Category: Mediocridad

LAS PERSONAS ESTRICTAS SON DESAGRADABLES… PARA LOS MEDIOCRES

He sido considerado por algunos como una persona estricta, pero cuando lo han dicho es como si fuera un defecto de carácter, o una manera de ser equivocada.  Tal vez la confusión surja porque las personas estrictas se molestan cuando las cosas no se hacen bien, o cuando no se hacen a tiempo, o cuando la importancia de las cosas parece despreciarse al no responderse como se debe.  No es que la persona estricta es como un ogro, es que las demandas molestan a los que no dan la talla.  Por supuesto, una persona estricta puede cruzar la línea, y exaltado por la ineficiencia, la improductividad, la incompetencia, la pereza, la pérdida de tiempo y dinero, la lentitud, las excusas, y en general, por la mediocridad, muestran su desagrado en forma clara desde su tono de voz hasta sus ademanes.  Y no estoy afirmando que está correcto, pero si tratando de comprender a los estrictos, que merecen también una buena dosis de consideración.

Esta es mi lista de consideración:

Si no hubiese gente estricta no habrían cosas que pudiéramos darles la calificación de “excelente”.

Si no hubiese gente estricta no habrían vuelos (desafíos) exitosos al espacio, probablemente todos hubiesen sido fallidos intentos de fatales explosiones espaciales.

Si no hubiese gente estricta no habrían pasado al siguiente nivel muchas empresas exitosas el día de hoy.

Si no hubiese gente estricta para aferrarse a una visión, los que les atacaron les habrían vencido.

Si no hubiese gente estricta tendríamos las calles atestadas al doble o triple de más delincuentes.

Si no hubiese gente estricta no se hubieran descubierto los talentos de muchos que afloraron por demandarse al potencial que hay en la cuenta de todos.

Si no hubiese gente estricta las cosas nunca hubieran mejorado, y todo hubiera seguido igual, y por ende, lo que no progresa se atrofia.

Las personas estrictas tienen en gran estima la calidad.  De hecho, en control de calidad, lo que se requiere es que se cumplan las normas estrictamente.  Si las empresas que venden hamburguesas descuidan las normas de presentación, sabor, tamaño, peso, limpieza, atención, etc., hace ratos ya les hubiera pasado lo que les ha pasado a los que abrieron en una esquina su venta de hamburguesas y no fueron estrictos con la calidad, tuvieron que cerrar.

Ser estrictos nos ayudará en cualquier área de la vida, y por supuesto en cualquier ocupación que tengamos.  Ser estricto no es malo, es muy bueno.  Lo sentimos por los que no lo ven así, pero no llegaran muy lejos.

Comparte este post con tus amigos de facebook.  Haz click en “Share”.

OCUPADOS NO SIGNIFICA PRODUCTIVOS

Ya había tratado este tema hace unos días atrás, pero hoy estuve dando una conferencia en el Hotel San José Palacio sobre esto, y compartí siete cosas que interfieren con la productividad.  Todos debemos ser productivos, desde el niño que va a la escuela, hasta el más grande de los gerentes de alguna empresa transnacional.  Por eso es que este tema se aplica a todos nosotros, y si bien, para algunos no es crucial, a todos nos conviene recordarlo. Porque podemos estar muy ocupados, pero no ser productivos.  Alguien puede quedar exhausto dando vueltas en el mismo lugar, pero no llegar a ningún lado

Estas son siete razones que nos impiden ser productivos:

1. Ineficiencia.
Debe ser un principio que si no lo vamos a hacer bien, mejor no lo hacemos.  Si hacemos algo mal tarde o temprano habrá que volverlo a hacer, y eso significa más tiempo, más trabajo, más recursos, y eso no es productividad, es desperdicio.  Si no se hace bien habrá que volverlo a hacer.

2. Inconsecuencia.
Cualquiera empieza algo, pero el asunto es terminarlo.  ¿Cuántas cosas empezamos pero no terminamos?  Como decimos popularmente, las dejamos a “medio palo”.  Seguro que todos hemos empezado un libro y no lo terminamos, o una carrera universitaria y la concluimos.  Lo que hagamos, hagámoslo bien, y lo que empecemos terminémoslo.

3. Desenfoque.
Podemos dar mil golpes a un árbol y no derribarlo.  ¿Porqué?  Porque no dimos los golpes en el mismo punto.  Si nos enfocamos a golpear en el mismo punto, tarde o temprano derribaremos el árbol.  Puede ser que unos sean muy fuertes y otros débiles, pero tanto el fuerte como el débil derribarán ese árbol si sus golpes están “enfocados”.

4. Despropósito.
Les conté como una vez aprendí una gran lección sobre hacer las cosas con propósito.  Eran las cuatro de la tarde, y como de costumbre, me disponía a tomarme mi café de la cuatro.  Mi secretaria me lo trajo, lo dejó sobre mi escritorio, y se marchó.  Me hice para atrás sobre mi silla y me dispuse a tomar el primer sorbo.  Cuando lo probé estaba amargo como la hiel.  Llame a mi secretaria y le dije que se le olvidó echarle el azúcar, pero ella me replicó diciendo que no, que fue que no la movió para endulzarlo.  Iba a traerme una cucharita pero quedaba al otra lado del edificio el lugar donde estaban, por lo que le dije que no era necesario, que yo lo solucionaría.  Pensé en usar el abre cartas, pero mi secretaria se lo había llevado, pensé en enrollar una hoja y meterla en café, pero eso me pareció anti-higiénico, también pensé en meter mi dedo índice, pero no me gustaba la idea de quemarme.  Ya sin muchas opciones, vi una pluma que tenía abierta porque estaba firmando unos documentos importantes.  Sin pensarlo dos veces, le puse la tapa y la usé como cuchara.  Probé el café y estaba delicioso.  Cuando estaba tomándome el café, recibí una pregunta de Dios mismo: ¿Fue útil la pluma?  Y seguro que Dios vio que no entendía muy bien, entonces me hizo una segunda pregunta: ¿Cumplió su propósito la pluma?  La pluma, evidentemente, fue útil, pero estaba lejos de cumplir su propósito.  El creador de la pluma de seguro que nunca pensó en que alguien la usara para endulzar su café.  Así que, podemos ser útiles, pero no cumplir nuestro propósito.  Y eso es finalmente, no ser productivos.

5. Postergar.
Especialmente los latinos sufrimos de este desagradable síndrome.  Por postergar, algunos perdieron buenos negocios, un curso, una carrera, una oportunidad, y además nos complica la existencia, y luego, por hacer las cosas a última hora, nos equivocamos, nos llenamos de tensión, nos sentimos mal, y todo eso nos resta productividad.

6. Valorímetro.
Tenemos que escoger qué hacer y qué no hacer, dependiendo del valor que tenga para lograr nuestros objetivos.  Por ejemplo, podemos leer, un periódico, una revista, o un libro.  ¿Qué será más valioso?  Al final usamos el mismo tiempo en la misma actividad, pero una de las tres será más valiosa, y esa es la que nos hace productivos.

7. Excelencia.
Este es tema frecuente de mis post.  Aquí solo te digo, que excelencia es hacer lo mejor que puedas con los recursos que tengas.  La excelencia es entonces relativa a tu momento, y se irá desarrollando en la misma medida que tu te vas desarrollando.  Lo importante es que haces lo mejor con lo que tengas, y así en cada momento de tu desarrollo.  Esa actitud de hacer las cosas cada vez mejor te mantendrá productivo.

Comparte EL POST DE HOY con tus amigos de facebook.  Haz clic en “Share”.

EL PODER DE LA SANTA INSATISFACCIÓN

Mientras pienso en este post vienen a mi memoria personas que conozco, y los pongo en dos grupos.  A un lado los insatisfechos, y al otro lado los satisfechos.  Si esto fuera un experimento científico y tuviera que reportar mis observaciones más importantes diría que los insatisfechos llegaron más lejos que los satisfechos, que los insatisfechos influenciaron a otros en el camino, pero que los satisfechos fueron influenciados por otros, que los insatisfechos progresaron, pero no así los satisfechos. Que los insatisfechos crecieron más que los satisfechos.

Dissatisfaction2

La insatisfacción es buena.  Esta es mi lista de sus bondades, pues los insatisfechos:

1. Cambian las cosas siempre hacia lo mejor.
Son eternos buscadores de lo bueno, y siempre ven como mejorar aún lo bueno, ni se diga cuando ven lo malo.

2. Son ejemplo de que “la insatisfacción es la madre de la invención”.
Desatan su creatividad.  No están satisfechos con la manera de hacer las cosas, siempre ven como hacerlo más efectivo y productivo.  Y si no existe la manera de hacerlo, entonces lo inventan brillando con su creatividad.

3. Son estimulados al liderazgo.
No están satisfechos con ser cola, creen que pueden ser cola.  Solo por marcar el paso para el cambio ya están incursionando en el liderazgo, no por posición, sino por su pasión, y este es el mejor liderazgo.

4. Abrazan una visión.
Los insatisfechos son visionarios, ven hacia el futuro.  Los satisfechos ven lo que hicieron y se sienten realizados, los insatisfechos se sienten realizados cuando piensan en el futuro y lo que hacen para llegar allá.

5. Viven cada día mejor.
Nunca hacen las paces con el status quo siempre están desarrollándose en todo sentido, incluyendo su posición financiera.  Para ellos la insatisfacción y el progreso son como la ley de la física de causa y efecto.  Siempre digo: Contentos sí, satisfechos no.  Contentos porque no debemos ser malagradecidos.  Insatisfechos porque siempre se pueden mejorar las cosas.

6. Desatan su potencial.
Los insatisfechos descubren en el camino que son capaces de mayores cosas de las que alguna vez pensaron.  Y algo que ocurre es que en la medida que logran cosas, su potencial se manifiesta más y más, porque lo grande de ayer es un pequeño desafío hoy, pues se han entrenado en el tiempo.  La insatisfacción saca lo mejor de nosotros.  Siempre nos impulsa a ir “más allá”.

7. Son incansables trabajadores.
Cada día tienen poderosas razones para levantarse, porque cada día hacen algo que los acerca a la meta de su vida que se han propuesto.  Pero además de trabajar “duro”, sobre todo lo hacen inteligentemente, por eso se auto-evalúan para que su vida sea efectiva, no solo activa.

8. Tienen el principio de la excelencia.
Jamás se conforman con la mediocridad.  Odian la mediocridad.  Se resisten a ser mediocres.  La mediocridad no va con ellos, es un repugnante a sus oídos y a sus ojos, pero no por eso dejan de ser pacientes con los demás, y equilibrados con ellos mismos mientras avanzan en la excelencia.

9. Se convierten en luchadores.
Los insatisfechos no ven las cosas como algo que no se puede cambiar.  No tienen esa forma de pensar, para ellos deben haber alguna forma para que las cosas cambien, y saben que las cosas no van a cambiar para bien por que sí, ellos provocan, ellos se comprometen, ellos se sacrifican si fuera necesario, pero lucharán por el cambio, por la excelencia, por el progreso.

10. Toman riesgos en la vida.
Estando insatisfechos lo que les impulsa a moverse es la fe.  Sin fe no intentarían nada.  Y nadie tiene tanta fe como el que anda con Dios.  Los mejores insatisfechos son los que mejor se relacionan con Dios porque Él es la fuente de todo poder y de toda sabiduría.

Dissatisfaction3

Contentos SÍ.  Satisfechos NO.

LOS CAMBIOS NO VIENEN DE AFUERA

Voy al grano.  Dejemos de echarle a culpa a los demás por lo que no tenemos, no hemos logrado, no hemos conquistado, no hemos terminado, no hemos aprendido, no hemos ejecutado, o no hemos vivido.  Ya dejemos esa actitud infructuosa que intenta explicar con lo de afuera la respuesta que está adentro.

Desert

Así nunca llegaremos a ningún lado, y viviremos una vida mediocre dando lástima a los demás, y justificando nuestra miseria, pero nada más.  Si seguimos es esa dinámica auto-destructiva nuestro futuro será tan seco como el Sahara, tan solitario como el Everest, tan vació como el espacio sideral, tan salado como el Mar Muerto, tan insípido como una bocanada de aire en las alturas del Machu Picchu, tan oscuro como la depresión oceánica más profunda del mundo Sima Challenger en las Islas Marianas.  Yo no quiero eso.  No.

He visto cambios a mi alrededor cuando decido cambiar en mi interior.  Relaciones rotas se arreglan no cuando cambian las cosas fuera de mi, sino cuando cambio dentro de mi.  Retos que parecían rocas enormes que venían sobre mi pude esquivarlas cuando tuve la disposición de vencer dentro de mi.

Si sigues esperando que las cosas de afuera cambien para cambiar tú estás dependiendo de la inestabilidad de tu entorno.  Estás siguiendo la regla de que las circunstancias te cambien a ti.  Hay una regla mejor: que tu cambies las circunstancias, y para eso debes cambiar primero tu desde adentro.

Podemos tomar a un alcohólico que estaba tirado en la calle, abandonado, hediendo y vomitado, y luego bañarlo, vestirlo de blanco y perfumarlo.  ¿Cambió?  Solo por fuera, pero su interior sigue intacto.  Si no cambias por dentro realmente nunca cambias, tarde o temprano el alcohólico emergerá de nuevo para seguir en su vieja vida, es que los cambios permanentes no vienen de afuera.

El verdadero cambio viene de adentro, y no hay más amplia y solida plataforma para el cambio interior que recibir en el corazón a Jesús e involucrarse en una iglesia que nos anime a seguir creciendo en ese cambio interior que revolucionará nuestro exterior.

Empieza hoy.

CARÁCTER + CAPACIDAD + CELO = CUMBRE

Estas tres cosas: carácter, capacidad y celo te llevarán a la cumbre.  No las pongo como tres cosas que se me ocurren descuidadamente, son producto de la observación de casi tres décadas.  Son una poderosa combinación que he visto como llevan a ascensos a los que las poseen, y de igual manera, a ver como llevan a descalificar a otros por no tenerlas.  Si quieres ser ascendido y llegar a la cumbre no hay otra opción que poseerlas.

Conquered_by_steinliland

Carácter

Hace que sigas sin abandonar.  Hace que te alejes de lo incorrecto.  Hace que no actúes por el calor de las emociones.  Hace que te comportes con madurez.  Hace que navegues en el río del dominio propio hasta llegar al mar de las recompensas.  Hace que nunca vendas la verdad.  Hace que termines lo que empiezas.  Hace que reconocer sus debilidades no signifique renunciar.  Hace que uno no se crea superior a los demás.  Hace que seamos los mejores en servir.  Hace que puedan confiar en ti.  Y por cierto, si algo vale en una persona es ser hallado digno de confianza.

Capacidad

He conocido gente capacitada que no tiene capacidad.  De hecho, capacitar a gente no capacitada es perder el tiempo.  Si tu capacitas a una hormiga a levantar con su nariz un tronco, no puede hacer.  Primero porque no tiene nariz, y segundo porque no tiene la constitución física para levantar un tronco.  Pero si capacitas a un elefante para levantar un tronco con su nariz, si lo logrará.  Primero, porque tiene nariz, y segundo porque tiene la constitución física para hacerlo.  Enseñar a volar a un caballo es una tarea infructuosa.  La capacidad es más importante que la capacitación.  He visto gente capacitada inútil, y de gran valor saliendo adelante por su sola capacidad.

Celo

Carácter y capacidad sin celo es como buen piloto y avión, pero sin combustible nunca despegará.  Celo es lo que hace que actúes, y si actúas con carácter y capacidad, de seguro llegarás a la cumbre.  No importa la edad para empezar, pero si empezamos jóvenes llegaremos más alto.  Si empiezas tarde llegarás tarde.

Para terminar.  Hay diferentes alturas de cumbres, ¿a cuál llegarás si además al carácter le sumas llenura del Espíritu, a la capacidad inteligencia espiritual y al celo sabiduría divina?

FLEXIBILIDAD VERSUS INFLEXIBILIDAD

Abro un paréntesis.  Se supone que hoy continuo con la serie que empecé ayer sobre cómo romper con la depresión, sin embargo, voy a hacer un paréntesis en honor a la flexibilidad.

Y es que tengo algunos pensamientos sobre la flexibilidad y la inflexibilidad que me inspiró una reunión muy importante con todo el equipo a nivel nacional que tengo el honor de presidir bajo el nombre de KINGDOMTAKERS.  Y es que estamos escribiendo una declaración que contiene varias reglas de comportamiento corporativo.  Aquí van mis siete reflexiones:Flexibility

  1. La inflexibilidad trata todos los asuntos como si fueran iguales. La flexibilidad trata cada caso como particular.  En un dicho de Costa Rica, la inflexibilidad parte todos los ayotes (algo como la calabaza) por la mitad.
  2. La inflexibilidad se rige por la letra.  La flexibilidad se rige por el espíritu.  Y como dice un dicho de la Biblia, “la letra mata, mas el espíritu vivifica”.
  3. La inflexibilidad lleva a que las cosas se quiebren.  La flexibilidad permite que las cosas se doblen.
  4. La inflexibilidad no permite un nuevo punto de vista.  La flexibilidad te permite el cambio para bien.
  5. La inflexibilidad no da lugar a la misericordia.  La flexibilidad da lugar a la consideración si ésta contribuye al avance.
  6. La inflexibilidad apela a la perfección.  La flexibilidad apela a la excelencia.
  7. La inflexibilidad te eleva por encima de los demás.  La flexibilidad te pone al nivel de los demás.

La flexibilidad, por supuesto no promueve la mediocridad, ni tampoco pretendo descartar la inflexibilidad, como si fuera de menospreciar siempre.  Cuando debemos ser inflexibles y actuamos con flexibilidad es un error, pero cuando debemos ser flexibles y actuamos con inflexibilidad también es un error.  Tengo mis razones para creer que el segundo error es peor que el primero.  Aquí es cuando pedir sabiduría a Dios para actuar con amor y justicia es justo y necesario.  Aunque si seguimos un pequeña regla eso nos ayudará a decidir: HAZ A TU HERMANO COMO A TI TE GUSTARÍA QUE HICIERAN CONTIGO.

Cierro el paréntesis.