Category: Money

NO INDISPENSABLE, PERO DIFICIL DE SUSTITUIR

Hace unos veinte años salí de un trabajo que desarrollaba en una de las mejores iglesias del país, pero por dirección de Dios, empecé lo que hoy es Kingdomtakers y MANA.  Cuando salí el líder principal delegó lo que yo hacía.  Siempre lo hice con entrega.  Nunca pensé en horarios o salario.  Siempre pensé en hacer las cosas con excelencia, con el mejor de mis esfuerzos, y con lo mejor de mis conocimientos.  Daba todo, no me guardaba absolutamente nada.

Nunca fue mi intención consciente llegar a hacer las cosas de tal manera que me reconocieran algo, ni para mi ego, ni para mi bolsillo.  Era solo mi actitud.  Es que quería hacer las cosas lo mejor posible.  Que nadie dijera que podía hacerse mejor.  Mejor no era posible porque ya lo había hecho.  Así fue como entonces, ahora que estoy yo al frente de personal lo veo claro, me fueron dando más cosas para hacer.  Cada cosa que me daban era de inmediato remodelada, sometida a la innovación y puesta en la sala de la re-ingienería, todo buscando los mejores resultados según el área demandaba.

Llegué a tener cinco departamentos a mi cargo.  Algunos me fueron dados como escombros, y en otras ocasiones ni eso.  Y aun peor, una de las áreas tenía hasta malos antecedentes, sin embargo, llegó a ser una de las mejores, llegó a ser como mi “flor en el ojal”, fue el trabajo con los jóvenes.  Hoy lo que veo con los jóvenes en nuestro ministerio seguro que es una cosecha segura de aquellas semillas de haber hecho una labor apasionada con todo el corazón.

Cuando llegó el día en que tuve que salir para hacer lo que estoy haciendo hoy, no hubo nadie que pudiera hacer lo que yo hacía, escogieron entonces a una persona por cada área, cinco personas tomaron el lugar que ocupaba yo solo.  Esto no es orgullo, es solo el resultado de que siempre quise hacer las cosas bien, creyendo que podía, y con la mente puesta en que no lo hacía para el ojo del hombre, sino para el de Dios, lo logré.  Nunca tuvieron que llamarme para reclamarme por algo que no estaba hecho para el día que debía estar hecho.  Nunca me oyeron reclamar por más trabajo.  Nunca me oyeron quejarme por el salario.  Nunca le falté el respeto a mis superiores.  Nunca hice caras de molestia por cosas delegadas.  Solo tenía un deseo, solo tenía una pasión, solo tenía un pensamiento.  El día que llegue a la presencia de Dios quiero oír de su boca “buen siervo fiel, entra en el gozo de tu Señor”.

Sé que ninguno es indispensable, ¿pero porqué no intentar volvernos difíciles de ser sustituidos”.  Hay personas que más bien nos darían alegrías si se fueran, y serían fácilmente sustituidos.  Tu decides que cuáles ser.  Y si decides volverte difícil de ser sustituido, empieza por arreglar cualquier relación interpersonal, usar tu imaginación, conocimiento, tiempo y esfuerzo para hacer algo grande con lo que se te da; y todo porque de fondo tu motivación ulterior es servir para el ojo de Dios, de quién al final, son las recompensas verdaderas.

DOS COSAS QUE ME MATAN PARTE (2)

Ayer mencioné que la primer cosa que me hunde (para usar otra palabra de la lista de ayer) es tener un problema con mi esposa Ligia.  Ahhhh por cierto, no es que tenga actualmente un problema con ella (por los mal pensados, ja ja ja ja).  La segunda cosa que me incomoda desde mi interior es no poder pagar lo que debo pagar el día que debo.

Debt2

Una vez dijo Charles Spurgeon: “Es mejor aplastar los huevos de la serpiente que la serpiente misma”.  Este principio lo he tomado de tal forma que prácticamente es mio.  Antes de que algo crezca hasta ser tan grande que no puedas con él, mejor elimínalo cuando es pequeño.  Un huevo de serpiente es pequeño, quieto, e inofensivo, todo lo contrario cuando la serpiente surge y crece, ya no estará quieta si quiero pisarla, y menos inofensiva.  Así que, para no vernos en problemas debemos evitar incubarlos hasta que nos eliminen a nosotros.  Considera estos consejos:

1. No todas las deudas son malas.
Si una deuda es para una inversión con bajo grado de riesgo, que me dará la oportunidad de generar una excelente ganancia, es un buen ejemplo de usar el dinero de otros para producir, cancelar la deuda y obtener un ingreso importante.  Si la deuda que vas a adquirir es una que ni siquiera sabes como la vas a poder pagar, esa de seguro es mala.  Hacerla es permitir que la serpiente salga del huevo.

2. Prudencia antes que apariencia.
El mundo del comercio vende apelando a las emociones, no a la inteligencia.  Eso nos lleva más de una vez a adquirir cosas que no son necesarias, pero que dan algún sentimiento de realización o status.  El problema es cuando hay que pagar y no alcanza porque los ingresos simplemente están por debajo de los egresos.  Simplemente el agua que le echamos a la bañera nunca la llena porque por debajo se la estamos sacando en mayor cantidad, hasta que a pesar de echarle, se vaciará totalmente.

3. Jinetear la plata.
Este concepto se trata de usar dinero que era para una cosa para pagar o comprar otra, pensando en que luego lo recuperaremos o lo repondremos de alguna manera para hacer frente al objetivo original de ese dinero.  Es como ir enfrentando dos cosas con una sola entrada económica.  Eso es jugar con fuego.  Algo que he aprendido es que todo lo que se refiere a dinero es volátil, altamente inestable.  Y nuestro error es creer que el dinero te da estabilidad total.  Algunos que pensaron así prematuramente han dejado el mundo de los vivos.

4. Restructura tus finanzas.
Para eso debemos hacer un análisis para reducción de gastos.  Elimina todo lo que no es necesario.  Tapa todos los huecos de la bañera.  Cambia el estilo de vida estratégicamente para volverse a levantar.  Habla con los acreedores para refinanciar según tus posibilidades.  Vende algo para estar al día.  Cualquier cosa es buena para tapar las fugas.

5. Busca alternativas para generar.
Puede ser que la situación mala te llevó a descubrir una manera de generar más.  Piensa más allá de simplemente conseguir un segundo empleo para sostener la apariencia de cierto estilo de vida.  Eso es esclavitud.  Me refiero a poner en marcha alguna idea que pueda convertirse en tu principal ocupación.  ¿Qué talento tienes que no estás explotando?  ¿Qué servicio puedes dar que otros están ocupando?  Todos tenemos algún talento para generar.  Todos tenemos algún servicio que dar.  Pensemos.  Pensemos.  Y además, pidámosle a Dios perdón por enredarnos, y sabiduría y una nueva oportunidad para empezar habiendo aprendido de los errores.

Debt1