Category: Visión

MUERE A TU VISIÓN

Hace unos 14 años estaba en los inicios del ministerio que hemos desarrollado, y desde el principio los jóvenes han sido muy importantes, de ahí que, dirigiendo personalmente la reunión de los jóvenes (en ese entonces unos ochenta en total que no llegaban siempre cada sábado), me alegré cuando llegó prácticamente toda una banda.  Acababan de ganar el primer lugar en un evento llamado “La Guerra de las Bandas”.  Siendo una banda cristiana, era todo un logro lo que ellos celebraban.  Dieciocho años después ya no existe la banda, y algunos de sus miembros no terminaron bien, todo por una sencilla razón: no murieron a su visión.

Les pregunté, teniendo el premio en la mano, que cuánta gente estuvo en el evento realizado una vez al año, me contestaron que la tremenda cantidad de unos quinientos, y en mi caso, eso era grande en comparación a mis inestables ochenta cada sábado.  Sin embargo, con firmeza les dije: “ayúdenme, vuélvanse la banda de los jóvenes, y un día tocarán todos los sábados frente a quinientos jóvenes llenos de la vida de Dios”.  Ellos no lo pensaron dos veces, la repuesta fue rápida y directa: ¡No!

Excepto uno, Oldman, que hoy es el director musical de una de las bandas, y el director asistente de todas las bandas que tenemos.  Está al lado mío.  Aquella banda analizó: ¿quinientos cada año y tocar en otros lugares todas las semanas, o estar aquí cada sábado, sin salir a ningún otro lugar, con un grupito de jóvenes que máximo llegan a ochenta, con alguien que nos promete algo grande y tiene esto pequeño?  Decidieron por lo que parecía más grande.  Yo les hablé claro con estas palabras: “mueran a su visión, únanse a la mía, y juntos la hacemos más grande”.  Esto suena mal para algunos, pero esto es lo que algunos hoy llaman “fusiones estratégicas”.  Y de las más actuales y famosas son las de las aerolíneas, donde una queda absorbida por la otra, al punto de que desaparece hasta su nombre, su logo, su publicidad, y por supuesto, algunos puestos importantes, pero decidieron morir a su visión para construir una más grande “fusionándose” con otro.  En algunos casos estas fusiones han sido la salvación de las partes o la parte más pequeña, y sus decisiones el futuro testificó que fueron las más acertadas.

He visto varios casos de personas que no decidieron morir a su visión, y que en lugar de hacer algo grande juntos, deciden independizarse sin discernir lo grande corporal desequilibrándose por la grandeza individual, sin discernir que el equipo puede lograr más que las individualidades.  De hecho, sin un buen equipo, las individualidades no brillan, que lo diga Messi en la recién pasada copa mundial de fútbol en Sudáfrica.  Acabo de ser testigo de una de esas malas decisiones de una persona, que hasta lamento haber apoyado financieramente.  En ese caso, a mi fue el que me faltó discernimiento.  Puedo recordar a otros que “no murieron a su visión”, que al final, no lograron mucho o nada.

Pero volviendo al principio.  Como les conté, han pasado unos 14 años, y aquel grupo de jóvenes creció, y hace unos cinco años ya eran aquellos quinientos jóvenes que había declarado, pero aquella banda ya no existía, y seguro que alguien los recordaba si les preguntaban, pero la banda que ahora estaba todos los sábados era otra.  Y hoy, aquel grupito jóvenes ha llegado a ser la reunión de jóvenes más grande del país, y cada sábado, la banda que si murió a su visión para tomar una más grande, toca frente a cinco mil jóvenes vibrantes en el Espíritu con sueños de grandeza adquiriendo un carácter brillante para mostrar al mundo una nueva generación.  Mis respetos para la banda Overflow, y mi admiración para los Takers, que tuve el privilegio de verles nacer desde aquellos primeros pasos en que les di la mano para que empezaran a caminar con la visión que Dios me dio.

¡Únete a esta visión!  ¡Vamos para cosas grandes, cada vez más grandes!

¿EMPUJAS O TE EMPUJAN?

Me he encontrado en mi caminar por la vida con gente que hay que empujar para que hagan las cosas, y hay otros que más bien hasta lo empujan a uno.  Me refiero a la buenas cosas, comentar los que lo hacen para lo malo no vale la pena.  Y seguro que tu también puedes recordar a algunos con nombre y apellido a los que tenías que empujar, y también a los que te empujaron para ir a cosas mejores y más grandes.

En forma concisa esto es lo que pienso cuando digo ¿empujas o te empujan?:

1. A los que hay que empujar te restan las fuerzas, los que te empujan te las multiplican.
En mi caso, cuando hay gente que me empuja, me demanda que haga más, que de más, que logre más, y claro, según el potencial que uno tenga, así puede dar, pero cuando te “estimulan” entonces produces más, y al final se multiplicó lo que podías hacer.  Te pueden empujar a hacer un libro, a escribir una carta, a hacer unas llamadas, a visitar a alguna persona, a emprender una empresa, a desarrollar un negocio, a dar un seminario, a prepararte en algo más, ha pretender algo más grande… mil cosas.  Gracias a Dios por esos que te empujan.  En el caso de los que tienes que empujar para que hagan las cosas es como empujar un vehículo atorado en el lodo, no logran salir de ahí, giran y giran sus ruedas pero no llegan a ningún lado, más bien de ensucian, y todos tus esfuerzos se hacen en vano, al punto del agotamiento.  Si no ponen de su parte para salir de ahí, ahí se quedarán, y poco a poco se herrumbrarán hasta ser desechados.  Si por ahora eres de los que te empujan responde bien para que avances.  Y ojalá que aspires a volverte de los que empujan.

2. A los que hay que empujar no tienen visión, a los que empujan les sobra.
Los que empujan tienen sueños de grandeza, para ellos todo es posible, pero saben que solos no lo pueden hacer, así que empujan a otros a creer en sus sueños, y eso hace más grande la base para construir.  Los que empujan tienen sentido de dirección, quieren llegar a alguna parte, no están empujando al azar.  Ellos tienen un puerto donde quieren atracar, en cambio, a los que hay que empujar muchas veces están en medio del océano, y para ellos cualquier viento es bueno, pero para los que empujan no aceptan cualquier viento, solo si va en la dirección que apunta a su destino.

3. A los que hay que empujar nos pueden llegar a ayudar, a los que nos empujan de seguro nos ayudan.
En cierto sentido todos somos las dos cosas, empujamos y nos empujan.  No muy bueno es que solo respondas a cuando te empujan, y lo peor es que te empujen y ni siquiera respondas.  Los que responden solo cuando los empujan no es tan malo, indica que tienen ruedas por lo menos, porque de lo contrario sería arrastrarlos.  Pero los que empujan tienen motor.  Si respondes a que otros “te empujen”, es muy probable que descubras que también tienes motor, solo que faltaba que se estimulara un poquito.  ¡Enhorabuena!

¿CÓMO ESTABLECER MI PROPÓSITO EN LA VIDA?

En forma específica debemos ser prácticos, no místicos, para establecer el propósito de nuestra vida.  En forma práctica, para llegar a tener un propósito que valga la pena debemos seguir estas señales que a continuación de doy, que a semejanza de las señales de tránsito, debemos respetar para llegar al destino al que esperamos arribar.

Purpose1

1. Primera señal: debe ser idealista.
Idealista, en el sentido de que se esmera por lograr lo mejor en todas las cosas.  Así que piensa qué te atrae especialmente mejorar.  Debe haber algo relacionado con los niños, las mujeres agredidas, o las profesionales, la música, la política, los deportes, servir a Dios, escribir sobre algún tema en especial, o hablar sobre ello, la televisión, la radio, internet, etc., etc.  Esto es lo generalmente llamamos “vocación”, pero es una gran pista a la que debemos darle importancia.  Esta atracción hacia algo es lo que hace que no todo mundo sea lo mismo, y que por eso hayan tantas diversas ocupaciones y profesiones.  ¿Qué te atrae con esa fuerza idealista de mejorar algo que te traería satisfacción personal y contribución a la sociedad?

2. Segunda señal: debe ser visionaria.
¿Qué es lo que quisieras decir tu mismo sobre tus logros el día de tu entierro?  “Este hombre o esta mujer era así y así, hizo esto y aquello, luchó por esto y lo otro, creyó en tal cosa y se apasionó por tal otra”.  Si no tienes una visión no tienes propósito.  Es vital tener una.  Y una vez que la tengas, basada en el punto anterior y los que vamos a ver, debes hacer tres cosas:

  1. Aceptar tu visión.  Es lo que yo quiero que sea mi vida.
  2. Creer en tu visión. Es la realidad a la que avanzo.
  3. Trabajar en tu visión. Es el camino de la conquista.

3. Tercera señal: debe ser perpetua.
Es como casarse.  Es para toda la vida.  Es declarar: mi propósito es mi destino.  Seguro algunos recordarán esa pasión cuando dijeron: “este es el propósito de mi vida”, pero luego en alguna parte perdieron el camino, pero hoy no es casualidad que estén leyendo esto para indicarles las señales correctas y vuelvan a retomar la dirección correcta.  Algunas cosas pueden cambiar: las metas, los métodos, las tácticas, los procesos, las estrategias, los planes, etc., pero no el propósito.  El propósito es perpetuo.

Las siguientes… mañana.

VESTIDO PARA TU PROPÓSITO

Según sea la ocupación así debe estar “vestido”.  Si usa botas con suela de hierro, casco, traje inflamable de color amarillo o rojo, lleva un hacha y un tanque de oxígeno, ¿qué es?  Un bailarín de valet, ¿cierto?  Por supuesto que no, es un bombero.  El punto es, cada uno tiene un “vestido” que contribuye a su labor, ahora, de la misma manera, cada uno de nosotros tiene un propósito en esta vida, y para ese propósito debemos tener un atuendo que contribuya, no que nos estorbe para alcanzarlo.

Leí en el facebook de Marvin Ballestero, uno de mis líderes, lo siguiente:

“…tu propósito, hará que decidas lo que debes comer, los hábitos que debes desarrollar, los que debes dejar, los libros que vas a leer, las películas que veras, la gente con la que vas a estar, la forma en como inviertes tu dinero, tus pasatiempos, la forma en como administras tu tiempo, por mencionar algunas cosas…”

Está difícil superar eso, así que solo quiero reafirmarlo con mi ilustración.  Vístete para tu propósito.  Seguro que has visto a gente que viste como caja fuerte, nadie sabe la combinación.  Es decir, su camisa no va con la corbata, los zapatos no van con el pantalón, y menos los calcetines.  Todo tiene que combinar, si tu propósito es convertirte en un gran motivador empresarial no puedes estar jugando todo el día con tu “farm” o tu “aquarium” de facebook, debes leer lo que contribuya a tu propósito.

Una cosa que impulsa grandemente tu propósito son tus amigos.  Debes saber escoger, ellos te desviarán totalmente o serán inspiración y sabiduría para avanzar.  Cuando necesites que te echen una mano para un contacto o un consejo, esos amigos serán clave para que sigas adelante en la dirección de tu propósito.

Tu mente trabaja diferente cuando tiene un propósito definido, es algo maravilloso cómo es que Dios la hizo.  Un  ejemplo, si tu tienes un problema y tu colocas el problema en tu mente sin preocupación, sino en busca de la solución, tu mente estará buscando la solución hasta cuando estás dormido, por eso es que te levantas un día, y realmente lo que te despertó fue la solución al problema, y entonces dices: “lo tengo, lo tengo”.  De igual forma, si tu tienes un propósito claro en tu vida, tu mente estará trabajando como una brújula orientada hacia el norte de tu misión en la vida, solo que tienes que tener bien claro tu propósito y enfocarte en él.

La gran pregunta es: ¿cómo descubrir el propósito de mi vida?  Buena pregunta.

Mañana seguimos.

EL PODER DE LA SANTA INSATISFACCIÓN

Mientras pienso en este post vienen a mi memoria personas que conozco, y los pongo en dos grupos.  A un lado los insatisfechos, y al otro lado los satisfechos.  Si esto fuera un experimento científico y tuviera que reportar mis observaciones más importantes diría que los insatisfechos llegaron más lejos que los satisfechos, que los insatisfechos influenciaron a otros en el camino, pero que los satisfechos fueron influenciados por otros, que los insatisfechos progresaron, pero no así los satisfechos. Que los insatisfechos crecieron más que los satisfechos.

Dissatisfaction2

La insatisfacción es buena.  Esta es mi lista de sus bondades, pues los insatisfechos:

1. Cambian las cosas siempre hacia lo mejor.
Son eternos buscadores de lo bueno, y siempre ven como mejorar aún lo bueno, ni se diga cuando ven lo malo.

2. Son ejemplo de que “la insatisfacción es la madre de la invención”.
Desatan su creatividad.  No están satisfechos con la manera de hacer las cosas, siempre ven como hacerlo más efectivo y productivo.  Y si no existe la manera de hacerlo, entonces lo inventan brillando con su creatividad.

3. Son estimulados al liderazgo.
No están satisfechos con ser cola, creen que pueden ser cola.  Solo por marcar el paso para el cambio ya están incursionando en el liderazgo, no por posición, sino por su pasión, y este es el mejor liderazgo.

4. Abrazan una visión.
Los insatisfechos son visionarios, ven hacia el futuro.  Los satisfechos ven lo que hicieron y se sienten realizados, los insatisfechos se sienten realizados cuando piensan en el futuro y lo que hacen para llegar allá.

5. Viven cada día mejor.
Nunca hacen las paces con el status quo siempre están desarrollándose en todo sentido, incluyendo su posición financiera.  Para ellos la insatisfacción y el progreso son como la ley de la física de causa y efecto.  Siempre digo: Contentos sí, satisfechos no.  Contentos porque no debemos ser malagradecidos.  Insatisfechos porque siempre se pueden mejorar las cosas.

6. Desatan su potencial.
Los insatisfechos descubren en el camino que son capaces de mayores cosas de las que alguna vez pensaron.  Y algo que ocurre es que en la medida que logran cosas, su potencial se manifiesta más y más, porque lo grande de ayer es un pequeño desafío hoy, pues se han entrenado en el tiempo.  La insatisfacción saca lo mejor de nosotros.  Siempre nos impulsa a ir “más allá”.

7. Son incansables trabajadores.
Cada día tienen poderosas razones para levantarse, porque cada día hacen algo que los acerca a la meta de su vida que se han propuesto.  Pero además de trabajar “duro”, sobre todo lo hacen inteligentemente, por eso se auto-evalúan para que su vida sea efectiva, no solo activa.

8. Tienen el principio de la excelencia.
Jamás se conforman con la mediocridad.  Odian la mediocridad.  Se resisten a ser mediocres.  La mediocridad no va con ellos, es un repugnante a sus oídos y a sus ojos, pero no por eso dejan de ser pacientes con los demás, y equilibrados con ellos mismos mientras avanzan en la excelencia.

9. Se convierten en luchadores.
Los insatisfechos no ven las cosas como algo que no se puede cambiar.  No tienen esa forma de pensar, para ellos deben haber alguna forma para que las cosas cambien, y saben que las cosas no van a cambiar para bien por que sí, ellos provocan, ellos se comprometen, ellos se sacrifican si fuera necesario, pero lucharán por el cambio, por la excelencia, por el progreso.

10. Toman riesgos en la vida.
Estando insatisfechos lo que les impulsa a moverse es la fe.  Sin fe no intentarían nada.  Y nadie tiene tanta fe como el que anda con Dios.  Los mejores insatisfechos son los que mejor se relacionan con Dios porque Él es la fuente de todo poder y de toda sabiduría.

Dissatisfaction3

Contentos SÍ.  Satisfechos NO.

LO ÚNICO QUE HACE FALTA ES UNA IDEA

Se que enfrentamos continuamente diferentes situaciones, desafíos, problemas, circunstancias inesperadas fuera de nuestro control, momentos de decisiones, demandas de resultados en el trabajo o en los estudios, etc.,etc. Y pueden ser tantas o tanto el peso de alguna que nos haga pensar en abandonar el barco.

Lo que yo digo es que “lo único que hace falta es una idea”.

Idea3

La mayoría de las cosas las resolveremos con una idea.  El dinero no es la fuente de todas las soluciones, son las ideas.  El dinero no trae las ideas, pero las ideas si pueden traer el dinero.

Cuando estoy con mi equipo y alguno presenta alguna situación empieza la dinámica de encontrar la o las ideas que nos ayudarán a resolver dicha situación.  A veces tardamos horas, pero seguimos porque estamos convencidos de que debe haber una idea que nos ayude a encontrar la solución.  Tienen que brillar las ideas.

Idea5

Gastamos demasiada energía mental, emocional y espiritual en ser pesimistas, negativos, auto-destructivos, y depresivos.  Mejor usemos esa energía en pensar ideas para resolver, cambiar, mejorar, producir, prosperar, amar, servir, construir, y avanzar.  Las ideas son como puertas que nos conducen al lugar correcto.  Solo debemos abrirlas, porque mientras permanezcan cerrados seguiremos de este lado sin disfrutar lo que está al otro lado.  Y con una idea nada nos puede parar.

Idea1

La palabra “idea” en griego significa “forma”, “apariencia”, “modelo”, y se deriva de “eidon” que significa “yo ví”.  Así que cuando tu tienes una idea significa que haz visto la forma de algo que nos ayudará a resolver o innovar alguna situación.  Sin ideas, recordando que significa “yo ví”, estamos ciegos, nunca veremos la salida.

Idea2

Las palabras en griego para “idea” también se relacionan con “saber, comprender y reconocer”.  Cuando buscamos una idea estamos buscando sabiduría, comprensión y reconocimiento para ver bien y así pasar de la situación actual a la situación ideal.  Lo único que hace falta en una idea.  Y si hay alguna fuente para tener ideas recurre al que hizo todas las cosas y todas las criaturas, que se reveló en la persona de Jesús.