Category: Poder

ESTA SEMANA: TODO TE VA A SALIR BIEN

Hoy domingo, y como los últimos domingos de agosto y setiembre, he venido dando una palabra como lineamiento general, según el Espíritu Santo me da, en las reuniones de la iglesia, y quería compartirlas por este medio, para todos los que por alguna razón no pudieron llegar, y para todo el que la crea no importa donde esté.

Tanto en la primera reunión, como en la segunda hubo un mover del Espíritu diferente.  Esta vez no estuvo centrado en las sanidades, milagros y la operación de los dones, sino en adorar al Padre.  Hoy la iglesia se movió en esa dimensión de adoración donde ni siquiera se ocuparon los instrumentos de la banda, “a capella” (solo las voces) estuvimos un buen tiempo adorando declarando una y otra vez que Él es santo, santo, santo.  Fue maravilloso.  Aunque en la segunda reunión, con los instrumentos también fue poderoso.

Las mujeres cuando cantaron era extraordinario, la canción “a capella” les quedó muy bien para su tono de voz, y para los hombres daba un matiz de tono bajo que con el de las mujeres se combinaba impresionantemente.  Mientras esto pasaba, la presencia de Dios fluía, y literalmente yo percibí ángeles en la reunión.

Una palabra en esos momentos vino del Espíritu para ministrarnos, y era: “encomienda al Señor tu camino, confía en Él, y Él hará”.  Dos cosas nos tocan a nosotros y una al Señor, yo encomiendo mi camino, y confío en Él, y la parte del Señor es esta: ÉL HARÁ.  Eso mientras adorábamos, porque cuando haces que Él reciba adoración, Él hace que tu recibas tu milagro.  Es que cuando estás en su presencia como vivimos hoy, es natural su manifestación milagrosa en medio de nosotros.  Tu lo ministras a Él, y Él te ministra a ti.

Y la palabra específica para esta semana es: TODO TE SALDRÁ BIEN.  Eso me lo daba el Espíritu para la iglesia.  Créelo.  Recíbelo.  Confiésalo.  Disfrútalo.

EL PODER DE LAS DECISIONES

Decisión viene del latín “decidere” que significa “cortar, amputar, separar”.  Así que cuando decidimos algo estamos cortando, amputando o separando.  Si decides bajar de peso debes cortar el impulso de comer, amputar la mitad del plato, o separar los alimentos que no son buenos para la salud.  Si decides estudiar para graduarte tienes que cortar las horas de salir a pasar un rato con amigos, amputar algunas horas de sueño, o separar las fantasías de las realidades para tomar con seriedad la vida.  Si decides ser fiel a tu cónyuge debes cortar con la persona que no es tu pareja, amputar de raíz las tentaciones dejando de ir a lugares incorrectos, o separar la vida de soltería de los principios que guían la vida matrimonial.  Y así puedes seguir aplicando este ejercicio a cualquier decisión en la vida.

Decisions3

Echemos una mirada al poder de las decisiones.

1. Rompen el poder del instinto.
Cuando tomamos decisiones no solo comemos lo que sea, no simplemente nos dejamos llevar por los deseos, o las pasiones sin ningún control.  No es que como tenemos deseos sexuales entonces copulamos con la “hembra” que esté más dispuesta a alguna de nuestras tácticas de seducción, y así el siguiente día.

2. Nos volvemos personas de propósito.
Cuando tomamos decisiones esas decisiones están en perspectiva.  Es que vemos hacia donde queremos llegar, y por eso sabremos qué cortar, qué amputar, o qué separar en pro del propósito de nuestra vida.

3. Dejamos de ser efecto.
Lo cual nos libera de ser esclavos de las circunstancias y las emociones.  Dejamos de ser efecto, nos volvemos causa.  No debemos seguir siendo el resultado de accidentes, de la casualidad.  Si llegaste a ser un empresario fue por decisión, no porque un día hizo falta que alguien fuera empresario y saliste tu.  Llegaste a estudiar enfermería porque te equivocaste de facultad en la Universidad.

4. Dejamos de ser reactivos.
En su lugar nos volvemos pro-activos.  No es que si me aman amo, si me perdonan perdono, si me ayudan ayudo, si me llaman acudo.  Algunos solo toman decisiones de ser buenos trabajadores si les están supervisando continuamente, no por la decisión de hacer las cosas con excelencia.  Si una mujer le guiña el ojo a un hombre “reacciona” si se va con ella, “decide” si se marcha por su fidelidad a su esposa.

5. Manifestamos en su máxima expresión que somos libres.
Los esclavos no pueden decidir.  La capacidad de tomar decisiones es la forma más clara para demostrar que somos libres.  Si no puedes decidir dejar de gastar el dinero en lo innecesario es que eres esclavo de la avaricia o de la codicia.  Si no puedes perdonar eres esclavo del resentimiento o del odio.  Es hora de tomar decisiones que nos liberen, no que nos hagan más esclavos.

6. Determinan nuestro futuro.
El futuro de nuestra vida depende de las decisiones que estamos tomando hoy, porque nuestras decisiones determinan nuestro destino, y los mejores resultados vienen de las mejores decisiones.  Lo que somos y seremos es lo que hemos decidido ser.  ¡Podemos decidir lo que queremos ser!  Esa es un privilegio de Dios en nosotros.

7. Determinan tu influencia.
Las personas que nunca toman decisiones siguen a los que si toman decisiones, tan sencillo como eso.  O bien puede ser que las decisiones que algunos toman son muy elevadas que hacen que otros queden por debajo, no porque no toman decisiones, en este caso es por lo elevado de las decisiones que algunos llegan a tomar, lo cual genera una gran influencia.  Y generalmente los que toman decisiones así son los grandes soñadores, los grandes visionarios, y recuerda que tu liderazgo es directamente proporcional a tu visión.

Desarrolla el hábito de tomar decisiones.

EL PODER DE LAS DECISIONES

Las decisiones tienen que ver básicamente con escoger un curso de acción de entre varias alternativas, y según el curso así el destino o final.  Y la mejor manera de usar las decisiones es cuando tenemos en mente el maximizar los resultados, entonces tomamos la mejor decisión, usando la inteligencia y la sabiduría.

Toma estos siete pinceles, y pinta bien tu destino:

Choose_a_path

1. Desarrolla el hábito de tomar decisiones.
Un personaje de la serie de Batman, creo que se llama “doble cara”, cada vez que va a tomar una decisión lo que hace es tirar un moneda al aire, y según cae, actúa.  Hay gente que no toma decisiones personales, vive a expensas de las decisiones de los demás, o de una simple moneda.

2. Si no usas el poder de las decisiones caes bajo otro poder.
Es decir, si no tomas decisiones sobre lo que comes caes sencillamente bajo el poder de la superviviencia y comes lo que sea.  Si no tomas decisiones sobre tu fidelidad a tu cónyuge caes bajo el poder del instinto.  Y ningún poder supera el de las decisiones.

3. Nos liberamos de ser reactivos.
¿Re-activos o Pro-activos?  ¿Vivimos por accidentes o por propósitos?  ¿Esclavos de las circunstancias o libres para cambiarlas?  Podemos seguir siendo víctimas o tomar el camino de la realización.

4. La mejor forma de expresar nuestra libertad.
Tomar decisiones es una virtud con que Dios nos creó.  Si tu quieres seguir siendo esclavo de un vicio es tu decisión.  Si tu quieres seguir siendo esclavo de alguna mala actitud es tu decisión.  Porque puedes también decidir lo contrario.

5. Hoy soy las decisiones de ayer.
Somos el resultado de todas nuestras decisiones.  Somos la sumatoria de cada una de nuestras decisiones.  La calidad de mi vida refleja la calidad de mis decisiones.  Si tomas decisiones malas el resultado es malo, y si tomas decisiones buenas el resultado en bueno.  Es una ley.

6. El futuro depende de las decisiones.
Podemos ser lo que queramos ser.  Tu decides.  Los mejores resultados son producto de las mejores decisiones.  Si decides eso hoy tu mañana será mejor.  Mira lo que deseas ser y comienza a tomar las decisiones que te acerquen, no que te alejen de ello.

7. Tarea de los líderes.
Si deseas liderazgo en alguna esfera: política, social, laboral, deportiva, intelectual, espiritual, o cualquier otra, tienes que saber que liderazgo y la toma de decisiones van de la mano, y entre mejor tus decisiones, mejor tu liderazgo.  Es uno de los oficios más importantes de los líderes.

Así que, usa el poder de las decisiones, toma decisiones, decide leer todos los días mi blog.  Nos vemos en la cumbre.

El Poder de la Confesión

Somos el producto de nuestras confesiones.  Dicho personalmente: SOY LO QUE HABLO.

“Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre;
Se saciará del producto de sus labios.
La muerte y la vida están el poder de la lengua,
Y el que la ama comerá de sus frutos.”  (Pr.18:20,21).

Lo que dice Proverbios es que nos nutrimos de lo que decimos, y que es tan poderoso lo que decimos, que mejor cuidemos muy bien lo que confesamos, pues puede ser para bien o para mal, porque sea como sea comemos del fruto de nuestras palabras.

Generalmente la gente no se cuida de lo que dice, pero la ignorancia no inhabilita el poder de la confesión.  Deja de decir:

  1. “Yo nunca cambiaré”
  2. “Para mí no hay perdón, yo soy un caso perdido”
  3. “Yo no puedo hacerlo”
  4. “Ese es mi carácter y así soy yo”
  5. “Yo no soy bueno para… memorizar, cantar, leer, evangelizar, hablar en público…”
  6. “Yo no calzo en ningún lugar”
  7. “Nada me sale bien”
  8. “Esto no tiene solución”
  9. “Aquí pasándola, como cuando usted era pobre”
  10. “Dios se olvidó de mi” (Is.49:14.15).

Lo que más bien debemos hacer es seguir esta regla: “Creí, por lo cual hablé” (2Co.4:13).  Es decir: “lo que Dios dice tu lo dices”.  No lo que creemos nosotros inspirados en nuestras debilidades, incapacidades, o circunstancias, sino en lo que Dios dice, y para el que cree todo es posible.

Un pasaje de la Biblia que ilustra esto extraordinariamente es Nm.13:17-14:9.  Si no lo lees, por lo menos te doy una de las tremendas lecciones que nos da: DONDE UNOS VEN IMPEDIMENTOS, OTROS VEN RETOS.  DONDE UNOS VEN IMPOSIBILIDADES, OTROS VEN POSIBILIDADES.  Lo que crees, eso confiesas, y lo que confiesas te sobrevendrá.

Cuida tus confesiones.

La Creatividad hace la diferencia

Diferente quiere decir que no es igual.  Y eso vende.  Y eso atrae.

De hecho, las empresas grandes son grandes porque mantienen la diferencia.  Por ejemplo, hay muchos celulares, pero Apple lanzó su celular diferente; pero no solo diferente, sino diferente con la marca de la creatividad.  Porque algo puede ser diferente pero mediocre, inútil, inservible y feo, esa diferencia no es producto de la creatividad.

Cuando las grandes empresas encuentran una diferencia la patentizan, porque saben el poder de la diferencia.   ¿Y cómo llegan a esa diferencia?  Invierten millones en investigación, incluyendo toda la infraestructura necesaria y todo el personal dedicados solo al ejercicio de la creatividad.  La observación misma nos enseña con miles de ejemplos el poder de la diferencia.  Estarás de acuerdo conmigo en que:

La creatividad hace la diferencia entre un supermercado y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un médico y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un zapatero y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un canal de televisión y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un arquitecto y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un constructor y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un líder y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un compositor y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un pastor y otro.
La creatividad hace la diferencia entre una recepcionista y otra.
La creatividad hace la diferencia entre un vendedor y otro.
La creatividad hace la diferencia entre un diseñador y otro.
La creatividad hace la diferencia entre una iglesia y otra.

Este video es un buen ejemplo.

La creatividad hace la diferencia.

Se creativo.