Category: Pereza

LOS MEJORES TRABAJAN CON LOS MEJORES

Cuando violamos este principio, tenemos problemas, perdemos demasiado tiempo, tanto que a veces tenemos que empezar de nuevo, desde cero, para volver a edificar lo que fue destruido.  Este principio lo han descubierto los que se han vuelto mejores, y saben que si no se rodean de gente como ellos, es decir, los mejores, nunca llegarán a explotar a los niveles que desean, porque los mejores te harán flotar y elevarse, pero los peores te harán bajar y hundirse.

Los mejores necesitan a los mejores, porque los mejores:

  1. Los mejores tienen motivación propia.
    No hay que perder tiempo tratando de motivarlos, y menos frustrándose uno mismo tratando de hacer que ellos hagan las cosas.  Todo lo contrario, ellos hasta se vuelven como combustible para el “mejor” con quien trabajan.
  2. Los mejores ven adelante.
    Los mejores no ven atrás, ven adelante.  Están desarrollando la función en su lugar actual, de la manera actual, pero ya están viendo lo que se necesita para hacer las cosas cuando sean más grandes, para cuando se expandan.  Es como si ellos estuvieran siempre subiendo gradas, ven la que siguen.  No están conformes donde están, siempre ven como mejorar las cosas.
  3. Los mejores hacen de la excelencia su marca.
    Los mejores hacen lo que hacen con la marca de la excelencia bien sellada en la superficie de todo lo que tocan.  Lo que tocan brilla.  Lo que tocan se vuelve hermoso.  Lo que tocan huele a buena calidad.  Hay gente que lo que toca lo destruye, lo echa a perder, lo ensucia, lo degrada, lo mancha, lo aniquila, lo afea.
  4. Los mejores conocen.
    Cuando “el mejor” trabaja con “los mejores”, lo mejores saben de lo que está hablando su líder, porque ellos conocen, y no solo conocen la materia que domina “el mejor”, hasta aportan par que las cosas sigan creciendo.
  5. Los mejores tienen el mismo espíritu.
    Es decir, tienen una conexión especial con la cabeza de la organización, de la oficina, o del proyecto.  Han llegado a pensar de la misma forma, de soñar los mismos sueños, de aspirar a lo mismo, a hablar de la misma manera un lenguaje que para otros hay que traducirles para que entiendan.

Este principio es un principio bíblico.  Una cosa es que Dios escoge hasta lo vil para usarlo, y otra es que Dios usa a lo mejor.  Es verdad que Él escoge lo vil, pero no usa lo vil, lo santifica, lo llena de su sabiduría, lo capacita, lo bendice, lo fortalece, y lo unge, es decir, lo vuelve “lo mejor” a partir de lo vil.  Ya Saulo había dado muestras de un ímpetu fuera de lo común cuando el Señor lo tomó y lo convirtió en el apóstol Pablo.  No usó a Saulo, lo hizo un Pablo.  Y el Señor, “el mejor” trabajó con “los mejores”, y producto de eso tenemos esos escritos extraordinarios de Pablo.

¡Vuélvete de “los mejores”!

ÉXITO ASEGURADO (2)

Reconocer cuál es tu habilidad es la punta del iceberg de tu potencial, y para que esa habilidad se manifieste en todo ese potencial que nos asegurará el éxito requiere de creatividad, que es nuestra segunda palabra de las siete que declaré ayer como fundamentales para el éxito personal y empresarial.  Así que vamos a la segunda palabra.

2. Creatividad.
La buena creatividad es la que resuelve algún problema, y la mejor creatividad es la que continuamente mejora la solución de ese problema o reto.

Hay mala creatividad, la que sirve para el mal.  O la que tiene características de  creatividad pero lo que se hace realmente no genera una solución, o genera algún beneficio para otros.  En lo personal me molesta la gente creativa para los chistes pero pobres cuando se trata de encontrar soluciones productivas.

La creatividad requiere tiempo para dejar volar la imaginación.  Cuando se trata del proceso creativo, no podemos cortarle las alas a la imaginación.  De hecho, la imaginación es la mejor herramienta de la creatividad.  Y no podemos encerrar la imaginación en una jaula, tenemos que más bien estimularla a que vuele.  No importa cuán estúpida pueda parecer una solución, hay que decirla.  Por supuesto, en un ambiente donde se trabaja con creatividad, ninguna idea es de menospreciar, porque una solución que nos parecía ilógica nos puede llevar a la que necesitábamos.

La creatividad requiere ideas.  Y de idea en idea llegamos a la IDEA GANADORA.  En mi staff creativo, lo vemos así.  Realmente es buscar la idea ganadora, y en el camino quedaron las demás, pero al final, el triunfo es de todos porque somos un equipo, y cuando la gente ve lo que hacemos, lo que ve es el resultado de todos como uno solo.  Y el que tuvo la idea ganadora un día, tiene la perdedora otro día.  Pero al final ganamos todos.

Algo que mata la creatividad es una reunión donde no se aportan ideas, o si no tomamos la actitud personal de generar ideas, porque para llegar a una buena idea se requieren muchas ideas.  Y si no nos proponemos dar tantas como podamos la tierra es infertil.  Dos cosas que ahogan la fuente de las ideas son la pereza mental y la indisciplina mental.  Pero una cosa que estimula la creatividad, y por tanto el fluir de las ideas es la fe.  Si tu no crees que hay soluciones, no piensas ninguna.  Debemos romper la pereza para pensar, y la indisciplina de pensar de todo pero no logra enfocarse.

Una cosa más sobre la creatividad para un éxito asegurado: Dar lugar a la divergencia, pero debe llegar a la convergencia.  Es decir, en la búsqueda de ideas, no debemos quedarnos anclados en un solo puerto, debemos navegar por todo lado, pero después debemos atracar en un puerto.  De lo contrario podemos tener ideas geniales pero nunca hacer una realidad.  O siguiendo la metáfora de dejar volar la imaginación, que vuele por los cuatro vientos, pero debemos aterrizar, debemos ir al trabajo.  Pero esa es la tercera palabra.

DOS CLAVES PARA UN PRÓSPERO AÑO 2010

Pensando en el año 2010 tenía la convicción de dos cosas que serán claves para que este año sea próspero.  Escuchaba a un amigo confirmando estas dos claves que les comparto cuando mencionaba un proverbio que dice: “El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.” (Pr.13:4).

Estas son las dos claves:

1. Trabajo.
El deseo no es suficiente.  Con solo el deseo no se alcanza nada.  Se debe ser diligente, es decir, trabajar.  Este año es año de trabajo, no para perder tiempo viendo televisión por horas y horas.  No es tiempo para andar socializando con amigos y descuidando los estudios.  No es tiempo para trasnochar y llegar tarde a las labores.  No es tiempo para andar navegando por internet curioseando sin algún enfoque particular que pueda contribuir más bien a tu desempeño, y por andar navegando así puedes naufragar peligrosamente y hasta fatalmente.  Trabaja con dedicación, con pasión, y responsabilidad.  Cuando digo trabajo, no me refiero a trabajo duro, sino a trabajo inteligente, que bien puede implicar trabajo duro, en el sentido de diligencia, pero sobre todo con inteligencia.

2. Formación.
Esta es la segunda palabra para estas doce claves para tener un próspero 2010.  Concéntrate este año en tu formación personal.  Que este año te desarrolles y venzas defectos que todavía estuvieron presentes en el año pasado.  Que se acabe la mentira en tu personalidad.  Que se acaben los temores y las depresiones.  Que se acaben las faltas de educación y defectos de carácter.  Si nos dedicamos a crecer personalmente, seremos como árboles que no importa los vientos que soplen, ya no somos como cañas que dobla el viento, sino como robles que lo parten.

Por supuesto, este blog no es un estudio sobre estos aspectos, sino una motivación que cada uno debemos aplicar de la mejor manera.  Hazlo, y te aseguro, que si te dedicas a este aspecto externo del trabajo, y al interno de tu personalidad, el año 2010 será no solo un deseo de que sea próspero, sino una realidad.