Category: Vida

¿EMPUJAS O TE EMPUJAN?

Me he encontrado en mi caminar por la vida con gente que hay que empujar para que hagan las cosas, y hay otros que más bien hasta lo empujan a uno.  Me refiero a la buenas cosas, comentar los que lo hacen para lo malo no vale la pena.  Y seguro que tu también puedes recordar a algunos con nombre y apellido a los que tenías que empujar, y también a los que te empujaron para ir a cosas mejores y más grandes.

En forma concisa esto es lo que pienso cuando digo ¿empujas o te empujan?:

1. A los que hay que empujar te restan las fuerzas, los que te empujan te las multiplican.
En mi caso, cuando hay gente que me empuja, me demanda que haga más, que de más, que logre más, y claro, según el potencial que uno tenga, así puede dar, pero cuando te “estimulan” entonces produces más, y al final se multiplicó lo que podías hacer.  Te pueden empujar a hacer un libro, a escribir una carta, a hacer unas llamadas, a visitar a alguna persona, a emprender una empresa, a desarrollar un negocio, a dar un seminario, a prepararte en algo más, ha pretender algo más grande… mil cosas.  Gracias a Dios por esos que te empujan.  En el caso de los que tienes que empujar para que hagan las cosas es como empujar un vehículo atorado en el lodo, no logran salir de ahí, giran y giran sus ruedas pero no llegan a ningún lado, más bien de ensucian, y todos tus esfuerzos se hacen en vano, al punto del agotamiento.  Si no ponen de su parte para salir de ahí, ahí se quedarán, y poco a poco se herrumbrarán hasta ser desechados.  Si por ahora eres de los que te empujan responde bien para que avances.  Y ojalá que aspires a volverte de los que empujan.

2. A los que hay que empujar no tienen visión, a los que empujan les sobra.
Los que empujan tienen sueños de grandeza, para ellos todo es posible, pero saben que solos no lo pueden hacer, así que empujan a otros a creer en sus sueños, y eso hace más grande la base para construir.  Los que empujan tienen sentido de dirección, quieren llegar a alguna parte, no están empujando al azar.  Ellos tienen un puerto donde quieren atracar, en cambio, a los que hay que empujar muchas veces están en medio del océano, y para ellos cualquier viento es bueno, pero para los que empujan no aceptan cualquier viento, solo si va en la dirección que apunta a su destino.

3. A los que hay que empujar nos pueden llegar a ayudar, a los que nos empujan de seguro nos ayudan.
En cierto sentido todos somos las dos cosas, empujamos y nos empujan.  No muy bueno es que solo respondas a cuando te empujan, y lo peor es que te empujen y ni siquiera respondas.  Los que responden solo cuando los empujan no es tan malo, indica que tienen ruedas por lo menos, porque de lo contrario sería arrastrarlos.  Pero los que empujan tienen motor.  Si respondes a que otros “te empujen”, es muy probable que descubras que también tienes motor, solo que faltaba que se estimulara un poquito.  ¡Enhorabuena!

INVIERTE PARA LA VIDA

Hace como un mes vengo haciendo un ejercicio fuera de lo común, y es caminar en montaña.  Hay máquinas que simulan esas caminatas, de hecho tengo una, bueno es de mi esposa, pero la he venido usando, y aunque es buena, no se acerca a la caminata real en medio de la montaña.  El silbido de los árboles, las diferentes texturas de los terrenos, el sonido de hojas y ramas que pisas, o los rasguños de la maleza, la brisa que golpea tu rostro, las diferentes condiciones del cima, etc., etc.  No hay máquina pueda lograr emular una caminata real.

Hoy subimos dos montañas, pero en la segunda sentí que ya no daba más.  Tomamos un breve descanso y seguimos.

La motivación que teníamos los compañeros y yo era saber que lo que estábamos haciendo es una inversión para la vida.

Se dice que el que hace ejercicio vive de 8 a 15 años más, y no solo más, sino fuerte y saludable.  En promedio la vida de una persona se prolongan más 11 años.  O sea, que si tienes 3o años, y tu expectativa de vida son unos 70 años, perfectamente puedes planear, no 40 más, sino 5o y más.  Imagínate, si has hecho lo que has hecho en 3o, qué no harás con 5o años más a tu  disposición.  Y si no haz hecho nada a los 3o, tienes unos cincuenta para hacer algo con buen propósito con los próximos 5o.

Mi punto es que hacer ejercicio es una inversión, y eso en el tiempo tiene muy buenos resultados.  Pero hay otras cosas que puedes invertir para la vida y añadirás más cosas buenas a tu vida.  Por ejemplo, invierte tiempo para lo espiritual, como congregarte y leer la Biblia.  Invierte en fortalecer buenas relaciones con personas que te agregan valor, que te pueden inspirar y mentorear.  Invierte en algún aprendizaje que te hará más capaz.  Invierte en tu familia dedicándole tiempo y expresándoles tu amor.

Seguramente puedes pensar en alguna lista personal de aquellas cosas en las que debes hacer algunos cambios para comenzar a invertir para la vida.

AMARGURA: TE HACE LA VIDA DURA E INSEGURA

Después de algunos años y experiencias en la vida, he llegado a conclusión de que debes vivirla de la mejor manera en cuanto a los principios que te hacen llevar una conducta correcta con Dios, contigo y con los demás.  Y si hay un ingrediente clave para vivir plenamente yo diría que el número uno es “paz”.  De hecho, el consejo de la Biblia directo al corazón es que en cuanto dependa de nosotros debemos vivir en paz con todos, no con ira que seca los huesos.

Ahora, otra cosa que aprendí es que no siempre la paz y la razón van por el mismo carril de la carretera, la mayoría de la veces van en carriles opuestos.  De ahí que hace años tengo una máxima: “mejor tener paz que tener razón”.

En mi caso, descanso en que Dios es el juez de todos, y solo Él nos dará lo que corresponda en cuanto a si estuvimos equivocados o correctos.  Pero hay algunas personas que se creen la personificación de Dios y comienzan a juzgar sin conocer realmente los detalles externos, y menos las motivaciones del corazón.  La verdad es que queriendo ser como Dios terminan siendo como el diablo, los acusadores de todos los demás.

Oigan, vivir así no es nada agradable.  Siempre viendo en que te acusan.  Siempre viendo el punto negro en la sábana blanca.  Y si uno hiciera lo mismo con tales personas,  ¿serán tan perfectas que no les encontraremos nada?  ¿Tendrán sus ojos tan libres de paja que pueden ver en forma tan diafana que Dios mismo les ha nombrado sus santos representes en la Tierra?

Todos los que tienen esa clase de amargura tienen alguna historia que contar sobre algo que les hicieron, sobre algo que les molesta, sobre alguna injusticia que según ellos otros han cometido.  Lo que deben hacer es primero perdonar, segundo hablar con la persona que les ha ofendido, no andar hablando o escribiendo a medio mundo, sino hablar a solas con la persona que se sienten ofendidos, tercero decidir vivr en paz, cuarto abandonar para siempre jugar a ser Dios, y reconcoer que son simples mortales que se equivocan tanto como el resto de nosotros, y quinto, aprender de las experiencias para ir mejorando y ser más agradables a Dios y a los demás.

Hay un versículo que dice: “el corazón alegre hermosea el rostro”.  La gente amargada, con odio, resentimiento, quejas, enojos, o sea, sin paz, tienen cara fea, no se les ve brillo, fe, emociǿn, gozo, visión, entusiasmo.  En fin, te hace la vida dura e insegura.  Tu decides.  Yo viviré en paz.

DOCE PRINCIPIOS PARA RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA

Empecé ayer con una máxima: “No hay problema que no tenga solución.”  Y lo definí más específicamente diciendo que todo problema tiene mínimo diez soluciones.  Hoy, y durante esta semana estaré compartiendo lo que he compilado a lo largo de los años en lo que he denominado: Doce Principios para Resolver Cualquier Problema.

Problemas4

1. Entender el Problema.
Una vez, en medio de un examen de una de mis carreras, ingeniería química, no supe qué hacer ante un problema que debía resolver.  El profesor vio en mi cara mi frustración.  Se acercó y me dijo: ¿No encuentras la solución?  Yo pensé:  me va a decir una pista para solucionarlo.  Le presté atención.  Se acercó más, casi al oído.  Yo estaba listo para tomar nota.  Me fije alrededor para no dar la impresión de algo incorrecto.  Entonces me dijo: “concéntrate en entender el problema, cuando lo hagas ya tienes el 50% de la solución”.  ¡Y se fue!  Me sentí desilusionado profundamente.  No era lo yo esperaba.  Sin embargo, después comprendí lo valioso de su consejo, que más que para resolver un problema de termodinámica, me ha sido muy útil para resolver problemas de la vida.  Se que suena sencillo, pero requiere control de ti mismo para ser fríos y analizar un problema para descubrir la solución.  La mayoría cometemos el error de enfrentar los problemas desde una actitud incorrecta, y eso no ayuda a la solución, más bien le agrega un factor más de complicación.  Entender el problema = 50% de la solución.

2. No tenerle miedo a los problemas.
Como mencioné antes, uno de los problemas para resolver problemas es enfrentarlos desde una plataforma emocional negativa.  Y una de las emociones más negativas es el temor.  La biblia dice: “El temor del hombre pondrá lazo;
Mas el que confía en el Señor será exaltado.” (Pr.29:25).  El temor ata, y atados, como con una camisa de fuerza no podemos movernos con habilidad para usar las llaves que abren las puertas de las soluciones.  Temor inmoviliza, paraliza, y así no podemos dar los pasos hacia las soluciones.  Lo que debe sustituir “el temor” es “la confianza”.  Primer en el Señor, fuente de toda sabiduría y fuerza, y segundo en nosotros, como criaturas que podemos resolver problemas, porque así fuimos creados, de lo contrario no tendríamos lapiceros, bombillos eléctricos, radio, televisión, puentes, barcos, aviones, satélites, operaciones a corazón abierto, y hasta naves espaciales.

3. Enfrentar el problema por partes.
En matemática a esto se le llama “simplificar”.  Pero como que hacemos la operación al revés y lo que hacemos es “complicar”.  ¿Es posible comerse un elefante?  ¡Claro!  La clave es hacerlo bocado a bocado, tantos como sean necesarios.  Muchos de nuestros problemas pueden parecernos montañas aplastantes, pero si vamos escalando poco a poco, llegaremos a la cumbre.  Si tienes una deuda de miles, debes ir pagando cientos, hasta vencerla.  Si quieres bajar 40 kilos debes perder uno por uno hasta lograrlo.  Nadie puede de una sola vez, a menos que intervenga un milagro, solucionar un gran problema.  Ahora, vuelvo al primer punto, no puedes ver las partes si no entendemos el problema.  Y una vez entendida cada parte, disponernos a solucionarlas.

Mañana continuamos.

EL MAYOR ERROR DE LA PELÍCULA 2012

Los efectos están muy buenos, la trama demasiado “no creíble”, empezando porque estando en el centro del super-volcán en el Parque Yellowstone buscando un mapa, pudo escapar en una casa rodante rumbo hacia una avioneta, que logra abordar, para luego pasar a un super avión ruso que se estrella, se salvan en un Bentley, y por fin abordan “por la cocina” un “arca” cuyos precios eran de hasta mil millones por pasajero.

2012
Pero la película tiene algunos errores:

1. Los neutrinos en aumento por la actividad solar NO producen el efecto que argumenta la película, el de la actividad volcánica y tectónica.

2. Las comunicaciones SERÍAN trastornadas gravemente porque la actividad solar genera campos magnéticos, y estos a su vez afecta a los satélites y transmisiones en general, pero en la película se ve a uno de los actores llamando por celular a un amigo suyo que está por otro lado del mundo, justo frente a una marejada gigante provocada por un tsunami.  Ya quisiéramos que los celulares funcionaran tan bien como los de la película, que ni siguiera el fin del mundo los afecta.

3. Pero el MAYOR de los errores, el más grande de los grandísimos errores es pasar por alto un detalle sobre cómo en verdad ocurrirá el fin del mundo.  El subtítulo de la película es: “fuimos advertidos”.  Pero ni ellos mismos, los señores de Hollywood, hacen caso de las advertencias sobre el fin del mundo:  que la tierra no será destruida por agua donde solo los que estén en una “arca” se salvarán.  La próxima vez que la humanidad sea destruida totalmente será por fuego, no por agua.  El conocimiento de que no será por agua es una promesa que Dios le dio a Noé: “no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.” (Gn.9:11).  En la película todo queda cubierto por agua y esperan a que las aguas se retiren para desembarcar y empezar del año 1 en adelante una nueva vida.  Solo un diluvio puede volver a cubrir la tierra con agua en tales proporciones, y así no sucederá.

Lo que si es cierto es que el fin del mundo viene, pero no el 2012 (otro error de la película), nadie lo sabe, absolutamente nadie.  Ese conocimiento también está en la Biblia: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.” (Mr.13:32).  Esto se refiere a la segunda venida de Jesús que se relaciona con los acontecimientos del fin del mundo.  Y solo hay una forma de salvarse del fin del mundo: entrar en el arca que se llama Jesús.

EX-KORN

Siempre he creído algo con todo el corazón, y por eso he sido conocido como “de segundas oportunidades”. Es decir, si alguien falla creo que puede cambiar y por eso podemos ayudarle y darle la oportunidad de llegar justo donde estaba antes, y todavía mejor, avanzar más allá.

Este video es un buen ejemplo.

Si haz caído, no sigas lamiendo el polvo, el primero que extiende la mano es Dios, y quisiera decir que el segundo soy yo, pero la verdad es que habemos muchos para hacerlo.