Category: Learning Capacity

LUCHA POR TU CAPACIDAD DE APRENDIZAJE

La capacidad de aprendizaje, según los expertos, es de un 80% en los niños, y un 30% en los adultos.  Conforme aumentamos en años la capacidad de aprendizaje disminuye proporcionalmente a nuestra edad.  Es decir, a mayor edad menos capacidad de aprendizaje.  Es lamentable este hecho, pero creo que podemos hacer algo a pesar de los hechos innegables del efecto de la mayor edad.  Por ejemplo, se sabe que cuando cumplimos treinta años, misteriosamente llegamos al climax de la vida y comenzamos a descender.  Es decir, hasta los treinta, todo funciona a la mil maravillas, las células se reproducen a un ritmo de crecimiento, pero al llegar a los treinta el ritmo comienza a descender.  Y dentro de eso está nuestro cerebro, y nuestra capacidad de aprender.  Esto es horrible, pero es así.  Nadie es eterno físicamente hablando.  Nadie tiene la fuente de la eterna juventud física.  Todos moriremos.  Todos.

Las bonitas se arrugarán como y la piel se les pondrá como (para no ofender, mejor piense en su propia ilustración y me cuenta en un comentario).  Los musculosos que se gloriaban en sus músculos luego verán que la la dureza se convirtió en flacidez.  ¿Será por eso que la Biblia nos dice que si alguno se gloria, que se gloríe en conocer al Señor?  Por supuesto, porque eso si que nunca se acabará, la misma eternidad no nos alcanzará para conocerle plenamente.

Pero a pesar de esto, creo que podemos hacer algo para mantener al máximo nuestra capacidad de aprendizaje.  Y es que cuando dejamos de aprender, empezamos a morir.  Cuando dejas de aprender comienzas a retroceder.  Cuando dejas de aprender es necesario buscar un sustituto.  Así de importante es la capacidad de aprendizaje.

¿Y qué podemos hacer?  Mantenernos a toda costa como niños.  La capacidad de aprendizaje está directamente relacionada con la capacidad de hacer preguntas.  Y los niños tienen eso.  Sin embargo, esa capacidad de preguntar va disminuyendo con la edad, tal vez la razón más importante de esa disminución es la vergüenza de que sepan que no sabemos, cosa que a los niños no les importa.  Lo que a ellos les importa es aprender.  Tenemos que seguir siendo curiosos, tenemos que seguir evacuando todas nuestras dudas, debemos seguir buscando el porqué esto y porqué aquello.

Para mantener al máximo nuestra capacidad de aprendizaje debemos mantener al máximo esa actitud de ser como niños.  Y si lo somos, lo mejor de todo, es que hasta entraremos al reino de Dios, pues la cabeza nos estorbará para aprender de Dios.