Category: Biblia

DIEZ COSAS QUE LA BIBLIA DICE QUE DEBEMOS ORAR

Alguno puede orar y tener la incertidumbre de si su oración va a tener respuesta, pero si es algo que Dios mismo nos dice por lo cual debemos orar, de seguro que veremos las respuestas a nuestras oraciones, de hecho, eso es lo que dice Primera de Juan 5:14,15 (1Jo.5:14,15): “14​Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.​ 15​Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”.

El tema viene al caso porque acabamos de terminar una semana de adoración y oración en la iglesia, y muchas de las oraciones que hicimos caben dentro de esas diez.  Espero que te puedan guiar para orar efectivamente.

Orando Conforme a La Palabra

Ahora, manos a la obra.

EL TRUCO DE COMER POR LOS OÍDOS

Digo el truco en el sentido de algo que se hace fuera de lo común, que parece que son secretos, pero no, son pasos que se dominan tan bien dominados (valga la redundancia) que salen bien una y otra vez.  En este caso, ¿cómo es el truco de comer por los oídos?  ¿Será que pones comida en los oídos y te la vas introduciendo poco a poco empujándola con un hisopo?  No, no es eso.  A lo que me refiero es una comida que produce fe en los que se la comen.  Fe, una palabra tan pequeña, pero qué poderosa.  Para quien tenga fe, todo es posible.  Poderosa, ¿verdad?

El truco tiene tres pasos en total.  En la Biblia, específicamente, en el libro de Romanos capítulo 10 versículo 17 (Ro.10:17) dice: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”  Y aquí están los tres pasos, si es que los deseas:

1. El fruto.
El resultado es la fe.  Eso es lo que queremos.  Es el paso final, aunque se menciona como el primer paso.  Los pasos que siguen nos dicen cómo es que llegamos a ver la fe, y de ahí, lo que sigue es la realidad de las cosas que creamos.

2. La dinámica.
Este versículo se lee mal en la iglesias, yo diría que todas las iglesias, aún la mía, pero con frecuencia les digo como es que se lee.  Noten que, por lo menos en la traducción Reina-Valera 1960, hay dos comas, y aún sin comas, dos veces aparece la frase “el oír”.  Esto significa que no es “oír” nada más, es “el oír, y el oír” lo que produce la fe.

3. El agente.
La Palabra de Dios es el agente catalizador de la fe.  La Biblia está llena, está cargada de fe.  Ese es el cargamento de la Biblia.  Un arma, si no está cargada con las balas, no tiene poder.  La carga de la Biblia es la fe.  Sin la Palabra no hay fe.

Ahora veamos los tres pasos de atrás para adelante, es parte del truco.

Tienes que leer la Palabra para conocerla, tienes que prestar atención cuando la predican para conocerla, pero de ahí tienes que, no oírla, sino “oírla y oírla”.  Oírla no es suficiente, sino “oírla y oírla”, y para eso hay que confesarla, y confesarla.  Y cuando lo hagas “la oyes y la oyes”.  Y cuando la oigas y la oigas, esa dinámica entonces activa la carga de la Palabra en tu corazón, ahí es donde surge la fe, y cuando llegas a tener fe, para el que cree todo es posible.

Si por ejemplo, estás enfermo, pero lees la Palabra de Dios en Is.53:4,5 que dice:  “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;​​ y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.​  ​Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.  Y luego la dices una y otra vez para oírla y oírla, esa dinámica de “comer con los oídos” la Palabra que es comparada al “pan que sale de la boca de Dios”, eso alimentará la fe, y para el que cree todo es posible.  Yo me quiero alimentar de la Palabra para que surja la fe.  El truco es practicar los tres pasos estudiados.

Si deseas compartir este post en tu facebook haz click en “share”.

EL PODER DEL ORDEN

Intento dar una definición de “orden”, que espero, podamos coincidir.  Orden es… ubicar inteligentemente en pro de la funcionalidad y por ende, la productividad.  Si miro mi escritorio veo que tengo cosas a la derecha y a la izquierda de mi laptop, y lo que que está a un lado y a otro debe estar ahí.  Por ejemplo, mi impresora no puede ir a la derecha, mi disco duro externo no puede ir a la derecha.  Sería un desorden si ubico esas dos cosas en otro lugar.

¿Te ha pasado que no encontrar las llaves te ha echado a perder el día?  ¿Dónde estarán?  Hay una razón inteligente, no solo de ornato, belleza o agrado visual para poner las cosas en su lugar.  Vamos a ver siete.

Order2


1. Somos más productivos.

Si cada mañana llegas tarde al trabajo porque no encuentras las llaves del automovil, la camisa que querías, los zapatos que combinan con la ropa, los libros del curso que estás tomando, etc., etc., etc., eso afecta tu desarrollo profesional, laboral, y estudiantil.  Además de enojos, estrés, disgustos y discusiones que echan a perder las buenas relaciones.

2. Tenemos más posibilidades de prosperar.
Mucha gente tiene problemas económicos serios, no porque no le alcanza.  La razón número uno es mala administración, y la mala administración es por falta de orden en el uso de las finanzas.  Si “ubicas inteligentemente” tu dinero, no lo vas a usar para comprar lo que no debes comprar, no vas a adquirir una deuda que luego no vas a poder pagar, etc.  Orden y prosperidad van de la mano.

3. Hay mayor seguridad.
Muchos accidentes son producto del desorden.  Si no hubiese líneas que dividan los carriles de las carreteras, ¿qué pasaría?, o más bien, ¿qué no pasaría?  ¿A cuántos de los que trabajan en las pistas de los portaaviones (como vimos ayer), los despegues o aterrizajes les cortarían la cabeza?  Si no hubiera un árbitro que ponga orden en la cancha de fútbol, ¿cómo terminaría el encuentro?

4. Se aprovecha mejor el tiempo.
Solo pensemos cuando el tránsito en la carretera se desordena, y cada quien se va por su lado, esos desórdenes te consumen tiempo valioso.  Si cada vez que vas a ver tele hay que andar buscando el control debajo de todos los muebles en toda la casa, ¿cuánto tiempo perdiste? (si no es que todo el tiempo dependiendo de lo que se ve).

5. Se trabaja en un mejor ambiente.
Un ambiente desordenado desanima.  El desorden va contra la productividad.  Aunque algunos dicen que trabajan bien en el desorden.  Puede ser cierto relativamente, pero lo que si es cierto absolutamente, es para un grupo trabajando juntos, el mejor ambiente es el orden.  La comunicación, la búsqueda de lo que se ocupa, el movimiento en el espacio de trabajo, y la atención a las visitas es mejor donde reina el orden.

6. Se entienden mejor las cosas.
Un profesor, que cuando enseña, solo dice cosas sin ningún orden, ni el mejor estudiante sale bien cuando le hagan los exámenes.  Si un pastor enseña a sus ovejas en la iglesia, pero no tiene ni pies ni cabeza el discurso, ¿de qué les aprovechará para la fe si no entienden?  Si uno desea arreglar un problema, uno de los principios es entender el problema, y para entender, hay que ordenar todos los elementos.  En realidad, la mitad del problema está resuelto cuando se entiende el problema.

7. Todo fluye con más naturalidad.
Cuando todo está ordenado todo parece muy fácil.  Los choques interpersonales en un equipo, los choques de vehículos en la carretera, los choques en los matrimonios, los atrasos de entrega de una empresa, los atrasos en las salidas de los vuelos en un aeropuerto, el incumplimiento de horarios en reuniones, etc., tienen mucho que ver con el desorden, y se nota porque las cosas no fluyen con naturalidad, sino con tensiones innecesarias.

El proverbio popular que dice: “Donde hay orden, está Dios”, no está lejos de la verdad, pues en el primer capítulo de la Biblia vemos a Dios poniendo orden primero, para luego seguir con lo mayor, la creación del hombre.

EL MAYOR ERROR DE LA PELÍCULA 2012

Los efectos están muy buenos, la trama demasiado “no creíble”, empezando porque estando en el centro del super-volcán en el Parque Yellowstone buscando un mapa, pudo escapar en una casa rodante rumbo hacia una avioneta, que logra abordar, para luego pasar a un super avión ruso que se estrella, se salvan en un Bentley, y por fin abordan “por la cocina” un “arca” cuyos precios eran de hasta mil millones por pasajero.

2012
Pero la película tiene algunos errores:

1. Los neutrinos en aumento por la actividad solar NO producen el efecto que argumenta la película, el de la actividad volcánica y tectónica.

2. Las comunicaciones SERÍAN trastornadas gravemente porque la actividad solar genera campos magnéticos, y estos a su vez afecta a los satélites y transmisiones en general, pero en la película se ve a uno de los actores llamando por celular a un amigo suyo que está por otro lado del mundo, justo frente a una marejada gigante provocada por un tsunami.  Ya quisiéramos que los celulares funcionaran tan bien como los de la película, que ni siguiera el fin del mundo los afecta.

3. Pero el MAYOR de los errores, el más grande de los grandísimos errores es pasar por alto un detalle sobre cómo en verdad ocurrirá el fin del mundo.  El subtítulo de la película es: “fuimos advertidos”.  Pero ni ellos mismos, los señores de Hollywood, hacen caso de las advertencias sobre el fin del mundo:  que la tierra no será destruida por agua donde solo los que estén en una “arca” se salvarán.  La próxima vez que la humanidad sea destruida totalmente será por fuego, no por agua.  El conocimiento de que no será por agua es una promesa que Dios le dio a Noé: “no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.” (Gn.9:11).  En la película todo queda cubierto por agua y esperan a que las aguas se retiren para desembarcar y empezar del año 1 en adelante una nueva vida.  Solo un diluvio puede volver a cubrir la tierra con agua en tales proporciones, y así no sucederá.

Lo que si es cierto es que el fin del mundo viene, pero no el 2012 (otro error de la película), nadie lo sabe, absolutamente nadie.  Ese conocimiento también está en la Biblia: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” (Mr.13:32).  Esto se refiere a la segunda venida de Jesús que se relaciona con los acontecimientos del fin del mundo.  Y solo hay una forma de salvarse del fin del mundo: entrar en el arca que se llama Jesús.

SI NO ESTÁ ESCRITO NO ES DE FIAR

Siempre me molestó escuchar predicadores que con sus discursos generaban torrentes de sentimientos que llenaban un mar de lágrimas.  Y no es que alguna vez yo mismo no haya derramado cataratas por mis ojos, pero no provocadas por manipulación sentimental, sino por el efecto impactante de la Palabra pura de Dios.

Otra molestia ha sido escuchar predicadores que en sus discursos enseñan doctrinas para las cuales no hay ni una coma en las Sagradas Escrituras.  Escuché una vez personalmente a uno que dijo: “les voy a enseñar algo, pero no me pidan versículo”.  Lo bueno de este predicador fue su honestidad, porque la mayoría citan la Biblia por simple protocolo, pero no como base de sus enseñanzas, pues no tiene nada que ver su discurso con su supuesto fundamento.

Hoy en mi reunión de equipo traía un versículo que leímos en varias versiones, practicamente todas coinciden con el mismo sentido, pero cito una no tan corriente, y es la traducción al español de la Septuaginta (versión griega del Antiguo Testamento), cuyo uso es importante al darnos un excelente significado al español de las palabras griegas.  El tremendo versísulo es 1Co.4:6, que dice:

“Y esto, hermanos, he asimilado en mí y Apolos, por vosotros; para que en nosotros aprendáis no más allá de lo que escrito está; para que uno contra el uno no se infle contra el otro”.

Noten la frase: “aprendáis NO MÁS ALLÁ de lo que escrito está”.  Alguien puede enseñar con una Biblia en la mano, pero si no es conforme a lo que está escrito, el consejo de lo que está escrito es: NO APRENDÁIS.  Cuando el mismo versículo se lee en la versión más común, la Reina-Valera 1960, el sentido sigue la misma línea pero con otro matiz:

“Pero esto,  hermanos,  lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros,  para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito,  no sea que por causa de uno,  os envanezcáis unos contra otros”.

Noten como dice: “para que en nosotros aprendáis A NO PENSAR más de lo que está escrito”.

NoPensarMasAlla

¿Cuántas sectas han nacido por la práctica de enseñar lo que no está escrito?  En esta versión hay una advertencia: Sujétate a lo escrito.  Lo terrible es que cuando uno escudriña la Escritura hay cosas más maravillosas que las que cuentan los cuenta cuentos divorciados de lo inspirado por Dios, sustituyéndolo por sus inspiraciones sensacionalistas que solo generan orgullo por las supuestas “revelaciones” (note que eso es lo que dice la última parte del versículo).

Sigamos el mejor estilo de Jesús que decía: ESCRITO ESTÁ.

¿Conoces Las Cuatro Verdades Espirituales?

1. Primera Verdad

Dios nos ama y desea lo mejor para nosotros (Jn.3:16).

· De tal manera significa que Dios estaba dispuesto a lo que fuera por nuestro bien.

· ha dado a su hijo unigénito significa que demostró que nos ama, no solo lo dice, pero…

2. Segunda Verdad

La mayoría de nosotros no experimentamos el amor de Dios por causa del pecado (Ro.3:23).

· todos pecaron. Jesús lo dejó bien claro cuando dijo: el que de vosotros sea sin pecado sea el primero en arrojar la piedra (Jn.8:7).

· destituidos significa separados, despedidos, alejados de Dios. Este es el resultado del pecado, pero…

3. Tercera Verdad

Dios envió a Jesús para solucionar el problema del pecado, él es el único que podía y estuvo dispuesto a hacerlo (Ro.5:8).

· siendo pecadores. No tengo que ser bueno o un santo para recibir el amor de Dios, solo pecador.

· no hay otro nombre (Hch.4:12). Muchos caminos llevan a Roma pero solo uno lleva a Dios.

· vino… para dar su vida (Mt.20:28). Esta es la parte de Jesús, la difícil, morir, pero…

4. Cuarta Verdad

Yo debo hacer mi parte para disfrutar el amor de Dios (Ap.3:20).

· Mi parte es abrir la puerta de mi vida para recibirle, y al hacerlo nos volvemos hijos de Dios (Jn.1:12).

· Mi parte es un asunto de fe, no de sentir (Ro.10:9). ASi tu crees que Dios le levantó de entre los muertos, ya tienes el 50%. El otro 50% es confesarle con tu boca como Señor, es decir, invitarle a entrar en tu vida@.

· ¿Y cómo le decimos que pase adelante? Orando, diciéndoselo. Y Él lo hará porque no miente.

Hagámoslo, oremos, sígueme frase por frase:

Dios, tu me amas pero el pecado me ha impedido disfrutar todo tu amor. Reconozco que he pecado, perdóname. “hora entiendo que Jesús vino a darme vida y en abundancia. Por eso abro mi corazón a Jesús . Jesús entra y hazme un hijo de Dios a partir de hoy para siempre. Amén. ¡Bienvenido al Reino de Dios! ¡Felicidades!