Category: Testimony

EX-KORN

Siempre he creído algo con todo el corazón, y por eso he sido conocido como “de segundas oportunidades”. Es decir, si alguien falla creo que puede cambiar y por eso podemos ayudarle y darle la oportunidad de llegar justo donde estaba antes, y todavía mejor, avanzar más allá.

Este video es un buen ejemplo.

Si haz caído, no sigas lamiendo el polvo, el primero que extiende la mano es Dios, y quisiera decir que el segundo soy yo, pero la verdad es que habemos muchos para hacerlo.

CRISTIANISMO DE BUTACA

Cuando vamos al cine lloramos o reímos, pero sabemos que solo estamos viendo una película, no somos protagonistas, solo estamos sentados frente a una pantalla comiendo palomitas con refresco.  Los que se llaman cristianos deben preguntarse, ¿soy protagonista o simple espectador desde mi cómoda butaca?

Debemos volver a leer la Biblia y encontrar aquellos pasajes que nos dicen cuál es el propósito completo de la Iglesia.  Sabemos uno, evangelizar, y empezando por este, ¿a cuántos evangelizaste últimamente?  Y seguimos y encontramos este:

“…Jesucristo,​ ​quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad​​ y purificar para sí un pueblo propio,​​ celoso de buenas obras.” (Tito 2:13,14).

Note que el propósito descrito es: “un pueblo propio, CELOSO DE BUENAS OBRAS.”  No conozco un mejor ejemplo de buenas obras que las descritas en Mateo 25:31 al 46.  En resumen dice que cuando el Señor vuelva por segunda vez apartará a las ovejas de los cabritos, unos a la bendición y los otros a maldición, y la base es: “…tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;​ ​estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí” (vv.35,36).

Hungry1

Hungry2

Hungry3

Hungry4

Hungry5

Si quieres seguir viviendo un cristianismo de butaca sigue yendo a las reuniones de la iglesia, si es que vas, y a la que escogiste con buenas butacas y aire acondicionado para que tu visita cada domingo no sea tan exhausta.  Tu decides si quieres seguir viviendo ese seudo-cristianismo donde llegas a que te sirvan, o vivir el cristianismo de servicio que modeló el mismo Señor Jesús.  Es hora de recordar el tema de las buenas obras para aquellos que han estado sentados en las butacas de la salvación sin mostrar el efecto de ella en la vida real.  Es hora de volvernos protagonistas.  Es hora de que el mundo vea nuestras buenas obras, tal como lo dijo Jesús (Mt.5:16).

¡DE VIDA O MUERTE!

Lo que estoy a punto de compartir es asunto de vida o muerte, solo te pido que leas todo el post.  Como siempre que escribo tengo en mente que mi misión es edificarte, traerte luz para tu diario caminar, pero también para tu caminar en la dirección eterna.

Todos, absolutamente todos somos criaturas de Dios, HERMOSAS criaturas de Dios, y me refiero al genero humano.  Cuando Dios hizo la creación el hombre ocupa la máxima posición en la pirámide, el hombre (incluida por supuesto la mujer) es la corona de la creación. Es la criatura más hermosa y dotada de todo lo que Dios hizo.

Así que por creación somos criaturas, lo que me lleva a este punto: no todas las criaturas son hijos(as) de Dios, pero claro, no es como algunos piensan al oír esto: ¿entonces qué, somos animalitos?  Claro que no.  Somos las más hermosas criaturas de todas, pero el plan de Dios es que lleguemos a ser hijos. La Biblia es la que dice: “LOS QUE LE RECIBIERON RECIBEN EL DERECHO DE SER HIJOS” (Jn.1:12).  Y por eso dice que prediquemos A TODA CRIATURA las buenas noticias de que Dios desea llevarnos al nivel de hijos para heredar todas sus bendiciones.  Rechazar esta verdad es asunto de vida o muerte.

life_or_death

Y para recibirle Jesús contó una breve historia: “Yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre, yo entraré”.  ¡Eso es todo!

Hazlo y verás que la vida cambia, ¿cómo no?  Pasas al nivel de hijo(a), y de la vida eterna.

Bienvenido(a) a la familia de Dios.

LAS DIEZ FIGURAS DE LA IGLESIA (6)

Vamos a la sexta parte del tema LAS DIEZ FIGURAS DE LA IGLESIA, y ahora abordamos la figua de la “Embajada”.  Espero que al estudiar este tema, ya sea con el bosquejo, el audio, el video, o la transmisión en vivo ingresando a www.kingdomtakers.com, sea revelador para tu propósito aquí en la tierra mientras caminamos hacia nuestra patria celestial.

Puedes bajar gratis el bosquejo al hacer click en “More” y luego “save document”.

Disfrútala.

TESTIFICAR CON TESTÍCULOS

¿Qué tiene que ver “testificar” con “testículos”?  Bueno, una mirada a las dos palabras nos deja ver que empiezan de la misma manera.  Ambas son del prefijo en latín “testis”, que significa “testigo”.  Y luego de los sufijos: “facere” que significa “hacer”, y “culus” que es para denotar el diminutivo de una palabra.

Entonces, “testificar” es “hacer de testigo”, y “testículos” es “pequeños testigos”, o “testiguitos”.  Esta es pues la etimología de testificar y testículos.

Un dato curioso.  Entre los romanos, como el mundo moderno, cuando queremos asegurarnos de que nos dicen o van a decir la verdad pedir que sea “palabra de hombre”.  La gran diferencia es que entre los romanos no era así nada más, debían apretarse con la mano derecha los testículos para testificar que era “palabra de hombre” lo que decían.  Hoy gracias a Dios tenemos Biblias para poner la mano derecha sobre ella para dar fe de que decimos la verdad.

JurarBiblia

Ahhh, otro detalle, esta forma de testificar con testículos era siempre entre iguales, o superiores, nunca hacia inferiores, porque esto estaba en el marco del honor.

Y ya que hablamos de testículos es justo mencionar que hacer algo con “testículos” se acepta como hacer algo con ímpetu, con ganas, con fuerzas, con ánimo, con determinación.  Y si lo relacionamos con testificar calza perfectamente, más cuando en medio del engaño del mundo en que están las multitudes debemos traer la verdad de Dios para que tengan una buena vida aquí y allá.

Testifica.  Y hazlo con… ganas.

Me Asaltaron Dos Mujeres

Una mujer desconocida vino y me dijo: “Usted es el hombre que yo quiero”, se acercó otra mujer y me dijo: “también yo”.

Andaba conmprando un shampu para mi esposa en una tienda de Santa Ana.  Ya eran dos que me abordaban y me sentí muy incómodo, ¿qué estaba pasando?  Pero noté que sus rostros no eran de agresividad, sino como de… digamos simpatía.  Entonces me animé pero tímidamente a preguntarles: ¿por qué?  Claro, yo tenía unas sospechas de las razones, ja ja ja ja.

Pero las razones que me dieron ellas me sorprendieron…

Me dijeron que hacía un año me miraban… ¡wow!

Que de hecho salían del negocio, me miraban cuando salía, me seguían con la mirada hasta el automóvil, y luego hasta que ya tomaba la carretera entraban de nuevo al negocio.  Me contaron que otras mujeres de la plaza comercial algunas veces las miraban y les preguntaban que qué estaban mirando, y ellas les decían: “Ese es el hombre que yo quiero”.

Esta vez no se pudieron resistir a mis encantos, ja ja ja  y me lo dijeron en la cara: “Usted es el hombre que yo quiero”.

Me explicaron: no piense que es en forma morbosa, es que vemos que usted viene y le compra a su esposa (porque siempre he ido con Ligia, mi esposa, pero esta vez me mandó solo) la mejor secadora, el mejor shampu, el mejor acondicionador, lo que sea usted se lo compra, y se ve como la trata, como le habla, como camina con ella.  Una de ellas me dijo: yo estoy divorciada, mi esposo me abandonó, y la otra intervino y me dijo: yo no estoy bien, mi marido me trata mal.  Pero cuando lo vemos a usted, usted es el tipo de hombre que una mujer quisiera.  “¿Qué mujer no se somete a un hombre así?”  Me dijeron.

Entonces me preguntaron: ¿quién es usted?  Les dije: soy un hombre de Dios.  Y una de ellas se volvió  a la otra y le dije: ¡Se lo dije! ¡Nosotras sentimos algo de Dios cuando usted ha venido!  Les conté que soy pastor y que nuestra iglesia tiene una fuerte inclinación hacia la familia, hacia la formación del carácter de los hombres y la mujeres, y una enorme carga por la juventud.  Y mientras hablaba me dijeron: ¿podemos ir a su iglesia?  ¿con mi esposo (dijo una), con mi compañero (dijo la otra)?  Y por ahí siguió la “consejería” porque ellas me decían: ¿Tiene más tiempo para hablarnos?  Les tomé los datos, y los dí a una líder para contactarlas de inmediato.

El punto es: Las palabras, úsalas, si no fuera suficiente tu testimonio.

Y este otro: La gente está más dispuesta a oír cuando ha visto… empezando por tu testimonio.

Testifica… que eres TOTALMENTE DIFERENTE.