron, y me pregunto, ¿por qué no?”.  La gente que piensa positivamente no es conformista y menos fatalista.  El conformista ve las cosas tal como son y no hace, ni quiere hacer nada, para que las cosas cambien.  El fatalista tampoco hace nada para evitar eso que él dice que viene que será peor que lo actual, solo pasa diciendo, sin hacer nada para evitarlo.  Su contínua confesión es que las cosas para su familia serán cada vez peores, que las cosas para su país serán cada vez peores, y entonces, antes de tiempo se echa a morir.  No te eches a morir.  Si cambias de manera de pensar cambias de manera de vivir.

Sé que pensar que las cosas pueden mejorar es un esfuerzo enorme para más de uno, pero hay mucho más que ganar que lo que se puede perder.  Si comenzamos a creer que sí puede haber algo mejor en el futuro, entonces respiremos profundo, y antes de renunciar intentémoslo de nuevo, y cuantas veces sean necesarias.  Prefiero morir intentándolo, que morir rindiéndome.

Una cosa que a mi me ayudó fue romper con la religión, tal como se concibe tradicionalmente.  Eso de un conjunto de normas que me dicen lo que NO debo hacer dictadas por un “dios” a cincuenta mil años luz sentado en una nube, listo para castigar todas mis desobediencias.  Ese “dios” no es el Dios de la Biblia.  Dios es bueno.  Entonces, ¿qué esperar de un Dios bueno?  ¡Solo cosas buenas!  Sin embargo, los conformistas y fatalistas, cuidado que sean hijos de la religión hueca, porque está vacía de la concepción del Dios bueno que, aun siendo malos, hace salir el sol, y hace llover, tanto para malos como buenos, solo por eso, porque Él es bueno, y para siempre es su misericordia.

Te animo a tomar una de mis frases no patentadas, por lo que puedes usarla sin permiso: “Vamos para cosas grandes”.

EL MAYOR ERROR DE LA PELÍCULA 2012

Los efectos están muy buenos, la trama demasiado “no creíble”, empezando porque estando en el centro del super-volcán en el Parque Yellowstone buscando un mapa, pudo escapar en una casa rodante rumbo hacia una avioneta, que logra abordar, para luego pasar a un super avión ruso que se estrella, se salvan en un Bentley, y por fin abordan “por la cocina” un “arca” cuyos precios eran de hasta mil millones por pasajero.

2012
Pero la película tiene algunos errores:

1. Los neutrinos en aumento por la actividad solar NO producen el efecto que argumenta la película, el de la actividad volcánica y tectónica.

2. Las comunicaciones SERÍAN trastornadas gravemente porque la actividad solar genera campos magnéticos, y estos a su vez afecta a los satélites y transmisiones en general, pero en la película se ve a uno de los actores llamando por celular a un amigo suyo que está por otro lado del mundo, justo frente a una marejada gigante provocada por un tsunami.  Ya quisiéramos que los celulares funcionaran tan bien como los de la película, que ni siguiera el fin del mundo los afecta.

3. Pero el MAYOR de los errores, el más grande de los grandísimos errores es pasar por alto un detalle sobre cómo en verdad ocurrirá el fin del mundo.  El subtítulo de la película es: “fuimos advertidos”.  Pero ni ellos mismos, los señores de Hollywood, hacen caso de las advertencias sobre el fin del mundo:  que la tierra no será destruida por agua donde solo los que estén en una “arca” se salvarán.  La próxima vez que la humanidad sea destruida totalmente será por fuego, no por agua.  El conocimiento de que no será por agua es una promesa que Dios le dio a Noé: “no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.” (Gn.9:11).  En la película todo queda cubierto por agua y esperan a que las aguas se retiren para desembarcar y empezar del año 1 en adelante una nueva vida.  Solo un diluvio puede volver a cubrir la tierra con agua en tales proporciones, y así no sucederá.

Lo que si es cierto es que el fin del mundo viene, pero no el 2012 (otro error de la película), nadie lo sabe, absolutamente nadie.  Ese conocimiento también está en la Biblia: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” (Mr.13:32).  Esto se refiere a la segunda venida de Jesús que se relaciona con los acontecimientos del fin del mundo.  Y solo hay una forma de salvarse del fin del mundo: entrar en el arca que se llama Jesús.

AÑO 2010, AÑO DE…

Cada año, antes de que comience el siguiente le pongo nombre a ese año decretando en el nombre de Jesús lo que será una de las cosas más importantes que acontecerán.  Generalmente lo hago el primer domingo de enero del nuevo año, y desde octubre estoy orando al Señor para que me guíe, pero este año ha sido diferente, sin ni siquiera tener en mente esa búsqueda quedé impresionado con lo que Dios ponía en mi corazón, así que atípicamente este domingo en Kingdomtakers estaré declarándolo, porque se apresura el plan de Dios.

Si deseas ver la transmisión en vivo ve a www.kingdomtakers.com.  Los dos horarios en vivo son 10 am y 5 pm hora de Costa Rica.

Año2010

El año 2010 será un año que muchos nunca olvidarán, verán a Dios actuar de maneras que no dejarán tela de duda de que Él es Dios.  Mmmmmm,,,,  Mmmmmm….  Mmmmmm.