Category: Facilitador

LOS MEJORES TRABAJAN CON LOS MEJORES

Cuando violamos este principio, tenemos problemas, perdemos demasiado tiempo, tanto que a veces tenemos que empezar de nuevo, desde cero, para volver a edificar lo que fue destruido.  Este principio lo han descubierto los que se han vuelto mejores, y saben que si no se rodean de gente como ellos, es decir, los mejores, nunca llegarán a explotar a los niveles que desean, porque los mejores te harán flotar y elevarse, pero los peores te harán bajar y hundirse.

Los mejores necesitan a los mejores, porque los mejores:

  1. Los mejores tienen motivación propia.
    No hay que perder tiempo tratando de motivarlos, y menos frustrándose uno mismo tratando de hacer que ellos hagan las cosas.  Todo lo contrario, ellos hasta se vuelven como combustible para el “mejor” con quien trabajan.
  2. Los mejores ven adelante.
    Los mejores no ven atrás, ven adelante.  Están desarrollando la función en su lugar actual, de la manera actual, pero ya están viendo lo que se necesita para hacer las cosas cuando sean más grandes, para cuando se expandan.  Es como si ellos estuvieran siempre subiendo gradas, ven la que siguen.  No están conformes donde están, siempre ven como mejorar las cosas.
  3. Los mejores hacen de la excelencia su marca.
    Los mejores hacen lo que hacen con la marca de la excelencia bien sellada en la superficie de todo lo que tocan.  Lo que tocan brilla.  Lo que tocan se vuelve hermoso.  Lo que tocan huele a buena calidad.  Hay gente que lo que toca lo destruye, lo echa a perder, lo ensucia, lo degrada, lo mancha, lo aniquila, lo afea.
  4. Los mejores conocen.
    Cuando “el mejor” trabaja con “los mejores”, lo mejores saben de lo que está hablando su líder, porque ellos conocen, y no solo conocen la materia que domina “el mejor”, hasta aportan par que las cosas sigan creciendo.
  5. Los mejores tienen el mismo espíritu.
    Es decir, tienen una conexión especial con la cabeza de la organización, de la oficina, o del proyecto.  Han llegado a pensar de la misma forma, de soñar los mismos sueños, de aspirar a lo mismo, a hablar de la misma manera un lenguaje que para otros hay que traducirles para que entiendan.

Este principio es un principio bíblico.  Una cosa es que Dios escoge hasta lo vil para usarlo, y otra es que Dios usa a lo mejor.  Es verdad que Él escoge lo vil, pero no usa lo vil, lo santifica, lo llena de su sabiduría, lo capacita, lo bendice, lo fortalece, y lo unge, es decir, lo vuelve “lo mejor” a partir de lo vil.  Ya Saulo había dado muestras de un ímpetu fuera de lo común cuando el Señor lo tomó y lo convirtió en el apóstol Pablo.  No usó a Saulo, lo hizo un Pablo.  Y el Señor, “el mejor” trabajó con “los mejores”, y producto de eso tenemos esos escritos extraordinarios de Pablo.

¡Vuélvete de “los mejores”!

TODO PROBLEMA TIENE MÍNINO DIEZ SOLUCIONES

Todo problema tiene mínimo diez soluciones es algo que he dicho por los últimos veinte años. Y cada vez me convenzo más de que tengo razón. Y puedo darles algunos ejemplos de cómo he visto que otros lo demuestran perfectamente frente a los retos que lograron vencer. O puedo compartir algunas experiencias personales de cómo eso quedó muy claro. Pero esta vez prefiero darte algo gráfico. Se dice que “una imagen vale por mil palabras”. Entonces lo que a continuación te doy vale como por 35 mil palabras.

Cuando niño tuviste un problema: atarte los cordones de tus zapatos. Eso quedó resuelto en tu crecimiento, seguramente con la ayuda de papá y mamá. Pero alguien pensó lo mismo, que todo problema tiene mínimo diez soluciones, y por ser un pensador de posibilidades, no de imposibilidades, resolvió el problema de atarse los zapatos buscando todas las maneras, y encontró que al menos hay 35 formas correctas de atarse los cordones de los zapatos. Mira “mínimo diez soluciones”.

sneakers1xk0sneakers8rz1sneakers9ql4sneakers10pi7sneakers12zp2sneakers2to9sneakers3gw1sneakers4fr5sneakers5ik4sneakers6zq9

En el próximo veremos DIEZ TIPS para solucionar problemas.

La Creatividad se adelanta

La creatividad nos lleva a adelantarnos al tiempo.  Hemos escuchado que tal científico estuvo adelantado a su tiempo y que por eso fue incomprendido, lo mismo de músicos, pintores, actores, etc.

Es que la creatividad es también como el túnel del tiempo hacia el futuro.  El futuro y la creatividad van de la mano.  Ahora mismo hay miles de personas inventando, creando, pensando, diseñando, probando, experimentando miles de cosas que nadie todavía conoce que las veremos en el futuro.  Espero que todas sean buenas y nos ayuden a vivir mejor.

stockxpertcom_id816491_jpg_acb94b8e1398afaf9cdcb36af735f45f

Pero hay una aplicación más sencilla e inmediata de lo que vengo diciendo y al alcance de todos.  Cuando digo que “la creatividad se adelanta” puede ser algo de todos los días para cada uno de nosotros.  Tomen este ejemplo que me contó un amigo: Tenía una secretaria que cuando su esposa cumplía años, antes de salir temprano en la mañana a su oficina, a su casa llegaban flores a su querida cumpleañera de su parte.  La secretaria estaba adelantada por su creatividad, no porque se lo ordenaran.

Otro ejemplo:  recuerdo que estaba pensando en desarrollar un reporte que tenía que ver con la supervisión del avance de la visión que estábamos desarrollando, y para mi sorpresa, cuando hablé de esa idea, alguien dijo que ya lo estaba haciendo y nos mostró el reporte que diseñó, el cual adoptamos de inmediato, y por supuesto, ese día alguien quedó como los grandes.

En tu caso, sea cual sea tu ocupación, usa la creatividad para adelantarte, y uno no sabe, ¿será esa una buena forma de aspirar a un puesto más alto y mejor pagado?

Se creativo.

Los que Estorban.

Ayer fuí a una de nuestras iglesias MANA de Kingdomtakers, en la provincia de Limón.  Estuvo vibrante. Un ambiente de fe, de expectativa en Dios por lo que pasará en la Iglesia y en toda la provincia.

Mientras íbamos, casi llegando, había una fila de vehículos detrás de un camión grande, poco a poco todos iban rebasando y adelantando para no ir tan lentos, lo normal de esos camiones.  Delante mío uno aceleró para rebasar no solo al camión sino a otro carro que no rebasaba, simplemente iba detrás del camión.  Pero cuando mi vecino del frente quiso adelantar no le dio tiempo pasar al camión porque venía de frente otro vehículo, así que tuvo que ingresar otra vez al carril donde íbamos, pero delante del que no adelantaba, no obstante este no le dejaba, más bien intentó estorbarle, así que a la fuerza entró y el que no adelantaba tuvo que cuidarse para no colisionar; claro, se enojó.  A los minutos, el que quería adelantar, vio la carretera despejada, adelantó y se marchó feliz.  Ahora era mi turno.

El que no adelantaba, simplemente seguía ahí.  Ni picaba la leña, ni prestaba el hacha.  Yo vi mi oportunidad de adelantar, lo rebasé a él, pero igual que a mi amigo que ya se había ido feliz, vi venir un vehículo que no me daba tiempo de pasar al camión, entonces quise entrar de nuevo al carril, y otra vez… el estorbador apareció.

Por dicha pude acelerar y no permitirle que me estorbara, no se si se enojó pero era evidente su frustración al no lograr estorbar esta vez.  A los pocos minutos la carretera estaba despejada para adelantar y lo hice, y me fui feliz.  Llegué al centro de Limón antes de tiempo, entonces decidimos ir a tomar un café antes de la reunión.  Justo estaba estacionando a la orilla de la carretera cuando pasó el estorbador.  Me miró, hizo muecas, habló algo con sus acompañantes como refiriéndose a mi, y simplemente siguió. Y se fue infeliz.

Así hay gente en el ministerio.  No avanzan ni dejan avanzar.  Pero cuando alguien se les escapa de su status quo de conformismo se molestan.  Otros, como yo, sabemos que hay mucha gente buena que perfectamente puede adelantarnos, gente que Dios está levantando tremendo.  Lo que tenemos que hacer es facilitarles el camino, y más bien indicarles, como amigos y hasta padres espirituales, cuando avanzar con seguridad para que lleguen al destino que el Padre Celestial les ha preparado.  Pero en general, sea que nos adelanten o no, seamos facilitadores de los demás.  Pero tu decides: ¿ser de los que estorban, o de los que facilitan?