Category: Confianza

AUNQUE NO ENTIENDAS LO QUE ESTÁ PASANDO

Conozco una anécdota hace tiempo que dejA muy claro el punto de que aunque no entendemos lo que a veces nos pasa, eso no significa que Dios no está en control de las cosas, y que es bueno.  De hecho, si una frase he dicho a lo largo de los años es que “Dios es bueno, y si Dios es bueno, qué esperar de un Dios bueno, sino solo cosas buenas”.  Es maravilloso saber que Dios es bueno, y sobre todo que es mi Padre Ceslestial.  A veces, las cosas que más nos turbaron son las cosas que más nos hicieron crecer, más nos ayudaron a mostrar firmeza, más nos ayudaron a ejercitar la fe, y luego, cuando vinieron grandes empresas que desarrollar, solo fue posible por todo aquel entrenamiento que tuvimos, y como Dios es bueno, solo nos estaba preparando para las grandes ligas de sus bendiciones.

Y la anécdota de que hablo es esta:

“Un rey que no creía en la bondad de Dios, tenía un siervo que en todas las situaciones le decía: ¡Mi rey, no se desanime porque todo lo que Dios hace es perfecto!  ¡El no se equivoca!

Un día salieron a cazar y una fiera atacó al rey. Su siervo consiguió matar al animal, pero no pudo evitar que el rey perdiera un dedo de la mano.  Furioso y sin mostrar gratitud  por haber sido salvado, el rey le dijo: ¿Dios es bueno? Si el fuese bueno no me habría atacado y perdido un dedo.

El siervo a pesar de todo, respondió: Mi rey, a pesar de todas esas cosas, sólo puedo decirle que Dios es bueno, y Él sabe el por qué de todas las cosas.  ¡Lo que Dios hace es perfecto! ¡El nunca se equivoca!

Indignado por la respuesta, el rey mandó a apresar a su siervo.

Tiempo después salió  otra vez a cazar y fue capturado por los salvajes que hacían sacrificios humanos.  En el altar, listos para sacrificarle, los salvajes vieron que la víctima no tenía un dedo y lo soltaron.  Él no era perfecto para ser sacrificado a sus dioses.

Al volver al palacio mandó soltar a su siervo y lo recibió muy afectuoso.  Entonces le dijo: Mi siervo, ¡Dios fue realmente bueno conmigo!  Escapé de ser sacrificado por los salvajes, justamente por no tener un dedo!  Pero tengo una duda.  Si Dios es tan bueno ¿por qué permitió que tu, que tanto le defiendes, fueses preso por mí?  Mi rey, dijo el siervo, si yo hubiera ido con usted a esa cacería, habría sido sacrificado en su lugar, pues no me faltaba ningún dedo.  Por eso recuerde: ¡Todo lo que Dios hace es perfecto!”

Aunque no entiendas lo que está pasando, Él está en control.