Category: Bájalo

EL PODER DE LA SANTA INSATISFACCIÓN

Mientras pienso en este post vienen a mi memoria personas que conozco, y los pongo en dos grupos.  A un lado los insatisfechos, y al otro lado los satisfechos.  Si esto fuera un experimento científico y tuviera que reportar mis observaciones más importantes diría que los insatisfechos llegaron más lejos que los satisfechos, que los insatisfechos influenciaron a otros en el camino, pero que los satisfechos fueron influenciados por otros, que los insatisfechos progresaron, pero no así los satisfechos. Que los insatisfechos crecieron más que los satisfechos.

Dissatisfaction2

La insatisfacción es buena.  Esta es mi lista de sus bondades, pues los insatisfechos:

1. Cambian las cosas siempre hacia lo mejor.
Son eternos buscadores de lo bueno, y siempre ven como mejorar aún lo bueno, ni se diga cuando ven lo malo.

2. Son ejemplo de que “la insatisfacción es la madre de la invención”.
Desatan su creatividad.  No están satisfechos con la manera de hacer las cosas, siempre ven como hacerlo más efectivo y productivo.  Y si no existe la manera de hacerlo, entonces lo inventan brillando con su creatividad.

3. Son estimulados al liderazgo.
No están satisfechos con ser cola, creen que pueden ser cola.  Solo por marcar el paso para el cambio ya están incursionando en el liderazgo, no por posición, sino por su pasión, y este es el mejor liderazgo.

4. Abrazan una visión.
Los insatisfechos son visionarios, ven hacia el futuro.  Los satisfechos ven lo que hicieron y se sienten realizados, los insatisfechos se sienten realizados cuando piensan en el futuro y lo que hacen para llegar allá.

5. Viven cada día mejor.
Nunca hacen las paces con el status quo siempre están desarrollándose en todo sentido, incluyendo su posición financiera.  Para ellos la insatisfacción y el progreso son como la ley de la física de causa y efecto.  Siempre digo: Contentos sí, satisfechos no.  Contentos porque no debemos ser malagradecidos.  Insatisfechos porque siempre se pueden mejorar las cosas.

6. Desatan su potencial.
Los insatisfechos descubren en el camino que son capaces de mayores cosas de las que alguna vez pensaron.  Y algo que ocurre es que en la medida que logran cosas, su potencial se manifiesta más y más, porque lo grande de ayer es un pequeño desafío hoy, pues se han entrenado en el tiempo.  La insatisfacción saca lo mejor de nosotros.  Siempre nos impulsa a ir “más allá”.

7. Son incansables trabajadores.
Cada día tienen poderosas razones para levantarse, porque cada día hacen algo que los acerca a la meta de su vida que se han propuesto.  Pero además de trabajar “duro”, sobre todo lo hacen inteligentemente, por eso se auto-evalúan para que su vida sea efectiva, no solo activa.

8. Tienen el principio de la excelencia.
Jamás se conforman con la mediocridad.  Odian la mediocridad.  Se resisten a ser mediocres.  La mediocridad no va con ellos, es un repugnante a sus oídos y a sus ojos, pero no por eso dejan de ser pacientes con los demás, y equilibrados con ellos mismos mientras avanzan en la excelencia.

9. Se convierten en luchadores.
Los insatisfechos no ven las cosas como algo que no se puede cambiar.  No tienen esa forma de pensar, para ellos deben haber alguna forma para que las cosas cambien, y saben que las cosas no van a cambiar para bien por que sí, ellos provocan, ellos se comprometen, ellos se sacrifican si fuera necesario, pero lucharán por el cambio, por la excelencia, por el progreso.

10. Toman riesgos en la vida.
Estando insatisfechos lo que les impulsa a moverse es la fe.  Sin fe no intentarían nada.  Y nadie tiene tanta fe como el que anda con Dios.  Los mejores insatisfechos son los que mejor se relacionan con Dios porque Él es la fuente de todo poder y de toda sabiduría.

Dissatisfaction3

Contentos SÍ.  Satisfechos NO.

LOS CAMBIOS NO VIENEN DE AFUERA

Voy al grano.  Dejemos de echarle a culpa a los demás por lo que no tenemos, no hemos logrado, no hemos conquistado, no hemos terminado, no hemos aprendido, no hemos ejecutado, o no hemos vivido.  Ya dejemos esa actitud infructuosa que intenta explicar con lo de afuera la respuesta que está adentro.

Desert

Así nunca llegaremos a ningún lado, y viviremos una vida mediocre dando lástima a los demás, y justificando nuestra miseria, pero nada más.  Si seguimos es esa dinámica auto-destructiva nuestro futuro será tan seco como el Sahara, tan solitario como el Everest, tan vació como el espacio sideral, tan salado como el Mar Muerto, tan insípido como una bocanada de aire en las alturas del Machu Picchu, tan oscuro como la depresión oceánica más profunda del mundo Sima Challenger en las Islas Marianas.  Yo no quiero eso.  No.

He visto cambios a mi alrededor cuando decido cambiar en mi interior.  Relaciones rotas se arreglan no cuando cambian las cosas fuera de mi, sino cuando cambio dentro de mi.  Retos que parecían rocas enormes que venían sobre mi pude esquivarlas cuando tuve la disposición de vencer dentro de mi.

Si sigues esperando que las cosas de afuera cambien para cambiar tú estás dependiendo de la inestabilidad de tu entorno.  Estás siguiendo la regla de que las circunstancias te cambien a ti.  Hay una regla mejor: que tu cambies las circunstancias, y para eso debes cambiar primero tu desde adentro.

Podemos tomar a un alcohólico que estaba tirado en la calle, abandonado, hediendo y vomitado, y luego bañarlo, vestirlo de blanco y perfumarlo.  ¿Cambió?  Solo por fuera, pero su interior sigue intacto.  Si no cambias por dentro realmente nunca cambias, tarde o temprano el alcohólico emergerá de nuevo para seguir en su vieja vida, es que los cambios permanentes no vienen de afuera.

El verdadero cambio viene de adentro, y no hay más amplia y solida plataforma para el cambio interior que recibir en el corazón a Jesús e involucrarse en una iglesia que nos anime a seguir creciendo en ese cambio interior que revolucionará nuestro exterior.

Empieza hoy.

TIENES QUE CREÉRTELA

En la hora del café estaba con mis colaboradores cercanos de mi Staff Creativo, y como en el Café tenemos una mesa de pool aprovechamos para cambiar de ambiente jugar las mesas que podamos en los minutos de recreo.  Yo soy uno de los mejores de todo el grupo como de quince que somos (que la verdad sea dicha, ja ja ja).

Behind_the_Eight_Ball_by_b00ster

Uno de los que no juegan, se me acercó y me dijo: “Yo veo que tu juegas como quien se la cree, la forma en que tomas el taco (palo), te paras, y tomas la pose de juego es como los que saben”.   Yo creo que fue un elogio, ja ja ja ja.

Le contesté que tengo la costumbre de practicar ese principio: “actuar creyéndomela”.  Este principio es muy poderoso, pero tal vez es tan sencillo que por eso no lo practicamos mucho.  Advierto que no es lo mismo que mostrarse petulante, arrogante, presuntuoso, altanero, altivo y fanfarrón.  Se trata de actuar con confianza.  Pero recuerden que la confianza se basa en el conocimiento.

Actuar, como los actores y actrices, requiere que CONOZCAN el personaje que interpretan.  La actuación no viene de la nada, viene del conocimiento.  En mi caso he visto por tele a los profesionales, y en vivo a amigos que juegan muy bien, y cuando juego hago como ellos, tomo el taco como ellos, me posiciono como ellos, veo la bola como ellos, me impulso como ellos, golpeo como ellos, y espero que las cosas me salgan como le salen a ellos, es decir, actúo creyéndomela.

Pero la aplicación más extraordinaria es en la vida real, más allá de un juego.  Por ejemplo.  Si quieres ser amable actúa creyéndotela, como si fueras el más amable de los seres humanos, y verás como funciona, y si continúas se volverá parte de tu personalidad.  Si quieres ser justo, perdonador, paciente, gozoso, tierno, trabajador, prudente, perseverante, o lo que sea, es el mismo sencillo y poderoso principio.

“Pero eso es mentir”, dirá alguno.  No.  Eso es formar el carácter a la luz de ejemplos que podemos imitar.  De hecho es un principio bíblico.

EL PODER DE LOS DETALLES

La competencia de patinaje sobre hielo para mujeres estaba en la final, especialmente atractiva porque estaba la campeona por repetidas veces y se esperaba que volviera ha realizar una hazaña como las ocasiones anteriores.

Las finalistas esperaban su turno y cuando una salía su presentación era magistral, y así cada una se lucía con sus mejores movimientos, sus mejores saltos, sus mejores trucos, sus mejores muestras de técnica pulida por años.  Cuando llegó el momento de la campeona, que había dejado atrás a muchas otras para llegar a la final, y su arte lo había perfeccionado por entrenamientos fortísimos desde la madrugada, dietas estrictas para mantener su contextura ideal, perseverancia casi al límite del desplome para vencer cada caída y cada golpe en la pista sobre hielo, y muchas renuncias de una muchacha normal que otras no hubieran soportado.  Todo eso lo había hecho por el anhelo de lograr una vez más un campeonato que la pondría en la historia como única en su clase.

Lace

Todo mundo estaba emocionado porque llegaba el turno de la que todos sabían que probablemente lograría la conquista, el ánimo de la gente en el coliseo estaba en ebullición.  Pero mientras pasaba esto afuera, adentro en la antesala por donde saldría la famosa patinadora reinaba la angustia.  Llamaron a la patinadora por los altavoces pero no salió.  La gente pidió a la campeona gritando su nombre y nada.  La angustia en la antesala crecía.  Todo esto era asunto de segundos, pero la presión hacía que los segundos pareciersn minutos y los minutos horas.

En la antesala corrían como locos porque estaba el peligro de la descalificación si no salía pronto.  La campeona parecía derrumbarse, pero como era una luchadora se resistía y pidió que la dejaran salir.  Todo el drama tenía una razón de ser: una de las zapatillas no tenía el cordón para amarrar, buscaron uno de alguna bota, de alguna competidora, corriendo lograron pasar el cordón por las agujetas, y ante la presión salió apresurada a patinar.

Después de tanto esfuerzo y sacrificio la patinadora perdió la competencia de forma vergonzosa al caerse porque no fue bien amarrado el cordón.  Todo por un cordón.  Un simple cordón.  Algo de un dólar que no se comparaba ni siquiera con la zapatilla de 300 dólares, y menos con los miles de dólares de sus trajes, y menos con los miles de sus entrenamientos especiales, y menos con el valor del coliseo y su pista sobre hielo.  De nada sirvió todo lo demás, por un cordón, un simple cordón.

No subestimes el poder de los detalles.

BÁJALOS GRATIS

Hace tiempo estaba buscando una manera de poner a la disposición de cada uno de ustedes archivos que les puedan ser útiles, pero no había dado con la manera que a mi personalmente me gustara, porque ponerlos “como links” que lo redirecciona a uno a otra ventana y debe darle “save as” o alguna otra cosa no es práctico.  Pero bueno, por fin encontré algo.

¿Ven esa caja negra a la derecha, abajo del BLOGROLL, que dice BOX?  Es muy fácil de manejar, con las flechas que tiene arriba y abajo se mueven buscando lo que hay para bajar, y si les agrada algo, listo, click, siguen las instrucciones de donde quieren guardarlo y ya.  Espero que les sirva.

Download Icon

Puse tres wallpapers que hice para diferentes resoluciones, y el bosquejo en PDF del último tema de la nueva serie de los domingos.

¡Qué lo disfruten!