DIFERENCIA ENTRE FIDELIDAD Y LEALTAD.

Estas dos palabras tienen en común varias cosas.  Son cualidades de gente madura.  Son necesarias para las duraderas y buenas relaciones.  Son excelentes para personas con liderazgo.  Son como diamantes que brillan en tiempos oscuros de crisis.  Son consuelo del alma cuando pareciera que te has quedado solo.

Sin embargo hay diferencias no negativas, pero conceptuales entre ellas.

La fidelidad tiene que ver directamente con una persona. La lealtad tiene que ver directamente con una causa.    Puedes ser leal pero no fiel, porque crees en la causa pero no en la persona.  Por supuesto lo ideal es ser fiel y leal.

La fidelidad tiene que ver con el corazón.  La lealtad tiene que ver con la razón.  Dios mismo lo primero que pide es fidelidad, Él pide el corazón primero, y luego la razón se acomoda.  Una esposa puede ser fiel pero no leal, porque aunque nunca tendrá otro hombre, bien puede estar en desacuerdo con la forma en que su marido (su persona) obtiene su dinero (su causa).

La fidelidad tiene que ver con el amor.  La lealtad tiene que ver con lo legal (de hecho es la raíz etimológica de lealtad).  Cuando se es fiel a alguien se le ama y se está dispuesto a perdonar errores y defectos creyendo en que tales cosas se superarán.  El leal al ver los errores y defectos los confronta con respeto pero demandando ajustes para caminar en lo correcto (legal).

La fidelidad tiene que ver con promesas.  La lealtad tiene que ver con acuerdos.  El marido y sus esposa prometen fidelidad hasta que la muerte los separe, eso no quiere decir que siempre estarán de acuerdo.

La fidelidad tiene que ver con sometimiento.  La lealtad tiene que ver asentimiento.  Aunque no te sometas a la persona puedes seguir haciendo lo que te enseñó como causa.  Y aunque esto ya suena extraño, lo peor ocurre cuando no solo se pierde el respeto a esa autoridad sino que se hacen cosas contra esa autoridad.  El leal sigue haciendo la tarea, pero el fiel nunca hablará mal de aquel a quien es fiel, y mucho menos, hará algo que de alguna manera dañe, denigre, o cuestione a esa persona.

Judas actuó contra Jesús, y su alta traición le costó su propia vida.  Y su lealtad no fue por causa del evangelio, sino el dinero.  A Jesús le vemos decir: “que se haga su voluntad”, y por la causa del evangelio se despojó de todo derecho.

¿Y tú, a quién te pareces?

EL PODER DE LAS RELACIONES

Este tema ha sido el producto de meditar y trabajar especialmente en El Poder de las Relaciones, especialmente los últimos tres años en forma deliberada. Y una de mis conclusiones es que definitivamente, cuando procuras relaciones buenas, cosas buenas te ocurren. Haz la prueba tomando en cuenta lo que aquí te comparto.

El Poder de Las Relaciones

GPS CONTRA GPS: ASÍ ES LA VIDA

Hace unos días estuve fuera del país. Y como suele suceder en un país que no es el de uno, y una ciudad que no es la de uno, lo mejor, en estos tiempos de tecnología es usar un GPS, que en mi caso tengo uno muy bueno (¡gratis!) que se llama WAZE (por si a alguno le interesa descargarlo) que funciona en todo el mundo. Y aquí es donde empieza la historia.

Un amigo mío tiene un GPS también, el que solo es eso, un aparato hecho solo para eso, no como una aplicación para “smart phones”. Íbamos a un centro comercial y yo puse la dirección y activé mi GPS, que lo tengo en inglés. Ese día, mi amigo no fue, sino un nuevo amigo, amigo de amigo, fue conmigo, y por curiosidad él activó también el otro GPS (que no es tan bonito y efectivo como el mío), que está configurado en español.

Cuando nos dirigíamos al lugar, yo escuchaba que decía “turn left”, y el otro decía, “prepárese para hacer una derecha y luego una ligera curva a la derecha”. Ahhh y en español de España, no español latino. Por un momento me perdí porque seguí el GPS de mi amigo, pero casi de inmediato fui consciente de que yo no seguía ese GPS, sino el otro GPS. De ahí en adelante aunque el otro GPS diera instrucciones, yo las ignoraba completamente, y no me dejé guiar por ese GPS. Me rehusé a seguir sus indicaciones. Me planté en que yo seguiría solo las de mi GPS.

La vida es así, hay que estar tomando contínuamente decisiones: A la izquierda o la derecha, girar o no girar. Seguir o devolverse. Y las carreteras de la vida son muchísimas, así que a veces es un poco complicado. Ahí es donde uno valora un buen GPS. Nuestro GPS es Dios, Su Palabra y su Espíritu, y aquellos que nos revelan tales cosas para nuestra edificación. Si tu no le das lugar a Dios todos los días, nos podemos meter en una calle sin salida, y nos podemos perder una salida que era donde debía doblar, y todo eso tiene consecuencias, no solo de pérdida de tiempo, sino nos podemos ver en situaciones de peligro por no seguir UN SOLO GPS. Porque voces que te digan por donde ir sobran, pero su final puede ser camino de muerte. Qué Su Espíritu sea tu GPS.

Salmo 91 (actualizado al v.13)

Si has estado siguiendo este estudio del Salmo 91, baja hasta el final del documento para ver lo último que estamos compartiendo, que tiene que ver el tema de angeleología, que por supuesto es un tema tan vasto, que apenas son unas pinceladas, pero fundamentales, especialmente la que tiene que ver sobre activar la actividad angelical. Bendiciones.

Salmo91

SALMO 91 (ACTUALIZADO HASTA EL V.8)

Hemos estado estudiando versículo por versículo, y hasta palabra por palabra este maravilloso, extraordinario e inspirador Salmo para la fe, la comunión con Dios, el amor, la intimidad con el Espíritu Santo, y muchas cosas más. Mi deseo es que lo disfrutes tanto como puedas. No se te olvide tener una Biblia al lado para ir leyendo los pasajes, y no solo hacer una lectura rápida de este bosquejo.

Salmo91

SALMO 91 (ACTUALIZADO AL V.5)

Es imposible compartir este Salmo 91 versículo 5 en cuarenta y cinco minutos o una hora, hay tanta riqueza, que no se puede.  Lo bueno es que aquí está el bosquejo para aquellos que desean ir disfrutando todo su contenido.  En la reunión de las 8 am dije unas cosas que no dije en la de las 10 am, y a la inversa, pero aquí está todo.  Espero que lo disfruten tanto como yo, y más aún.

Salmo91_v5