Category: Madurez

ÉCHALE LA CULPA A TODOS LOS DEMÁS

Hoy me pasó algo gracioso que me recordó algo muy serio.  Estaba en una cabina de radio, ya estaba sentado en un cómodo sofá cuando me trajeron el micrófono inalámbrico que iba a utilizar.  Pero se dieron cuenta que el micrófono que me trajeron no tenía bien la batería, y por tanto, no funcionaba bien.  Vino mi amigo de cabina y me dijo, “no funciona porque se trajo el que no está bien”.  Y no no me había levantado del sofá, me lo trajeron.  Yo no sabía nada de como estaba la carga de la batería ni nada, pero de pronto me vi como el culpable de lo que le había pasado a otro.

El acontecimiento fue para ponernos a reír, pero en realidad cuánto pasa.

Cuántos le echan la culpa a los demás de lo que les pasa, sin sin honestos consigo mismos para reconocer que el que está mal no son los demás, sino ellos mismos.  Hablando de mi experiencia como pastor de una gran iglesia, he visto a varios que emigran a otra iglesia, y cuando lo hacen es porque todo anda mal en la iglesia, hay muchas cosas deficientes según ellos, las cosas malas que hay superan lo que pueden soportar, no hay amor, no hay la música correcta, no hay sonido suficiente, no me gusta esto, no me gusta aquello, y un sin fin de factores que están mal según ellos.  Lo único que se les olvidó en la lista fue mencionarse a ellos mismos.  Le echan la culpa de lo que viven a todo lo demás, sin percatarse que probablemente el cambio que anhelan no está fuera de ellos, sino dentro de ellos.  Y solo cuando salgan de ese engaño podrán ver cambios reales.

Échale la culpa a todos los demás si quieres seguir siendo hipócrita diciendo que por tal cosa o persona no avanzas.  Porque si aun fuera cierto lo que dices, excusarse ocultándose detrás de un hipócrita no hace pensemos muy bien de ti.

Échale la culpa a todos los demás si quieres seguir justificando tu fracaso, pero la verdad es que tu puedes salir adelante si reconoces tus errores, aprendes, enmiendas y perseveras.

Échale la culpa a todos los demás si quieres seguir siendo arrogante, en lugar de humilde, aceptando que como todos, podemos equivocarnos, pero que equivocarnos no es el fin del camino.

Échale la culpa a todos los demás si quieres seguir siendo un discapacitado emocional, y por eso mismo, condenarte a nunca madurar.  Los maduros pueden pedir perdón sin sentir que es humillante y auto-destructivo, sino forjador de paz y buenas relaciones.  No quiere decir que reconocer nuestra culpa es agradable, pero el resultado vale la pena.

Échale la culpa a todos los demás si quieres seguir dando lástima, creyendo que con esto serás el centro de atención, lo cual puede ocurrir una vez, pero no más.  Porque a nadie le agrada estar escuchando a alguien contando una y otra vez todo lo malo que le ha pasado producto de los demás, porque poco a poco nos iremos dando cuenta que el problema no son los demás, es él, o ella.

Reconozcamos que nos equivocamos, y sigamos creciendo en el plan maravilloso que Dios tiene para cada uno de nosotros.  Reconozcamos que los culpables hemos sido nosotros, liberemos a los demás de la imposición injusta que les adjudiqué, y tratemos honestamente con las áreas de nuestra vida que deben ser corregidas para no perdernos nada de lo que Dios quiere para cada uno de nosotros.

La próxima vez que sientas el arranque de culpar a alguien… busca un espejo.

ELECCIONES COSTA RICA 2010

Dios Bendiga Costa Rica.  Felicidades para todos nosotros los costarricenses al tener una democracia donde las elecciones se vuelven una fiesta.  Es una bendición elegir a quien gobernará durante los próximos cuatro años sin ver ninguna fuerza militar cuidando el proceso electoral.  Hoy 7 de febrero el pueblo habló y la mayoría inclinó la balanza hacia una de las personas contendoras, ahora a la presidenta electa doña Laura Chinchilla, a quien felicitamos de todo corazón.

Y quisiera decir unas muy breves palabras a la excelentísima señora presidenta doña Laura Chinchilla, y a algunos de los ex-candidatos:

A doña Laura Chinchilla:
Creo en las mujeres, oraremos por usted para que Dios la dirija y así tenga una administración de las mejores de la historia al ser la primer mujer en el cargo más elevado de nuestra nación.  ¡Muchas felicidades!  Enhorabuena su lema “adelante” sea totalmente materializado, con tal suerte, que no nos quedemos donde estamos, sino que avancemos lo más que podamos, de forma tal, que sea notorio por todos los costarricenses y extranjeros bajo nuestro límpido cielo.

A don Ottón Solís:
En los últimos días mostró un desarrollo humano extraordinario, y el país lo valoró.  Probablemente lo que hizo que bajará notablemente el porcentaje de aceptación en comparación a las elecciones pasadas fue su posición del NO al TLC.  La lectura que hizo del pueblo en su deseo por el TLC, fue la factura que el pueblo le pasó.  Espero que su sucesor haya aprendido esta lección por el bien de nuestro país, y le imite en su auténtico y muy agradable desarrollo como ser humano que lo hizo ver como un político maduro.

A don Otto Guevara:
Su fuerza y su liderazgo dinámico es muy inspirador.  Esos factores más su juventud, más todas las lecciones que ha acumulado en estos comicios, le ponen en una excelente posición hacia el futuro.  Y viendo su evolución periodo tras periodo muestra el impacto en la conciencia de la nación.  Espero que siga perfeccionando sus conceptos, enfoques y acciones para una Costa Rica que debe saltar a una modernidad sin sacrificar moralidad.

A don Luis Fishman:
Su valentía y arrojo son admirables.  Prácticamente resucitar un partido muerto y con las partes muy maltratadas, fue una hazaña.  Espero que por el bien del país siga adelante para que al fortalecer al partido, se fortalezca una opción más dentro de la palestra de la política nacional, lo cual, de seguro enriquecerá el pensamiento y accionar de los diferentes poderes de la nación.  Una cosa clara que todos deben abrazar fue su insistencia en gobernar para el bien de los menos afortunados, y crear oportunidades para que hayan más posibilidades de prosperar para todos.

A don Oscar López:
De verdad que extraordinario el resultado de su trabajo al ser el partido minoritario con mayor impacto en la Asamblea Legislativa.  Una de las cosas que los demás debemos aprender es que su bandera fue muy bien definida en su lucha a favor de dos o tres cosas sin atacar a nadie o menospreciar a los demás programas de gobierno.  Nunca se salió del enfoque de su partido y eso fue clave, y muy bien recibido por el país.  Un buen ejemplo.

Y a todos nosotros:
Demos gracias a Dios por vivir en Costa Rica, pero que no se nos vaya como el agua por entre los dedos.  Forcémonos a mantenerla en la senda de los principios de Dios.  De lo contrario podríamos lamentarnos irremediablemente.  Mi oración es esta:  Dios bendiga Costa Rica, y que nosotros seamos sensibles para recibir esa bendición.

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA (4)

Para empezar la semana termino con los tres últimos principios, de los doce en total.  Espero que te hayan sido de mucho beneficio los nueve anteriores, y que estos tres te sigan ayudando para mantenerte en la ruta de tu destino, que seguro, te enfrentarás a algunos problemas como parte de tu formación personal, y que como resultado tendrás el logro de tus resultados, pero por encima de eso, ser un mejor ser humano.  Y recuerda: TODO PROBLEMA tiene solución.

200438089-001

10. Mirar hacia adelante.
Lo primero que viene a mi mente cuando digo “mirar hacia adelante” es pensar en una persona que conduce su vehículo con su mirada lo más apegada posible hacia el frente.  No puedes conducir mirando por las ventanas laterales, no puedes conducir mirando por el retrovisor, y menos directamente mirando hacia atrás.  Sencillamente no llegarás a ningún lugar, excepto la tumba.  Las ventanas laterales son las distracciones en la camino.  Mas de uno se ha chocado por mirar una muchacha guapa en la carretera.  El retrovisor representa el pasado, lo que queda atrás.  En mi vida he aprendido a no apegarme a lo que queda atrás, ni los fracasos ni las glorias, porque sé que hay cosas mejor “adelante”, por eso mi mirada hasta hacia el frente, construyendo en mi presente para mi extraordinario futuro, disfrutando mi presente para gozar más mi futuro.  El pasado ya pasó, ya murió para mi, y no me va afectar.  Desenterrar el pasado ensucia el presente y arruina el futuro.

11. Perdonar.
Perdonar es… (mi definición): dar la oportunidad de crecer, madurar y cambiar.  Antes que todo.  Debes perdonar, no solo por la persona que perdonas, sino por ti mismo.  La falta de perdón es como el boomerang: te regresa siempre a ti.  Es tan importante perdonar, que si no perdonas, hasta tu relación con Dios queda cortada.  Si perdonas a una persona estás dándole la oportunidad de crecer.  Cuando crezca y madure, ya no tendrás que perdonarle (por lo menos en esa área).  Mucha gente no ha cambiado porque continuamente le recordamos sus fallas, y mientras más se las recordamos más les desanimamos al cambio.  Dejar de ver todos lo defectos, de seguro que hay virtudes.  Las rosas, aunque tienen espinas, tienen también hermosos pétalos.  Lo mejor es que, superamos hasta las rosas, pues ellas siempre tendrán espinas, a diferencia nuestra, que cada vez tenemos menos.

12. Establecer principios.
Esto es como la medicina preventiva.  Si fumas, cada vez que lo hagas estás comprando más “números” para la rifa del cáncer pulmonar, pero si no lo haces, entonces no lo tendrás.  Si estableces como principio ser fiel a tu cónyuge, entonces no sufrirás los enredos matrimoniales, terminando hasta con un desastroso divorcio e hijos dañados para el resto de sus vidas.  Todo por establecer principios.  Si no te involucras en el chisme y la murmuración, nunca tendrás problemas de desconfianza, serás integro y honorable a los demás.  Si decides ser dinámico, activo y pro-activo, esforzado, puntual y responsable, vas a ascender más rápido que los demás, y eso va a solucionar algunos problemas económicos, mientras que a otros se les agravarán cuando los despidan por vagos e inútiles, o por lo menos por perezosos y faltos de compromiso.
Tu establece principios, y el más grande de todos: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Bueno, llegamos al final de los DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER PROBLEMA, ahora, a la acción.

LAS SIETE CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE NO CAMBIAN DE MANTALIDAD (2)

Bueno, hoy completo lo que he llamado LAS SIETE CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE NO CAMBIAN DE MENTALIDAD, pensando en aquella máxima que nadie lo expresa como la Biblia: “cambien de manera de pensar para que así cambie su manera de vivir”.  Y pensando también en que este sea un tema que pueda conducir a un cambio de vida partiendo de una nueva mentalidad que se construye pensamiento tras pensamiento dentro de un marco diferente que espero estar contribuyendo a inducirlo, y así liberarnos de los barrotes de nuestras cárceles mentales.

Mentality3

Y aquí las siguientes cuatro de las siete características de los que no cambian de mentalidad:

4. Se aferran a su manera de pensar.
Probablemente la razón número uno de por qué alguien inteligente no cambie de manera de pensar sea por el orgullo.  Su orgullo lo hace aferrarse a un forma de pensar para no reconocer que estaba equivocado, pero lo correcto es que debemos estar abiertos a pensar que muy bien puede ser que la forma en que había creído algo no era cierto.  Sin embargo hay gente que dice que como ha creído así seguirá creyendo hasta que muera.  Los seres humanos maduros reconocen cuando están equivocados y abrazan la verdad, porque por encima de ellos está la verdad.  Los que por orgullo no cambian su mentalidad, además de la fealdad del orgullo, están decidiendo vivir su vida en base a la mentira.  Algo que he visto una y otra vez, los seres humanos más productivos y agradables al trato son los que reconocen que necesitan cambiar su forma de pensar.  Bienaventurados los que se niegan al ostracismo mental.

5. Se aferran a su ignorancia.
Siempre la ignorancia ha sido una herramienta para esclavizar o mantener la esclavitud.  En Estados Unidos se prohibió en las escuelas la matrícula de los negros, solo por una razón, para que no aprendieran a leer y desarrollar sus conocimientos.  Lo mismo practicó la Alemania de Hitler.  El conocimiento es el anticongelante de la mentalidad, y la fe es el nuevo molde para la nueva mentalidad.

6. Se aferran a alguna tradición.
Se casó un par de jóvenes, y luego de un tiempo hicieron una cena en la casa de la abuela de la recién casada.  Cuándo hacían la cena el joven esposo vio algo que ya le tenía intrigado.  Abuela, -dijo-, le pregunté a mi esposa que por qué le cortaba las puntas al lomo de carne, y me dijo que no sabía, que era algo que su madre lo hacía porque la abuela también lo hacía así.  Entonces, abuela, ¿por qué cortan la punta de la carne?  Ella contestó: verás hijo, antes los hornos eran muy pequeños y el lomo de carne no cabía entero, así que yo le cortaba las puntas.  Muchas personas por eso no cambian su metalidad, por una tradición, que en el caso de la anécdota no es grave, pero cuántos son matones porque esa fue la tradición en su casa, o agresores de sus esposas, o materialistas, o de los que humillaban a los demás por sus posiciones económicas, o adeptos de alguna religión o partido político; y pueden estar completamente equivocados, pero a pesado más la tradición que la gallardía de confrontar una mentalidad retrograda, dañina e inútil.

7. Se aferran a la inmutabilidad.
Esto es como auto-condenarse por una auto-sentencia.  Decidieron nunca cambiar, y aunque en muchos aspectos esto es bueno, como por ejemplo nunca cambiar en cuanto a lealtad y fidelidad, no lo es para nada en cuanto a otros aspectos, por ejemplo: somos pobres y ese es nuestro destino y el de nuestros hijos; somos empleados y así son las cosas, eso nunca cambiará; somos mal hablados y así seguiremos hablando hasta la tumba; somos tontos y ninguno alguna vez irá a la universidad para llegar a convertirse en profesional.  Pero yo te digo, cambia de manera de pensar, no hay límites, y tu vida cambiará, y no solo la tuya, indefectiblemente afectarás a otros positivamente.

Ahora, si quieres una revolución que supere todos los órdenes naturales, aliméntate con los pensamientos de Dios, estos son los mejores de todos, los encuentras en la Biblia, y mejor si tomas como Señor y Maestro a Jesús.

EL LADO BUENO DE LAS PRUEBAS

Definitivamente las pruebas son parte de la vida.  Ningún ser humano esta exento de experimentarlas.  Y aunque son así de populares por su universalidad, no lo son porque tengan el voto de nuestro agrado.  Por lo menos a mi no me gustan, no las quiero, si tu las quieres te las mando, pero es otra cosa de las pruebas, no son transferibles, son totalmente personalizadas, nadie las puede vivir por mi.  Pero hay un lado buenísimo de las pruebas.

Coffee2

1. Las pruebas sacan lo peor de ti.
Y puede ser que ni siquiera lo sabías, pero la prueba lo reveló.  Es como ponerse debajo de los rayos x para saber si tienes un hueso quebrado o no, y el objetivo es que si lo tienes quebrado, entonces se te debe enyesar para que te recuperes y vuelvas a la acción.  En el caso de las pruebas, cuando volvemos a la acción volvemos mucho mejor, porque ahora estamos libres de lo que nos podría descalificar en el futuro.  El mejor oro es que que ha sido pasado por el fuego para eliminarle las escorias.  En mi experiencia he visto que lo que no ha sido “procesado” no es realmente útil.  Hice una vez un cuento sobre “El granito de café”, y en resumen esta es la moraleja:  Los granos arrancados con violencia de las plantas, echados en los canastos y apretándoseles, movidos fuera de su lugar para ser llevados a lugares extraños, sumergidos hasta el “ahogamiento” para ser limpiados, y luego desnudados de sus “vestidos” para ser conducidos al fuego donde prácticamente la muerte pesa ya sobre ellos, y más todavía, se les muele hasta pulverizarlos, y habiendo perdido ahora hasta su identidad de granitos, sigue más cuando se les echa agua hirviendo, ¡aaayyyyyyy!  Pero justo aquí es cuando se saborea el buen café de Costa Rica (ja ja ja ja).  Después de todo este proceso es cuando somos útiles.  Nadie es útil sin proceso.  Y esta breve historia del granito de café lo ilustra.  Si no te queda claro déjame contarte como es que la vaca llegó a tu plato.  Otro día, ahora sigamos.

2. Las pruebas sacan lo mejor de ti.
Cuando hemos pasado por diversas pruebas y miramos atrás vemos como hemos cambiado, las pruebas nos han hecho más humildes, más sabios, más pacientes, más considerados, más justos, más entendidos, más cariñosos, más perdonadores, más pacificadores, etc., etc.  Lo peor de las pruebas es no aprender de ellas, porque entonces seguirás en ese ciclo hasta que avances al siguiente nivel.

3. Las pruebas te perfeccionan internamente.
Las pruebas trabajan tu interior, aunque son como cinceles que golpean tu exterior, estás moldeando tu interior.  Una vez el famoso pintor y escultor Miguel Ángel le pidió a un compatriota que le regalara un bloque de mármol que parecía estar abandonado, aquel se lo regaló y le preguntó que para qué lo quería, a lo cual Miguel Ángel le contestó:  Ahí hay un ángel atrapado que lo voy a liberar, y así hizo una de sus esculturas.  Las pruebas son el cincel y el martillo que nos quita lo que sobra y deja justo lo hermoso, que viene a ser el carácter perfeccionado.

4. Las pruebas te perfeccionan externamente.
Lo que hicimos mal lo entendemos muy bien por lo que nos dicen los resultados.  Y si por no hacer bien las cosas tenemos consecuencias, esto viene a ser los carísimos seminarios de la vida real que nos enseñan las claves para no volver por ese camino y cometer los mismos errores con las mismas malas consecuencias.

5. Las pruebas te revelan quienes son tus amigos.
Las dificultades, los retos, las caídas, los fracasos, los desaciertos, los errores, y todas esas cosas harán que surjan los que te aman y te pueden dar un consejo, los que entienden que ellos mismos no son perfectos y te tratan con compasión, los que no te apuntan con el dedo para decirte cuan bajo has caído, más bien te extienden una mano para lograr sacarte del pozo, o si es que estás en la cumbre del orgullo donde no ves, ellos te irradian luz para que veas que eso no es lo que te conviene, porque te aman, son tus amigos.  El que haya un amigo así, ha encontrado a alguien mejor que un hermano.

6. Las pruebas te revelan quiénes son tus enemigos.
Y también las pruebas son para otros la carne que atrae a las aves de rapiña, que después de haber quedado tendido en la vergüenza, en la soledad, en el ridículo por tus errores, ellos se gozan terminando por destriparte.  De estos, ¡líbrame Señor!

7. Las pruebas te hacen buscar de Dios.
No hay ser humano que cuando ha llegado a tocar fondo, y no vea quien le auxilie, y no vea fuerzas en sus reservas personales, ni ideas que le iluminen el camino, y más bien sienta que la muerte está a las puertas, no tenga aunque sea una mínima esperanza en alguien superior que le socorra.  Y si existe, es el Dios creador de los cielos y la tierra manifestado en Jesús, y si te vuelves a Él, Él se vuelve a ti.

Enhorabuena las pruebas.

¿CÓMO CONTROLAR EL ORGULLO?

Orgullo es una emoción que todos hemos sentido.  Y básicamente se trata de sentirse superior a los demás y hacer sentir a los demás inferiores u oprimiéndolos.  En este sentido decimos que el orgullo es pecado, entendiendo pecado como “errar al blanco” (uno de los significados de “pecado” en griego).  Tomando mi descripción del orgullo, a nadie le calza mejor que al diablo, quién quiso “subir” y ser semejante a Dios, y oprimir a la humanidad.

Y ya que todos hemos sido asaltados por esta clase de emoción, ¿cómo controlar el orgullo?

1. Nunca menospreciando a nadie.
Desde el más pequeño de edad, dinero, estudios, experiencia, o lo que sea, tiene algo que darnos, y de pronto hasta nos sorprende.  Nunca debemos hacer burla de los defectos o deficiencias de los demás.  Cosas cómo: “¿usted quién es?”, son maneras de expresar nuestra arrogancia, altivez y soberbia.  Aquellos que dicen: “usted no es nadie para enseñarme”, puede que se hayan perdido un buen maestro en el camino, que bien no sean maestros en todo, pero pueden ser maestros en algo importante de nuestra vida.  Una de las cosas que he aprendido es a tratar con cariño a toda la gente, no por politiquería, sino por principio de vida.  Ser cariñoso, accesible, educado, respetuoso de todos es un buen ejercicio para mantenerse humilde, libre de orgullo.  Al final todos somos iguales, vinimos sin nada a este mundo, e igual, nos vamos sin nada.  ¿Entonces porqué pavonearnos?  Los pavos terminan asados.

Turkey2

2. Nunca auto-promoviéndose.
Uno puede saber para que es bueno, pero nos podemos pasar si comenzamos a usar palabras y frases que suenan más bien a petulancia.  Mejor sigue este consejo: “que no te alabe tu propia boca, sino la de los demás”.

3. Reconociendo cuando se equivoca.
Al orgulloso le cuesta reconocer que se equivocó, pero si queremos mantener lejos al orgullo, haz lo contrario a lo que te impulsa el orgullo, que generalmente es justificar tus errores con las deficiencias de los demás, mejor humíllate y reconoce que TU hiciste lo incorrecto.

4. Pidiendo perdón.
Si tus acciones no solo fueron equivocadas en procedimientos, sino que afectaste a alguna persona, sin importar que sea inferior en rango, solo por ser persona pídele perdón, sin agregar nada como: “y yo también te perdono”.  Lo echaste a perder.

5. Reconociendo a quien se lo merece.
Si ves que alguien hizo o dijo algo bueno, y el orgullo te quiere atrapar hasta molestándote porque otro fue el que hizo o dijo eso bueno, a propósito búscalo y felicítalo, y si lo puedes hacer en público, muchísimo mejor.

6. Sirviendo a otros.
El orgulloso pretende que los demás sean como sus esclavos, pero qué tal si tu al que menos se lo esperaba llegas y le sirves.  Recogerle el plato de la mesa al más pequeño de todos.  Y de ahí en adelante, hasta donde podamos, pues no hay límites cuando se trata de servir.

7. Dejando de pavonear.
Si lo que tienes es lo que te hace sentir más grande o mejor que los demás, quiere decir que lo que eres no es suficiente grande para sentirte bien.  Ser y tener son cosas muy distintas.  Ser es lo interno, tener es lo externo.  Ser es lo que realmente eres, tener es lo que parece que eres.  Algunos brillan por lo que tienen, pero son opacos por lo que son.  Por eso el orgulloso se vuelve exhibicionista, y se alimenta de los elogios de los demás, su motivación es que lo vean.  Deja de hacer las cosas para que te vean, hazlas porque simplemente ayudas.  Y por supuesto, no tiene nada de malo el elogio, pero no como la motivación de tus acciones, sino cómo el indicio de que lo hecho fue bien hecho.

Al controlar el orgullo disfrutarás de otras más satisfactorias emociones de la vida.  Le pondrás tu pie en la cabeza a Leviatán.