Category: dar

EL PRINCIPIO ADMISTRATIVO DEL “SACO ROTO”

He oído a personas decir que tenían autos lujosos, casas, fincas, vacaciones en otros países, y que luego lo perdieron todo.  Eso me deja claro que no fue Dios no les bendijo.  La tuvieron abundantemente.  ¿Entonces qué sucedió para que hoy ya no disfruten de aquello?  Creo que la respuesta es mala administración.  No podemos decir tan fácilmente que Dios no nos bendice, si investigamos un poco, creo que la mayoría de las razones se inclinan a que no administramos bien la bendición de Dios.

Una de las cosas que veo muy común es lo que llamo “huecos”, que somos nosotros mismos los que los hacemos, y luego vienen a ser como los huecos donde nosotros mismos nos enterramos.  Les doy un ejemplo para explicarme mejor.  Si apenas puedes ir pagando tus estudios, y cada semana vas al cine, estás haciendo un “hueco”.  Debes tapar ese “hueco” dejando de ir al cine hasta que tengas la capacidad de pagar los estudios e ir al cine.  Mientras tanto, hacer las dos cosas es una estupidez, que es lo mismo que una mala administración.

Una vez tuve un buen tiempo un celular que descubrí que todos le decían “ombligo”, porque todos tenían uno, me dijeron.  Pero no me importó, cuando ya pude tener uno mejor, lo compré.  Pero hacerlo antes no era sabio, era abrir un “hueco”.  Y por cierto, podemos hacer “huecos” tan profundos, que solo la buena administración y un milagro de Dios nos pueden regresar a la superficie.

Pero el hueco más grande de todos lo mencionó el profeta Hageo en el libro de la Biblia que lleva su mismo nombre.  Hageo dijo que cuando nosotros descuidamos dar en la obra de Dios, echamos en “saco roto”.  Que cuando nuestra atención está solo en nuestras casas, pero no en la “casa de Dios”, el saco donde colocamos nuestras cosechas está roto.  Así que por un lado llenamos y por el otro se vacía.  La mala administración empieza cuando no honramos a Dios con nuestros bienes como Él nos ha prosperado.  Empezando porque cuando no le honramos así no declaramos que nuestra dependencia para vivir está en Él, no en nuestras fuerzas.  Cuando yo le doy a Dios, creo que me rendirá más lo que me queda, que cuando me dejo todo.  Rinde más menos en las manos de Dios, que todo en las mías.

He escuchado la exclamación de alguien que dice: No se lo que pasó, tenía tanto en la billetera, y se desapareció.  Puede ser que la billetera esté rota, o puede ser que haya una rotura mayor en el mundo espiritual, que lo enseña muy bien el profeta Hageo.  Pero en general, es un principio administrativo del “saco roto” lo que está afectándonos.  Volvamos a la buena práctica de la fe y el amor a Dios y su obra de dar conforme Él nos ha prosperado, y que para disciplinarnos, da el primer paso empezando con el “diezmo”, que para lo que aman a Dios, es solo el inicio, porque estos siempre van más allá.

CONVIÉRTETE EN UNA PERSONA CINCO ESTRELLAS

Muchísimas cosas pueden definir a una persona, así que me aventuro a decir que dentro de todo ese abanico de posibilidades, hay cinco factores que son los que más pueden entrar en juego para definir a una persona como cinco estrellas, es decir, fuera de lo común, del más alto nivel.  Por supuesto, el tema queda abierto para sus comentarios y aportes, pero creo son cinco los pilares que harán que seas una persona completa, que si los tenemos nos convertiremos una mejor persona, cinco estrellas.

Voy a ir mencionando los factores en el orden de menor a mayor valor.

1. Apariencia.
Debemos cuidar nuestra apariencia, para que sea una buena apariencia.  Me refiero a salud, buena condición física, suficiente descanso, peso proporcional a nuestra estatura y edad, cuidado personal exterior como buen aliento, bien peinado, bien vestido (lo cual no quiere decir ropa cara), bien presentable a los demás.  Para una buena primera impresión no hay dos oportunidades.

2. Inteligencia.
Todos somos inteligentes.  Pero no todos la usan.  Todos tenemos un cerebro.  Solo tenemos que usarlo.  Algunos dicen que la mayoría solo llegamos a usar el 10% de nuestro cerebro, en el sentido de que ese es nuestro límite, y que no somos capaces de más, excepto algunos privilegiados como Einsten, que los mismos proponentes de ese mísero límite, dicen que usó el 20%.  La verdad es que todos podemos usar el 100% de nuestro cerebro, solo tenemos que usarlo.  Sencillo.  Todos podemos aprender idiomas, almacenar información, aprender profesiones, desarrollar destrezas, memorizar nombres, etc., etc., etc.  Y claro, usar todo eso para tomar buenas decisiones, prosperar y ayudar a otros.

3. Estabilidad emocional.
¿Cuánta gente conozco que tiene tremendos talentos, maravillosos dones, increíbles capacidades, PERO son tan inestables emocionalmente?  Lo que tienen de inteligentes y buena apariencia les falta de estabilidad emocional, y eso es como tener grande hoyos en el fondo del bote en alta mar.  Un día quieren una cosa, y el otro día quieren otra diferente.  Un día confían y el otro desconfían.  Un día tienen tremendos sueños, el otro día renuncian a sus sueños.  Un día dicen que mueren contigo, el otro día te abandonan.  Estabilidad es la palabra clave.  Dice la Biblia que los de doble ánimo, ni siquiera esperen recibir algo de Dios (Stg.1:6-8).  ¡Eso es muy fuerte!  Ni Dios avala a los inconstantes.

4. Generosidad.
Las buenas relaciones con los demás son importantísimas.  El buen trato, la amabilidad, la consideración a otros, etc.  Pero si hay algo que entre todas esas manifestaciones interpersonales es superior, es la generosidad hacia los demás.  Es romper con el solo pensar en mi, sino también en el bienestar de los demás.  Y si eres generoso no eres avaro.  Y el orden es así.  Primero generoso con Dios, segundo con tu familia, tercero con los que te rodean en una relación vital, cuarto con los que te rodean en el trabajo o estudio, cinco todo el mundo.  Sin embargo, no podemos ayudar a todo el mundo, pero si cada uno ayuda los cercanos, al final ayudamos a todos.  Y otra cosa, parece que algunos se oponen a que prosperes, pero si ves la prosperidad como una manera de ayudar mejor a otros, esa prosperidad es necesaria.

5. Espiritual.
Cómo dije, estoy haciendo mención de estos cinco factores, empezando con el menor y terminando con el mayor.  ¿Y cómo no va a ser este el mayor?  Pues, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero con todas sus riquezas, ser Miss Universo o Mister Atlas, pero perder su alma?  Debemos buscar el reino de Dios antes que cualquier otra cosa.  Debemos volver al creador del cielo y de la tierra, no por nuestros caminos, sino por el único camino que lleva al Padre, Jesús.  Y todo el que recibe a Jesús recibe la vida eterna y entra en una comunión con el Espíritu Santo que nos conduce en la verdad y la vida en abundancia.

Si no has empezado… ¡Comienza a convertirte en una persona cinco estrellas!

PEDID Y SE OS DARÁ

Hoy mi hija Priscilla vino a mi en la tarde, y me pidió unos fonts (fuentes tipografícas).  Me dijo que querían hacer unas camisetas con el nombre “FUEL”, usando como idea de diseño llenar la camiseta con “fuel” por todo lado usando diferentes fonts.  Como ella sabe que yo tengo bastantes, porque me gusta el diseño, y especialmente el uso de las tipografías, y que de hecho, he creado algunas, como las de nuestro logo de KINGDOMTAKERS, o el de MANA.

Bueno, el asunto es que como ella sabe que tengo en mi laptop cerca de 125 mil tipografías, y el común de la gente tiene menos de 2 mil, ella conoce que tengo suficientes para darle. Le dije que le daría una colección muy buena de casi 500, se las mostré y me decía: “esa pa, esa, uyyy que buena esa…”.  Le preparé la colección y se la pasé por skype.  Pero pensé en otras opciones, y le dije que tenía otra de las varias colecciones muy buena, y de pasó le dije que si buscaba internet se daría cuenta de que el valor DE CADA FONT era como de 59 dólares.  Pris me dijo que no, que no era necesario, que con las primeras era suficiente, pero de todos modos se la envié, una colección profesional como de 232 fonts, de las mejores que tengo.

Priscilla me pidió unos fonts, y terminé dándole cientos de los mejores.

Es que el que pide recibe.  Solo hay dos condiciones básicas, pedirle a alguien que tenga, y segundo, que te ame.  Y si tiene te da, y si te ama, lo hace abundantemente.

Esto que les cuento es exactamente lo que pasa cuando le pides a Dios.  Y mejor aún.  Porque si nosotros, padres con defectos, damos a nuestros hijos así, ¿cómo nos dará Dios que es el Padre Perfecto?

Solo falta una cosa: Dios, ¿es tu Padre?

ENTENDIENDO EL VOTO

Es una práctica bíblica que muchos realizamos.  En otro momento he compartido sobre “El Principio del Voto”, pero en esta ocasión compartiré cinco cosas básicas para entender de que se trata el voto.  Para los que no lo hacen verán lo bueno de hacerlo, y para los que lo hacen, las tremendas bendiciones de hacerlo.  En uno los pasajes, el de Deuteronomio verán que hacerlo no es pecado, y que no hacerlo tampoco es pecado.  Esto para los detractores que puedan criticar estas prácticas, que la mayoría lo hacen solo por aliviar  una conciencia más materialista que la que pretenden atacar.  Espero que en un momento a solas Él te hable a tu espíritu, cosa que con honestidad yo he hecho, y no he recibido una reprensión por dar un voto.  Porque en mi caso, no solo es que yo pida que la gente de un voto, soy el primero en hacerlos, en cantidades que yo mismo me asombro, según mi condición financiera.  Pues para otro puede parecer poca cosa, o para otra gran cosa.  Pero es como, con el corazón agradecido, profundamente impactado por tanta gracia que recibimos, que proponemos hacer votos al Señor.

Surrender

Espero que te ministre y te anime a esta forma de dar, que para mi, por lo que veo en las Escrituras, es la más elevada de todas.

¿QUÉ DAS CUANDO DAS?

Una cosa que he estado diciendo últimamente es que cuando tu das a Dios, por ejemplo, una ofrenda, realmente no estás dando dinero, lo que estás realmente dando es mucho más.  Te explico, he categorizado el dar así: tu diezmo demuestra tu obediencia, tus ofrendas tu amor, tus primicias tu gratitud, y tus votos tu fe.  Y también toma nota de esto:  tu diezmo es para tu protección, tus ofrendas para tu producción, tus primicias para tu estabilidad, y tus votos para la intervención divina con milagros.  Así que cuando das dinero estás dando todo eso.

Time is money

Pero vuelvo a la pregunta: ¿qué das cuando das?  Si te pido un billete de 20 dólares, y te pido que me digas qué representa ese billete, ¿qué dirías?  Te digo, representa parte de tu vida y de tu tiempo.  Si tu ganas 20 dólares la hora, entonces estás dando una hora de tu vida cuando das eso.  Si ganas a 5 dólares la hora, estás dando cuatro horas de tu vida.

MoneyTime4

No hay forma más sencilla para expresar que ha Dios le hayas ofrecido tu vida que dando a Dios.  ¿Cómo dices que le das la vida y no puedes darle con generosidad cuando motivan dar?  ¿Vas a creer lo que los impíos y rebeldes dicen, que dar los diezmos, ofrendas, primicias y votos es un robo?  ¿No es más bien la forma más sencilla de demostrar que a Dios le das la vida y tu tiempo?

No hay forma más sencilla para expresar mi dedicación al ministerio que dando a Dios.  Si por tu empleo, empresa o alguna otra actividad, no puedes dar tiempo para la obra, y hasta ofrecerte a tiempo completo en la iglesia, cuando tu das estás dando tu tiempo.  El ministerio es más que ser un pastor que predica la Palabra, bien puede ser que tu ministerio dado por Dios es llegar a ser un poderoso empresario para ayudar en el mantenimiento y extensión del Reino, ¿y cómo lo haces si estás ocupado en esas labores?  Dando, porque lo que das representa tu vida y tu tiempo para Dios.  Por supuesto, esto no significa que estas tan dedicado al trabajo, a la empresa, que no hay tiempo para congregarte y servir en la iglesia en lo básico.  Eso ya no está en el orden de Dios.

No puede ser que cuando se motive para dar a Dios tu vengas a Él con una ofrenda que cuando hagamos el cálculo de la parte de tu vida y tu tiempo que eso representa, en lugar de agradar a Dios como la ofrenda a Abel, sea como la ofrenda de Caín que no agradó a Dios.

¿Abel o Caín?  Yo decido Abel.

LO QUE DEVORA EL DEVORADOR

Este post tiene que ver con una verdad conocida, pero deseo ampliar para nuestro provecho un aspecto clave que de seguro nos animará por el impacto intrínseco y nos dará un mejor conocimiento para valor esta verdad, y de paso, para alabar a Dios mucho mejor.

Me refiero al pasaje famoso de los diezmos y las ofrendas de Mal.3:11, específicamente la parte que dice: “Reprenderé también por vosotros al devorador…” Mi pregunta es: ¿qué DEVORA el devorador? La palabra hebrea en Mal.3:11 para “devorador” viene del hebreo “ekal”, y esta se usa en todos los casos que voy a mencionar que nos da una muy buena idea de lo que devora el devorador, QUE ES UNA CLARA ADVERTENCIA DE FALTA DE PROTECCIÓN DIVINA CUANDO ACOSTUMBRAMOS A NO DAR NUESTROS DIEZMOS Y OFRENDAS. Por lo menos veo cinco cosas. Veámoslas:

Devorador2

1. Devora tus cosechas (Dt.28:39).
Trabajas, negocias, te esfuerzas pero no avanzas.  Las cosas se descomponen en tu casa.  Y una cosa más que se descomponga y ya no hay como repararla o sustituirla.  Tus cosechas se están yendo sin poder disfrutarlas.

2. Devora tus semillas (Mr.4:4).
Las aves del cielo son figura de demonios según el pasaje.  Ahora, si es malo que cosechas devoradas es peor semillas devoradas, porque si esto sucede no hay esperanza de cosecha alguna.  ¿Hace cuánto que no das semillas por las usas para otras cosas?  Y peor aún, ¿hace cuánto que no tienes semillas para sembrar en la obra de Dios?

3. Devora tus años (Jl.2:25).
En la misma medida que pasan los años debemos ir prosperando en todo, carácter, amor, sabiduría, conocimiento de Dios, fe, ministerio, servicio, dones, fruto, realización, finanzas, proyectos, etc.  Qué tremendo que mis diezmos y ofrendas me protegen hasta en la productividad al pasar el tiempo; tiempo productivo en mi propia vida.

4. Devora tu alma (1Pe.5:8).
Si con algo ataca el diablo es con depresiones, angustias, afanes, temores, etc.  Todo devorando mi alma.  Y lo más importante, minando mi vida espiritual, devorando mi fe, mi confianza en Dios, mi santidad, mi fidelidad, mis buenas costumbres de congregarme y alabar a Dios en compañía de otros redimidos.

5. Devora tus sueños (Gn.37:20).
Ya no soñamos lo que hace tiempo eran nuestros sueños más importantes, hoy han sido sustituidos por otros intrascendentes.  Antes eran liderazgo espiritual, empresas para soporte ministerial, ministerio a tiempo completo.

Les recuerdo que todo esto es falta de protección divina al fallar en nuestros diezmos y ofrendas.

¿Saben dónde dice la Biblia “volveos a mí y yo me volveré a vosotros”?  En el mismo libro de Malaquías (Mal.3:7).  ¡Nada extraño!