Category: Influence

¿EMPUJAS O TE EMPUJAN?

Me he encontrado en mi caminar por la vida con gente que hay que empujar para que hagan las cosas, y hay otros que más bien hasta lo empujan a uno.  Me refiero a la buenas cosas, comentar los que lo hacen para lo malo no vale la pena.  Y seguro que tu también puedes recordar a algunos con nombre y apellido a los que tenías que empujar, y también a los que te empujaron para ir a cosas mejores y más grandes.

En forma concisa esto es lo que pienso cuando digo ¿empujas o te empujan?:

1. A los que hay que empujar te restan las fuerzas, los que te empujan te las multiplican.
En mi caso, cuando hay gente que me empuja, me demanda que haga más, que de más, que logre más, y claro, según el potencial que uno tenga, así puede dar, pero cuando te “estimulan” entonces produces más, y al final se multiplicó lo que podías hacer.  Te pueden empujar a hacer un libro, a escribir una carta, a hacer unas llamadas, a visitar a alguna persona, a emprender una empresa, a desarrollar un negocio, a dar un seminario, a prepararte en algo más, ha pretender algo más grande… mil cosas.  Gracias a Dios por esos que te empujan.  En el caso de los que tienes que empujar para que hagan las cosas es como empujar un vehículo atorado en el lodo, no logran salir de ahí, giran y giran sus ruedas pero no llegan a ningún lado, más bien de ensucian, y todos tus esfuerzos se hacen en vano, al punto del agotamiento.  Si no ponen de su parte para salir de ahí, ahí se quedarán, y poco a poco se herrumbrarán hasta ser desechados.  Si por ahora eres de los que te empujan responde bien para que avances.  Y ojalá que aspires a volverte de los que empujan.

2. A los que hay que empujar no tienen visión, a los que empujan les sobra.
Los que empujan tienen sueños de grandeza, para ellos todo es posible, pero saben que solos no lo pueden hacer, así que empujan a otros a creer en sus sueños, y eso hace más grande la base para construir.  Los que empujan tienen sentido de dirección, quieren llegar a alguna parte, no están empujando al azar.  Ellos tienen un puerto donde quieren atracar, en cambio, a los que hay que empujar muchas veces están en medio del océano, y para ellos cualquier viento es bueno, pero para los que empujan no aceptan cualquier viento, solo si va en la dirección que apunta a su destino.

3. A los que hay que empujar nos pueden llegar a ayudar, a los que nos empujan de seguro nos ayudan.
En cierto sentido todos somos las dos cosas, empujamos y nos empujan.  No muy bueno es que solo respondas a cuando te empujan, y lo peor es que te empujen y ni siquiera respondas.  Los que responden solo cuando los empujan no es tan malo, indica que tienen ruedas por lo menos, porque de lo contrario sería arrastrarlos.  Pero los que empujan tienen motor.  Si respondes a que otros “te empujen”, es muy probable que descubras que también tienes motor, solo que faltaba que se estimulara un poquito.  ¡Enhorabuena!

LAS CINCO DIRECCIONES DE UN LÍDER… (PARTE 2)

En el post anterior empecé este tema inspirado en lo que le escuché a mi amigo Daniel Park, un coreano inusual.  Compartía con mi equipo de trabajo a nivel nacional esta enseñanza, propicia a quienes estamos en esta gran vocación del liderazgo.  Devidió el tema en cinco “as”.  Ayer vivimos que el líder número uno debe mirar (primera A) “arriba”, segundo, “adelante” (segunda A).  Ahora les daré la tercera, cuarta y quinta “A”.  Como les dije ayer, es la receta de Daniel, pero ahora con mi sabor, y seguramente tu también puedes tomar la receta y darle tu “toque” personal, pero el fin es el mismo, que el liderazgo, que de una u otra manera todos tenemos en diferentes niveles, sea ejercido de la mejor manera.

3. Tercera A: ATRÁS.
Mirar atrás puede ser malo.  Pero si vemos atrás para recordar de dónde hemos venido nos puede ayudar mucho a mantenernos agradecidos, inspirados y humildes.  Agradecidos porque vemos como hemos avanzado, como hemos crecido, y logrado lo que hasta el presente tenemos.  Inspirados porque hemos visto los obstáculos que vencimos, y de cómo confiando en Dios pasamos los ríos y nos ahogamos, los muros de fuego y nos quemamos.  Así que si hemos llegado hasta aquí con bien, también lo haremos hacia el futuro.  Y nos mantendremos humildes, porque saber de donde venimos, aquellos pequeños inicios donde nadie creía en nosotros, donde pasamos tiempos de escasez, donde no teníamos la preparación y experiencias de hoy, nos hacen considerar a los demás por su potencial, porque nosotros sabemos que eso era todo lo que teníamos.

4. Cuarta A: ALREDEDOR.
Debemos mirar alrededor y ver a otros que nos rodean, con los que tenemos algo en común, de lo contrario no estarían a nuestro alrededor.  Son gente valiosa, pueden ser amigos claves para el destino a que Dios nos llamó, pueden ser parte del equipo que formaremos para lograr sueños que fueron implantados en nuestro corazón.  Son gente fiel en los que podemos confiar.  Estas relaciones son claves y debemos cuidarlas.

5. Quinta A: ADENTRO.
Un día de estos hablaba a un grupo de hombres en liderazgo, y les decía que ser valientes es una de las cualidades que debemos tener, y que valentía no es carecer de miedo por las cosas que nos lo pueden provocar afuera, sino que valentía es la forma en que decido responder desde mi interior.  Puedo sentir miedo y ser valiente porque decido hacer lo que debo hacer.  El temor te ata, la valentía te libera.  Tu decides que tener, y tus actos demuestran tu decisión.  Y empieza adentro, en tu interior.  Compórtate valiente.  Y esto es muy propio de los que desean ser buenos líderes.  El apóstol Pablo hablaba de como su hombre interior se renovaba de día en día, aunque el exterior se iba desgastando (2Co.4:16).  Sin embargo, lo que yo he visto es gente que por fuera parecían gigantes, pero en la hora de la hora, por dentro eran tan pequeños que sucumbieron frente a los desafíos del liderazgo y de la vida.  Los grandes retos requiere que seamos grandes… por dentro.  El carisma nos puede engañar porque da la impresión de ser muy grande, pero lo que de verdad determina tu grandeza viene de adentro, tu carácter.

Comparte EL POST DE HOY con tus amigos de facebook.  Haz clic en “Share”.

LAS CINCO DIRECCIONES DE UN LÍDER (CINCO “AS”)

Uno de mis amigos internacionales, un coreano fuera de lo común, Daniel Park, nos compartía una excelente enseñanza en privado a un grupo de líderes que tengo el honor de dirigir.  Y a través de este medio, quisiera retomar su enseñanza para multiplicar el pan ahora con mi preparación, pero siguiendo su receta.  Me identifiqué de inmediato cuando oí a mi amigo repetir lo que yo una y otra vez he proclamado sobre la consideración del carácter versus carisma.  Estas dos “C” tienen ese orden, primero carácter, y después carisma.  No es que el carisma (dones, talentos, habilidades, poderes) no es importante, pero jamás puede ser el fundamento de la personalidad.  El carácter es el fundamento del carisma, eso le da el sello tan particular a cada persona.  Primero carácter, después carisma.

Las Cinco As son una muy buena forma de recordarnos en lo que debemos ocuparnos los líderes.

1. Primera A: ARRIBA.
No hay mejor modelo de liderazgo interesado en el bien de los demás que el de Dios mismo.  Pero también, la Biblia es clara cuando declara que no hay autoridad, sino la dada por Dios.  Así que si deseamos ejercer bien nuestro liderazgo, que implica ejercer autoridad, debemos hacerlo dependiendo de aquel que nos la dio.  Mirar arriba, como la primera dirección de los líderes tiene una buena razón de ser.  Los líderes somos propensos a la soledad, no porque seamos huraños, sino por la misma tarea de ir al frente, y tenemos que resolver una y otra cosa, enfrentar reto tras reto para seguir adelante, por lo que necesitamos fuerza, sabiduría, innovación, frescura, fe, perseverancia, amor, y ayuda personal, y no hay nada mejor que “mirar arriba”, ahí está la fuente de todo lo que necesitamos.

2. Segunda A: ADELANTE.
Los líderes debemos ver adelante.  Si conduces mirando el retrovisor de tu vida, o las ventanas laterales, muy pronto dejarás de avanzar.  Tenemos que mantenernos mirando hacia adelante, a la visión que hemos adoptado como el destino de nuestras vidas.  Los obstáculos serán normales en el camino, pero los vamos a vencer, porque seguimos con la mirada hacia el objetivo.  Es más, podemos caer en el camino, pero nos volveremos a levantar, porque no hemos perdido de vista el final.  Realmente cómo fue que empezamos no es lo importante, es cómo terminaremos.  En mi caso, sigo adelante en pro de la visión que recibí: una iglesia de cien mil miembros en Costa Rica.  Y esto me recuerda la historia de la carrera de sapos.  Se organizó una carrera de todos los sapos que quisieran subir saltando peldaño por peldaño una enorme torre que sirven para soportar los cables eléctricos.  A la cita llegaron toda clase de sapos, sapos grandes, pequeños, negros con pintas rojas, morados con pintas blancas, amarillos con pintas celestes, con ojos saltones, con lomos como de dinosaurios, etc. etc.  El árbitro se reunió con todos los sapos alrededor de la torre, y les dio las reglas, muy sencillas, el sapo que se cayera al saltar a uno de los peldaños hacia arriba, sería inmediatamente descalificado, y el que llegara más alto, sin necesidad de llegar al final de la torre sería el ganador.  Dentro del grupo había un sapito, y desde del mismo suelo ya le decían los demás: -para qué participas, serás descalificado desde el primer salto, no tienes la capacidad, no lo lograrás, mejor renuncia antes de empezar-.  Pero el sapito saltó de inmediato cuando sonó el pitazo de arranque.  Comenzaron todos a saltar, y los primeros que comenzaron a caer eran los morados con blanco, y así otros caían y… sapazooooo…  El sapito seguía recibiendo las palabras de desanimo pero eran desatendidas totalmente, y solo seguía y seguía, pronto pasó a los mejores que iban arriba, a los negros con pintas rojas, y siguió saltando.  Desde abajo los sapos organizadores le gritaban que ya era suficiente, que era el ganador, pero siguió hasta el final.  Cuando descendió los primeros que se acercaron fueron los sapos periodistas: ¿porqué no te detuviste?  ¿Cómo lo lograste contra todas las predicciones porque para nada eras el favorito?  La mamá del sapito llegó a auxiliarlo: -no le pregunten, no le pidan respuestas-.  ¿Porqué?  -preguntaron los sapos periodistas-, a lo que respondió su mamá: -porque es sordo-.  ¡Sigue adelante, hazte el sordo!

Mañana sigo.

Comparte “el post de hoy” con tus amigos de facebook, haz click en “Share”.

TRANSFUSIÓN DE ESPÍRITU

No solo hay transfusión de sangre, también lo hay de espíritu.  Aunque más propiamente debemos hablar de “transferencia” de espíritu.  Y esto es lo que haremos este viernes y sábado para los líderes principales de las diferentes sedes del ministerio MANA de KINGDOMTAKERS en Costa Rica.

Más de doscientos cincuenta líderes, entre hombres y mujeres tenemos esta cita en el Hotel Cypresal en Birrí de Heredia, y en ese espectacular escenario, con ese rico clima, será propicio para nuestra CUMBRE ANUAL DE ALTO NIVEL, que está vez tiene un orientación maravillosa: LA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO, y aunque son varios los expositores, el principal será el Espíritu Santo.

Animo desde ya para que todos vayan con una expectativa de lo que hará el Espíritu Santo, porque estoy seguro que nos sorprenderá.  Les pongo aquí el gafete que usaremos para esta cumbre.

Esta cumbre hará que el avivamiento que estamos viviendo en la casa matriz Kingdomtakers, se desparrame por todas las MANA, y ya sea que unas lo comiencen a disfrutar, y otras lo afirmen, al final, será la norma de todas, para que sea el Espíritu Santo el que nos lidere literalmente.

Los espero, y bienvenidos desde ya.

ELECCIONES COSTA RICA 2010

Dios Bendiga Costa Rica.  Felicidades para todos nosotros los costarricenses al tener una democracia donde las elecciones se vuelven una fiesta.  Es una bendición elegir a quien gobernará durante los próximos cuatro años sin ver ninguna fuerza militar cuidando el proceso electoral.  Hoy 7 de febrero el pueblo habló y la mayoría inclinó la balanza hacia una de las personas contendoras, ahora a la presidenta electa doña Laura Chinchilla, a quien felicitamos de todo corazón.

Y quisiera decir unas muy breves palabras a la excelentísima señora presidenta doña Laura Chinchilla, y a algunos de los ex-candidatos:

A doña Laura Chinchilla:
Creo en las mujeres, oraremos por usted para que Dios la dirija y así tenga una administración de las mejores de la historia al ser la primer mujer en el cargo más elevado de nuestra nación.  ¡Muchas felicidades!  Enhorabuena su lema “adelante” sea totalmente materializado, con tal suerte, que no nos quedemos donde estamos, sino que avancemos lo más que podamos, de forma tal, que sea notorio por todos los costarricenses y extranjeros bajo nuestro límpido cielo.

A don Ottón Solís:
En los últimos días mostró un desarrollo humano extraordinario, y el país lo valoró.  Probablemente lo que hizo que bajará notablemente el porcentaje de aceptación en comparación a las elecciones pasadas fue su posición del NO al TLC.  La lectura que hizo del pueblo en su deseo por el TLC, fue la factura que el pueblo le pasó.  Espero que su sucesor haya aprendido esta lección por el bien de nuestro país, y le imite en su auténtico y muy agradable desarrollo como ser humano que lo hizo ver como un político maduro.

A don Otto Guevara:
Su fuerza y su liderazgo dinámico es muy inspirador.  Esos factores más su juventud, más todas las lecciones que ha acumulado en estos comicios, le ponen en una excelente posición hacia el futuro.  Y viendo su evolución periodo tras periodo muestra el impacto en la conciencia de la nación.  Espero que siga perfeccionando sus conceptos, enfoques y acciones para una Costa Rica que debe saltar a una modernidad sin sacrificar moralidad.

A don Luis Fishman:
Su valentía y arrojo son admirables.  Prácticamente resucitar un partido muerto y con las partes muy maltratadas, fue una hazaña.  Espero que por el bien del país siga adelante para que al fortalecer al partido, se fortalezca una opción más dentro de la palestra de la política nacional, lo cual, de seguro enriquecerá el pensamiento y accionar de los diferentes poderes de la nación.  Una cosa clara que todos deben abrazar fue su insistencia en gobernar para el bien de los menos afortunados, y crear oportunidades para que hayan más posibilidades de prosperar para todos.

A don Oscar López:
De verdad que extraordinario el resultado de su trabajo al ser el partido minoritario con mayor impacto en la Asamblea Legislativa.  Una de las cosas que los demás debemos aprender es que su bandera fue muy bien definida en su lucha a favor de dos o tres cosas sin atacar a nadie o menospreciar a los demás programas de gobierno.  Nunca se salió del enfoque de su partido y eso fue clave, y muy bien recibido por el país.  Un buen ejemplo.

Y a todos nosotros:
Demos gracias a Dios por vivir en Costa Rica, pero que no se nos vaya como el agua por entre los dedos.  Forcémonos a mantenerla en la senda de los principios de Dios.  De lo contrario podríamos lamentarnos irremediablemente.  Mi oración es esta:  Dios bendiga Costa Rica, y que nosotros seamos sensibles para recibir esa bendición.

VÓMITO CON UVE DE VACÍO

Hace unos días vi un programa por televisión donde el exponente a todas luces lo que hacía era repetir frases de libros, de hecho, mi esposa, lectora insaciable terminaba las frases que él decía.  Uno se daba cuenta que lo que decía no era aprendido en el crisol de la experiencia propia, ni vivido a plenitud para uno creer que vino de su propio desarrollo como algo del laboratorio de su propia vida.

Conocí a otra persona que literalmente absorbió los libros de John Maxwell y Zig Ziglar, entre otros, y los repetía con elocuencia, solo que era como el perico, decía lo que le cabía en su memoria, pero no había nada en su vida que apoyara sus afirmaciones.  Es decir, predicaba lo que no vivía.  Estaba vacío, no tenía nada adentro.

La exhortación es para todos, yo el primero.  Que Dios nos ayude para no andar, perdón la expresión, lanzando vómito en la cara de los demás, y es que el vómito no es como buena música a nuestros oídos.

Vomit

Vómito es aquello que entró a nuestro estómago pero no fue digerido, y posteriormente expulsado de nuestro cuerpo con apariencia y olor desagradable que nadie en su sano juicio se atrevería a considerarlo comestible de nuevo.  Sin embargo, eso es lo que se hace cuando alguien lee lo que sea, y luego lo lanza a alguien sin haberlo vivido, sin haberlo recibido como suyo propio, sin haberlo tenido en el vientre de su corazón y su mente por un tiempo de embarazo para que naciera como algo original al albergarlo lo suficiente hasta darle personalidad única.

Desde papás vomitamos sobre nuestros hijos e hijas cuando les decimos que hagan tal cosa que nosotros no hacemos.  No fumen fumando.  Vayan a la iglesia sentados frente a la tele.  No mientan ocultándose del acreedor.  Amen a su mamá siendo infieles.  Háganle caso a su papá sin reconocer la autoridad del marido.  Diezmen al Señor siendo mezquinos para Dios.  Sean íntegros tapando sus errores.  ¡Ayyyyy!  Pero por supuesto, esto no solo se da en casa, se da en el trabajo, en las amistades, en la universidad, en todo lado.

Lo malo no es leer, lo malo es no asimilarlo hasta el punto de uno volverse lo que leyó.  No se ha vuelto parte de nosotros mismos y ya estamos usándolo para “venderlo” en forma de conferencias vacías, palabras vacías y consejos vacíos, con uve de vómito.  ¿Sabes quiénes no vomitan, que cuando te dicen algo es filet mignon?  ¡Los mentores!