Category: Gracia

UNA VERDAD EXTRAORDINARIA: LA GENTE SI PUEDE CAMBIAR

Voy al grano.  Me resisto a marcar a la gente de tal forma que pareciera que nunca van a cambiar.  Yo soy un ejemplo de eso, y creo que cada uno de ustedes mis lectores, también.  Yo no soy el mismo de hace diez años, sin embargo, gente que me conoció hace diez años puede comentar con otros que yo soy de esta y de aquella manera, pero lo que está diciendo no es verdad, eso que dice es lo que yo fui, pero cambie.  En sus mentes yo sigo siendo el mismo, pero en la vida real soy otro.  Exactamente eso le pasa a todos los que han cambiado pero siguen siendo los mismos en la opinión de los que les conocieron tiempo atrás.

De mi parte, yo creo que las personas cambian.  Y aunque fueron de cierta manera, o cometieron errores de diferentes clases, me resisto a marcarlos así para el resto de sus vidas, me resisto a creer que llegarán de la misma forma hasta la tumba.  En el camino cambiarán para bien.  Eso es lo que yo prefiero creer.

Ahora, si no cambian, ellos fueron los que no aprovecharon mi forma de tratarlos.  Porque cuando tu no marcas a alguna persona le darás oportunidades que si no creyeras que cambian no se las darías.  Siempre he dicho que soy un hombre de oportunidades para los demás, y el fundamento de mi proceder es que creo que la gente cambia.

Puedes cometer errores, y hasta graves, pero eso no me autoriza a seguir llamándote de alguna manera por tus fallos.  Hay algunos que les encanta poner apodos según los errores de los demás, como si ellos no los cometieran, pero mejor sigamos llamándoles por sus nombres, y con la esperanza de que si cambiarán.

Yo creo que una de las virtudes de la naturaleza humana es cambiar para mejorar.  Tenemos la llave del cambio.  Desde que nacemos empieza el camino del continuo cambio, pasamos de infantes a niños, luego a jóvenes, y de ahí a la adultez.  Cambiamos de la inmadurez a la madurez.  Y aunque parece que algunos lo hacen a menor velocidad, y otros lo hacen a pasos agigantados, la verdad es que todos cambiamos.  Oigo que alguien dice: “es que fulano es un…” por algo que pasó hace tiempo.  No lo marques, como a ti tampoco te gustaría que te condenen a una forma de ser que ya no tienes porque cambiaste.

Lo peor, de verdad, lo peor, es cuando uno se marca así mismo y dice: “es que yo soy así, y nunca cambiaré”.  Desecha esas palabras.  No es verdad.  No nos condenemos a nosotros mismos. Hasta Dios cree que tu puedes cambiar.  Y si Dios lo cree, ¿quién soy yo para marcarme o marcarte?

PEDID Y SE OS DARÁ

Hoy mi hija Priscilla vino a mi en la tarde, y me pidió unos fonts (fuentes tipografícas).  Me dijo que querían hacer unas camisetas con el nombre “FUEL”, usando como idea de diseño llenar la camiseta con “fuel” por todo lado usando diferentes fonts.  Como ella sabe que yo tengo bastantes, porque me gusta el diseño, y especialmente el uso de las tipografías, y que de hecho, he creado algunas, como las de nuestro logo de KINGDOMTAKERS, o el de MANA.

Bueno, el asunto es que como ella sabe que tengo en mi laptop cerca de 125 mil tipografías, y el común de la gente tiene menos de 2 mil, ella conoce que tengo suficientes para darle. Le dije que le daría una colección muy buena de casi 500, se las mostré y me decía: “esa pa, esa, uyyy que buena esa…”.  Le preparé la colección y se la pasé por skype.  Pero pensé en otras opciones, y le dije que tenía otra de las varias colecciones muy buena, y de pasó le dije que si buscaba internet se daría cuenta de que el valor DE CADA FONT era como de 59 dólares.  Pris me dijo que no, que no era necesario, que con las primeras era suficiente, pero de todos modos se la envié, una colección profesional como de 232 fonts, de las mejores que tengo.

Priscilla me pidió unos fonts, y terminé dándole cientos de los mejores.

Es que el que pide recibe.  Solo hay dos condiciones básicas, pedirle a alguien que tenga, y segundo, que te ame.  Y si tiene te da, y si te ama, lo hace abundantemente.

Esto que les cuento es exactamente lo que pasa cuando le pides a Dios.  Y mejor aún.  Porque si nosotros, padres con defectos, damos a nuestros hijos así, ¿cómo nos dará Dios que es el Padre Perfecto?

Solo falta una cosa: Dios, ¿es tu Padre?

CINCO CLAVES PARA DESARROLLAR UNA FORMA POSITIVA DE PENSAR

De todas las criaturas solo una tiene la capacidad de pensar: el hombre.  Por eso podemos caminar por el poder de las decisiones, no por el poder del instinto.  Y una cosa que me impresiona como una de las verdades más poderosas que conozco es que cambiando la forma de pensar podemos cambiar de forma de vivir (parafraseando Romanos 12:2).

Si te comportas positivo te vuelves positivo, por eso… para desarrollar una forma positiva de pensar:

PositiveThinking1. Digamos algo positivo.
Sin importar lo que esté a tu alrededor, sin importar lo que esté imperando en tu entorno, sin importar cuál sea la atmósfera que envuelve el ambiente, digamos algo positivo.  Si nos encontramos con alguien durante el día, digámosle algo positivo.  Si nos encontramos en una reunión veamos algo positivo y digásmoslo.  Este es un ejercicio práctico que te acostumbrará a pensar en forma positiva.  Somos más dados a pensar en forma negativa que en forma positiva, así que, al principio, puede ser un poco difícil estar diciendo cosas positivas, cuando solo estábamos declarando lo negativo hasta hoy, pero esforcémonos, digamos “gracias” a alguien y expliquémosle brevemente la razón, demos un elogio a un compañero, expresemos algo positivo a uno de nuestros hijos diciéndoles que creemos en ellos.  Hazlo.  Solo tienes que abrir tu boca y ordenar que salgan algunas palabras edificantes con gracia, no con juicio.  Eso puede cambiar la vida de una persona, por lo menos, por el día de hoy.

2. Saquemos lo positivo de cualquier situación.
Cuando le preguntaron a un famoso pintor dónde surgió realmente su talento, él contestó que siendo niño, aprovechando que su madre había salido de la casa, tomó las pinturas que había en la cochera, y pintó en el piso de la cocina la cara de su madre, y claro, siendo niño manchando mucho más que el piso donde según él había hecho el retrato de su madre.  Cuando su madre llegó y vio todo manchado, se asombró.  Contaba el pintor que fue a su madre, le tomó el brazo, y la trajo para que viera su pintura.  Y cuenta que su madre le dijo: “hijo, esa soy yo, ¿verdad?”.  Esa madre vio lo positivo en medio de aquel desastre, y justo ahí nació un artista famoso.

Hoy en la noche venía con mi esposa Ligia de una reunión con uno de nuestros equipos de trabajo más importantes para mi, y discutíamos como pasar a un nivel superior en la efectividad.  En el automóvil le escuché citar por lo menos cinco cosas positivas que había visto en la reunión.  Intenta ese ejercicio: hacer una lista de cosas positivas en medio de cualquier situación.

Ya tienes buena tarea.  Mañana las tres que siguen.

¡DE VIDA O MUERTE!

Lo que estoy a punto de compartir es asunto de vida o muerte, solo te pido que leas todo el post.  Como siempre que escribo tengo en mente que mi misión es edificarte, traerte luz para tu diario caminar, pero también para tu caminar en la dirección eterna.

Todos, absolutamente todos somos criaturas de Dios, HERMOSAS criaturas de Dios, y me refiero al genero humano.  Cuando Dios hizo la creación el hombre ocupa la máxima posición en la pirámide, el hombre (incluida por supuesto la mujer) es la corona de la creación. Es la criatura más hermosa y dotada de todo lo que Dios hizo.

Así que por creación somos criaturas, lo que me lleva a este punto: no todas las criaturas son hijos(as) de Dios, pero claro, no es como algunos piensan al oír esto: ¿entonces qué, somos animalitos?  Claro que no.  Somos las más hermosas criaturas de todas, pero el plan de Dios es que lleguemos a ser hijos. La Biblia es la que dice: “LOS QUE LE RECIBIERON RECIBEN EL DERECHO DE SER HIJOS” (Jn.1:12).  Y por eso dice que prediquemos A TODA CRIATURA las buenas noticias de que Dios desea llevarnos al nivel de hijos para heredar todas sus bendiciones.  Rechazar esta verdad es asunto de vida o muerte.

life_or_death

Y para recibirle Jesús contó una breve historia: “Yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre, yo entraré”.  ¡Eso es todo!

Hazlo y verás que la vida cambia, ¿cómo no?  Pasas al nivel de hijo(a), y de la vida eterna.

Bienvenido(a) a la familia de Dios.

LAS DIEZ MANERAS DE DAR

Dar debe ser una expresión básica de nuestra naturaleza humana, pero sobre de nuestra naturaleza restaurada una vez que somos participantes de la naturaleza divina por medio de Jesús.  Podemos esperar que mientras no seamos redimidos nuestra conducta sea no dar, pero cuando hemos sido vivificados en el espíritu lo natural es dar.  Lo extraño sería que no demos.

¿Y de qué manera debemos dar para caminar en lo normal?

Avaricia

  1. Voluntariamente.No damos por que nos obliguen, damos porque Dios mismo actúa en nuestro corazón para despertarnos a dar y así seamos instrumentos de bendición para honrar a Dios e impulsar su obra de salvación.
  2. Generosamente.Esta es la norma general de Dios para dar.  Cuando das, ¿es generoso lo que das?  La respuesta correcta debe ser sí.  De lo contrario no estás dando como Dios dice.
  3. Proporcionalmente.Esta es la norma específica de Dios para dar.  Lo que hace es que todos demos lo mismo, tanto el que da poco como mucho.  El tanto que das es igual porcentualmente, aunque cuantitativamente sea diferente.  Porcentualmente ninguno dio más o menos.
  4. Sistemáticamente.Es para evitar dar ocasionalmente y descuidadamente.  Haya cada vez que sienta, o me acuerde, o me toquen emocionalmente.  Es dar metódicamente, y una buena práctica es apartar la cantidad como dijimos antes previamente.  Y una buena idea es definir el domingo mi día para dar.
  5. Fielmente.Debemos dar por principio.  Es algo que se vuelve parte de mi carácter.  No es la obra extraña, sino la obra normal de mi vida.
  6. Inteligentemente.Vemos lo bueno que pasa cuando damos.  Nos aseguramos una cosecha.
  7. Sacrificialmente.Esto es ir más allá de la generosidad, es dar más allá de nuestras fuerzas, más allá de aferrarnos a lo mio.
  8. Solidariamente.Es dar sin pensar en mi beneficio personal.  La recompenza es poder ayudar a otros.  Es dar con sentido de pertenencia y de propósito.
  9. Agradecidamente.No podemos dar lo que no tenemos.  Si damos es porque recibimos de gracia, y de la misma forma debemos dar, reconociendo que Dios es la fuente de todo lo que tenemos.
  10. Alegremente.Dios ama al dador alegre.  Dios se agrada de tal forma cuando das con alegría que Él se manifiesta a ti llevándote a disfrutar de mucho más de la gracia de Dios, pues la virtud del amor es dar, y Dios ama con hechos.

Ahora a la acción.