Category: Human Relations

RELACIONES QUE MATAN DÉJALAS MORIR

Hay relaciones que edifican, y hay de las que destruyen.  Hay relaciones que te aportan, y hay las que te absorben.  Hay relaciones que te alegran, y hay las que te entristecen.  Hay relaciones que te animan, y hay las que te deprimen.  Hay relaciones que te hacen cumplir tus sueños, y hay las que te roban tus sueños.  Hay relaciones que te engrandecen, y hay las que te empequeñecen.  Hay relaciones que te encierran, y hay las que te liberan.  Hay relaciones que te vivifican, y hay las que te matan.  Hay relaciones que te enredan, y hay las que te ayudan a volar.

Hay relaciones que debes cuidar, porque son relaciones claves en tu vida.  Un día de estos pensé en una de esas relaciones con uno de mis colaboradores, su nombre es Mauricio Morales, y de cariño le decimos Mao, y “Cofla”.  Mao es una persona fiel, leal, trabajadora, comprometida por encima de sus propias necesidades, respetuosa, y con actitudes que de seguro le llevarán muy lejos.  Soy bendecido al conocerle y tenerle en mi equipo.  Hace unos dos días hice algo para alimentar esa relación, y es que esas relaciones hay que alimentarlas.

Hay un punto débil que todos hemos tenido en esto de alimentar las buenas relaciones, y es que muchas veces, hemos cuidado, y hasta desgastado por relaciones que nada dejan, bueno si, desencanto, frustración, molestia, retraso, desgaste, dolores de cabeza, y hasta lo hacen quedar mal a uno.  La verdad es que me resisto a pensar en los nombres de algunos que personifican esas relaciones, porque ya fue suficiente lo que hicieron como para volver a resucitar esos malos recuerdos.  ¡Qué el Señor nos dé el suficiente discernimiento para alimentar esas relaciones de propósito, también las que debemos “desnutrir” para que mueran!

Yo creo que en mi caminar por la vida tenía que encontrarme con algunos para que de ahí en adelante siguiéramos juntos y unidos para hacer realidad un sueño.  Estas son las que hay que nutrir.

Cuando una relación te está afectando negativamente, no la nutras, guarda la distancia, guarda silencio.  Involucrarse con personas que te afectan negativamente no aprovechan para nada, por eso, poner una buena distancia, y un muro de silencio hace que nos aislemos para no ser infectados.  Ahora, esto es muy bueno, porque las aguas turbulentas se calman, y puede ocurrir que producto de esto, descubramos que aquella relación a pesar de todo logró sobrevivir, y nos de un buen indicio que dar una oportunidad con mucha prudencia para volverla a restablecer.  Y claro, si esa relación, con todo y distancia y silencio, sigue propinando golpes bajos a la vida en paz, tenemos que huir de ahí para no proveerle nada que la alimente, hasta que por desnutrición total, esa relación perezca.  Aquí es donde tu decides, ¿o la matas tu, o la relación te mata a ti?  Mejor déjala morir.

En resumen: Alimenta ciertas relaciones, y las demás déjalas morir.  Seguir con relaciones destructivas es como criar serpientes, tarde o temprano, su veneno te matará.  Pero también, no dejes pasar por alto relaciones que te bendicen, cuídalas.

Comparte este post con tus amigos de facebook.  Haz click en “Share”.

RELACIONES QUE DEBEMOS EVITAR (PARTE 2)

Ayer comencé este post basado en una conferencia que daba mi amigo Eric Peoples sobre la relaciones interpersonales.  Y las relaciones son tan importantes en la vida que la sabiduría popular lo confirma con sus frases célebres como esta: “el que anda con lobos aprende a aullar”.  Lo que la sabiduría del pueblo nos dice es que nos afectan las relaciones con los demás, y que por eso, debes escoger con quién te relacionas, porque de pronto es un lobo, y tu terminas como oveja trasquilada.

Es un privilegio que tenemos el poder escoger.  No se nos impone, tenemos la libertad para elegir, así que usémosla bien, de ahí que sean tan importantes los cuatro principios de mi amigo para tener excelentes, edificantes, y trascendentales relaciones.  Ayer comenté dos: 1. Tener ideas similares, y 2. Tener amor.  Hoy sigo con las siguientes dos para terminar.

3. Tener lealtad.
Tal vez mejor fidelidad.  Y aun mejor, las dos, lealtad y fidelidad (busca mi post sobre la diferencia entre fidelidad y lealtad, a la derecha bajo “POPULAR”).  Jamás se pueden tener buenas relaciones si no hay confianza, y de esto es que está compuesta la esencia de la lealtad y la fidelidad.  Un día de estos vi una película donde una mujer le decía a la otra: cuéntame tal cosa, y le respondió aquella, “sabes guardar un secreto”, si le contestó.  Me gustó la respuesta de aquella: “Yo también”.  Y se fue, y la dejó ahí plantada.  Cuando encuentras una persona fiel y leal, has encontrado un tesoro, le puedes confiar lo que sea, la tratas como si fueras tu mismo.  En mi caso, he encontrado a varios, un Carlos Pérez, un Gerardo Marín, un Henry Zúñiga, a quién una vez, hace años, le dije: “Henry, si algo me llegara a pasar, por favor, te encargo a mis hijos e hija, me los cuidas, por favor”.  Y lo mismo haría yo por los suyos, si la situación fuera al contrario.  Lo bueno de mi lista es que solo cito tres como la introducción, pero mi lista es más grande.  ¡Cómo me alegro!  ¿Estás en la lista de alguien que te considera fiel y leal?  ¿Has borrado alguien que estaba en tu lista?  ¿Alguien te habrá borrado de la suya?

4. Tener un legado.
Este punto si es trascendental.  Se trata de lo que les transfieres a tus amigos y amigas.  Hay relaciones que te han dejado en quiebra, te han metido en enredos, te han dejado en mal, te han traicionado y dañado.  Debimos escoger mejor.  Debimos ver ciertas cualidades que no apuntaban a nada bueno.  Pero eso ya pasó.  Aprendamos la lección para escoger bien.  Porque no importa que traumática haya sido una relación de ayer, las relaciones siguen siendo muy importantes todavía hoy.  Y lo mejor de esto que les digo, no es principalmente lo que otros te ofrezcan como legado, sino, ¿cuál es tu legado para aquellos que se relacionan contigo?  ¿Qué les transmites ahora mismo?

Si te ha edificado este post no olvides compartirlo a tus amigos en facebook.  Haz clic en “Share”.

RELACIONES QUE DEBEMOS EVITAR

Escuché hoy a un amigo, Eric Peoples, disertar sobre la relaciones interpersonales.  Y dijo cuatro puntos que nos ayudan a tener buenas relaciones.  Todos sabemos que hay buenas relaciones y malas relaciones, seguro que de ahí nació el dicho: “dime con quién andas y te diré quién eres”.  Es que las relaciones nos afectan, para bien o para mal.  Decía mi amigo que “nacimos para las relaciones”, es decir, nuestra forma de vida implican relaciones, de hecho, cuando no tenemos relaciones interpersonales, o no somos buenos para ellas, algo malo anda con nosotros.  Somos de relaciones, por eso debemos cuidar muy bien esa área de nuestra vida.  Podemos dar malos pasos en esa dirección, así que, qué bueno estos puntos que comento de mi amigo para nuestro bien.

No podemos escoger a nuestra familia, pero si podemos escoger a nuestros amigos, que vienen a ser nuestras relaciones claves en la vida.  En mi caso, soy el mayor de cuatro hermanos, y cuando llegó Gustavo ya estaba yo, y cuando llegó Fernando ya estábamos dos, y cuando llegó Alberto, ya tenía tres que aceptar, y lo mismo unos a otros entre mis hermanos.  Son mis hermanos, me guste o no, yo no los escogí, y por dicha, nos queremos entre todos, o por los menos los quiero yo, ja ja ja.

Si podemos escoger a nuestros amigos, las relaciones claves en la vida, ¿qué principios podemos seguir para que sean buenas relaciones?  Mi amigo Eric nos daba cuatro:

1. Tener ideas similares.
Este es un buen punto.  Si no hay una manera similar de pensar no se puede tener comunión profunda.  Si uno piensa como aceite, y el otro como agua, no se pueden mezclar.  Si uno piensa como tinieblas,  y el otro como luz, no puede haber concordancia alguna.  Si “no pueden andar dos juntos si no estuvieren de acuerdo”, nos recuerda la Biblia.  No puede haber unidad cuando no hay un mismo lenguaje.  Este punto, comentaba hoy cuando lo escuché, hace que, si lo seguimos fielmente, algunos instantáneamente pierdan el 90% de sus “amigos”.  Las relaciones profundas y productivas solo se pueden establecer cuando hay “ideas similares” entre las partes, y entre más similares, mejor aún.

2. Tener amor.
Amor es básicamente la actitud de dar para el bien de la persona amada.  Si amas, das.  Si no das, no amas.  Punto.  El lujurioso se deleita tomando, el ególatra se goza reciendo, el ladrón quitando, pero el que ama, dando.  Una vez decía en una conferencia que si alguna vez pasaste frente a una tienda y dijiste algo como así: “mmmmm que bien le quedaría esa camisa a mi amigo… o amiga…”  Eso es amor en acción.  Decía Eric que si tiene dos pedazos de pizza, amor es darle el más grande a tu amigo.  Y pasando a algo aun más confrontativo en la búsqueda de buenas relaciones recuerda esta: “el amor cubre multitud de faltas”.  El que no te ama te descubre, pero el que te ama te cubre.  Estamos hablando no de fechorías que pueden dañar a otros, eso nos haría cómplices, hablamos de tu desarrollo personal, y que mientras crecemos tenemos fallas, pero no por eso voy a romper lo que podría llegar a ser una buena relación.

Mañana sigo con los dos puntos restantes claves para tener buenas relaciones.

No te olvides compartir este post con tus amigos de facebook.  Dale click a “Share”.

DALE UN GOLPE MORTAL AL EGO

Hace unos días tuve una experiencia muy agradable con unos amigos.  Pero con los mismos amigos tuve una experiencia desagradable hace un poco más de un año.  Siendo del mismo grupo ellos se retiraron porque algo les pasó con otro miembro del grupo, y yo entendí sus razones para retirarse, lo cual no significa que estaba feliz, realmente me lamenté por su retiro, y aunque sus hijas seguían en el grupo, cada vez que las miraba me acordaba de ellos, y como mensajeras, sus hijas les llevaban mis saludos.

La experiencia agradable que les cuento es que decidieron reintegrarse al grupo y seguir con nosotros.  Hablamos, no del pasado, sino del presente y del futuro, con el deseo de volver a trabajar juntos y disfrutar todo lo bueno que viene.

He visto muchas relaciones interpersonales rotas, más de las que quisiera recordar, y aunque pueden darse razones correctas que pudieron llevar a la ruptura, sea de un matrimonio, una amistad, una familia, o cualquiera que sea, yo creo en que en la mayoría de los casos es posible volver a restaurar esa relación.  Si tan solo no nos aferráramos tanto al pasado, a los dolores que sufrimos, a las decepciones que experimentamos, las injusticias que soportamos, las humillaciones que vivimos, y a la venganza que anidamos, podríamos salvar esas relaciones para disfrutar lo que tuvimos y hacerlo mejor a partir de ahora.  Claro, para esto es necesario una cosa: darle un golpe de estado, y mortal al ego.

Vi el video que pongo en seguida hace unos días, y me hizo recordar que no podemos devolver el tiempo, pero si podemos devolver las actitudes, y cuando devolvemos las actitudes, parece que devolvemos el tiempo porque volvemos a disfrutar con aquellas personas con las que hicimos buenas y grandes cosas.

Te animo a reconstruir relaciones.  Lo único que no se devuelve son los ríos.  Si te buscan abre la puerta de la oportunidad, y si das el paso para buscar, mejor aún.

UNA ASPIRINA NO PUEDE CURAR UN CÁNCER

Hace un año tengo un problema en una de las paredes de mi casa.  Varias veces he puesto mi “queja” para que los responsables de la construcción la reparen.  Realmente no es un gran daño, calculo que son unos 20 centímetros cuadrados.  Pero no importa cuanto sea, debe ser reparado, y además no luce muy bien.  Les voy a poner una foto que tomé del área afectada, y que empeora en tiempo de invierno como el que ya estamos viviendo.

Esta es la pared en cuestión que está cerca del piso, y justo me queda a la izquierda de donde tengo mi escritorio desde donde escribo mis post.

Mi propósito no es quejarme por internet de que no me la han reparado, sino compartir una gran lección sobre la conducta humana.

Si han llegado a reparar la pared, pero lo que hacen es raspar, enmacillar, secar, lijar, y pintar.  Dos veces lo han hecho, pero siempre vuelve a ponerse igual.  El mal es producto de la humedad, por algún lado se filtra y produce que la pintura se infle y luego se despegue.  Pueden hacer el proceso de reparación mil veces y mil veces va a ocurrir la misma situación.

La razón de eso es muy sencilla.  No están atacando el problema de fondo.  No están yendo a la raíz del problema.  Si una persona tiene un dolor de cabeza por un cáncer en el cerebro, ni una, ni mil, ni un millón de aspirinas lo van a curar.  Eso es lo que están haciendo con mi pared, le están dando una aspirina.

¿Qué pasa cuando no vamos a la raíz del problema?

1. Nunca se va a solucionar el problema en forma permanente.

2. Se gastará más al final de cuentas, porque finalmente tendrá que hacerse la solución correcta.

3. Es una pérdida de tiempo.

4. El problema se puede hacer cada vez más grande, y una solución sencilla al principio se puede volver complicada después.

5. El tiempo nunca arregla las cosas.

6. Tener un problema sin solución no hace feliz a nadie.

7. Una reparación superficial no es suficiente para extirpar el verdadero problema.

Pero la verdad es que muchas personas están enfrentando sus problemas en forma superficial.  Por ejemplo, una infidelidad no se soluciona con “un besito y a la cama” con su esposa.  El mal carácter no se arregla sencillamente contando hasta diez.  Se necesita una re-ingeniería humana, y me gusta mencionar que mi doctorado que tiene que ver con la conducta de las personas, y combinado con mi carrera de ingeniero químico, me suena bien eso de “ingeniero humano”.  Definitivamente el hombre tiene un problema de conducta, y solo hasta que se “arregle desde la raíz” veremos cambios permanentes, que no se arreglan ni con cárceles, ni terapias, ni más policías, ni leyes y multas más severas en contra del narcotráfico, corrupción política, robos, conductores ebrios, incesto, acoso sexual o abuso psicológico y físico del cónyuge.  Todo esto es una aspirina que no puede curar un cáncer.  Solo cuando el corazón del hombre cambie, el hombre cambia.  Y ese trasplante del corazón solo Dios lo puedo hacer, y Él está listo para quitar el corazón de piedra para ponernos uno que camine conforme a su propósito de bien para los hombres.  Y la operación es sencilla, solo se trata de dejar a Jesús entrar en nuestra vida y Él hará el cambio.  Si no haces esto, siempre volverá el mismo problema a la “pared” de tu vida.

CAE BIEN Y TE TRATARÁN MEJOR

Últimamente he estado compartiendo con dos miembros de mi Iglesia Kingdomtakers, y me ha parecido muy buena su forma de ser con respecto al trato con la gente, y como siempre ando aprendiendo, he puesto, sin que ellos lo sepan, especial atención a como lo hacen.  Y claro, este “estudio que hago de ellos” me permite evaluar cosas como las repuestas de la gente a sus maneras, las caras que ponen expresando agrado o desagrado cuando estos dos amigos míos les conversan, saludan, piden algo, etc.  He considerado hasta que punto se puede ver como demasiada confianza, o si exageran sus tratos con la gente.  En fin, me ayuda mucho el verles y tomar para mi buen ejemplo con mi propio estilo.

En general he visto que sus maneras de actuar con la gente producen buenos y varios resultados.  ¿Y cómo actúan?:

  1. Se ríen con la gente que tratan.
    Y eso hace que se rompa el hielo, que no haya tensión en las relaciones, y provoca un sentido de confianza.  Y casi todo mundo responde con una sonrisa cuando le dan una.  Alguien dijo que cuando siembras una sonrisa la cosecha es instantánea.  A mi en lo personal me gusta reír mucho.  Me río mucho con mi esposa, con mis hijos, con mis colaboradores, con mi equipo, con amigos de comisiones, con la gente dando una conferencia, conmigo mismo, y hasta con Dios.  Bastante me río con Él.
  2. Se relacionan con la gente como si la hubieran conocido toda la vida.
    A estos amigos míos, y colaboradores a la vez, no les da pena tratar a la gente dándoles la mano, hablando de cuál equipo de fútbol siguen, de los precios de una comida, etc.  Prácticamente pareciera que son amiguísimos.  Por supuesto, el cuidado que se debe tener, es que debo discernir si eso no molesta a la persona que trato, porque hay personas que no responden bien a esa “confianza”.
  3. Se presentan por nombre, pero antes preguntan el nombre.
    “¿Cómo se llama?”, y lo acompañan con una sonrisa y algún gesto con la mano, ya sea para estrecharla o ponerla en el hombro, o solo extenderla.  Y siempre obtienen la respuesta del nombre de la persona, y partir de ahí ese nombre no se lo quitan de la boca.
  4. Se ponen al nivel de la persona.
    Si es un empleado, no se nota la diferencia entre ellos.  Si es un líder importante si mueven a ese nivel y no se nota la diferencia, en el sentido del respeto y la prudencia.  Si hablan con un político renombrado ellos le tratan reconociendo ese nivel.  Tienen la habilidad de sentirse cómodos con todos, y de que todos se sientan cómodos con ellos.
  5. Se portan con una actitud muy marcada de servicio.
    Alcanzan un papel y un lapicero, corren una silla, traen un vaso de agua, ofrecen servir un café, lo buscan y cuando lo traen no solo traen el café, sino un buen comentario de buen humor para acompañar esa taza de café.  Se adelantan a lo que se necesita y sorprenden cuando la otra persona lo tiene a la mano cuando va a buscar aquello.
  6. Se proyectan elogiando.
    Ven cosas que otros no ven para usarlo como elogio, y lo hacen en forma tan natural que no se ve forzado ni hipócrita como buscando algún interés creado.  Es decir, son expertos elogiando.  Y claro, eso la gente lo recibe muy bien, más en un mundo donde lo que se busca es tomar algo de ellos, y en este caso lo que sienten es que se les está dando, y ahí se cumple otra vez que si das recibes.
  7. Se identifican con la gente.
    Tienen la gracia de hacer aquello que dice la Biblia: Se gozan con el que se goza, y lloran con el que llora.  Se relacionan mucho a ese nivel emocional de la gente, sin dejar de lado el aspecto espiritual.  Hacen un equilibrio, y es que al fin de cuentas, no solo somos espíritu, tenemos un alma y vivimos en un cuerpo.  Es decir, debemos tratar a la persona en todas las áreas, y saber identificarnos.  Si alguien fue experto en saber identificarse con la gente fue Jesús.

Este es mi reporte de siete lecciones, que lo estoy poniendo en práctica hace semanas, y funciona.  En mi caso he pulido algunos detalles, en el caso de otros tendrán que empezar como de cero, pero vale la pena, porque dentro de todos los resultados, aun con gente con la que tenían que discutir algún asunto, he visto que siempre, por caer bien, los tratan mejor.  Se que no ha todos les vamos a poder caer bien, pero que sea nuestra norma intentarlo.