Category: Evaluar

ELECCIONES COSTA RICA 2010

Dios Bendiga Costa Rica.  Felicidades para todos nosotros los costarricenses al tener una democracia donde las elecciones se vuelven una fiesta.  Es una bendición elegir a quien gobernará durante los próximos cuatro años sin ver ninguna fuerza militar cuidando el proceso electoral.  Hoy 7 de febrero el pueblo habló y la mayoría inclinó la balanza hacia una de las personas contendoras, ahora a la presidenta electa doña Laura Chinchilla, a quien felicitamos de todo corazón.

Y quisiera decir unas muy breves palabras a la excelentísima señora presidenta doña Laura Chinchilla, y a algunos de los ex-candidatos:

A doña Laura Chinchilla:
Creo en las mujeres, oraremos por usted para que Dios la dirija y así tenga una administración de las mejores de la historia al ser la primer mujer en el cargo más elevado de nuestra nación.  ¡Muchas felicidades!  Enhorabuena su lema “adelante” sea totalmente materializado, con tal suerte, que no nos quedemos donde estamos, sino que avancemos lo más que podamos, de forma tal, que sea notorio por todos los costarricenses y extranjeros bajo nuestro límpido cielo.

A don Ottón Solís:
En los últimos días mostró un desarrollo humano extraordinario, y el país lo valoró.  Probablemente lo que hizo que bajará notablemente el porcentaje de aceptación en comparación a las elecciones pasadas fue su posición del NO al TLC.  La lectura que hizo del pueblo en su deseo por el TLC, fue la factura que el pueblo le pasó.  Espero que su sucesor haya aprendido esta lección por el bien de nuestro país, y le imite en su auténtico y muy agradable desarrollo como ser humano que lo hizo ver como un político maduro.

A don Otto Guevara:
Su fuerza y su liderazgo dinámico es muy inspirador.  Esos factores más su juventud, más todas las lecciones que ha acumulado en estos comicios, le ponen en una excelente posición hacia el futuro.  Y viendo su evolución periodo tras periodo muestra el impacto en la conciencia de la nación.  Espero que siga perfeccionando sus conceptos, enfoques y acciones para una Costa Rica que debe saltar a una modernidad sin sacrificar moralidad.

A don Luis Fishman:
Su valentía y arrojo son admirables.  Prácticamente resucitar un partido muerto y con las partes muy maltratadas, fue una hazaña.  Espero que por el bien del país siga adelante para que al fortalecer al partido, se fortalezca una opción más dentro de la palestra de la política nacional, lo cual, de seguro enriquecerá el pensamiento y accionar de los diferentes poderes de la nación.  Una cosa clara que todos deben abrazar fue su insistencia en gobernar para el bien de los menos afortunados, y crear oportunidades para que hayan más posibilidades de prosperar para todos.

A don Oscar López:
De verdad que extraordinario el resultado de su trabajo al ser el partido minoritario con mayor impacto en la Asamblea Legislativa.  Una de las cosas que los demás debemos aprender es que su bandera fue muy bien definida en su lucha a favor de dos o tres cosas sin atacar a nadie o menospreciar a los demás programas de gobierno.  Nunca se salió del enfoque de su partido y eso fue clave, y muy bien recibido por el país.  Un buen ejemplo.

Y a todos nosotros:
Demos gracias a Dios por vivir en Costa Rica, pero que no se nos vaya como el agua por entre los dedos.  Forcémonos a mantenerla en la senda de los principios de Dios.  De lo contrario podríamos lamentarnos irremediablemente.  Mi oración es esta:  Dios bendiga Costa Rica, y que nosotros seamos sensibles para recibir esa bendición.

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA

Empecé ayer con una máxima: “No hay problema que no tenga solución.”  Y lo definí más específicamente diciendo que todo problema tiene mínimo diez soluciones.  Hoy, y durante esta semana estaré compartiendo lo que he compilado a lo largo de los años en lo que he denominado: Doce Principios para Resolver Cualquier Problema.

Problemas4

1. Entender el Problema.
Una vez, en medio de un examen de una de mis carreras, ingeniería química, no supe qué hacer ante un problema que debía resolver.  El profesor vio en mi cara mi frustración.  Se acercó y me dijo: ¿No encuentras la solución?  Yo pensé:  me va a decir una pista para solucionarlo.  Le presté atención.  Se acercó más, casi al oído.  Yo estaba listo para tomar nota.  Me fije alrededor para no dar la impresión de algo incorrecto.  Entonces me dijo: “concéntrate en entender el problema, cuando lo hagas ya tienes el 50% de la solución”.  ¡Y se fue!  Me sentí desilusionado profundamente.  No era lo yo esperaba.  Sin embargo, después comprendí lo valioso de su consejo, que más que para resolver un problema de termodinámica, me ha sido muy útil para resolver problemas de la vida.  Se que suena sencillo, pero requiere control de ti mismo para ser fríos y analizar un problema para descubrir la solución.  La mayoría cometemos el error de enfrentar los problemas desde una actitud incorrecta, y eso no ayuda a la solución, más bien le agrega un factor más de complicación.  Entender el problema = 50% de la solución.

2. No tenerle miedo a los problemas.
Como mencioné antes, uno de los problemas para resolver problemas es enfrentarlos desde una plataforma emocional negativa.  Y una de las emociones más negativas es el temor.  La biblia dice: “El temor del hombre pondrá lazo;
Mas el que confía en el Señor será exaltado.” (Pr.29:25).  El temor ata, y atados, como con una camisa de fuerza no podemos movernos con habilidad para usar las llaves que abren las puertas de las soluciones.  Temor inmoviliza, paraliza, y así no podemos dar los pasos hacia las soluciones.  Lo que debe sustituir “el temor” es “la confianza”.  Primer en el Señor, fuente de toda sabiduría y fuerza, y segundo en nosotros, como criaturas que podemos resolver problemas, porque así fuimos creados, de lo contrario no tendríamos lapiceros, bombillos eléctricos, radio, televisión, puentes, barcos, aviones, satélites, operaciones a corazón abierto, y hasta naves espaciales.

3. Enfrentar el problema por partes.
En matemática a esto se le llama “simplificar”.  Pero como que hacemos la operación al revés y lo que hacemos es “complicar”.  ¿Es posible comerse un elefante?  ¡Claro!  La clave es hacerlo bocado a bocado, tantos como sean necesarios.  Muchos de nuestros problemas pueden parecernos montañas aplastantes, pero si vamos escalando poco a poco, llegaremos a la cumbre.  Si tienes una deuda de miles, debes ir pagando cientos, hasta vencerla.  Si quieres bajar 40 kilos debes perder uno por uno hasta lograrlo.  Nadie puede de una sola vez, a menos que intervenga un milagro, solucionar un gran problema.  Ahora, vuelvo al primer punto, no puedes ver las partes si no entendemos el problema.  Y una vez entendida cada parte, disponernos a solucionarlas.

Mañana continuamos.

EL PODER DE LA SANTA INSATISFACCIÓN

Mientras pienso en este post vienen a mi memoria personas que conozco, y los pongo en dos grupos.  A un lado los insatisfechos, y al otro lado los satisfechos.  Si esto fuera un experimento científico y tuviera que reportar mis observaciones más importantes diría que los insatisfechos llegaron más lejos que los satisfechos, que los insatisfechos influenciaron a otros en el camino, pero que los satisfechos fueron influenciados por otros, que los insatisfechos progresaron, pero no así los satisfechos. Que los insatisfechos crecieron más que los satisfechos.

Dissatisfaction2

La insatisfacción es buena.  Esta es mi lista de sus bondades, pues los insatisfechos:

1. Cambian las cosas siempre hacia lo mejor.
Son eternos buscadores de lo bueno, y siempre ven como mejorar aún lo bueno, ni se diga cuando ven lo malo.

2. Son ejemplo de que “la insatisfacción es la madre de la invención”.
Desatan su creatividad.  No están satisfechos con la manera de hacer las cosas, siempre ven como hacerlo más efectivo y productivo.  Y si no existe la manera de hacerlo, entonces lo inventan brillando con su creatividad.

3. Son estimulados al liderazgo.
No están satisfechos con ser cola, creen que pueden ser cola.  Solo por marcar el paso para el cambio ya están incursionando en el liderazgo, no por posición, sino por su pasión, y este es el mejor liderazgo.

4. Abrazan una visión.
Los insatisfechos son visionarios, ven hacia el futuro.  Los satisfechos ven lo que hicieron y se sienten realizados, los insatisfechos se sienten realizados cuando piensan en el futuro y lo que hacen para llegar allá.

5. Viven cada día mejor.
Nunca hacen las paces con el status quo siempre están desarrollándose en todo sentido, incluyendo su posición financiera.  Para ellos la insatisfacción y el progreso son como la ley de la física de causa y efecto.  Siempre digo: Contentos sí, satisfechos no.  Contentos porque no debemos ser malagradecidos.  Insatisfechos porque siempre se pueden mejorar las cosas.

6. Desatan su potencial.
Los insatisfechos descubren en el camino que son capaces de mayores cosas de las que alguna vez pensaron.  Y algo que ocurre es que en la medida que logran cosas, su potencial se manifiesta más y más, porque lo grande de ayer es un pequeño desafío hoy, pues se han entrenado en el tiempo.  La insatisfacción saca lo mejor de nosotros.  Siempre nos impulsa a ir “más allá”.

7. Son incansables trabajadores.
Cada día tienen poderosas razones para levantarse, porque cada día hacen algo que los acerca a la meta de su vida que se han propuesto.  Pero además de trabajar “duro”, sobre todo lo hacen inteligentemente, por eso se auto-evalúan para que su vida sea efectiva, no solo activa.

8. Tienen el principio de la excelencia.
Jamás se conforman con la mediocridad.  Odian la mediocridad.  Se resisten a ser mediocres.  La mediocridad no va con ellos, es un repugnante a sus oídos y a sus ojos, pero no por eso dejan de ser pacientes con los demás, y equilibrados con ellos mismos mientras avanzan en la excelencia.

9. Se convierten en luchadores.
Los insatisfechos no ven las cosas como algo que no se puede cambiar.  No tienen esa forma de pensar, para ellos deben haber alguna forma para que las cosas cambien, y saben que las cosas no van a cambiar para bien por que sí, ellos provocan, ellos se comprometen, ellos se sacrifican si fuera necesario, pero lucharán por el cambio, por la excelencia, por el progreso.

10. Toman riesgos en la vida.
Estando insatisfechos lo que les impulsa a moverse es la fe.  Sin fe no intentarían nada.  Y nadie tiene tanta fe como el que anda con Dios.  Los mejores insatisfechos son los que mejor se relacionan con Dios porque Él es la fuente de todo poder y de toda sabiduría.

Dissatisfaction3

Contentos SÍ.  Satisfechos NO.

SIETE PASOS PARA LOGRAR UNA META

Creo que todos los seres humanos queremos lograr cosas en la vida, es decir, tenemos metas.  Metas que pueden ir desde lograr una carrera hasta bajar de peso.  O desde levantar una empresa hasta ser un líder espiritual.  O desde ser un buen hijo hasta llegar a casarse.  La gama de metas es innumerable, de ahí que debemos seguir siete pasos, de lo contrario, hay tantas cosas que se pueden hacer que nos quedaremos viendo como pasa el tiempo sin hacer nada.  Muy bien cabe aquí el dicho de “mejor una en mano que cien volando”.
Pasos

1. Soñar.
Nada llegar a ser realidad sin primero ser un sueño.  Un sueño no es algo totalmente específico, pero si es una inspiración que te despierta para hacer algo.  Los sueños son como una puerta que te abre un mundo que deseas alcanzar.  Los sueños son un lenguaje, el lenguaje de la fe.  Y con la fe viene la imaginación, que te hace ver por adelantado el futuro.

2. Visionar.
Esto es comprometerte con tus sueños.  Soñar no es suficiente, debes casarte con tus sueños, ahí es donde se vuelve la visión de tu vida hasta que llegas a verla hecha realidad.

3. Planificar.
Te vuelves arquitecto.  Haces los planos y dibujas en tu mente etapa por etapa lo que deseas construir.  Los planes te van a guiar para no salirte del diseño de tu visión, de lo contrario pensando hacer un castillo terminarás haciendo un palomar.  Y como siempre digo: “El que no planifica, planifica para fracasar”.

4. Trabajar.
Soñar-Visionar-Planificar… ACCIÓN.  Es decir, manos a la obra.  Si no trabajamos siguiendo un plan amando una visión nunca veremos la sustancia ningún sueño.  Los millonarios trabajan 80 horas por semana.  Seguro hay un abuso ahí, pero la lección está clara.

5. Supervisar.
Lo que no se supervisa no se hace.  Es una ley.  Probablemente si papá y mamá no supervisan que sus hijos estudien, sencillamente no estudiarían lo suficiente para graduarse alguna vez.  A nivel personal, es la actitud de ser estricto en hacer aquello a lo que nos comprometimos.  A nivel de equipos de trabajo, es medir básicamente el cumplimiento de metas en el tiempo, la cantidad, y la calidad establecidas.  El espíritu de supervisar es que las cosas se hagan.

6. Evaluar.
Lo que no se evalúa no se mejora.  Es una ley.  Evaluar es valorar.  El espíritu de evaluar es cómo se están haciendo las cosas.  Supervisar es sobre quien trabaja.  Evaluar es sobre el rendimiento del que trabaja.  En ambos casos la medida debe ser la excelencia.

7. Innovar.
Lo que no se innova caduca.  Es una ley.  Innovar es lo que siempre nos mantiene al día.  Si una empresa fabricante de televisores se hubiera quedado haciéndolos de “tubos”, hace años que hubiera desaparecido.  Todos los puntos anteriores te llevan a la cumbre, pero la innovación te mantiene en ella.

Toma tiempo para reflexionar en cada punto para aplicarlo a tu vida, y nos veremos en la cumbre.