Category: Cultura

VIVE SENCILLAMENTE SENCILLO

Muchos pueden vivir en forma complicada porque sencillamente no viven sencillo.  Este pensamiento lo tuve cuando minutos después de despegar mi vuelo a Miami, USA, comencé a completar mi fórmula de visa de entrada, y mi fórmula de aduana.  Tomé mi lapicero, desplegué mi mesa del asiento, leí lo que me pedían que completara, tomé mi pasaporte, y comencé a completar cada espacio.  Fueron unos cinco minutos o más, y listo, todo con buena letra.

¿Qué hubiera pasado si no hago mi tarea de completar mis debidas fórmulas?

Imagínense que llegue al puesto del oficial de migración sin llenar las fórmulas.  Me devuelven para que lo haga.  Con las filas que se hacen para entrar a Estados Unidos, tendría una gran demora.  ¿Y qué tal si mi destino no fuera ese puerto de entrada?  Perdería el vuelo, con ello, por nuevas leyes, mi tiquete de cientos de dólares.  ¿Y si no tuviera dinero en efectivo para comprar otro?  Bueno, llamaría a alguien que me hiciera una transferencia a mi tarjeta.  Ahhhh, pero por las carreras de ir a llenar las fórmulas, se me perdió el celular.  Pero de todas formas mi celular, por no prever, no tiene “roaming” internacional, y no funciona.  Pero bueno, ahora era entrar, y luego a ver qué.

Bueno, de alguna manera, por fin ingresé al país, pero cuando llegué frustrado por mi equipaje, el único que quedaba por tanto tiempo en carreras era el mío, pero me di cuenta de que no era el mío, era similar, pero alguien se había llevado el mío.  Mis notas de las conferencias iban ahí, mis trajes iban ahí, mis libros, mis zapatos, mis objetos personales, todo… se fue a otro destino.  Y cuando abrí la maleta que se parecía a la mía, en busca de algo que me sirviera como compensación, me di cuenta de que seguro era de alguna pervertida sexual porque iban cosas muy extrañas en esa maleta.  ¡Dios!  ¡Todo se me complicó!

¿Y la razón?  No haber vivido sencillamente sencillo.

¡MAE!: MIS DIEZ RAZONES PARA NO USARLA

Hace rato que quería decir algo al respecto del uso de esta palabra.  Primero porque soy libre para pensar, y libre para expresarme, lo cual no significa que eso me da libertad para irrespetar, es solo que deseo argumentar mi posición sobre este punto en particular.  Y para hacerlo lo más ordenado posible, y para recibir sus argumentos, y tomar su sabiduría con mayor provecho, me dispongo a compartir mis diez razones de por qué no me parece el uso de esta palabra; la cual nunca he usado, y con respeto y hasta humor, les pido a los amigos de hijos cuando llegan a nuestra casa, que por favor no la usen, y hasta el día de hoy no he tenido ningún distanciamiento o pérdida de la amistad al hacer esa solicitud, porque no es que me ofende como si fuera una palabra obscena o blasfema, pero no me agrada, así de sencillo, no me agrada.

Estas son mis diez razones, y tal vez las de algunas y algunos de ustedes:

1. Me gusta el idioma español, y en general los idiomas.  Cada uno es inmensamente rico en palabras únicas, que describen sentimientos únicos, sensaciones únicas, condiciones únicas, formas únicas, percepciones únicas, perspectivas únicas, expresiones únicas, y matices únicos.  Y dentro de su riqueza lingüística hay palabras exactas, hermosas, finas, agradables, y muy educadas.  “Mae”, y peor “maje”, es una agresión al español.

2. Que algunos digan que ya es un costarriqueñismo (de Costa Rica), no significa que sea bueno y agradable.  Entonces, como es “tica” la costumbre que todo lo dejamos para el final, ¿vamos todos a llegar tarde e incumplir con los plazos en que se debe entregar algún trabajo?  Si decir “mae” o “maje” nos identifica como costarricenses, ¿qué habrán sido los que escribieron el Himno Nacional que no usaron “mae” o “maje”?  ¿No será más bien alejarse de las verdaderas raíces que nos dan la peculiaridad del ser de los “ticos”, y más bien debemos rescatar?

3. El sentido de “mae” o “maje” no es como algunos dicen, equivalente al “pana” venezolano, o el “chico” de los cubanos, entre otros.  A manera de ilustrar que no es equivalente, pregunta: ¿le dices “mae” o “maje” a tu madre?  ¿Y es así de común que los hijos se lo dicen a los padres en Costa Rica?  Tampoco estoy diciendo que se use de común el “pana” para referirse a los padres, solo digo que a todas luces no es equivalente.  Porque he oído a hijos venezolanos que se sienten orgullosos de decir “pana” (amigo del alma) a su padre.  ¿Pero cuál es el orgullo de decirle “mae” o “maje” a tu madre?

4. “Mae” o “maje” tiene más connotaciones negativas que positivas.  Empezando por su mismo significado de origen, que simplemente es “tonto”, y aunque ha evolucionado a ser apelativo (para llamar la atención de alguien), todavía no han logrado quitarle del todo el olor negativo, tanto que los mismos que lo usan también se refieren como “mae” a alguien que hace algo incorrecto o lo hacen caer en algún tipo de broma, y hasta en una trampa.

5. “Mae” o “maje” no tiene dentro de sus connotaciones un trato respetuoso, en muchos casos es todo lo contrario.  ¿Lo usan todos los empleados para sus jefes?  Hazlo y verás que te echan.  Se ve que todavía tiene un tinte negativo.

6. Alguno está diciendo: “Yo si le digo a mi jefe mae o maje”.  ¡Ve y díselo al jefe de tu jefe!  Y si se lo dices a tu jefe es porque hay cierto grado de cercanía, pero evidentemente no es para todo mundo, y en mi caso prefiero usar palabras con las que pueda tratar con todo mundo.  De hecho, dentro de los olores negativos del “mae” o “maje” es que se usa en algunos círculos con un sentido de exclusividad, en el que solo ese “grupito”, que se creen superiores a todos los demás, lo usan para pavonearse frente a otros.

7. Usar “mae” o “maje” es una forma de pereza mental, porque en lugar de aprenderme el nombre de las personas, simplemente me refiero a ellos como “mae” o “maje”.  Lo cual, también lleva a contraer relaciones superficiales.

8. Algunos dicen que “mae” o “maje” es sinónimo de amigo.  Pero esto mismo me hace pensar en lo inestable de esta palabra, porque muchas veces se usa más bien como “enemigo”.  Si alguien amenaza a otro, no es extraño que antes de amenazarle pone por delante el “mae” o “maje” como manera de hacerle sentir su aversión.

9. Y una razón más.  En muchos casos esa palabra ya no tiene sentido, se ha vuelto una muletilla.  De diez palabras que salen de la boca, siete son “mae” o “maje”.  Y claro, eso no demuestra lo que algunos llamarían “cultura”.

10.  Y una última.  Mi deseo es estimular a usar bien el idioma como una muestra de educación y respeto.  Lo ilustro:  le he dicho a mis hijos que no le digan a todo “vara”.  A un sentimiento le dicen “vara” (“sentí una vara”).  A una situación de dicen “vara” (“estuvo peligrosa esa “vara”).  A una persona que molesta le dicen “vara” (“deje esa vara”).  Y así mil usos de “vara” que no da lugar a conversaciones educadas e inteligentes.

Y tengo dos conclusiones:

1. No estoy en desacuerdo que se pueda usar o crear alguna forma idiomática “tica” o extranjera para establecer relaciones amenas formales o informales, como por ejemplo: “mop”, “bro” (del inglés ‘brother’), “mi-herma”, “pa”, “men”.  Solo que con un “siempre y cuando”: cuidado de no violar algunos aspectos, que creo viola el “mae” o “maje” como ya he mencionado.

2. Especialmente, y sobre todo, a aquellos que se dicen ser cristianos.  Me parece desagradable en forma superlativa su uso en bocas de santos y santas, cuando tenemos, además del español, el lenguaje de Dios para relacionarnos unos a otros.  No se hasta donde puede llegar la evolución de “mae” o “maje”, como ha ocurrido con otras palabras, pero mientras no llegue a un significado rico, positivo, y educado, la destierro de mi vocabulario, de mi casa, de mi iglesia, y de mis más profundas relaciones con gente que aprecio.

He dicho.

ELECCIONES COSTA RICA 2010

Dios Bendiga Costa Rica.  Felicidades para todos nosotros los costarricenses al tener una democracia donde las elecciones se vuelven una fiesta.  Es una bendición elegir a quien gobernará durante los próximos cuatro años sin ver ninguna fuerza militar cuidando el proceso electoral.  Hoy 7 de febrero el pueblo habló y la mayoría inclinó la balanza hacia una de las personas contendoras, ahora a la presidenta electa doña Laura Chinchilla, a quien felicitamos de todo corazón.

Y quisiera decir unas muy breves palabras a la excelentísima señora presidenta doña Laura Chinchilla, y a algunos de los ex-candidatos:

A doña Laura Chinchilla:
Creo en las mujeres, oraremos por usted para que Dios la dirija y así tenga una administración de las mejores de la historia al ser la primer mujer en el cargo más elevado de nuestra nación.  ¡Muchas felicidades!  Enhorabuena su lema “adelante” sea totalmente materializado, con tal suerte, que no nos quedemos donde estamos, sino que avancemos lo más que podamos, de forma tal, que sea notorio por todos los costarricenses y extranjeros bajo nuestro límpido cielo.

A don Ottón Solís:
En los últimos días mostró un desarrollo humano extraordinario, y el país lo valoró.  Probablemente lo que hizo que bajará notablemente el porcentaje de aceptación en comparación a las elecciones pasadas fue su posición del NO al TLC.  La lectura que hizo del pueblo en su deseo por el TLC, fue la factura que el pueblo le pasó.  Espero que su sucesor haya aprendido esta lección por el bien de nuestro país, y le imite en su auténtico y muy agradable desarrollo como ser humano que lo hizo ver como un político maduro.

A don Otto Guevara:
Su fuerza y su liderazgo dinámico es muy inspirador.  Esos factores más su juventud, más todas las lecciones que ha acumulado en estos comicios, le ponen en una excelente posición hacia el futuro.  Y viendo su evolución periodo tras periodo muestra el impacto en la conciencia de la nación.  Espero que siga perfeccionando sus conceptos, enfoques y acciones para una Costa Rica que debe saltar a una modernidad sin sacrificar moralidad.

A don Luis Fishman:
Su valentía y arrojo son admirables.  Prácticamente resucitar un partido muerto y con las partes muy maltratadas, fue una hazaña.  Espero que por el bien del país siga adelante para que al fortalecer al partido, se fortalezca una opción más dentro de la palestra de la política nacional, lo cual, de seguro enriquecerá el pensamiento y accionar de los diferentes poderes de la nación.  Una cosa clara que todos deben abrazar fue su insistencia en gobernar para el bien de los menos afortunados, y crear oportunidades para que hayan más posibilidades de prosperar para todos.

A don Oscar López:
De verdad que extraordinario el resultado de su trabajo al ser el partido minoritario con mayor impacto en la Asamblea Legislativa.  Una de las cosas que los demás debemos aprender es que su bandera fue muy bien definida en su lucha a favor de dos o tres cosas sin atacar a nadie o menospreciar a los demás programas de gobierno.  Nunca se salió del enfoque de su partido y eso fue clave, y muy bien recibido por el país.  Un buen ejemplo.

Y a todos nosotros:
Demos gracias a Dios por vivir en Costa Rica, pero que no se nos vaya como el agua por entre los dedos.  Forcémonos a mantenerla en la senda de los principios de Dios.  De lo contrario podríamos lamentarnos irremediablemente.  Mi oración es esta:  Dios bendiga Costa Rica, y que nosotros seamos sensibles para recibir esa bendición.

LAS SIETE VIRTUDES GENERADORAS DE OPORTUNIDADES

Las oportunidades, dije ayer, no tocan a la puerta de todos, y esto no es injusticia, es que las oportunidades se crean y se atraen.  Como el imán atrae al hierro, así hay personas que atraen las oportunidades, y es que han llegado a vivir de tal forma que crean el ambiente magnético para atraer oportunidades que no llegan a todos.  Ayer sobre las dos personas a las que las oportunidades les tocan la puerta, pero ahora deseo dar un poco más de detalles sobre algunas virtudes que tienen esas personas.

Opportunities

1. Puntualidad.
Si llegas tarde al trabajo la oportunidad que te darán es la de irse.  Si llegas tarde a las clases nunca aprenderás o siempre andarás en carrera molestando a los demás que si son puntuales.  Si no se aprende la puntualidad ahora, cuando tengas una empresa, si llegas por pura casualidad, siempre estarás entregando todo no como los japoneses, “justo a tiempo”, y eso hará que los clientes busquen a otro que les cumpla a tiempo.

2. Integridad.
Robar es más común en nosotros de lo que nos imaginamos.  Robamos tiempo de trabajo, no devolvemos lo que no es nuestro, aceptamos dinero por trabajo que no hemos realizado, tomamos el crédito por algo que no hicimos nosotros, nos prestan un libro y no lo devolvemos, pedimos dinero prestado y devolverlo se vuelve enemistad porque nos piden pagar, tomamos sin permiso un lapicero, tomamos sin permiso una hoja de papel.  Todo lo grande, bueno o malo, empezó pequeño.

3. Educación.
No me refiero a estudios formales universitarios, porque conozco universitarios, masters, y doctores, que no por tener conocomientos de alguna carrera prestigiosa los hace automáticamente educados.  No saben decir “por favor”.  No saben saludar por la mañana diciendo “buenos días”.  No saben saludar a una mujer, a un niño, a un anciano, a un colega, a un amigo.  No saben contestar el teléfono.  No saben despedirse de un desconocido, ni de un conocido.  No saben comer con la boca cerrada, y menos como dejar el plato y los cubiertos al final.  No saben pedir disculpas.  No saben tener control de si mismos por respeto a los demás.  Por supuesto, este no genera ningún campo magnético para las oportunidades.  ¿Cuántos han sido despedidos, y no les dijeron realmente por qué teniendo todos los estudios para el cargo?

Mañana… completo las siete virtudes generadoras de oportunidades.

EL PODER DEL ORDEN

Intento dar una definición de “orden”, que espero, podamos coincidir.  Orden es… ubicar inteligentemente en pro de la funcionalidad y por ende, la productividad.  Si miro mi escritorio veo que tengo cosas a la derecha y a la izquierda de mi laptop, y lo que que está a un lado y a otro debe estar ahí.  Por ejemplo, mi impresora no puede ir a la derecha, mi disco duro externo no puede ir a la derecha.  Sería un desorden si ubico esas dos cosas en otro lugar.

¿Te ha pasado que no encontrar las llaves te ha echado a perder el día?  ¿Dónde estarán?  Hay una razón inteligente, no solo de ornato, belleza o agrado visual para poner las cosas en su lugar.  Vamos a ver siete.

Order2


1. Somos más productivos.

Si cada mañana llegas tarde al trabajo porque no encuentras las llaves del automovil, la camisa que querías, los zapatos que combinan con la ropa, los libros del curso que estás tomando, etc., etc., etc., eso afecta tu desarrollo profesional, laboral, y estudiantil.  Además de enojos, estrés, disgustos y discusiones que echan a perder las buenas relaciones.

2. Tenemos más posibilidades de prosperar.
Mucha gente tiene problemas económicos serios, no porque no le alcanza.  La razón número uno es mala administración, y la mala administración es por falta de orden en el uso de las finanzas.  Si “ubicas inteligentemente” tu dinero, no lo vas a usar para comprar lo que no debes comprar, no vas a adquirir una deuda que luego no vas a poder pagar, etc.  Orden y prosperidad van de la mano.

3. Hay mayor seguridad.
Muchos accidentes son producto del desorden.  Si no hubiese líneas que dividan los carriles de las carreteras, ¿qué pasaría?, o más bien, ¿qué no pasaría?  ¿A cuántos de los que trabajan en las pistas de los portaaviones (como vimos ayer), los despegues o aterrizajes les cortarían la cabeza?  Si no hubiera un árbitro que ponga orden en la cancha de fútbol, ¿cómo terminaría el encuentro?

4. Se aprovecha mejor el tiempo.
Solo pensemos cuando el tránsito en la carretera se desordena, y cada quien se va por su lado, esos desórdenes te consumen tiempo valioso.  Si cada vez que vas a ver tele hay que andar buscando el control debajo de todos los muebles en toda la casa, ¿cuánto tiempo perdiste? (si no es que todo el tiempo dependiendo de lo que se ve).

5. Se trabaja en un mejor ambiente.
Un ambiente desordenado desanima.  El desorden va contra la productividad.  Aunque algunos dicen que trabajan bien en el desorden.  Puede ser cierto relativamente, pero lo que si es cierto absolutamente, es para un grupo trabajando juntos, el mejor ambiente es el orden.  La comunicación, la búsqueda de lo que se ocupa, el movimiento en el espacio de trabajo, y la atención a las visitas es mejor donde reina el orden.

6. Se entienden mejor las cosas.
Un profesor, que cuando enseña, solo dice cosas sin ningún orden, ni el mejor estudiante sale bien cuando le hagan los exámenes.  Si un pastor enseña a sus ovejas en la iglesia, pero no tiene ni pies ni cabeza el discurso, ¿de qué les aprovechará para la fe si no entienden?  Si uno desea arreglar un problema, uno de los principios es entender el problema, y para entender, hay que ordenar todos los elementos.  En realidad, la mitad del problema está resuelto cuando se entiende el problema.

7. Todo fluye con más naturalidad.
Cuando todo está ordenado todo parece muy fácil.  Los choques interpersonales en un equipo, los choques de vehículos en la carretera, los choques en los matrimonios, los atrasos de entrega de una empresa, los atrasos en las salidas de los vuelos en un aeropuerto, el incumplimiento de horarios en reuniones, etc., tienen mucho que ver con el desorden, y se nota porque las cosas no fluyen con naturalidad, sino con tensiones innecesarias.

El proverbio popular que dice: “Donde hay orden, está Dios”, no está lejos de la verdad, pues en el primer capítulo de la Biblia vemos a Dios poniendo orden primero, para luego seguir con lo mayor, la creación del hombre.