Category: Innovation

¿EMPUJAS O TE EMPUJAN?

Me he encontrado en mi caminar por la vida con gente que hay que empujar para que hagan las cosas, y hay otros que más bien hasta lo empujan a uno.  Me refiero a la buenas cosas, comentar los que lo hacen para lo malo no vale la pena.  Y seguro que tu también puedes recordar a algunos con nombre y apellido a los que tenías que empujar, y también a los que te empujaron para ir a cosas mejores y más grandes.

En forma concisa esto es lo que pienso cuando digo ¿empujas o te empujan?:

1. A los que hay que empujar te restan las fuerzas, los que te empujan te las multiplican.
En mi caso, cuando hay gente que me empuja, me demanda que haga más, que de más, que logre más, y claro, según el potencial que uno tenga, así puede dar, pero cuando te “estimulan” entonces produces más, y al final se multiplicó lo que podías hacer.  Te pueden empujar a hacer un libro, a escribir una carta, a hacer unas llamadas, a visitar a alguna persona, a emprender una empresa, a desarrollar un negocio, a dar un seminario, a prepararte en algo más, ha pretender algo más grande… mil cosas.  Gracias a Dios por esos que te empujan.  En el caso de los que tienes que empujar para que hagan las cosas es como empujar un vehículo atorado en el lodo, no logran salir de ahí, giran y giran sus ruedas pero no llegan a ningún lado, más bien de ensucian, y todos tus esfuerzos se hacen en vano, al punto del agotamiento.  Si no ponen de su parte para salir de ahí, ahí se quedarán, y poco a poco se herrumbrarán hasta ser desechados.  Si por ahora eres de los que te empujan responde bien para que avances.  Y ojalá que aspires a volverte de los que empujan.

2. A los que hay que empujar no tienen visión, a los que empujan les sobra.
Los que empujan tienen sueños de grandeza, para ellos todo es posible, pero saben que solos no lo pueden hacer, así que empujan a otros a creer en sus sueños, y eso hace más grande la base para construir.  Los que empujan tienen sentido de dirección, quieren llegar a alguna parte, no están empujando al azar.  Ellos tienen un puerto donde quieren atracar, en cambio, a los que hay que empujar muchas veces están en medio del océano, y para ellos cualquier viento es bueno, pero para los que empujan no aceptan cualquier viento, solo si va en la dirección que apunta a su destino.

3. A los que hay que empujar nos pueden llegar a ayudar, a los que nos empujan de seguro nos ayudan.
En cierto sentido todos somos las dos cosas, empujamos y nos empujan.  No muy bueno es que solo respondas a cuando te empujan, y lo peor es que te empujen y ni siquiera respondas.  Los que responden solo cuando los empujan no es tan malo, indica que tienen ruedas por lo menos, porque de lo contrario sería arrastrarlos.  Pero los que empujan tienen motor.  Si respondes a que otros “te empujen”, es muy probable que descubras que también tienes motor, solo que faltaba que se estimulara un poquito.  ¡Enhorabuena!

UNA VERDAD EXTRAORDINARIA: LA GENTE SI PUEDE CAMBIAR

Voy al grano.  Me resisto a marcar a la gente de tal forma que pareciera que nunca van a cambiar.  Yo soy un ejemplo de eso, y creo que cada uno de ustedes mis lectores, también.  Yo no soy el mismo de hace diez años, sin embargo, gente que me conoció hace diez años puede comentar con otros que yo soy de esta y de aquella manera, pero lo que está diciendo no es verdad, eso que dice es lo que yo fui, pero cambie.  En sus mentes yo sigo siendo el mismo, pero en la vida real soy otro.  Exactamente eso le pasa a todos los que han cambiado pero siguen siendo los mismos en la opinión de los que les conocieron tiempo atrás.

De mi parte, yo creo que las personas cambian.  Y aunque fueron de cierta manera, o cometieron errores de diferentes clases, me resisto a marcarlos así para el resto de sus vidas, me resisto a creer que llegarán de la misma forma hasta la tumba.  En el camino cambiarán para bien.  Eso es lo que yo prefiero creer.

Ahora, si no cambian, ellos fueron los que no aprovecharon mi forma de tratarlos.  Porque cuando tu no marcas a alguna persona le darás oportunidades que si no creyeras que cambian no se las darías.  Siempre he dicho que soy un hombre de oportunidades para los demás, y el fundamento de mi proceder es que creo que la gente cambia.

Puedes cometer errores, y hasta graves, pero eso no me autoriza a seguir llamándote de alguna manera por tus fallos.  Hay algunos que les encanta poner apodos según los errores de los demás, como si ellos no los cometieran, pero mejor sigamos llamándoles por sus nombres, y con la esperanza de que si cambiarán.

Yo creo que una de las virtudes de la naturaleza humana es cambiar para mejorar.  Tenemos la llave del cambio.  Desde que nacemos empieza el camino del continuo cambio, pasamos de infantes a niños, luego a jóvenes, y de ahí a la adultez.  Cambiamos de la inmadurez a la madurez.  Y aunque parece que algunos lo hacen a menor velocidad, y otros lo hacen a pasos agigantados, la verdad es que todos cambiamos.  Oigo que alguien dice: “es que fulano es un…” por algo que pasó hace tiempo.  No lo marques, como a ti tampoco te gustaría que te condenen a una forma de ser que ya no tienes porque cambiaste.

Lo peor, de verdad, lo peor, es cuando uno se marca así mismo y dice: “es que yo soy así, y nunca cambiaré”.  Desecha esas palabras.  No es verdad.  No nos condenemos a nosotros mismos. Hasta Dios cree que tu puedes cambiar.  Y si Dios lo cree, ¿quién soy yo para marcarme o marcarte?

ÉXITO ASEGURADO (2)

Reconocer cuál es tu habilidad es la punta del iceberg de tu potencial, y para que esa habilidad se manifieste en todo ese potencial que nos asegurará el éxito requiere de creatividad, que es nuestra segunda palabra de las siete que declaré ayer como fundamentales para el éxito personal y empresarial.  Así que vamos a la segunda palabra.

2. Creatividad.
La buena creatividad es la que resuelve algún problema, y la mejor creatividad es la que continuamente mejora la solución de ese problema o reto.

Hay mala creatividad, la que sirve para el mal.  O la que tiene características de  creatividad pero lo que se hace realmente no genera una solución, o genera algún beneficio para otros.  En lo personal me molesta la gente creativa para los chistes pero pobres cuando se trata de encontrar soluciones productivas.

La creatividad requiere tiempo para dejar volar la imaginación.  Cuando se trata del proceso creativo, no podemos cortarle las alas a la imaginación.  De hecho, la imaginación es la mejor herramienta de la creatividad.  Y no podemos encerrar la imaginación en una jaula, tenemos que más bien estimularla a que vuele.  No importa cuán estúpida pueda parecer una solución, hay que decirla.  Por supuesto, en un ambiente donde se trabaja con creatividad, ninguna idea es de menospreciar, porque una solución que nos parecía ilógica nos puede llevar a la que necesitábamos.

La creatividad requiere ideas.  Y de idea en idea llegamos a la IDEA GANADORA.  En mi staff creativo, lo vemos así.  Realmente es buscar la idea ganadora, y en el camino quedaron las demás, pero al final, el triunfo es de todos porque somos un equipo, y cuando la gente ve lo que hacemos, lo que ve es el resultado de todos como uno solo.  Y el que tuvo la idea ganadora un día, tiene la perdedora otro día.  Pero al final ganamos todos.

Algo que mata la creatividad es una reunión donde no se aportan ideas, o si no tomamos la actitud personal de generar ideas, porque para llegar a una buena idea se requieren muchas ideas.  Y si no nos proponemos dar tantas como podamos la tierra es infertil.  Dos cosas que ahogan la fuente de las ideas son la pereza mental y la indisciplina mental.  Pero una cosa que estimula la creatividad, y por tanto el fluir de las ideas es la fe.  Si tu no crees que hay soluciones, no piensas ninguna.  Debemos romper la pereza para pensar, y la indisciplina de pensar de todo pero no logra enfocarse.

Una cosa más sobre la creatividad para un éxito asegurado: Dar lugar a la divergencia, pero debe llegar a la convergencia.  Es decir, en la búsqueda de ideas, no debemos quedarnos anclados en un solo puerto, debemos navegar por todo lado, pero después debemos atracar en un puerto.  De lo contrario podemos tener ideas geniales pero nunca hacer una realidad.  O siguiendo la metáfora de dejar volar la imaginación, que vuele por los cuatro vientos, pero debemos aterrizar, debemos ir al trabajo.  Pero esa es la tercera palabra.

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA (2)

No hay ser humano que no haya tenido un problema.  Prácticamente podemos poner a toda la humanidad un uno de tres grupos: primero, los que están en medio de un problema; segundo, los que están saliendo de un problema; y tercero, los que están a punto de entrar a un problema.  Entonces, resolver problemas es tarea de todos.  Y sobre los problemas en sí, hay de muchas clases, pero todos tienen solución.  Hay “rompecabezas” complicados y sencillos, depende de las piezas, hay de cuatro piezas, y hay de 4000 piezas (y más), pero todos se pueden “armar”.  Espero que te ayuden los siguientes tres principios que he usado para resolver problemas.

Problemas24. Evitar el ataque personal.
Si en algún ámbito se da el ataque personal sin llegar a solucionar nada es en el matrimonio.  Pero no están solos.  Lo mismo pasa desde los miembros de un equipo de trabajo, hasta los candidatos a la presidencia de un país.  Todos hemos cometido ese error.  Y por supuesto, eso agrava el problema original, tanto que podemos perder de vista el problema por el calor emocional en el que podemos enfrascarnos, tanto, que al final se desintegran las relaciones, pero el problema no se resolvió.  El principio es muy sencillo.  No nos ataquemos.  Ataquemos el problema.  No nos dividamos.  Unámonos para hacer frente común.

5. Pensador de posibilidades.
Hace dos días escribí algo que para mi se ha convertido muchas veces en un juego, y es encontrar tantas soluciones como sea posible, mínimo diez, a un mismo problema.  Y para ilustrarlo les conté que para atarse los cordones de los zapatos hay por lo menos 35 maneras correctas.  Eso es ser un pensador de posibilidades.  Si te acercas a un problema con la actitud de que eso no tiene solución, es muy difícil llegar a resolverlo.  Pero si te acercas con la actitud de que si se puede resolver, lo primero que pasa es que no vas a renunciar fácilmente, porque crees que si se puede desenmarañar la situación por más complicada que sea.  Y segundo, liberas tu mente, no la encarcelas detrás de los barrotes de las imposibilidades.  Entonces se despierta la creatividad, y de ahí las soluciones.

6. Paz mental.
Todos los que hemos tenido problemas (¿quién no?), sabemos que: una mente confusa no genera buenas ideas.  Y creo que este es el primer asalto que debemos ganar en el cuadrilátero cuando nos enfrentamos a un problema.  La mejor forma de tener paz mental es por medio de la oración.  La Biblia dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.​  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6,7).  Una vez que tengas paz mental, estás listo para el siguiente “round”.

Mañana seguimos.

TODO PROBLEMA TIENE MÍNINO DIEZ SOLUCIONES

Todo problema tiene mínimo diez soluciones es algo que he dicho por los últimos veinte años. Y cada vez me convenzo más de que tengo razón. Y puedo darles algunos ejemplos de cómo he visto que otros lo demuestran perfectamente frente a los retos que lograron vencer. O puedo compartir algunas experiencias personales de cómo eso quedó muy claro. Pero esta vez prefiero darte algo gráfico. Se dice que “una imagen vale por mil palabras”. Entonces lo que a continuación te doy vale como por 35 mil palabras.

Cuando niño tuviste un problema: atarte los cordones de tus zapatos. Eso quedó resuelto en tu crecimiento, seguramente con la ayuda de papá y mamá. Pero alguien pensó lo mismo, que todo problema tiene mínimo diez soluciones, y por ser un pensador de posibilidades, no de imposibilidades, resolvió el problema de atarse los zapatos buscando todas las maneras, y encontró que al menos hay 35 formas correctas de atarse los cordones de los zapatos. Mira “mínimo diez soluciones”.

sneakers1xk0sneakers8rz1sneakers9ql4sneakers10pi7sneakers12zp2sneakers2to9sneakers3gw1sneakers4fr5sneakers5ik4sneakers6zq9

En el próximo veremos DIEZ TIPS para solucionar problemas.