Category: Niños

SENTÍ VERGUENZA

Después de la tremenda reunión de avivamiento y milagros que tuvimos hoy en Kingdomtakers, uno de mis hijos sugirió un lugar cerca de la iglesia para ir y comer algo.  Ahí estábamos todos, Jonathan y Tere, Joel, Priscilla, mi esposa Ligia, y Abraham, que llegó unos minutos después.  No se cómo pero la reunión informal de la familia comenzó a tomar una dirección un poco curiosa.  Y fue que comenzaron ha recordar anécdotas de cuando yo les castigaba cuando hacían algo malo.

Una tras otra venían a la mente de Jonathan, Abraham y Joel anécdotas de cuándo les castigaba.  Priscilla decía que ella no tenía anécdotás porque era muy bien portada.  Algunas de las anécdotas eran como de la más pura verde esmeralda kriptonita, que irradiaba su letal energía contra mi corazón.

La forma en que contaban las anécdotas era tan vívida, tan llena de detalles, que realmente era casi imposible no recordarlas, y si no las recordaba, daba toda la impresión de ser verdad en sus últimos detalles como para dudarlo.  Y más que mi esposa Ligia asentía con la cabeza, como tratando de decirme: ¿no te acordás?  Y peor todavía cuando en algún momento decía: “Yo me iba a orar y le decía al Señor que diera paz a Guido Luis”.  Eso me confirmaba más que realmente cada detalle contado si había pasado.  Seguro no recordaba todo como una medida de defensa para no sentirme mal por haber procedido incorrectamente en aquellos momentos de “disciplina” a mis hijos.

Seguro que esa frase que he dicho algunas veces de que hay papás que cuando disciplinan a sus hijos lo que realmente hacen no es disciplinar a sus hijos, sino descargar su cólera, tenía de fondo una experiencia basada en una caso de la vida real.  Y no vayan a creer que era un papá abusador, solo que pensar en que actué en algún momento como oí a mis hijos hoy, me hacía sentir vergüenza.  No todas las anécdotas me hicieron sentir vergüenza, muchas nos causaron reírnos a carcajadas a todos.

Pero el punto es este: ¿has sentido vergüenza por haber actuado de cierta manera en tu pasado, o recientemente?  Si es así, qué bueno, señal de que has cambiado, señal de que has madurado, señal de que todavía eres sensible, señal de que lamentas tus errores, y solo estos califican para no volverlos a cometer, sobre todo cuando en tu vida das lugar a Jesús, fuente de todo poder y sabiduría.

LUCHA POR TU CAPACIDAD DE APRENDIZAJE

La capacidad de aprendizaje, según los expertos, es de un 80% en los niños, y un 30% en los adultos.  Conforme aumentamos en años la capacidad de aprendizaje disminuye proporcionalmente a nuestra edad.  Es decir, a mayor edad menos capacidad de aprendizaje.  Es lamentable este hecho, pero creo que podemos hacer algo a pesar de los hechos innegables del efecto de la mayor edad.  Por ejemplo, se sabe que cuando cumplimos treinta años, misteriosamente llegamos al climax de la vida y comenzamos a descender.  Es decir, hasta los treinta, todo funciona a la mil maravillas, las células se reproducen a un ritmo de crecimiento, pero al llegar a los treinta el ritmo comienza a descender.  Y dentro de eso está nuestro cerebro, y nuestra capacidad de aprender.  Esto es horrible, pero es así.  Nadie es eterno físicamente hablando.  Nadie tiene la fuente de la eterna juventud física.  Todos moriremos.  Todos.

Las bonitas se arrugarán como y la piel se les pondrá como (para no ofender, mejor piense en su propia ilustración y me cuenta en un comentario).  Los musculosos que se gloriaban en sus músculos luego verán que la la dureza se convirtió en flacidez.  ¿Será por eso que la Biblia nos dice que si alguno se gloria, que se gloríe en conocer al Señor?  Por supuesto, porque eso si que nunca se acabará, la misma eternidad no nos alcanzará para conocerle plenamente.

Pero a pesar de esto, creo que podemos hacer algo para mantener al máximo nuestra capacidad de aprendizaje.  Y es que cuando dejamos de aprender, empezamos a morir.  Cuando dejas de aprender comienzas a retroceder.  Cuando dejas de aprender es necesario buscar un sustituto.  Así de importante es la capacidad de aprendizaje.

¿Y qué podemos hacer?  Mantenernos a toda costa como niños.  La capacidad de aprendizaje está directamente relacionada con la capacidad de hacer preguntas.  Y los niños tienen eso.  Sin embargo, esa capacidad de preguntar va disminuyendo con la edad, tal vez la razón más importante de esa disminución es la vergüenza de que sepan que no sabemos, cosa que a los niños no les importa.  Lo que a ellos les importa es aprender.  Tenemos que seguir siendo curiosos, tenemos que seguir evacuando todas nuestras dudas, debemos seguir buscando el porqué esto y porqué aquello.

Para mantener al máximo nuestra capacidad de aprendizaje debemos mantener al máximo esa actitud de ser como niños.  Y si lo somos, lo mejor de todo, es que hasta entraremos al reino de Dios, pues la cabeza nos estorbará para aprender de Dios.

LOS HÉROES: UNA MENTIRA SOSTENIDA

Los héroes, ¿quiénes son?  Dejando las historietas de lado, son personas que HACEN LO QUE NO DEBÍAN.  Y cuándo lo hacen se impresionan los demás y los llaman héroes, solo porque hicieron lo que no debían solo por una vez en la vida.

Un ejemplo.  Un automóvil está a punto de atropellar a un niño que va cruzando la calle, entonces un hombre se lanza para rescatarlo, tras algunos raspones, se levanta con el niño en brazos y ahí está: un nuevo héroe.  ¿Porqué le llaman héroe?  Sencillo, porque no era su papá.  Si el que se lanzó descubren que era el padre del niño nadie le llamaría héroe. ¿Por qué?  Porque hizo lo que le correspondía hacer como padre, hizo lo que debía.

Probablemente el desconocido que hizo lo que no debía no volvería a hacer un rescate similar, pero el padre lo haría tantas veces como su hijo necesitara ser rescatado.  Y claro, nadie le da premios por eso, porque no se dan premios por hacer lo que se debe.  Así que, en este sentido, los llamados héroes brillan tanto por un acto que no dejan ver lo que otros están haciendo continuamente.  Si alguien le da de comer a un niño hambriento es un héroe, pero si lo hace su papá nadie lo ve como algo heroico.

Mazinger_Batman

Los héroes son concebidos como poseedores de cualidades extraordinarias, pero eso es solo los personajes de las revistas MARVEL, las fábulas japonesas y las películas de Hollywood.  Eso nos conduce a las excusas, porque como no tengo esas cualidades arquetípicas, entonces no intento hacer nada que no va conmigo que no soy héroe.  La verdad es que toda la gente de este planeta puede hacer cosas extraordinarias sin tan solo dejamos de lado las excusas, y sigo con el ejemplo, la mayoría llegamos a ser padres, y ahí exhibimos cualidades por nuestros hijos que si no fuéramos los padres nos llamarían héroes.

Entonces, eso de que existen seres humanos héroes, y otros no, es una mentira sostenida.  Yo ya no la sostengo más.

CRISTIANISMO DE BUTACA

Cuando vamos al cine lloramos o reímos, pero sabemos que solo estamos viendo una película, no somos protagonistas, solo estamos sentados frente a una pantalla comiendo palomitas con refresco.  Los que se llaman cristianos deben preguntarse, ¿soy protagonista o simple espectador desde mi cómoda butaca?

Debemos volver a leer la Biblia y encontrar aquellos pasajes que nos dicen cuál es el propósito completo de la Iglesia.  Sabemos uno, evangelizar, y empezando por este, ¿a cuántos evangelizaste últimamente?  Y seguimos y encontramos este:

“…Jesucristo,​ ​quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad​​ y purificar para sí un pueblo propio,​​ celoso de buenas obras.” (Tito 2:13,14).

Note que el propósito descrito es: “un pueblo propio, CELOSO DE BUENAS OBRAS.”  No conozco un mejor ejemplo de buenas obras que las descritas en Mateo 25:31 al 46.  En resumen dice que cuando el Señor vuelva por segunda vez apartará a las ovejas de los cabritos, unos a la bendición y los otros a maldición, y la base es: “…tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;​ ​estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí” (vv.35,36).

Hungry1

Hungry2

Hungry3

Hungry4

Hungry5

Si quieres seguir viviendo un cristianismo de butaca sigue yendo a las reuniones de la iglesia, si es que vas, y a la que escogiste con buenas butacas y aire acondicionado para que tu visita cada domingo no sea tan exhausta.  Tu decides si quieres seguir viviendo ese seudo-cristianismo donde llegas a que te sirvan, o vivir el cristianismo de servicio que modeló el mismo Señor Jesús.  Es hora de recordar el tema de las buenas obras para aquellos que han estado sentados en las butacas de la salvación sin mostrar el efecto de ella en la vida real.  Es hora de volvernos protagonistas.  Es hora de que el mundo vea nuestras buenas obras, tal como lo dijo Jesús (Mt.5:16).

INFLUENCIA DE PODER ATÓMICO

Oí esta semana en uno de los noticieros mundiales que en Medio Oriente se daba algo asombroso. Cuando se le preguntaba a los niños qué querían ser cuando fueran grandes ellos respondían: ¡Mártir! Esa respuesta estaba condicionada a la formación que sus propios padres les daban. Los mismos niños aceptan como una posibilidad, y hasta futuro honroso, dar su vida explotándose con un chaleco lleno de explosivos. Destruir a los infieles vale la pena.

Martyr1

De esto quiero rescatar algo bueno.  El poder de la influencia aumenta su poder cuando a quienes se influencia son nuevos.  Esos niñitos son nuevos seres humanos, cuyo destino se marca intensamente porque son como lienzos en blanco sobre el cual el pintor puede plasmar prácticamente lo que quiera.  No podría pintar lo que quisiera si ya el lienzo está pintado.

Pero no se es nuevo solo cuando se es niño, se es nuevo cuando uno hace algo que nunca antes había hecho, o cuando uno empieza algo que nunca había empezado.  Justo ahí, la influencia aumenta su poder.  Por ejemplo, si yo nunca he practicado un deporte, quien me lo enseñe puede pintar lo que quiera, porque soy un lienzo virgen en ese campo, de ahí en adelante la forma en que jugaré será producto de la influencia que me dieron.

Principalmente pienso en dos grupos que tienen esa influencia de poder atómico.

Primero, los  padres.  Tenemos en nuestros hijos los lienzos más puros que existen.  Hay padres que han pintado monstruos, rebeldes, mimados, malcriados, irrespetuosos, abusadores, ateos, orgullosos, despilfarradores, odiosos, perezosos, arrogantes, y la lista va hacia el infinito.  ¿Qué responsabilidad la de los padres?  Debemos pedirle a Dios que dirija nuestra mano para que al mojar el pincel en la pintura, sea la pintura correcta, y luego el movimiento correcto, para que los trazos produzcan un ser humano que ama, honra, respeta, sirve, anima, levanta, elogia, reconoce a otros, defiende, da generosamente, perdona, adora a Dios, y la lista va al infinito.

El otro grupo de gente con influencia de poder atómico son los líderes espirituales.  Realmente no hay diferencia entre los padres y estos.  Cuando una persona nueva viene al Señor es una nueva criatura, un nacido de nuevo que empieza su más grande aventura con Dios, y ahora está en las manos de los líderes espirituales, ¡qué responsabilidad!  Son lienzos que estuvieron manchados con la pintura corrosiva y ácida de las más traumáticas experiencias humanas y demoniacas, pero ahora, son de nuevo lienzos blancos como el lino fino.

¿Qué pintarás?