Category: Lealtad

DIFERENCIA ENTRE FIDELIDAD Y LEALTAD.

Estas dos palabras tienen en común varias cosas.  Son cualidades de gente madura.  Son necesarias para las duraderas y buenas relaciones.  Son excelentes para personas con liderazgo.  Son como diamantes que brillan en tiempos oscuros de crisis.  Son consuelo del alma cuando pareciera que te has quedado solo.

Sin embargo hay diferencias no negativas, pero conceptuales entre ellas.

La fidelidad tiene que ver directamente con una persona. La lealtad tiene que ver directamente con una causa.    Puedes ser leal pero no fiel, porque crees en la causa pero no en la persona.  Por supuesto lo ideal es ser fiel y leal.

La fidelidad tiene que ver con el corazón.  La lealtad tiene que ver con la razón.  Dios mismo lo primero que pide es fidelidad, Él pide el corazón primero, y luego la razón se acomoda.  Una esposa puede ser fiel pero no leal, porque aunque nunca tendrá otro hombre, bien puede estar en desacuerdo con la forma en que su marido (su persona) obtiene su dinero (su causa).

La fidelidad tiene que ver con el amor.  La lealtad tiene que ver con lo legal (de hecho es la raíz etimológica de lealtad).  Cuando se es fiel a alguien se le ama y se está dispuesto a perdonar errores y defectos creyendo en que tales cosas se superarán.  El leal al ver los errores y defectos los confronta con respeto pero demandando ajustes para caminar en lo correcto (legal).

La fidelidad tiene que ver con promesas.  La lealtad tiene que ver con acuerdos.  El marido y sus esposa prometen fidelidad hasta que la muerte los separe, eso no quiere decir que siempre estarán de acuerdo.

La fidelidad tiene que ver con sometimiento.  La lealtad tiene que ver asentimiento.  Aunque no te sometas a la persona puedes seguir haciendo lo que te enseñó como causa.  Y aunque esto ya suena extraño, lo peor ocurre cuando no solo se pierde el respeto a esa autoridad sino que se hacen cosas contra esa autoridad.  El leal sigue haciendo la tarea, pero el fiel nunca hablará mal de aquel a quien es fiel, y mucho menos, hará algo que de alguna manera dañe, denigre, o cuestione a esa persona.

Judas actuó contra Jesús, y su alta traición le costó su propia vida.  Y su lealtad no fue por causa del evangelio, sino el dinero.  A Jesús le vemos decir: “que se haga su voluntad”, y por la causa del evangelio se despojó de todo derecho.

¿Y tú, a quién te pareces?

RELACIONES QUE DEBEMOS EVITAR (PARTE 2)

Ayer comencé este post basado en una conferencia que daba mi amigo Eric Peoples sobre la relaciones interpersonales.  Y las relaciones son tan importantes en la vida que la sabiduría popular lo confirma con sus frases célebres como esta: “el que anda con lobos aprende a aullar”.  Lo que la sabiduría del pueblo nos dice es que nos afectan las relaciones con los demás, y que por eso, debes escoger con quién te relacionas, porque de pronto es un lobo, y tu terminas como oveja trasquilada.

Es un privilegio que tenemos el poder escoger.  No se nos impone, tenemos la libertad para elegir, así que usémosla bien, de ahí que sean tan importantes los cuatro principios de mi amigo para tener excelentes, edificantes, y trascendentales relaciones.  Ayer comenté dos: 1. Tener ideas similares, y 2. Tener amor.  Hoy sigo con las siguientes dos para terminar.

3. Tener lealtad.
Tal vez mejor fidelidad.  Y aun mejor, las dos, lealtad y fidelidad (busca mi post sobre la diferencia entre fidelidad y lealtad, a la derecha bajo “POPULAR”).  Jamás se pueden tener buenas relaciones si no hay confianza, y de esto es que está compuesta la esencia de la lealtad y la fidelidad.  Un día de estos vi una película donde una mujer le decía a la otra: cuéntame tal cosa, y le respondió aquella, “sabes guardar un secreto”, si le contestó.  Me gustó la respuesta de aquella: “Yo también”.  Y se fue, y la dejó ahí plantada.  Cuando encuentras una persona fiel y leal, has encontrado un tesoro, le puedes confiar lo que sea, la tratas como si fueras tu mismo.  En mi caso, he encontrado a varios, un Carlos Pérez, un Gerardo Marín, un Henry Zúñiga, a quién una vez, hace años, le dije: “Henry, si algo me llegara a pasar, por favor, te encargo a mis hijos e hija, me los cuidas, por favor”.  Y lo mismo haría yo por los suyos, si la situación fuera al contrario.  Lo bueno de mi lista es que solo cito tres como la introducción, pero mi lista es más grande.  ¡Cómo me alegro!  ¿Estás en la lista de alguien que te considera fiel y leal?  ¿Has borrado alguien que estaba en tu lista?  ¿Alguien te habrá borrado de la suya?

4. Tener un legado.
Este punto si es trascendental.  Se trata de lo que les transfieres a tus amigos y amigas.  Hay relaciones que te han dejado en quiebra, te han metido en enredos, te han dejado en mal, te han traicionado y dañado.  Debimos escoger mejor.  Debimos ver ciertas cualidades que no apuntaban a nada bueno.  Pero eso ya pasó.  Aprendamos la lección para escoger bien.  Porque no importa que traumática haya sido una relación de ayer, las relaciones siguen siendo muy importantes todavía hoy.  Y lo mejor de esto que les digo, no es principalmente lo que otros te ofrezcan como legado, sino, ¿cuál es tu legado para aquellos que se relacionan contigo?  ¿Qué les transmites ahora mismo?

Si te ha edificado este post no olvides compartirlo a tus amigos en facebook.  Haz clic en “Share”.

LAS DIEZ FIGURAS DE LA IGLESIA (6)

Vamos a la sexta parte del tema LAS DIEZ FIGURAS DE LA IGLESIA, y ahora abordamos la figua de la “Embajada”.  Espero que al estudiar este tema, ya sea con el bosquejo, el audio, el video, o la transmisión en vivo ingresando a www.kingdomtakers.com, sea revelador para tu propósito aquí en la tierra mientras caminamos hacia nuestra patria celestial.

Puedes bajar gratis el bosquejo al hacer click en “More” y luego “save document”.

Disfrútala.